martes, 22 de abril de 2014

VENTANAS DEL ALMA

 


Cuántas veces me acuerdo de ti ... subías las persianas hasta arriba y entrabas en aquel cuarto lleno de libros, donde leía siempre con música de fondo y con luz tenue hasta caer la tarde. Ni me enteraba de la oscuridad, apenas los últimos rayos de sol caían, con encender la pequeña lamparita era suficiente. "Cuida tus ojos, cuídalos como si fueran diamantes"-decías.

¡Qué verdad más grande!, entonces era una adolescente con una vista de lince, jamás se me ocurrió pensar que los años y la imprudencia llegarían a pasarme factura. Y más tarde vinieron tiempos peores. Estudiar con una linterna escondida entre las sábanas las protuberancias, sínfisis, oquedades y demás descripciones de la anatomía de los huesos humanos, estaba a la orden del día. Así noches y noches en aquella residencia de estudiantes, cuando la ocurrente directora apagaba las luces apretando el botoncito que dejaba toda la planta a oscuras. Y al día siguiente ¡examen!, qué error tan incomprensible como cruel. Prefiero no recordar lo que debieron sufrir mis ojos en aquellos años.

Cierto es que el tiempo no pasa en vano y que los problemas circulatorios de la vista y sobre todo la presbicia (vista cansada), son más comunes en las mujeres a partir de los 40 -45 años. Por genética, factores hereditarios y cambios hormonales el sexo femenino gana la carrera y suele ser el primero en entrar en el campo de la óptica y usar las primeras lentes. Por supuesto estoy hablando en términos generales sin tener en cuenta los múltiples problemas incluso congénitos, como la miopía por ejemplo, en los que ni cuenta el sexo ni la edad.


Dos ojos para toda la vida, una frase que desde hace tiempo se utiliza para concienciarnos de lo importante que es su cuidado, un tesoro que solo valoramos de verdad cuando lo perdemos o nos vemos mermados, aunque solo sea por un principio de presbicia que ya comienza a esclavizarnos y nos alerta de que nuestra vista está cansada y pronto dependeremos de unas lentes para el resto de nuestra vida. ¡Qué le vamos a hacer!, los años no perdonan y todo, absolutamente todo se gasta.

Los ojos, también llamados las ventanas del alma, además de albergar el sentido de la vista, son una de las principales vías de comunicación del ser humano. A través de la mirada expresamos emociones, pensamientos e intenciones de manera inconsciente que, a veces, incluso contradicen lo que decimos con palabras. Para expresar sus pensamientos, el ser humano utiliza los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. A la hora de procesar los pensamientos no utilizamos todos los sentidos al mismo tiempo. Si queremos saber qué sentido se está utilizando o cómo se siente nuestro interlocutor, esto queda reflejado en la dirección en la que apuntan sus ojos. Aprender cómo procesa una persona sus pensamientos a través del lenguaje de sus ojos mejora nuestras habilidades de comunicación y, por tanto, nuestras habilidades sociales.

Cuando preguntamos algo a alguien, la dirección donde la persona orienta su mirada al responder nos aporta, explicado de una manera muy simple, la siguiente información:

- Si sus ojos miran hacia arriba, está visualizando la respuesta en forma de imagen.

- Si mueve los ojos en línea recta, a derecha o izquierda, está conectando con sonidos, bien sea creándolos mentalmente o recordando sonidos que ya conoce.

-Y si los ojos miran hacia abajo, la persona estará pensando en cosas emotivas o estableciendo un dialogo interior consigo misma.


Alguien muy importante para mí, decía siempre que a las personas se las conoce mirándolas a los ojos cuando conversas con ellas. Cuando alguien no te mira de frente, cuando baja su vista o la desvía hacia otra parte, es señal de timidez, incluso de falta de seguridad, pero también puede ser señal de falsedad o poca sinceridad. Los músculos de los ojos son capaces de detectar hasta si una sonrisa es verdadera o fingida.

Afortunadamente en el campo de la Oftalmología se ha avanzado muchísimo. Lentes graduadas mono focales, lentes progresivas, que permiten la visión de cerca, lejos y distancia intermedia, lentes de contacto o lentillas, que se colocan sobre la córnea y que las hay blandas, desechables, como solución a problemas astigmáticos, cosméticas de diferentes colores, rígidas y permeables.


En cirugía, la utilización del láser ha sido y sigue siendo el tratamiento más importante y avanzado para la corrección de : La Miopía: Desde 0,5 a 10 dioptrías Hipermetropía: De 0,5 a 5 dioptrías Astigmatismo: De 0,5 a 5 dioptrías. Actualmente es el tratamiento más importante con el que contamos aunque de momento resulte bastante caro.

Pero seguro que muchas veces os habéis preguntado lo que significan términos tan generales como Dioptría, Retina, Cristalino, Córnea, Pupila y Nervio óptico. Y las lesiones más comunes de la vista como Miopía, Hipermetropía, Afaquia, Glaucoma, Astigmatismo, Presbicia y Catarata.

Pues vamos con ello:

Dioptría: Unidad de medida de la lente.

Retina: Película sensible de ojo donde se forman las imágenes de los objetos.

Cristalino: Elemento del ojo situado detrás de la pupila a través del cual convergen los rayos luminosos sobre la retina.

Córnea: Lente transparente y elástica. Su capacidad para hacer converger la luz es la mayor de todas las estructuras y medios ópticos oculares.

Pupila: Abertura o diafragma que regula la entrada de la luz en el ojo.

Nervio óptico: Por donde pasan los estímulos nerviosos hasta el cerebro y donde se fusionan las imágenes de cada ojo construyendo la realidad percibida.


Una persona con Miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos.




Un adulto con hipermetropía alta tendrá visión borrosa, especialmente para las cosas cercanas. Si la hipermetropía es baja podrá ver bien de lejos aunque con un esfuerzo constante (gracias a que el cristalino puede aumentar su poder convergente - fenómeno conocido como acomodación).

Afaquia: Carencia de cristalino, desde el nacimiento o por operación de catarata

Glaucoma: Afección por el aumento de la presión intraocular.

Astigmatismo: Defecto en el ojo que consiste en una deformación o imprecisión de las imágenes por el alargamiento producido en una dirección, debido a que no son igualmente refringentes en la dirección de todos sus diámetros.

Presbicia: O vista cansada. Es una hipermetropía debido al cansancio de los músculos ciliares del ojo.

Catarata: Opacidad total o parcial del cristalino, de su cápsula o de ambos. Puede ser debida a la edad, enfermedad, fuertes miopías, exposición a la luz ultravioleta o simplemente hereditaria.


 
Gracias por leerme, espero que os haya sido útil esta somera explicación.
Los ojos de mi hija encabezan la entrada.



lunes, 14 de abril de 2014

SAETAS



Dice una voz popular:
 Quién me presta una escalera,
Para subir al madero
Para quitarle los clavos
A Jesús el Nazareno

Antonio Machado.



Seguro que la Semana Santa a la mayoría de vosotros os trae además de unos días de descanso, muchos recuerdos de aquellos años en los que estos días llamados desde siempre "santos", se vivían de una forma muy distinta a la actual.



Cuando era niña mi Semana Santa comenzaba el Domingo de Ramos. Mi madre compraba ramos de palma blanca trabajados artesanalmente por unas manos privilegiadas, trenzas y flores realizadas por gente del pueblo que luego vendían sus trabajos en las plazas y calles. Después se colgaban dulces y rosquillas de caramelo de vivos colores y te paseabas con el ramito toda orgullosa hasta llevarlo a la iglesia para ser bendecido.

Cuando llegaba la época colegial comprabas la palma para salir en procesión por todo el centro de la ciudad, hasta llegar a la plaza de la Catedral donde nos reunían a todos los alumnos que participábamos. Cientos de altas palmas eran agitadas a la vez cuando aparecía la carroza de Jesús en el burrito.

A nadie voy a contar nada nuevo. Los que hemos vivido aquellas Semanas Santas de hace ya unos años, sabemos de memoria lo que eran. Ayuno, abstinencia, música sacra en todas las emisoras de radio, los cines cerrados y en la televisión películas tan conocidas como "La túnica sagrada", Quo Vadis, Rey de reyes, etc, etc. Semana Santa sagrada y austera que hoy día ha cambiado mucho. Por fortuna las procesiones siguen vigentes y hay algo que siempre me ha llamado la atención y puedo decir que hasta me ha llegado a emocionar, quizá sea porque soy de tierra fría y en Castilla no era ni es fácil escuchar algo tan popular en Andalucía como es la saeta. En el sur, la Semana Santa está ligada a las noches de primavera, de aroma de azahar, de hechizo de luna llena, de música al aire libre, la saeta en ese contexto no es nada extraña, es espontánea y natural, una auténtica expresión del sentimiento.

 

Sin embargo la primera vez que tuve la ocasión de presenciar este canto en directo y con un frío tremendo fue en Albacete. Por motivos laborales mi familia se trasladó dos años a esta ciudad manchega y tengo que confesar que al oírla cantar desde una ventana y además improvisando, me estremeció y me encogió el alma. Desde entonces no he vuelto a escuchar este cántico religioso por excelencia que además tiene una tradición muy antigua.

Parece ser que saeta, de origen incierto, posiblemente venga del latín " sagitta ", verso o plegaria que va dirigida directamente a Dios o hacia la Virgen , como una flecha.
Las saetas son un canto religioso, principalmente improvisado, se cantan en procesiones de Semana Santa y el origen viene del folclore andaluz; son canciones de expresión libre, llenas de lirismo y de influencia árabe.

La saeta es el canto de la Semana Santa. El canto devoto y arrebatado de las procesiones, por petición
por sacrificio, por fe, y por tradición.

Cantaba mi madre esta saeta antigua:

 Donde vas Paloma Blanca
a deshoras de la noche
Voy en busca de mi hijo
que lo entierran esta noche.







 

miércoles, 2 de abril de 2014

MENTE Y CEREBRO


 


Mente y cerebro, dos términos que van ligados pero que en realidad son completamente distintos.
Tanto la psicología como la ciencia definen la mente como la facultad del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones.
Si la mente es la facultad del cerebro significa entonces que es una de las funciones del mismo y que el cerebro es capaz de almacenar información o de crearla.
Pero ¿ es el cerebro el que piensa, es el cerebro el que siente, el que se emociona?
NO, es la mente.


Para entenderlo bien se deben diferenciar ambas palabras.
CEREBRO es un órgano más del cuerpo, donde todo el proceso central del sistema nervioso ocurre, contiene billones de neuronas y controla todas tus funciones incluido el movimiento, el aprendizaje y el  razonamiento, es una masa dentro de una bóveda craneana, su área y peso son medibles y es táctil. En cambio, la MENTE no tiene un límite de tamaño, tampoco un peso y un área. La mente es infinita, es la esencia de lo que eres. Son los pensamientos, los recuerdos, la memoria, en un conjunto que no puede ser tocado ni visto y lo más importante es que ejerce un poder supremo en todo ser humano.
Alguien dijo que comparar la mente y el cerebro, es igual que comparar el corazón con el amor y alguien dijo también que no hay cosa peor que ésta enferme hasta hacernos perder la razón. Se suele decir que un loco hace ciento de una manera despectiva cuando está comprobado que los llamados locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios.

Me atrevo a decir que de la cordura a la locura hay un tramo casi imperceptible. Aún teniendo la sintomatología que define una demencia es muy difícil confirmar el diagnóstico, ellos viven arropados en un mundo casi infantil y hasta creo que son felices porque para ser feliz, hay que estar un poco loco.

En términos médicos la locura se denomina Psicosis y la experiencia muestra que para cruzar ese umbral hacia la pérdida de la razón hace falta cierta predisposición, cualquiera no se vuelve loco en el sentido fuerte del término. Una persona por drogas o alcohol o hasta por una intoxicación puede tener un brote delirante o de locura y después volver a la realidad. Ese sujeto no es un psicótico. Un loco vive en otra realidad,  aunque más bien lo que ocurre es que comparte una realidad acordada que es la que compartimos la mayoría de las personas y paralelamente vive esa otra realidad en su mente, en donde ve, escucha e interpreta todo de otra manera.

El año 2011 escribí un texto que quiero volver a recordar: 

LOCO : Maravilloso ser que ignora lo básico pero entiende lo profundo. Que se desespera con la simpleza, pero que hace malabarismos con las complejidades. Un loco no es una persona peligrosa o inútil, por raro que parezca amigos que me leéis, es un genio rodeado de personas que no lo comprenden. Un loco no es un estúpido que habla incoherencias. Es una persona que encuentra la clara relación entre un zapato roto, la esperanza de un amor, una vela de cuatro colores y el color del Caribe.
La locura es necesaria para no perder la esperanza en un mundo lleno de mentiras.

¿Quién sabe si yo estoy cuerda o estoy loca?... Solo puedo decir que sé reconocer las mentiras y hasta las saludo. Hablo de muchas cosas, poco de mi misma y nada de los demás, aunque a veces me hagan daño sus comentarios. Y dicen que estoy loca ...! El cuerdo conoce las reglas, pero yo las excepciones. Qué pasa si hay una guerra y no vamos nadie, si pongo o trato de poner en práctica mis sueños y le doy mi dinero al pobre de la esquina. Pues pasa que no hay guerras solitarias y que hoy por lo menos ese infeliz ya no tendrá hambre. A veces sueño imposibles, tengo ideas, me entretengo haciendo planes y descubrimientos, como cuando era niña y enterraba una flor en la tierra, la tapaba con un trocito de cristal, y pasado un tiempo comprobaba que seguía intacta, con el mismo color y frescura. No soy sabia, me quedan aún muchas cosas que aprender y que hacer. Imagino en mi locura que puedo dibujar en el aire, que puedo jugar con los colores del arco iris... aunque siempre un estornudo termina quitándome el encanto y me devuelve a la realidad.
Sé hacer más cosas de las que creen, aunque a veces me encierre en un círculo vacío. Nunca pregunto quién eres, eso carece de importancia para mi porque no puedes hacer ni ser más que aquello que yo idealizo. Y sí me importa la belleza, la busco en lo desconocido, en los rincones más íntimos de alma. Dicen que todo está en la actitud y la mía hace tiempo que ha cambiado, la misma vida ha hecho que cambie y quizá nunca vuelva a ser como antes, pero solo pido que me entiendan, que me comprendan un poquito, porque si esto no es estar cuerda, ¡enhorabuena!. Yo estoy ... LOCA.