lunes, 3 de marzo de 2014

VISITA INESPERADA

 
 
 
Mientras el viento y la lluvia amenizan una tarde de marzo, sentada en la mesa de un viejo café, de esos que ya van quedando pocos, con historiada barra de mármol, espejos recargados y grandes lámparas retro. Café con olor a madera, refugio de solitarios y sonidos de soul, blues y jazz., alguien no grato se acerca a saludarme.

- ¿Qué tal amiga?, de nuevo nos encontramos. ¿Puedo acompañarte?
- ¡Vaya!, de nuevo tu presencia, pues espero que sea por poco tiempo porque intuyo lo que pretendes, tu táctica es bien conocida por quien sufre tu visita de vez en cuando. Menos mal que eres impasible para muchos, por fortuna saben ignorarte y lidiar tus amenazas.
A veces me gustaría ser tan poderosa como tú, eres fuerte como un roble, tienes habilidad para mantener en alerta al ser más cabal y aprovechas la flaqueza del débil hasta convertirlo en un muñeco de trapo. No me gusta nada compartir tu compañía, eres demasiado persistente, aprovechas las situaciones conflictivas para intentar hundirnos en un profundo agujero del que resulta difícil salir. Pero te olvidas que existe una fuerza potente que nos permite luchar contra tus ataques.
Sabes bien a qué me refiero. ¡Exacto!, se trata de la Voluntad.

No quiero que te sientes, pero te invito a una taza de tila, el café no es compatible contigo.
 
 
 
Supongo que ya sabéis quién es esta intrusa que tiene la osadía de venir a mi mesa, para acomodarse primero en la silla y después en la mente sin previo aviso. Su apellido ANSIEDAD y su nombre NEUROSIS. Una emoción humana que es conocida desde hace aproximadamente unos 500 años. Creo que todos hemos experimentado alguna vez su acción perturbadora e inquietante en las difíciles situaciones que nos presenta la vida. Quien haya tenido la suerte de librarse de ella no sabe lo que tiene ganado. Muchos observadores la consideran ya una condición básica de la existencia moderna. Es normal que un individuo sienta ansiedad al enfrentar eventos estresantes cotidianos, si los afronta y los desafía, es probable que pertenezca a ese grupo de personas sin ningún trastorno que manejan y controlan la situación por complicada que sea. Tienen mucha suerte, ¿Cómo lo hacen?, pues usando estrategias tales como la relajación para reducir el estrés y el autocontrol. Sin embargo otros reaccionan al contrario, llegando a perder la atención con dificultad de razonamiento y terminan necesitando ayuda psicológica.

Un trastorno por ansiedad ocurre solo cuando altera el funcionamiento social u ocupacional o produce una angustia significativa.
No es lo mismo estrés que ansiedad. El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso.
La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La sintomatología es ya conocida y en cambio uno se pregunta las causas que lo producen. No se sabe exactamente su etiología, aunque se conoce que hay factores que afectan como: Factores genéticos y biológicos. Puede comenzar a cualquier edad y generalmente es más propicio en mujeres.

Escribir sobre la ansiedad con conocimiento de causa, no me resulta complicado. Muchos conocemos perfectamente estos episodios que afectan seriamente a nuestra personalidad y que con la ayuda de esa Voluntad, conseguimos con mucho esfuerzo superar.
Tratemos de escapar de este mal moderno, que es tan viejo como este antiguo café.


- No, "amiga", no me gusta nada tu visita, una cosa es tener voluntad y otra poder. No siempre conseguimos lo que queremos, no siempre nos libramos de tener presa la mente, por eso te ruego que te vayas, la vida es demasiado bonita para desaprovecharla.

Mantener un equilibrio entre cuerpo y mente es importantísimo - Mens sana in corpore sano - de ello depende nuestra calidad de vida.
Y hay algo que no debemos olvidar :

Solo se ha perdido cuando se deja de luchar

 

24 comentarios:

  1. El valiente no es el que no tiene miedo, es el que lo tiene y con voluntad lo vence.
    La voluntad la debemos fomentar y alimentar para que no falte a la hora de vencer los devaneos de la mente.
    A veces se pueden emplear trucos. Cuando era joven, que lo fui, me dolía mucho la espalda y la mañana que el dolor me doblaba me subía a una escalera y bajaba todos los libros de la librería para limpiarlos, cuando llegaba mi marido y veía el panorama ya me preguntaba si era muy fuerte el dolor, él sabía que mi truco era que con la casa del revés no me podía tumbar en el sofá a lamentarme.
    A la ansiedad hay que darle la espalda, si no la podemos ignorar, es como ese viento que nos empuja y duele en la cara y entonces andamos de espaldas.
    La primavera esta haciendo el equipaje y pronto la tenemos aquí, el sol y las flores son terapia, dicen.
    No se si hablar de ella con los demás es mejor o es peor, pero deseo que todos los que sientan ansiedad que la puedan vencer porque es superable. Tiene que serlo.
    Abrazos y rayitos de sol

    ResponderEliminar
  2. Esto está pero que muy Bien.
    Dos al precio de uno.
    Y luego dicen que hay crisis.

    Amiga Airblue, que bien, pero que requetebién escribes. No solo el fondo de tu escrito, sino también como expresas esos Pensamientos.

    Y ahora cuando te voy a dejar un Comentario, me encuentro con este Comentario/Entrada, de nuestra común Amiga Ester.

    Por lo visto, hoy es mi día de suerte.

    manolo

    ResponderEliminar
  3. En mi vida intentó muchas veces visitarme , y alguna vez hasta apoderarse de mis pensamientos , pero hace ya mucho ¡Mucho tiempo! Que no tomamos juntos un café! Aprendí a dominar las situaciones y soy un jubilado jubiloso y feliz!
    Tun entrada es edificante y aporta sabiduría.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  4. No se como le has permitido sentarse a tu mesa, ni siquiera acercarse porque ya la conoces, no tiene compasión para atacar y ensañarse la tipa esa, menos mal que tu ya sabes mucho de ella y harás todo lo posible por deshacerte cuanto antes de ella y de sus perniciosos efectos.
    Cuídate mucho amiga.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Creo que todos la conocemos, por eso es mejor cerrarle la entrada antes de que llegue a acomodarse a nuestro lado, a ella, ni agua.

    ResponderEliminar
  6. Creo que todos la conocemos, por eso es mejor cerrarle la entrada antes de que llegue a acomodarse a nuestro lado, a ella, ni agua.

    ResponderEliminar
  7. Interesante entrada. No he tenido episodios de ansiedad, pero estrés todo el que me den y más. Pero lo suelto. Unas veces con técnicas de relajación y otras a lo bestia, todo lo contrario.
    Mi madre tuvo estos episodios, muy justificados por cierto y la verdad que lo pasaba mal. Resultado taquicardias. Pero lo superó muy tarde es verdad pero ahora 93 años está como una rosa.
    Mas vale echarla fuera porque pasa factura.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Ester:
    ¿Crees de verdad que se puede superar?, sabes leer entre líneas y me ha parecido muy ingenioso ese truco. Mantenerse lejos de ella puede lograrse cuando la vida te ofrece otras ilusiones, pero hay baches y cuesta mucho levantarse. Alguien dijo que para cuidar de los demás, primero tienes que cuidarte tú, y estaba en lo cierto.
    La primavera llegará y las flores azules alegrarán la vista y el alma.
    Gracias Ester.

    ResponderEliminar
  9. Manolo:

    Me alegro verte animado. La ansiedad no tiene nada que hacer contigo, eres de los afortunados que pasan de ella. Tu forma de ser ayuda mucho.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. André:

    Otro afortunado que ha sabido cómo librarse de esta visita tan desagradable.

    Me alegro mucho de tu felicidad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Genín:

    Tienes razón, no debí dejarla sentarse en mi mesa y de hecho si te fijas he quitado la silla. Me conoces bien y conoces esta desagradable visita, de vez en cuando tengo que coger mis armas y ponerme a luchar, no hay más remedio.
    Cuídate tú también.

    ResponderEliminar
  12. Tracy:

    Cuánta razón tienes!, no debí invitarla a una tila, no merece estar entre nosotros.

    Un abrazo y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  13. Katy:

    Del estrés no se libra nadie, hasta los animales lo padecen. La ansiedad en cambio es patrimonio de pocos, hay etapas en la vida que son favorables para conocer esta visita. Como mujeres que somos las hormonas juegan un papel favorable y tiene mucho que ver con la inteligencia, sin ofender a nadie tengo un amigo psiquíatra que dice: "los tontos no piensan", quizá sea una manera de justificar todo un cúmulo de miedos y angustias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola preciosa, pues sí, la ansiedad hoy día va tomando terreno por culpa del estrés, este tipo de ansiedad es muy común, no lo es tanto cuando se instaura dueña y señora de nuestra voluntad, haciendo que se tenga miedo a todo, esa es la ansiedad neurótica y ya es otro cantar.
    Pero no hablamos de la ansiedad patológica si no de la que surge por acontecimientos dolientes en nuestra vida y ahí sí que podemos trabajarla para que no se quede en casa.
    Primero conocernos realmente cómo somos, qué queremos y cómo lo queremos y aceptar nuestras limitaciones, pero seguir luchando con tranquilidad para ganarlas.
    Cuando perdí mi memoria, estuve muchos años bajo esa tensión, acepté mi limitación pero busqué recursos para vencerla. Trabajé mi mente, puse actitudes positivas y poco a poco logré vencer mi miedo a quedarme en blanco, a no recordar cómo me llamaba y tantas cosas. Pero reconozco que no todos podemos hacerlo, va con la inteligencia y su personalidad.
    Gracias
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  15. Sor Cecilia:

    La conoces tan bien como yo como profesionales que somos, la patológica la llevo padeciendo desde los treinta años, con episodios esporádicos y te aseguro que como digo en mi entrada, es fuerte como un roble, se pega a ti como una lapa y la temo, creo que es el peor enemigo que tenemos, la mente muchas veces supera al cuerpo y lo somatiza. ¡Para qué decir más!.
    Ver la vida en positivo a veces cuesta, depende del momento y la ocasión, pero es verdad, hay que hacer lo posible para siempre ver el lado bueno.
    Aún no te he llamado, pero lo haré.
    Gracias a ti, Sesy Bo.

    ResponderEliminar
  16. Hoy,con tu entrada, nos has invitado a que pensemos un ratito sobre esta gran amenaza que constantemente nos azota por la vida que solemos llevar.
    Siempre tenemos tanta prisa para todo...
    Nos abruman los problemas y en más de una ocasión nos dejamos arrastrar por ellos.
    Fortalecer la voluntad, es la mejor arma para seguir adelante, siempre con esperanza y tratando de que nada influya sobre nuestro estado ideal de felicidad.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué frase tan sabia! No dejarse vencer a pesar de las caídas y tropiezos, ¡tantas piedras hay en el camino! Pero la voluntad se fortalece de muchas maneras, una de ellas es el apoyo sincero de amigos como tú. ¡Sigo contando contigo! Cariños

    ResponderEliminar
  18. Kasioles:

    Solo deseo que cada vez seamos menos los que suframos este mal mental que somatiza hasta creerte enfermo. Tus postres son una buena terapia para tener la mente ocupada.

    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  19. gralba:

    Conmigo puedes contar siempre, sabes donde está mi casa, pues venir sin llamar, la puerta está abierta para amigas como tú.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Uuuf amiga lamentable que hayas dejado sentarse a esta visita, pero tu sabes que me tienes acá siempre para que puedas acudir …es lejos pero te podría servir. Un gran abrazo, espero que puedas despachar a éste molesto visitante lo más pronto posible.
    PD: Acá todo sobre ruedas tu sabes!~~

    ResponderEliminar
  21. Antonio:

    Sé que cuento contigo a pesar de la distancia. Temo la primavera, Martín, es la estación preferida de esta "visita".

    Que siga todo sobre ruedas.

    ResponderEliminar
  22. En un momento u otro, esta señora, ha acechado a la mayoría de nosotros.
    El remedio, como bien dices, echarle de tu lado con lo que haga falta.
    Por suerte no he tenido ninguna charla con ella, pero con el señor estress he mantenido conversaciones inacabables...
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Alguna que otra cosas os podría contar sobre esos temas pero... me imagino que cada uno tiene sus propias batallas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Quien no ha tenido alguna vez ansiedad! Es una señora a la que nadie queremos en nuestra mesa, pero ella a veces se acomoda sin preguntar.
    Un beso Airblue.
    Conchi.

    ResponderEliminar