lunes, 14 de abril de 2014

SAETAS



Dice una voz popular:
 Quién me presta una escalera,
Para subir al madero
Para quitarle los clavos
A Jesús el Nazareno

Antonio Machado.



Seguro que la Semana Santa a la mayoría de vosotros os trae además de unos días de descanso, muchos recuerdos de aquellos años en los que estos días llamados desde siempre "santos", se vivían de una forma muy distinta a la actual.



Cuando era niña mi Semana Santa comenzaba el Domingo de Ramos. Mi madre compraba ramos de palma blanca trabajados artesanalmente por unas manos privilegiadas, trenzas y flores realizadas por gente del pueblo que luego vendían sus trabajos en las plazas y calles. Después se colgaban dulces y rosquillas de caramelo de vivos colores y te paseabas con el ramito toda orgullosa hasta llevarlo a la iglesia para ser bendecido.

Cuando llegaba la época colegial comprabas la palma para salir en procesión por todo el centro de la ciudad, hasta llegar a la plaza de la Catedral donde nos reunían a todos los alumnos que participábamos. Cientos de altas palmas eran agitadas a la vez cuando aparecía la carroza de Jesús en el burrito.

A nadie voy a contar nada nuevo. Los que hemos vivido aquellas Semanas Santas de hace ya unos años, sabemos de memoria lo que eran. Ayuno, abstinencia, música sacra en todas las emisoras de radio, los cines cerrados y en la televisión películas tan conocidas como "La túnica sagrada", Quo Vadis, Rey de reyes, etc, etc. Semana Santa sagrada y austera que hoy día ha cambiado mucho. Por fortuna las procesiones siguen vigentes y hay algo que siempre me ha llamado la atención y puedo decir que hasta me ha llegado a emocionar, quizá sea porque soy de tierra fría y en Castilla no era ni es fácil escuchar algo tan popular en Andalucía como es la saeta. En el sur, la Semana Santa está ligada a las noches de primavera, de aroma de azahar, de hechizo de luna llena, de música al aire libre, la saeta en ese contexto no es nada extraña, es espontánea y natural, una auténtica expresión del sentimiento.


Sin embargo la primera vez que tuve la ocasión de presenciar este canto en directo y con un frío tremendo fue en Albacete. Por motivos laborales mi familia se trasladó dos años a esta ciudad manchega y tengo que confesar que al oírla cantar desde una ventana y además improvisando, me estremeció y me encogió el alma. Desde entonces no he vuelto a escuchar este cántico religioso por excelencia que además tiene una tradición muy antigua.

Parece ser que saeta, de origen incierto, posiblemente venga del latín " sagitta ", verso o plegaria que va dirigida directamente a Dios o hacia la Virgen , como una flecha.
Las saetas son un canto religioso, principalmente improvisado, se cantan en procesiones de Semana Santa y el origen viene del folclore andaluz; son canciones de expresión libre, llenas de lirismo y de influencia árabe.

La saeta es el canto de la Semana Santa. El canto devoto y arrebatado de las procesiones, por petición
por sacrificio, por fe, y por tradición.
Cantaba mi madre esta saeta antigua:

 Donde vas Paloma Blanca
a deshoras de la noche
Voy en busca de mi hijo
que lo entierran esta noche.







 

miércoles, 2 de abril de 2014

MENTE Y CEREBRO




Mente y cerebro, dos términos que van ligados pero que en realidad son completamente distintos.
Tanto la psicología como la ciencia definen la mente como la facultad del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones.
Si la mente es la facultad del cerebro significa entonces que es una de las funciones del mismo y que el cerebro es capaz de almacenar información o de crearla.
Pero ¿ es el cerebro el que piensa, es el cerebro el que siente, el que se emociona?
NO, es la mente.


Para entenderlo bien se deben diferenciar ambas palabras.
CEREBRO es un órgano más del cuerpo, donde todo el proceso central del sistema nervioso ocurre, contiene billones de neuronas y controla todas tus funciones incluido el movimiento, el aprendizaje y el  razonamiento, es una masa dentro de una bóveda craneana, su área y peso son medibles y es táctil. En cambio, la MENTE no tiene un límite de tamaño, tampoco un peso y un área. La mente es infinita, es la esencia de lo que eres. Son los pensamientos, los recuerdos, la memoria, en un conjunto que no puede ser tocado ni visto y lo más importante es que ejerce un poder supremo en todo ser humano.
Alguien dijo que comparar la mente y el cerebro, es igual que comparar el corazón con el amor y alguien dijo también que no hay cosa peor que ésta enferme hasta hacernos perder la razón. Se suele decir que un loco hace ciento de una manera despectiva cuando está comprobado que los llamados locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios.

Me atrevo a decir que de la cordura a la locura hay un tramo casi imperceptible. Aún teniendo la sintomatología que define una demencia es muy difícil confirmar el diagnóstico, ellos viven arropados en un mundo casi infantil y hasta creo que son felices porque para ser feliz, hay que estar un poco loco.

En términos médicos la locura se denomina Psicosis y la experiencia muestra que para cruzar ese umbral hacia la pérdida de la razón hace falta cierta predisposición, cualquiera no se vuelve loco en el sentido fuerte del término. Una persona por drogas o alcohol o hasta por una intoxicación puede tener un brote delirante o de locura y después volver a la realidad. Ese sujeto no es un psicótico. Un loco vive en otra realidad,  aunque más bien lo que ocurre es que comparte una realidad acordada que es la que compartimos la mayoría de las personas y paralelamente vive esa otra realidad en su mente, en donde ve, escucha e interpreta todo de otra manera.

El año 2011 escribí un texto que quiero volver a recordar: 

LOCO : Maravilloso ser que ignora lo básico pero entiende lo profundo. Que se desespera con la simpleza, pero que hace malabarismos con las complejidades. Un loco no es una persona peligrosa o inútil, por raro que parezca amigos que me leéis, es un genio rodeado de personas que no lo comprenden. Un loco no es un estúpido que habla incoherencias. Es una persona que encuentra la clara relación entre un zapato roto, la esperanza de un amor, una vela de cuatro colores y el color del Caribe.
La locura es necesaria para no perder la esperanza en un mundo lleno de mentiras.

¿Quién sabe si yo estoy cuerda o estoy loca?... Solo puedo decir que sé reconocer las mentiras y hasta las saludo. Hablo de muchas cosas, poco de mi misma y nada de los demás, aunque a veces me hagan daño sus comentarios. Y dicen que estoy loca ...! El cuerdo conoce las reglas, pero yo las excepciones. Qué pasa si hay una guerra y no vamos nadie, si pongo o trato de poner en práctica mis sueños y le doy mi dinero al pobre de la esquina. Pues pasa que no hay guerras solitarias y que hoy por lo menos ese infeliz ya no tendrá hambre. A veces sueño imposibles, tengo ideas, me entretengo haciendo planes y descubrimientos, como cuando era niña y enterraba una flor en la tierra, la tapaba con un trocito de cristal, y pasado un tiempo comprobaba que seguía intacta, con el mismo color y frescura. No soy sabia, me quedan aún muchas cosas que aprender y que hacer. Imagino en mi locura que puedo dibujar en el aire, que puedo jugar con los colores del arco iris... aunque siempre un estornudo termina quitándome el encanto y me devuelve a la realidad.
Sé hacer más cosas de las que creen, aunque a veces me encierre en un círculo vacío. Nunca pregunto quién eres, eso carece de importancia para mi porque no puedes hacer ni ser más que aquello que yo idealizo. Y sí me importa la belleza, la busco en lo desconocido, en los rincones más íntimos de alma. Dicen que todo está en la actitud y la mía hace tiempo que ha cambiado, la misma vida ha hecho que cambie y quizá nunca vuelva a ser como antes, pero solo pido que me entiendan, que me comprendan un poquito, porque si esto no es estar cuerda, ¡enhorabuena!. Yo estoy ... LOCA.


lunes, 24 de marzo de 2014

MI MUNDO



Si pudiera cambiar el mundo, si fuera capaz de ordenar este tinglado tan complejo, este enorme rompecabezas imposible de resolver con tan solo llevar mi imaginación más allá de los sueños, moldearía con mis manos esta maravillosa esfera achatada por los polos, y como si de una escultura se tratase, con mi cincel labraría las impurezas, sus imperfecciones y todo lo negativo que hay en él : el odio, la violencia, el racismo, las guerras, la enfermedad y hasta la muerte.
 A veces pienso que es algo temporal, que algún día vendrá una luz que hará el milagro y pasará. Viviremos entonces en un lugar sin desgracias, ni lágrimas, ni dolor, ni injusticias, porque me he dado cuenta de que la injusticia gobierna el mundo y la injusticia hecha a uno sólo es una amenaza dirigida a todos. Los más desgraciados no son los que sufren las injusticias, sino los que las cometen. La soledad a veces es un refugio, pero la soledad impuesta es injusta sobre todo cuando la pérdida de la salud es inminente y se presenta sin avisar.




Siempre estoy soñando y los sueños pronto se desvanecen. A quien no le gustaría encontrar un mundo sin fronteras, un mundo de flores, perfumes y miel, con un nítido y limpio cielo, sin miedos, traiciones, ni falsos sentimientos. Un mundo lleno de estrellas que inunden el alma de suaves colores. Un mundo nuevo, donde los corazones se limpian de rencores, donde el amor nunca muere, la vida es sencilla, el anochecer es música y el aire tiene aroma a rosas recién cortadas. Sí ya lo se, ilusiones de una tonta romántica que no asume la realidad o no quiere asumirla.

Este sería mi mundo y seguro que también el vuestro. Algo diferente que está por descubrir. Muchas mañanas despierto con la esperanza de correr el velo del tiempo y miro el horizonte esperando la respuesta a mis sueños. Pero siempre es lo mismo, un amanecer brillante que poco a poco se va marchitando envuelto en la misma pobreza, la misma miseria y el mismo abandono. Mas no hay que perder la esperanza, porque en cualquier momento después de un dorado ocaso, una nueva orbe puede volver a nacer y entonces será un nuevo 1.492, un hermoso parto en el que todos habremos participado. Brotará un mundo distinto y sorprendente y descubriremos entonces la grandeza del Universo y la omnipotencia de Dios.

Mientras tanto, buscaremos esa luz dentro de nosotros.

"Vivir tan solo de sueños e ilusiones es perder inútilmente el tiempo de nuestra vida... pero... carecer de todo sueño es casi no vivir"



domingo, 16 de marzo de 2014

DE NUEVO PEONÍAS


Don invierno se va.

Se aleja, se marcha lento y cabizbajo como siempre, dejando atrás aguas embravecidas, vientos y nubes espesas que con sus formas decoraron los cielos hasta  los días  más gélidos.

Se aleja con su abrigo raído y su manto blanco, dejando los campos y llanuras dispuestos a estrenar el color  esmeralda y a cubrir las madrugadas con gotas tempraneras de rocío. Pronto el astro rey se encargará de vestirlos de mieses y doradas espigas. Desde mi ventana puedo ver los primeros almendros, frágiles, pero con un color rosado que alegra la vista.
El invierno ha cumplido su ciclo y se marcha dando los últimos coletazos. Ello me permite una vez más abrir el armario de los recuerdos; alguien me dice que viva el presente, siempre me lo repiten una y otra vez, pero soy libre de llevar mi pensamiento a donde mi imaginación y mis sueños lo necesiten. No es fácil disfrutar de un panorama lleno de luz y de colorido en las grandes ciudades, lo es más cuando te rodeas de un espacio tuyo, íntimo y puedes contemplar las acuarelas que se han derramado en  el jardín, las plantas que lo adornan y el aroma de una gran variedad de flores.
Los primeros en brotar eran siempre los lirios azules, crecían pegados a la valla y junto con las peonías eran mis preferidos. Hay lirios de otros colores, pero estos eran los llamados del  valle,   nacen libres por los campos y tienen un color azul-morado precioso. Después el narciso, una flor solitaria de un amarillo  intenso que brotaba a finales de marzo.

 






 Las peonías del jardín florecían en mayo y los rosales trepaban en junio cada año más alto hasta cubrir la fachada. Las lilas en abril y las amapolas tejían una alfombra de rubíes sobre la hierba fresca.
 










Preciosas las lilas que mi madre ponía en un jarrón encima de la mesa. Su olor inconfundible me alegra el alma cuando paso por algún quiosco que tiene el buen gusto de venderlas.


 
El General Invierno se acercó y saludando me dijo: "me voy, aquí ya no soy más que un recuerdo".

Se va el invierno. Ninguna nube triste, ni la huida de un pájaro estremecerá el ardiente resplandor azulado. Y el universo seguirá en calma, los árboles a la orilla soñolienta del agua y el aire desbordando infinidad de luces que después la noche convertirá en estrellas..
He vivido primaveras, ¿cuántas? no importa, las he vivido y espero seguir viviéndolas.
 


Vuela el invierno y echo de menos una vez más mi guitarra, las escaleras cuajadas de macetas y el leve aroma a lavanda.

Dijo el poeta Gerardo Diego: "Habrá un silencio verde"




lunes, 3 de marzo de 2014

VISITA INESPERADA

 
 
 
Mientras el viento y la lluvia amenizan una tarde de marzo, sentada en la mesa de un viejo café, de esos que ya van quedando pocos, con historiada barra de mármol, espejos recargados y grandes lámparas retro. Café con olor a madera, refugio de solitarios y sonidos de soul, blues y jazz., alguien no grato se acerca a saludarme.

- ¿Qué tal amiga?, de nuevo nos encontramos. ¿Puedo acompañarte?
- ¡Vaya!, de nuevo tu presencia, pues espero que sea por poco tiempo porque intuyo lo que pretendes, tu táctica es bien conocida por quien sufre tu visita de vez en cuando. Menos mal que eres impasible para muchos, por fortuna saben ignorarte y lidiar tus amenazas.
A veces me gustaría ser tan poderosa como tú, eres fuerte como un roble, tienes habilidad para mantener en alerta al ser más cabal y aprovechas la flaqueza del débil hasta convertirlo en un muñeco de trapo. No me gusta nada compartir tu compañía, eres demasiado persistente, aprovechas las situaciones conflictivas para intentar hundirnos en un profundo agujero del que resulta difícil salir. Pero te olvidas que existe una fuerza potente que nos permite luchar contra tus ataques.
Sabes bien a qué me refiero. ¡Exacto!, se trata de la Voluntad.

No quiero que te sientes, pero te invito a una taza de tila, el café no es compatible contigo.
 
 
 
Supongo que ya sabéis quién es esta intrusa que tiene la osadía de venir a mi mesa, para acomodarse primero en la silla y después en la mente sin previo aviso. Su apellido ANSIEDAD y su nombre NEUROSIS. Una emoción humana que es conocida desde hace aproximadamente unos 500 años. Creo que todos hemos experimentado alguna vez su acción perturbadora e inquietante en las difíciles situaciones que nos presenta la vida. Quien haya tenido la suerte de librarse de ella no sabe lo que tiene ganado. Muchos observadores la consideran ya una condición básica de la existencia moderna. Es normal que un individuo sienta ansiedad al enfrentar eventos estresantes cotidianos, si los afronta y los desafía, es probable que pertenezca a ese grupo de personas sin ningún trastorno que manejan y controlan la situación por complicada que sea. Tienen mucha suerte, ¿Cómo lo hacen?, pues usando estrategias tales como la relajación para reducir el estrés y el autocontrol. Sin embargo otros reaccionan al contrario, llegando a perder la atención con dificultad de razonamiento y terminan necesitando ayuda psicológica.

Un trastorno por ansiedad ocurre solo cuando altera el funcionamiento social u ocupacional o produce una angustia significativa.
No es lo mismo estrés que ansiedad. El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso.
La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La sintomatología es ya conocida y en cambio uno se pregunta las causas que lo producen. No se sabe exactamente su etiología, aunque se conoce que hay factores que afectan como: Factores genéticos y biológicos. Puede comenzar a cualquier edad y generalmente es más propicio en mujeres.

Escribir sobre la ansiedad con conocimiento de causa, no me resulta complicado. Muchos conocemos perfectamente estos episodios que afectan seriamente a nuestra personalidad y que con la ayuda de esa Voluntad, conseguimos con mucho esfuerzo superar.
Tratemos de escapar de este mal moderno, que es tan viejo como este antiguo café.


- No, "amiga", no me gusta nada tu visita, una cosa es tener voluntad y otra poder. No siempre conseguimos lo que queremos, no siempre nos libramos de tener presa la mente, por eso te ruego que te vayas, la vida es demasiado bonita para desaprovecharla.

Mantener un equilibrio entre cuerpo y mente es importantísimo - Mens sana in corpore sano - de ello depende nuestra calidad de vida.
Y hay algo que no debemos olvidar :

Solo se ha perdido cuando se deja de luchar

 

lunes, 24 de febrero de 2014

FELICIDADES MANOLO !!!!!!!!

Me parece tan hermosa esta palabra, que en noches como ésta, cuando solo la luz de la pequeña lamparilla que ilumina el teclado y los destellos de la pantalla me acompañan, soy capaz de imaginar que un montón de caras me están sonriendo.  Rostros imaginarios, de gentes que piensan y sienten como yo. Amigos virtuales que encontré un día sin buscarlos, personas en las que me refugio cuando siento tristeza y con las que me congratulo cuando siento alegría.
 
Hoy 24 de febrero siento una alegría especial porque mi amigo Manolo cumple años.
 
Manuel, todo un cúmulo de virtudes en las que sobresale la sencillez y una forma divertida de expresar sus vivencias que a todos hace sonreír.
Manuel, a quien no puedo imaginar triste porque irradia contento.
Manuel, con una vida plena de aventuras y anécdotas que solo a él le ocurren. "Son las cosas de Manolo" y también nuestras porque las comparte.

La amistad es una sabia inversión.
Los tesoros de la vida son las personas, cuando están juntas.

MUCHAS FELICIDADES, MANOLO. Eres especial.
Nos une la amistad y también el Aire. Es lo que tenemos en común.
BRISTOL F.2B y RAE


 

miércoles, 12 de febrero de 2014

¡ LEVANTA EL ÁNIMO ! : 3 PREGUNTAS

 


¿Hay alguna diferencia entre felicidad y paz interna?.
 
Si. La felicidad depende de que percibamos las situaciones o los estados como positivos; la paz interna, no.

¿Es posible atraer a nuestra vida solo situaciones y estados positivos?.

Si nuestra actitud y nuestros pensamientos fueran siempre positivos, solo viviríamos sucesos y situaciones positivas, esto humanamente es tan irreal como imposible. Por desgracia tenemos que vivir también estados y procesos negativos que forman parte de nuestra existencia. Sin embargo hay muchas personas para las que la limitación, el fracaso, la pérdida, la enfermedad o el dolor, han sido y son el mejor profesor.

Las circunstancias adversas les enseñaron a tener mayor profundidad, humildad, comprensión. En definitiva les hicieron más reales. Cualquier circunstancia negativa contiene una profunda lección oculta, aunque en ese momento no seamos capaces de verla. Incluso una leve enfermedad o un accidente pueden mostrarte lo que es real y lo que es irreal en nuestra vida; lo que es importante y lo que no.

Cuando un ser querido acaba de morir o sientes un grave problema cerca, no se puede hablar de felicidad. Es imposible. Pero en cambio sí se puede hablar de paz, de estar en paz. Puede que debajo de las lágrimas y la tristeza sientas una profunda serenidad, una quietud, porque en el fondo has renunciado a la resistencia, estás "dejando ser" y ello te lleva más allá de la mente. Entonces haz lo que tengas que hacer y acepta lo que es. Dicen que mente y resistencia son términos sinónimos. La aceptación de lo negativo te libera inmediatamente del dominio de la mente.

¿Podría una emoción negativa contener un mensaje importante?

Por ejemplo, ¿el hecho de sentirme deprimido puede indicar que algo va mal en mi vida, y puede obligarme a examinar mi situación e introducir algunos cambios?.

Si, las emociones negativas contienen a veces un mensaje, pero cualquier cambio será superficial a menos que surja de un cambio en tu nivel de conciencia. Por eso cuando notes que ha surgido una negatividad en ti, no la consideres un fallo, sino una señal muy útil que te está diciendo: "Despierta. Sal de tu mente. Mantente presente".
Para ello es necesario escuchar lo que nos dice la emoción y no descartarla por el mero hecho de ser negativa.
 
Todo este juego de preguntas infinidad de veces han pasado por mi cabeza. He practicado la meditación durante algún tiempo, he leído libros sobre espiritualidad y he intentado e intento estar en un estado de no resistencia, de aceptar lo negativo de mi vida, pero si me preguntáis si he encontrado la paz verdadera y duradera, honestamente tengo que contestar que no.
Apartarnos mental, emocional y espiritualmente, y a veces físicamente, de los embrollos mundanos, de los conflictos o de nuestras responsabilidades no es nada fácil.
 

Cada momento es valioso. Os habréis fijado que yo me detengo muchas veces a mirar el pasado aunque no creo que todo tiempo pasado fue mejor, la verdadera realidad es que entonces tenía pocos años,  demasiadas incertidumbres y muchas inquietudes y me quedo con lo positivo. Con los años vamos acomodando las cosas en la memoria y seleccionamos. Pero la vida no es para analizarla, sino para vivirla y esto no significa que haya que hacer algo de suma trascendencia, se trata de sentir la vida, ahora, sentirse vivo en las cosas que se presentan, en la lluvia, el sol, la brisa, la noche y el día, en la alegría y la pena, en una palabra, aceptar la vida y honrarla. Me gusta lo que dijo la Madre Teresa de Calcuta, supongo que el que "nunca te detengas", debe significar "no te rindas":
 
"La piel se arruga. El pelo se vuelve blanco. Los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
  No vivas de fotos amarillas. Sigue, aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero... , ¡nunca te detengas!. "
 

 
Y precioso el texto de Jorge Luis Borges:
"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma.
 Uno aprende que el amor no significa recostarse y una compañía no significa seguridad.
 y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas,
 y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, no con el dolor de un niño.
Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende: que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema.
 
 Así uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien te traiga flores, y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno es realmente fuerte, que uno realmente vale.
Uno aprende y aprende, con cada adiós uno aprende".


Dedicado a todos los que necesitan la medicina del ánimo.