miércoles, 16 de marzo de 2016

EMOCIONES INÚTILES


 
Intenta siempre dejar tus huellas en esta que llamamos vida y sigue adelante.
Si tú crees que sentirte mal o preocuparte lo suficiente cambiará un hecho del pasado o futuro, quiere decir que vives en un mundo de fantasía, o en otro planeta donde la realidad es diferente.
A lo largo de la vida las dos emociones más inútiles son la culpabilidad por lo que ya se ha hecho y la preocupación por lo que se podría hacer. Lo peor pero lo más real es que las dos emociones están conectadas con el presente. Y lo afirmo, porque soy de esas personas a quien le encanta recordar y revivir el pasado, entre otras cosas porque a veces lo necesito, y también pienso en la incógnita del futuro, como casi todos, sin embargo estas dos vertientes no me permiten vivir y disfrutar del ahora como debiera ser.

Culpabilidad (PASADO)__ Presente__Preocupación (FUTURO)
Los tres van totalmente unidos.

La culpabilidad te hace despilfarrar los momentos presentes al estar inmovilizado por un comportamiento pasado y la preocupación te inmoviliza el ahora por algo que está en el futuro y sobre lo que no tienes ningún control .

Robert Jones Burdette escribió en su obra "Golden Day": No es la experiencia del día de hoy la que vuelve locos a los hombres. Es el remordimiento por algo que sucedió ayer, y el miedo a lo que nos pueda traer el mañana.

Cierto, el mundo está lleno de personas que se sienten pésimamente por algo que no deberían haber hecho, o asustadas por cosas que pueden llegar a pasar.



La culpabilidad y la preocupación son quizá las dos formas de angustia más comunes en nuestra cultura. Con la culpa te fijas en sucesos pasados, te sientes angustiado, abatido o molesto por algo que dijiste o hiciste y no vives feliz el momento presente. ¿Quién no se ha arrepentido alguna vez de ésto o aquello, o ha pensado "Si tuviera la oportunidad de volver a nacer....." Con la preocupación pasa lo mismo, te obsesiona lo que pueda venir o suceder y malgastas el momento presente. Mires atrás o adelante, el resultado es el mismo: el presente no lo disfrutas.


La culpa es una espléndida manera de ganarse la compasión de la gente, significa que tienes una pobre idea de ti mismo, prefieres que los demás sientan pena por ti en vez de valorarte y respetarte a ti mismo. La culpa como todas las emociones que autoanulan, se puede controlar, ¿Cómo? pues empezando por mirar el pasado como algo que jamás puede cambiarse, ¡se acabó! "mi sentimiento de culpabilidad no cambiará el pasado, ni hará que yo sea una persona mejor", quizá deberíamos grabar esta frase en nuestro pensamiento. Ya sé que es muy difícil correr un tupido velo para no ver nuestras equivocaciones pasadas, que hay hechos y momentos en la vida que te lo recuerdan constantemente, pero aunque es imposible dejar la mente en blanco, se puede intentar eliminar lo negativo cuando la culpa nos agobia.

Y en cuanto a la preocupación, puede que seas un profesional de ella produciendo toda clase de estrés innecesario y de ansiedad al preocuparte por todo tipo de cosas o puede que seas uno de los angustiados de talla menor que se preocupan solo de los propios problemas.




Si yo te preguntara qué te preocupa, me podrías decir infinidad de cosas que por supuesto están justificadas totalmente.
A quien no le preocupa por ejemplo:

-Los hijos: Todo el mundo se preocupa por sus hijos, no seríamos buenos padres si no fuera así.
-La salud: Si no te preocupa la salud es que no te importa enfermar y puedes morir en
cualquier momento.
-La muerte: La muerte preocupa a todos, que nos lleva a reflexionar y pensar muchas cosas.
-El trabajo: Por lo general nos preocupa perderlo.
-La economía: Alguien tiene que preocuparse por una estabilidad económica, aunque a los gobiernos no les importe.
- Un ataque al corazón: El corazón es de lo más traicionero, puede pararse en cualquier momento.
-La seguridad: puedes terminar viviendo de la caridad pública.
-La felicidad de nuestra familia.
-¿Estaré haciendo bien las cosas?: siempre nos preocupa estar tranquilos y actuar lo mejor posible.
-Tener un hijo sano: preocupación de todas las futuras madres.
-Precios: alguien tiene que controlarlos, nos preocupa el abuso y la inflación.
-Accidentes: siempre preocupa que algún ser querido pueda sufrirlos.
-Lo que piensan los demás: me preocupa que mis amigos no me quieran.
-El peso: nadie quiere ser obeso, preocupa su mantenimiento.

-El dinero: nos preocupa que algún día nos veamos arruinados, viviendo de la caridad o del estado.
-Que se estropee el coche: por supuesto que nos preocupa tener una avería en la autopista, ¡Dios sabe lo que puede ocurrir con este viejo cacharro! ...
-Las cuentas: todo el mundo tiene la preocupación de pagar religiosamente sus cuentas.
-La muerte de los padres: Si eres joven aún los necesitas y te preocupa quedarte solo, si ya no lo eres, te preocupa aceptarla, no volver a verlos jamás.
-¿Qué pasa después de la muerte?: la incógnita de que no haya nada, de que todo termine aquí.
-La meteorología: hacemos planes para ir de picnic y llueve de repente o vamos a esquiar y no hay nieve.
-Envejecer: nadie quiere envejecer, le preocupa en qué estado llegará.
Viajar en avión: se oye hablar de tantos accidentes ....
-Hablar en público: me paralizo cuando tengo que hablar ante mucha gente, temo confundirme o hacer el ridículo.
-Cuando mi cónyuge no me llama: es normal preocuparse cuando no tienes noticias de alguien que quieres, o si tiene algún problema.
-Y el más neurótico de todos los estados de preocupación: no tener nada de qué preocuparse. Cuando todo va bien no estoy tranquilo, me preocupa no saber lo que va a pasar.





El momento presente es la clave para comprender tu estado de culpa y tus preocupaciones. Aprender a vivir el ahora, el presente, y no desperdiciar los momentos actuales en pensamientos que te inmovilizan en el pasado o en el futuro, aunque nos cueste hay que intentarlo. No hay otro momento en el que sea posible vivir más que el presente, todo lo demás sobra.


Es una entrada que me ha parecido de autoayuda. Está basada en el libro del Dr. Wayne W. "Tus zonas erróneas".



4 comentarios:

  1. Claro y diáfano, la razón esta en cada párrafo, y sabes que es imposible no culpabilizarse y no preocuparse, de la lista que leemos creo que todo me ha preocupado en algún momento. Y pienso que eso es lo racional. Pero no dejemos que la primera nos atormente y que la segunda nos agobie.
    Vuelves a acertar esta entrada es de gran ayuda. Un cesto de abrazos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Peroa veces cuesta...
    besos.

    ResponderEliminar
  3. No hay que atormentarse pero muchas veces es difícil no hacerlo . Me parece excelente esta entrada que sirve de gran ayuda para encontrar la tranquilidad y la paz tan necesaria.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Es lo que estoy haciendo yo desde hace algún tiempo, aparcar las preocupaciones y vivir el presente sin ninguna...o casi...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar