jueves, 16 de marzo de 2017

Extrañas sensaciones

Quedan pocos días para que finalice la estación invernal y ya hay un árbol que nos lo recuerda, el almendro y el pruno o cerezo de jardín. El colorido primero blanco y luego rosa es una delicia para la vista.



Después de un duro invierno debería estar alegre, sin embargo hoy he llorado, sí, necesitaba llorar, el llanto es algo natural, lo mismo que la risa. Lloramos para desahogarnos y al contrario de lo que mucha gente piensa, llorar no es de personas débiles, se puede llorar por infinidad de motivos, rabia, amor, tristeza, alegría ... expresar lo que sientes y mostrar los sentimientos no es de débiles, si no de fuertes, débil es el que esconde lo que siente por miedo o por vergüenza. Hay veces que se llora porque la emoción es tan intensa que no la puedes controlar, eso es llorar de felicidad, cuántas veces lo he experimentado ... las lágrimas de alegría, de emoción, nos aportan la calidez
de un momento o época vividos tan sublimes, que todavía nos hacen vibrar a flor de piel. ¿Por qué no dejar al corazón que se exprese con lágrimas?.
 
Es bueno llorar de felicidad porque:

•Nos acerca a nuestra dimensión más humana y nos hace sentir vivos.
•Nos ancla en el ahora, aunque nos recuerde el pasado pues el llanto sucede aquí y ahora.
•Nos enseña que vale la pena vivir.
•Es una forma peculiar de sonreír.
La risa y el llanto tienen muchas cosas en común, entre ellas, y la más obvia, es que son contagiosos. La risa genera endorfinas, pequeñas proteínas popularmente llamadas de “la felicidad”. Las endorfinas actúan como neurotransmisores aumentando los niveles de células T, (linfocitos T o células T pertenecen al grupo de leucocitos que son conocidos como linfocitos) son los responsables de coordinar la respuesta inmune celular.
Algo similar ocurre con el llanto. Llorar nos hace liberar adrenalina, una hormona que segregamos en situaciones de estrés, y noradrenalina, que actúa como otro neurotransmisor y tiene un efecto contrario al de la adrenalina. Cuando lloramos, eliminamos estas hormonas, lo que produce una sensación de desahogo y tranquilidad, además de eliminar toxinas.



Pues bien, hoy he llorado, de felicidad y a la vez de tristeza. Igual que la rosa despojada de sus pétalos, igual que el árbol que soporta en silencio la carga de sus hojas.

Extrañas sensaciones.

No encuentro el lugar perfecto donde guardar los sentimientos. Camino por calles, subo peldaños, voy soportando los días, las horas y los años, vivo primaveras, otoños e inviernos ... y sigo buscando.

Extrañas mutaciones

Busco una manera de cobijar esos sentimientos, un lugar donde pueda llorar sin tapujos. Es difícil convertir un río en mar y es difícil plasmar el aroma de un jardín en una hoja de papel. Por eso prefiero escribir en el corazón que tiene páginas en blanco; es el papel perfecto donde copiar lo que siento, el lugar ideal para alojar las lágrimas, el ardor de los deseos o el color de los sueños.

Extrañas sensaciones.


28 comentarios:

  1. Qué bonita imagen de cabecera has puesto. Llorar es lavar la mirada, desatar el nudo en la garganta, aliviar sentimientos. Todos lloramos y a veces ni siquiera sabemos por qué. Pero lo que si se es que después de haber llorado nos sentimos livianos y si lloramos delante de alguien perdemos la vergüenza y le otorgamos nuestra confianza. Hoy se ha actualizado la entrada y aquí estoy para lo que mandes o necesites. Abrazossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es donde vivo y me alegra que te guste.
      Eres la primera y me encanta que se haya actualizado.
      Ya tienes mi correo. He llorado.
      Gracias amiga.

      Eliminar
  2. Bajo al parque y veo el almendro en flor.
    El invierno comienza a decirme ¡Adiós!
    No sé si reír o llorar.
    Siento alegría por el aroma primaveral pero también siento pena por el tiempo que se nos va.
    Lágrimas en los pétalos al amanecer.
    Espero que entres en la nueva estación con buen pie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prosa hecha poesía. Alcanzo una rama del almendro, tomo una flor y de un soplido seguro que te llega.
      A mi también me cuesta cambiar de estación, no quiero el calor, no lo soporto.



      Eliminar
  3. A veces es necesario llorar para liberar espacio y estar preparados para recibir nuevas emociones y sentimientos que de otra manera no podrían tener cabida en nosotros.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es vivir, sentir y comenzar cada día, pasando de la risa al llanto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo soy tan lloradora, que si tú quieres y cuando quieras, lloramos todo lo que sea necesario para saber una vez más, lo demasiado vivas que estamos, como para hacerlo sin tapujos. Al igual que cuando reímos a carcajadas. Y que es seguido.
    Si no somos de hule, para no sentir.
    Cuando lloro, no me importa que me vean. La necesidad surge y hay que hacerlo en el momento, antes de que se convierta el sentir en amargura. Y ya liberada, a seguir.
    Un abrazo cómplice de tus lágrimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, cuando lo necesites aquí estaré para consolar nos y reírnos mutuamente.
      Tú pones el decorado con estrellas y yo las pinto de azul.
      Sería perfecto.

      Eliminar
  5. Comparto contigo ese refugio de blanco papel en el que desahogamos sentimientos en forma de letras. Soy de los que lloran por todo aquello que me haga vivo. Una escena, una música, un amigo... Todo aquello que sea capaz de provocar un sentimiento fuerte. Lo considero una clara muestra de sentido (poco común) desgraciadamente en el mundo actual tan encerrado bajo tantas falsas corazas.

    Feliz casi finde amiga.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser de lágrima fácil significa tener el corazón abierto a la comprensión y yo también lo soy. Llorar por las alegrías o tristezas de los demás es algo de lo que nunca me arrepiento, aunque lo pase mal.
      Un abrazo y feliz puente.

      Eliminar
  6. Llorar de vez en cuando es necesario. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor decir que es humano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La verdad es que yo hago lo que mis sentimientos me dictan, no me reprimo nunca, pero última mente, estoy tratando de flotar en un medio compuesto por buenos sentimientos, rosas y felicidad en donde no se admite el llanto que tanto me afecta verlo en los demás y me compunge a mi mismo, a ver que tal dura este ensayo...jejeje
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sale bien me lo dices porque mereces un aplauso.
      Cuídate, no quiero que te ocurra nada, amigo.

      Eliminar
  8. Airblue, bienvenida yo soy muy lloran y muy sensible, a veces pienso que demasiado. Se puede llorar de felicidad y a la vez de tristeza, pero a veces necesitamos llorar, para que el dolor lo sintamos en el fondo, del el corazón, y poder liberarlo. Pero tanbien estamos siendo invitada a dejar ir, a despertar del sueño de la normalidad para abrazar la vida con todo su quebranto y asombro. Y deja que los vientos soplen, y que la tempestad ruja, deja que todo lo falso se purifique, aunque se sienta como dolor, aunque el corazón se sienta frágil y en carne viva, aunque seas incapaz de ver algún mañana, en el aquí y ahora.
    Un abrazo de amor y luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita respuesta y mejores consejos. No me importa ser sensible, se sufre mucho y más en la profesión que tengo. He intentado no llevarme el dolor de los demás, pero no puedo ni quiero.
      Gracias Cristina un abrazo..

      Eliminar
  9. Soy muy llorona y suelo hacerlo de felicidad o tristeza, por recuerdos de infancia y juventud, por una bella música o poesía etc...en cualquier momento salta la chispa para hacerme llorar y no me importa si tengo personas a mi alrededor, dejo fluir mis sentimientos tal cual.

    Abrazos mil Airblue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pasado y las buenas vivencias también nos hacen llorar, pero es la respuesta lógica de todo ser humano.
      Abrazos Conchi.

      Eliminar
    2. El pasado y las buenas vivencias también nos hacen llorar, pero es la respuesta lógica de todo ser humano.
      Abrazos Conchi.

      Eliminar
  10. La verdad es que soy muy sentimental.
    Creo que es bueno llorar. Lloro al evocar tiempos pasados y por otras muchas cosas. Últimamente lo hago con bastante frecuencia.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sí que es preciosa la imagen de tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Y es cierto, Amalia, según pasan los años se llora más. La vida te va quitando y hay quien se lo toma como algo natural, otros en cambio nos lleva a la añoranza y al recuerdo.
    Gracias, La foto está hecha en mi barrio, me gustó ver los primeros almendros en flor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Y es cierto, Amalia, según pasan los años se llora más. La vida te va quitando y hay quien se lo toma como algo natural, otros en cambio nos lleva a la añoranza y al recuerdo.
    Gracias, La foto está hecha en mi barrio, me gustó ver los primeros almendros en flor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La risa y el llanto don curativas ambas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos contradicciones necesarias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Gracias por este estupendo escrito en el que al descubrirnos tu interior nos haces sentir a las demás personas comunes, nada raras, simplemente, personas con sensibilidad y sinceridad al hablar de nuestro comportamiento íntimo.
    Yo lloro de vez en cuando, generalmente a solas, cuando me invade un recuerdo que me emociona intensamente, cuando medito sobre algunos acontecimientos que me impactan, y he llorado muchas veces ante la imagen de una persona desvalida y que sufre, aunque no la conozca de nada... Después de llorar me siento bien, libero tensión.
    Pero nunca he llorado de rabia, ni por caprichos (ni siquiera siendo niña) ni por dolor físico, ni por miedo...Solo he llorado por emociones íntimas o por solidaridad con los que sufren.
    Querida Airblue, recibe un cariñoso abrazo, con una sonrisa, sin lágrimas en este caso.

    ResponderEliminar
  16. Acabo de ver tu comentario que siempre es amable y delicado como eres tú, querida Chela. Después de una mala racha y ya más tranquila, decidí escribir esta entrada. Las lágrimas pasan de ser de dolor a ser de alegría con una facilidad que solo el tiempo y la voluntad dominan.
    Lloro muchas veces por cosas que para mi son importantes y emotivas. Lloro cuando voy a un hospital infantil y lloro sobre todo de impotencia.
    No me importa llorar, incluso por la calle refugiada en mis gafas.
    Un fuerte abrazo como siempre de los dos.

    ResponderEliminar
  17. Acabo de ver tu comentario que siempre es amable y delicado como eres tú, querida Chela. Después de una mala racha y ya más tranquila, decidí escribir esta entrada. Las lágrimas pasan de ser de dolor a ser de alegría con una facilidad que solo el tiempo y la voluntad dominan.
    Lloro muchas veces por cosas que para mi son importantes y emotivas. Lloro cuando voy a un hospital infantil y lloro sobre todo de impotencia.
    No me importa llorar, incluso por la calle refugiada en mis gafas.
    Un fuerte abrazo como siempre de los dos.

    ResponderEliminar