martes, 19 de febrero de 2019

Siempre adelante.



¿Quién de vosotros no ha tenido un momento de extremo dolor?. Quién nunca sintió, en alguna ocasión, ganas de desistir... Quién no se ha encontrado solo, extremadamente solo, y tuvo la sensación de haber perdido hasta la última oportunidad.
Ni las personas famosas, ricas, importantes, esas que llaman VIP, (término que por cierto no me gusta), están libres de tener sus momentos de soledad y de profunda amargura. Nadie, absolutamente nadie podrá decirme que en su vida todo es un camino de rosas y si estoy equivocada que eluda mis palabras y me permita felicitarle.
Tengo una amiga a quien la vida ha tratado duro que siempre me repite lo mismo, incluso por whatsapp,"siempre adelante, con brío, siempre positiva", su ánimo es envidiable.
  

 Las personas que son fuertes emocionalmente, se suelen levantar con facilidad, ya que ven la vida con optimismo pero en cambio una persona frágil, débil, sentirá que el mundo se le viene abajo y necesita bastante ayuda y apoyo moral.
Siempre se dice que ante cualquier problema por grave que sea, lo principal es tener pensamientos positivos. Difícil, desde luego, pero hay que intentarlo porque es un hábito que se puede desarrollar y cuyos beneficios son inmensos.

Pero, ¿ qué es pensamiento positivo?
Pensamiento positivo no es lo mismo que negación de lo negativo. Pensamiento positivo no es incapacidad para ser realista. Pensamiento positivo es simplemente la habilidad de concentrarse en los aspectos buenos y beneficiales de cada situación, de transformar una situación desventajosa en una productiva, y de esperar un resultado positivo en cada ocasión. El pensamiento positivo es motivante, inspirador y energizante.

En lo referente a la salud  pensar en positivo beneficia nuestro organismo al:

Aumentar la longevidad
Disminuir el riesgo de depresión
Disminuir los niveles de estrés
Fortalecer el sistema inmune
Mejorar la salud cardiovascular

Según los expertos, el pensamiento positivo le permite a la persona manejar las situaciones estresantes y difíciles de una mejor manera, lo cual reduce los efectos negativos del estrés en el organismo. Las personas optimistas también tienden a cuidarse más, lo cual los predispone a comer más sano, y a evitar conductas autodestructivas como el alcohol y las drogas.
A nivel energético, el pensamiento positivo en general también ayuda a manifestar nuestra realidad. Nuestra vida está llena de aquellas cosas que primero declaramos mentalmente. Una vida llena de pensamientos positivos, es también una vida llena de salud, prosperidad, amor y tranquilidad. 

¨Quien pena en este mundo tiene asegurado el Cielo¨. 


Dedicado a ti, a ti, a ti, y... a mi.   



martes, 12 de febrero de 2019

Sueños líricos




Si un día,
no importa cuándo ni en qué momento,
despiertas cobijada entre sueños,
no te preguntes qué haces en ellos.

Escurre  de la vida
brillo para tus pupilas,
Escurre  de tus ojos,
sintonías de alegría.

Regálale al viento,
el baile que ejercen tus pasos,
recoge del aire
el ritmo que marca el tiempo.

De nada sirve adelantar manecillas,
de nada sirve mirar hacia atrás,
recoge el fruto del aprendizaje,
y deja al reloj las horas marcar.

No sé donde viven los sueños,
entre nubes de nácar quizá,
pero entiendo cuando me cuentan
que de ellos no se quiere despertar.


Admirable el arte de la poesía. Creo que en los sueños todos somos capaces de componer, podemos además saltarnos la métrica y eso que la métrica y la rima son el más puro estilo de un poema. Pero en ellos todo vale.
Soy solo un aprendiz de poeta y admiro a quien sabe trasmitir sentimientos con pluma de oro.
Si la Naturaleza perdiera los pájaros, los poetas inventarían nuevas aves, harían volar almas con forma de paloma, sacarían perlas de los pozos más profundos, harían sangrar a la música y resucitarían cánticos desde el más allá. Si el hombre perdiera las flores de la tierra, los poetas las devolverían envueltas en nubes de atardecer, regadas con unas brillantes gotas de rocío y pintadas una a una con el color que deben tener los sueños.     

Es un placer pasear por los sueños,  dejar que brille el hilo invisible que nos une y abrazar la palabras, jugar con ellas y echarlas a volar.






viernes, 1 de febrero de 2019

Larga trayectoria.



Ha pasado un año y nunca es tarde para rebuscar entre los cajones y de paso hacer limpieza de tantas cosas que guardamos en un momento determinado y que no queremos deshacernos de ellas, por si pueden hacernos falta o algún día vuelven a estar actuales. Ropa y complementos, facturas y demás papeles. Todo pasa, aunque nos empeñemos en guardar, siempre al final hay que tirar. Todo tuvo su tiempo, su espacio y solo se libran de la quema las fotografías.
Las fotos enseguida se convierten en pasado, pero son una ilusión de la realidad con la cual creamos nuestro propio mundo privado. Hojear un viejo álbum puede desencadenar sonrisas y también añoranza que a veces se convierte en tristeza. Es verdad que todo depende del momento y el estado de ánimo es fundamental. Es curioso que el paso del tiempo nos haga revivir nuestra historia, nuestras vivencias por las distintas etapas que de alguna forma han dejado su huella, como el vestigio de mi vieja guitarra y el ramillete de lilas recién cortadas por mi bendita madre.

En mi trayectoria he recorrido muchos caminos, mi mirada tiene pinceladas de intensos colores, valles, praderas, mares, estuarios, obras de arte, museos, iglesias, gentes de tantos lugares que ya ni las recuerdo. He leído y aprendido de sabios, de justicia, estadísticas y más saberes, que casi no recuerdo. He buscado un lugar distinto, diferente, una mirada y una sonrisa que cuando apoyas las palmas en otras palmas, florecen ternuras. Y también he aprendido que cuando sueñas, acumulas cariño, y lo distribuyes al levantarte.
No sé si es posible encontrar todavía un mundo sin oscuridad, sin malos entendidos, ni prejuicios, donde la mentira no existe, ni la desconfianza, un lugar donde en el aire flota la música al compás de los latidos del corazón, donde puedes ver el alma de cada ser, traslúcida y etérea. Cierras los ojos y atraviesas distancias, todo está cerca, muy cerca y no existe el miedo. Un lugar donde te sientes protegido por la misma vida y cuando miras arriba, la luz de las estrellas ilumina el rostro más triste y es que son tan hermosas que parecen flores de terciopelo .
¿Sabéis si existe un lugar así?.


viernes, 25 de enero de 2019

Viernes en sintonía




Mediterráneo. Septiembre 2018

 Se adentró en él, no importaba el nombre ni el lugar, el mar seguía siendo su cómplice. Pensó que necesitaba tranquilidad, escuchar ese suave murmullo que serena el alma y dejarse abrazar tímidamente por la brisa. Solo quien ha vivido cerca del mar conoce la parte dulce de la sal y ella venía de un lugar distinto, por eso probó sus aguas, saben a lágrimas se dijo y bailó con ellas, su vaivén envolvía los recuerdos dejando en su alma una huella imborrable. 
  Bendito mar el de entonces, el de hace unas décadas, lleno de conchas y caracolas, de castillos de arena fina y de preciosas cabriolas donde tantas veces te has mojado los pies.
No me extraña que vuelvas a él, mi preciosa niña.

viernes, 18 de enero de 2019

Agapanto


Agapanto azul

Grandiosa es la paleta de colores de la Naturaleza y qué bien la utilizó el Creador... ¡Maravilloso Artista!, escultor, pintor, poeta... ¡Cuánta belleza!... y solo nos pide a cambio, saber mirar, contemplar, extasiarnos en ella, alimentar nuestro espíritu y vivirla a pleno. Respetarla como se merece es lo que debemos, para que también la vivan los que vienen detrás nuestro.
Los poetas de todo origen y condición han coincidido en afirmar a lo largo de los siglos, que aquel que pierde la sensibilidad de asombrarse ante la belleza de una flor, deja morir un poco su alma. 

El agapanto, flor del amor o lirio africano de color azul y blanco. Una flor ornamental para jardines, resistente al frío, soportando hasta -15 grados centígrados. 
Fotografía hecha en Los Picos de Europa ( Cantabria).

viernes, 11 de enero de 2019

Vienes en sintonia



Burgos. Invierno 2019



Invierno crudo, luces pasajeras.
Invierno repetido y monótono.
 Días cortos, noches abrigadas, farolas vestidas con velos de niebla. Pese a todo me gusta esta estación.

Fría noche de enero, solitarias calles en las que el brillo de la escarcha anuncia un amanecer helado. Veo el techo de los coches cubierto con una boina mojada y aún queda alguna luz tenue en las casas. 
El invierno es como un dios sonámbulo, o como la vida, quizás la vida, que como un sol se extingue.  

viernes, 4 de enero de 2019





Mi mejor regalo de Reyes
   
Un vivir en silencio sin mirar atrás. Caminos largos recorridos, muy largos. De todo hemos vivido, tristezas y alegrías, y qué linda la vida. Muchas personas se van, unos camino de otro lugar, otros camino al infinito. Ausencias y bienvenidas. Navidades con mascota, navidades con abuelos, navidades con el corazón herido, navidades con el alma serena.
Mucho agua ha llegado al mar y aún estamos aquí. 

No importa el paso del tiempo, importa sonreír cada mañana, contemplar como la vida despierta antes que nosotros, para colgar el sol y seguir viéndolo desde la ventana de la existencia.
Y jamás, jamás, perdamos la ilusión.