miércoles, 15 de junio de 2016

Las ventanas del alma





Cuántas veces me acuerdo... subías las persianas hasta arriba y entrabas en aquel cuarto de estudio lleno de libros, donde leía siempre con música de fondo. Ni me enteraba de la oscuridad, apenas los últimos rayos de sol caían, con encender la pequeña lamparita tenía suficiente. "Cuida tus ojos, cuídalos como si fueran diamantes"-decías.

¡Qué error más tremendo!, entonces era una adolescente con una vista de lince, ni se me ocurría pensar que los años y la imprudencia llegarían a pasarme factura. Y más tarde vinieron tiempos peores. Estudiar con una linterna escondida entre las sábanas las protuberancias, sínfisis, oquedades y demás descripciones de la anatomía humana, era habitual. Así noches y noches en aquella residencia, cuando la imprudente revisora apagaba las luces apretando el botoncito que dejaba la planta a oscuras. Y al día siguiente ¡examen!, otro error tan incomprensible como cruel. Lo que debieron sufrir mis ojos en aquellos años.

Cierto es que el tiempo no pasa en vano y los problemas de la vista, sobre todo la presbicia o vista cansada, terminan apareciendo y son más comunes en las mujeres a partir de los 40 - 45 años. Por genética, factores hereditarios y cambios hormonales el sexo femenino gana la carrera y suele ser el primero en entrar en el campo de la óptica y usar las primeras lentes. Por supuesto estoy hablando en términos generales sin tener en cuenta los múltiples problemas incluso congénitos, como la miopía por ejemplo, en los que ni cuenta el sexo ni la edad.


Dos ojos para toda la vida, una frase que se utiliza para concienciarnos de lo importante que es su cuidado, un tesoro que solo valoramos de verdad cuando lo perdemos o nos vemos mermados, aunque solo sea por un principio de presbicia que ya comienza a esclavizarnos y nos alerta de que nuestra vista va envejeciendo y pronto dependeremos de unas lentes para el resto de nuestra vida. ¡Qué le vamos a hacer!, los años no perdonan y todo, absolutamente todo se gasta y pasa factura.

Los ojos, también llamados las ventanas del alma, además de albergar el sentido de la vista, son una de las principales vías de comunicación del ser humano. A través de la mirada expresamos emociones, pensamientos e intenciones de manera inconsciente que, a veces, incluso contradicen lo que expresamos con palabras. Para manifestar sus pensamientos, el ser humano utiliza los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. A la hora de procesar los pensamientos no utilizamos todos los sentidos al mismo tiempo. Si queremos saber qué sentido se está utilizando o cómo se siente nuestro interlocutor, este queda reflejado en la dirección en la que apuntan sus ojos. Aprender cómo procesa una persona sus pensamientos a través del lenguaje de sus ojos, mejora nuestras habilidades de comunicación y por tanto, nuestras habilidades sociales.

Cuando preguntamos algo a alguien, la dirección donde la persona orienta su mirada al responder nos aporta, explicado de una manera muy simple, la siguiente información:

- Si sus ojos miran hacia arriba, está visualizando la respuesta en forma de imagen.
- Si mueve los ojos en línea recta, a derecha o izquierda, está conectando con sonidos, bien sea creándolos mentalmente o recordando sonidos que ya conoce.
-Y si los ojos miran hacia abajo, la persona estará pensando en cosas emotivas o estableciendo un dialogo interior consigo misma.


Se suele decir que a las personas se las conoce mirándolas a los ojos mientras conversas con ellas. Cuando la persona no te mira de frente, cuando baja su vista o la desvía hacia otra parte, es señal de timidez, incluso de falta de seguridad, pero también puede ser señal de falsedad o poca sinceridad. Los músculos de los ojos son capaces de detectar hasta si una sonrisa es verdadera o fingida.

Afortunadamente en el campo de la Oftalmología se ha avanzado muchísimo. Lentes graduadas mono focales, lentes progresivas, que permiten la visión de cerca, lejos y distancia intermedia, lentes de contacto o lentillas, que se colocan sobre la córnea y que las hay blandas, desechables, como solución a problemas astigmáticos, cosméticas de diferentes colores, rígidas y permeables.





En cirugía oftalmológica la utilización del láser ha sido y sigue siendo el tratamiento más importante y avanzado para la corrección de la Miopía: Desde 0,5 a 10 dioptrías. Hipermetropía: De 0,5 a 5 dioptrías. Astigmatismo: De 0,5 a 5 dioptrías y últimamente ya se corrige la Presbicia sustituyendo el cristalino por una lente progresiva que permite dejar de usar gafas para siempre. En el campo de la medicina quizá sea la oftalmología la especialidad que más ha avanzado.



Pero seguro que muchas veces os habéis preguntado lo que significan términos tan generales como Dioptría, Retina, Cristalino, Córnea, Pupila y Nervio óptico. Y las lesiones más comunes de la vista como Miopía, Hipermetropía, Afaquia, Glaucoma, Astigmatismo, Presbicia y Catarata.

Pues vamos con ello:

Dioptría: Unidad de medida de la lente.

Retina: Película sensible de ojo donde se forman las imágenes de los objetos.

Cristalino:  La lente natural del ojo que está situado detrás del iris, concretamente entre éste y el humor vítreo y que sirve para enfocar objetos que se encuentran a distinta distancia.

Córnea: Lente transparente y elástica que permite el paso de la luz desde el exterior al interior del ojo y protege el iris y el cristalino.

Pupila: Abertura o diafragma que regula la entrada de la luz en el ojo.

Nervio óptico: Por donde pasan los estímulos nerviosos hasta el cerebro y donde se fusionan las imágenes de cada ojo construyendo la realidad percibida.

Una persona con Miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos.





Un adulto con hipermetropía alta tendrá visión borrosa, especialmente para las cosas cercanas. Si la hipermetropía es baja podrá ver bien de lejos aunque con un esfuerzo constante (gracias a que el cristalino puede aumentar su poder convergente - fenómeno conocido como acomodación).

Afaquia: Carencia de cristalino, desde el nacimiento o por operación de catarata.

Glaucoma: Afección por el aumento de la presión intraocular.

Astigmatismo: Defecto refractivo que provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada, afectando a la visión de cerca y de lejos.

Presbicia:  Vista cansada, es una disminución de la capacidad de enfoque del ojo que provoca una pérdida de nitidez en la visión cercana.

Catarata: Opacidad total o parcial del cristalino, de su cápsula o de ambos. Puede ser debida a la edad, enfermedad, fuertes miopías, exposición a la luz ultravioleta o simplemente hereditaria.


Tenemos dos hermosos diamantes para toda la vida. Cuidémoslos.



16 comentarios:

  1. Los años han cansado mi vista y mi imprudencia la ha estropeado, algo parecido me decían en casa, mi padre llevo gafas desde muy joven y siempre mantuvo la misma graduación. Ahora, ya un poco tarde me cuido y voy al especialista. Muy buena tu entrada, ojala les sirva a los demás. Un abrazo muy grande
    PD que bonitos ojos tiene tu hija

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para cuidarse y la vista se deteriora mucho y pronto.
      Sí, son de ella, siempre aciertas.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Somos imprudentes por naturaleza y nunca pensamos en las consecuencias, hasta que ya no hay remedio. Ahora nos vigilamos más y se va más al oculista, y somos más constantes en las revisiones, de nuestra salud visual. Muy buena entrada, para anotarla y recordarla de vez en cuando.
    Un cariñoso abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de información para recordar que hay que cuidarse las ventanas del alma. Al menos una vez al año.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  3. jajajaja Menuda lección nos acabas de dar tan interesante!
    En realidad, debemos de estar agradecidos a que los avances de la ciencia nos prolonguen, aunque con gafas, el que podamos seguir viendo casi indefinidamente. Fijate que forzando un poco en algunos casos podria vivir sin gafas, sin embargo, tengo especialmente graduadas para la distancia, unas para el PC, otras para leer de cerca, otras para ver la tele, y finalmente las progresivas para salir a la calle y conducir, lo he tenido que hacer así porque las progresivas para el PC y resto le vuelven a uno un llorón al poco tiempo, así puedo estar en cada una de las actividades el tiempo que quiera... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya tocaba... te pareces a mi, tengo más gafas que una óptica y las progresivas aún no me he adaptado. Miro al suelo y me mareo.
      Solo por coquetería me las quito y no veo nada de nada.
      Gracias Genio.

      Eliminar
  4. No somos conscientes de cuidarnos hasta que, a veces, ya no hay remedio.
    Menos mal que, afortunadamente, la medicina y sobre todo la cirugía han avanzado mucho.

    Excelente esta información que nos regalas y que deberíamos de tener muy presente,

    Un abrazo grande,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos ojos para toda la vida y qué poco los cuidamos mientras la vista no se queja.
      Después dependemos de unos cristales totalmente.
      Gracias Amalia y un abrazo.

      Eliminar
  5. Me has hecho recordar mi infancia y lo queme repetía una y otra vez mi madre, al ver que maltrataba a mis ojos: y con gafas me veo desde los doce años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Airblue16/6/16

      Yo se lo recalco a mis hijas en cuanto las veo con poca luz. Cuando se es joven no se piensa en el deterioro.
      Con gafas nos vemos todos, menos mi abuela que nunca las necesitó y murió a los 97 años.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Muy buena entrada para concienciar. ¿dos ojos pata toda la vida? ¡Cielos! Hay que cuidarlos mucho!!
    Un abracito azul de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mucho Sara, no sabes la impotencia que se siente cuando no ves y dependes totalmente de dos cristales.
      Recojo tu abrazo de anís.

      Eliminar
  7. Hola paso hacerte una visita para recrearme en tu entrada y darte las gracias por tus visitas vuelvo después de una temporada sin hacer visitas.Nos visitamos un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos seguiremos leyendo. Bienvenida NaNy.

      Eliminar
  8. Me ha llamado la atención ésta entrada, trabajé 16 años haciendo lentes intraoculares, que son los que sustituyen al cristalino cuando éste se vuelve opaco, lo que se conoce como catarata....vaya! Qué recuerdos!
    Disculpa, me colé porque vi la puerta abierta....te encontré con Ester!

    Saludos =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has colado, gracias por tu visita y me alegro que compartamos seguidora, Ester es una gran persona.
      Un abrazo.

      Eliminar