domingo, 30 de diciembre de 2018

FELIZ AÑO NUEVO.





El año nos dice adiós lentamente, como siempre se marcha arrastrando toda una estela de acontecimientos que ha durado doce meses. Para algunos habrá sido difícil, para otros pasará sin pena ni gloria y para los más afortunados habrá estado cargado de buenaventuras. Lo cierto es que hemos llegado hasta aquí, disfrutando o padeciendo, pero hemos tenido la fortuna de vivirlo.

 Recuerdo finales de año muy divertidos, la mayoría con mucho frío, jugando a alcanzar los carámbanos que colgaban de los árboles, pisando la nieve que había caído el día treintaiuno mientras la luna correteaba entre las nubes, la lluvia jugaba a la comba en el camino, mi silueta se columpiaba entre arbustos y matorrales, el jadeo inflaba mis sienes al correr entre los charcos, el viento agrietaba mis párpados y mis rodillas se amoldaban en la escarcha. Una forma un tanto poética de despedir el año pero hermosa. 

 No creo en los milagros, creo en la fuerza de la mente y en la lucha por la supervivencia. Voy a contaros una historia que algunos ya conocen porque la publiqué en una ocasión y que de nuevo voy a sacar del baúl de los recuerdos en estas fechas.  Una historia verdadera y hermosa que marcó los pocos años que tenía entonces. El nombre de su protagonista es ficticio como es lógico. 

Miguel era un joven de diecisiete años que un día haciendo deporte en el colegio, cayó fulminado al suelo. Ingresó en el hospital aquejado de un accidente cerebrovascular grave y fue llevado directamente a la UCI entrando sin remisión en un coma profundo. No sé el tiempo exacto que llevaba en ese estado, cuando yo comencé mis prácticas en Cuidados Intensivos me dijeron que era el veterano más joven de allí y que ya sobrepasaba el año. Intubado y conectado a varias máquinas que mantenían sus constantes vitales, Miguel pasaba los días sin dar ninguna señal de mejoría.  Ausente, con los ojos cerrados, pero vivo, su corazón y su cerebro seguían marcando el ritmo en los monitores. Todos los días me tocaba ocuparme de él, solía pronunciar su nombre varias veces y a ratos le hablaba, estaba segura de que me oía, aunque no obtenía ninguna señal yo sabía que me escuchaba. Está experimentado que en estado de coma el único sentido que prevalece es el del oído, y también el último que se pierde.  Una mañana de finales de diciembre y después de tomarle las constantes vitales, me fijé que el suero se estaba terminando y fui al almacén para buscar uno nuevo. Volví con la botella tarareando  bajito una  canción propia de las fechas. Mientras colgaba el suero, miré con tristeza como tantas veces el rostro de aquel joven. De repente una lágrima resbaló por su mejilla, fue una señal que me impactó, quizá la única forma que tuvo Miguel de hacerme entender que escuchaba mi canción y a la vez el primer indicio de esperanza. Después de las vacaciones navideñas no volví a la UCI, me trasladaron a otro servicio, lo mismo que a Miguel. Me dijeron que había salido del coma y estaba ya en la planta de Neurología y aunque amenazaban inevitables secuelas, estaba consciente mejorando poco a poco. Nunca dije nada ni comenté el caso, pero si  los milagros existen, Miguel desde luego fue uno de ellos. Me pregunto si habrá recordado alguna vez más aquel villancico, no importa, es algo que ocurrió hace tiempo y que fue importante y muy gratificante para mi en unas Navidades inolvidables. 

 FELIZ AÑO A TODOS .

 "Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones." Juramento de Hipócrates.      

viernes, 28 de diciembre de 2018

Viernes en sintonía



Burgos, 24 /12/2018

La niebla es misteriosa, atrayente... enigmática...
Su humedad fría hace que te encojas ante ella, que disfrutes tan solo de lo cercano, como si tuviese la facultad de anular el resto de los sentidos, es silencio, soledad y desasosiego.

La niebla es comparable a nuestra mente, llena de pensamientos confusos, a veces demasiado ciega, pero tremendamente iluminada cuando se retira el velo opaco que la cubre. 

Mi deseo es que nuestro ánimo no decaiga, que sigamos caminando por la vida si es posible con la nitidez de un amanecer, que en la niebla de los días un rayo de luz penetre hasta el fondo de los sentimientos y que a pesar de la espesura, podamos ver con claridad el camino que aún nos queda por recorrer.


La foto está hecha el día de Nochebuena.



lunes, 24 de diciembre de 2018

Es Navidad


Respiro el cielo

hasta mí viene el perfume de la nieve
y me encuentro con el aire en mis cabellos
con el frío en mis mejillas
y un aroma a melodía de navidad.


Respiro el cielo

y en mis ojos la ilusión de tu sonrisa
la primera, la sencilla, la que vuelve el alma
siempre a su lugar,
es navidad.

Y es el coro celestial el que te anuncia,
las ovejas, los pastores y la estrella
anhelando siempre darte adoración,
es navidad.

Respiro el cielo

respiro y siento que tu Espíritu
me trae nuevos alientos
con el canto de pureza y libertad
es navidad.

Voy a darte esa gloria angelical,
voy a honrarte con el fruto de mis labios
con mis actos, con mis sueños
voy a darte el corazón.

Respiro el cielo
es navidad.










FELIZ NAVIDAD

viernes, 21 de diciembre de 2018

Viernes en sintonía.

Invierno en Burgos. Paseo de la Isla.
Foto echa un 31 de diciembre


El frío suele traer recogimiento. Las ciudades y los pueblos se arropan en silencio, las casas y las estancias se vuelven acogedoras por el calor de ese silencio y en las calles, solo se escucha la melodía que silba el viento. Pero existe otro frío peor que el que podemos experimentar físicamente. El frío literal se puede apaciguar con un abrigo, una sopa, té caliente, un buen sistema de calefacción o la acogedora llama de una chimenea. Pero, ¿cómo se puede abrigar un corazón solitario, qué se puede hacer cuando ese corazón sufre una gran pérdida o ausencia, cuando no hay nadie alrededor que pueda brindarle apoyo, ni siquiera un abrazo para calentar un espíritu que está temblando?, éste sí que es el verdadero  y triste frío.

viernes, 14 de diciembre de 2018

Viernes en sintonía



Villagarcía de Arousa- Pontevedra

El gran éxito de la vida que todos nosotros anhelamos solo existe y se alberga en nuestro corazón soñador y él es el que nos da el poder de cambiar tormentas por rayos de sol y heridas por pétalos. Solo hay tres acontecimientos importantes en la vida: nacer, vivir y morir. Del primero no somos conscientes, sufrimos al morir, pero a veces nos olvidamos de vivir.
 Caminamos por piedras muchas veces, pero siempre acompañados por  hermosas flores.


viernes, 7 de diciembre de 2018

Viernes en sintonía.



Aprender a apreciar la vida en su esencia sutil es aprender a amarla. La naturaleza nos muestra a menudo el mundo que nos depara. Solo depende de cada uno de nosotros el querer descubrirla.



Combarro, el centro histórico más diminuto de Galicia.


viernes, 30 de noviembre de 2018

Viernes en sintonía



Mi aporte a la idea de Autodidacta.

¿Por qué se dice que la lluvia 
es triste?, será porque el cielo cambia de color y se viste con un tenue velo grisáceo. O será porque el sol se esconde entre las nubes y deja un ambiente melancólico?









Cordes-sur-ciel, situada al noroeste de la ciudad francesa de Toulouse. Fundada en 1222 en la cumbre de un cerro aislado, conserva la mayor parte de sus edificios medievales. 
La foto se hizo un verano en un día de lluvia.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

El otro otoño




He vuelto a caminar entre cipreses, siempre con ambiente húmedo y encogida por el frío de mi Castilla. He vuelto a contemplar su gallardía, su perfecta hilera que se va perdiendo en el infinito y envidio sus copas que tienen más fácil llegar al cielo. Y en ese silencio entre piedras, la melancolía se convierte en una leve sonrisa, quizá sea porque te sientes vivo o porque has vuelto a dejar una parte de tu corazón prendido en unas flores.

Después tus neuronas empiezan a pensar en la próxima estación, no, no es el invierno, vuelve a ser el otoño, otro otoño diferente y mucho más real, el otoño de la vida, el que se va acercando de puntillas sin apenas darnos cuenta. Unos antes, otros ya y otros después, pero para todos llega.

No sé si pensamos lo suficiente en la vejez, como decía mi padre la palabra anciano no me gusta, el tiempo me ha demostrado que hasta que no se convierte en un problema, preferimos vivir al día y hasta cierto punto es lógico.

Pero la sociedad envejece, un porcentaje alto de la población tiene más de 60 años y la esperanza de vida es de las más altas de Europa. Parece que hemos superado los 83 años y lo que es una buena noticia se transforma también en incertidumbre.


Y aquí está la temida pregunta:


Quién cuidará de nosotros cuando seamos dependientes, cuando necesitemos apoyo porque ya no podamos valernos, quién cuidará de ti, de usted... No, no volvamos el rostro para evadir el tema... La realidad es que hasta nos estamos quedando  sin cuidadores y sólo los que pueden pagar a alguien para que pasee a su familiar, respiran tranquilos. Es curioso porque en las salas de terapia han incorporado una nueva modalidad de síndrome, el de cuidador. Lo padecen personas que viven pendientes de alguien que les necesita día y noche, presos de una circunstancia que, por mucho cariño que haya de por medio no deja de ser un problema agotador.

Hasta hace poco, el cuidado de niños, enfermos y ancianos formaba parte de la vida, de las tareas, de las mujeres de la casa. La incorporación de la mujer al mundo del trabajo remunerado ha trastocado esa realidad cotidiana; hay comunidades que la tasa de actividad femenina llega al 50% y no me parece una cifra demasiado alta, pero lo cierto es que les queda poco tiempo libre y menos energía. Se intenta, pero cuesta mucho y el resultado es que las mujeres de entre 35 y 55 años padecen tres veces más enfermedades por culpa del estrés que los ejecutivos. Además muchos hombres no están preparados para cuidar a nadie y les suele costar asumir su parte. Desde luego que hay excepciones, pero asear a los ancianos, darles de comer, vigilar que tomen las medicinas, cambiarles las sábanas, escuchar, hablar de gente que no está, cogerles la mano y prepararles la merienda, cosas que antes hacían las hijas o las abuelas jóvenes, no resulta fácil cuando estás sometido a otras obligaciones

Observamos con miedo a nuestros mayores y aturdidos por una responsabilidad que nos sobrepesa, reclamamos ayuda al Estado, que no es capaz de responder con más ayuda social y que sigue confiando en la familia tradicional, la de siempre, la que sacaba las castañas del fuego y se hacía cargo.

España dedica alrededor del 20% del PBI a gasto social, cuando la media en Europa alcanza el 27% y en lugares como Suecia y Finlandia pasa del 3o%. Los europeos, sobre todo los del norte, ya se han hecho a la idea de que serán sus impuestos y no sus familias, los que les asegurarán una vejez digna. La familia media necesita del Estado. Cuidan del abuelo, pero sueñan con avanzar en la lista de espera y conseguir una plaza en una residencia pública y para muchos además esta ayuda es urgente y prioritaria. Los hogares no están preparados para atender las necesidades de pacientes con Alzheimer o cualquier otro tipo de demencia senil.

Tambien es verdad que a lo que la gente aspira es a envejecer en casa, al margen de enfermedades y deterioros extremos, porque se teme que en las residencias, por bien que estén, los ancianos mueren antes, al menos es lo que se oye y que desde luego no está para nada demostrado. Aunque la mayoría prefieren vivir solos, no quieren ser un lastre y se aferran a sus viejos pisos en su barrio de toda la vida, también muchos, los menos, optan por buscar una cama limpia, en un lugar luminoso donde tengan todas las necesidades cubiertas. Sin embargo la mayoría reclaman más ayuda domiciliaria a cargo del Estado y, algo de compañía.

A base de insistir conseguiremos esta ayuda a domicilio, pero ¿dónde encontraremos la compañía?. Me temo que el Estado no nos arreglará este asunto de envejecer bien y que tendremos que buscar una fórmula que nos permita a hombres y mujeres cuidar de los nuestros. Nos quedará menos tiempo para el trabajo y para el ocio, incluso habrá que renunciar a muchas cosas, pero todo sea por una vejez digna y así encontrar una respuesta a esta enorme duda:

Y a ti...¿quién te cuidará?


Entre los arbustos, los duendes traviesos de la lluvia lanzan con sus deditos helados hojas secas como sueños abandonados. Lejos, muy lejos, tan lejos que podría ser un recuerdo, alguien canta.

Es un  poco largo. Perdonad.

martes, 13 de noviembre de 2018

Las aventuras de la princesa calva...



Hoy os dejo un enlace que me gustaría que cuando entréis en él lo hagáis con la ilusión de ¡Voy a hacer algo fantástico! Es importante, es la oportunidad de ayudar a una buena causa. El puñetero cáncer entra en muchas casas y a veces se acurruca en los más pequeños.
Un amigo bloguero pide solidaridad, otro ya ha acudido en su ayuda haciendo publico también en su blog lo mismo que hago yo ahora y me encantaría que lo imitarais, que lo copiarais en vuestros blogs. Hace algún tiempo ya lo hicimos cuando una bloguera amiga nos lo propuso esperando que un amigo pudiera publicar su libro y lo conseguimos entre todos.
Por favor entrar en los enlaces azules, son tres.
Gracias porque sé que esto será un éxito entre todos. Y gracias a ti, querida Ester, el cáncer sigue siendo un mazazo para cualquiera, yo que he trabajado en un hospital infantil, sé lo durísimo que es cuando el paciente es un niño. Resulta incomprensible.

martes, 30 de octubre de 2018

Luz en noviembre



Octubre ha sido un  mes oscuro para mí. He perdido tres personas queridas, un familiar y dos amigos. Los tres jóvenes y seguidos, sin dejarme siquiera un atisbo de alivio para poder al menos tener resignación. Quiero pensar que la muerte es solo una separación física, quiero creer en lo que me han dicho muchas veces, que no se van, que siguen con nosotros en alguna parte, pero siempre dejan un corazón herido y un alma que los llora.

Se oyen golpes en la puerta del otoño, golpes a puño cerrado, es el Comendador que ya está aquí con el nuevo mes. La apagada voz de Don Juan Tenorio, casi en el olvido, reclama entrar en la gran comedia de la vida.

Noviembre nace entre un cielo de piedra y un suelo cubierto de hojas muertas. Hojas caidas que calzan los árboles al concluir su existencia, recuerdos dolorosos y a menudo una herencia de buenos ejemplos que pueden entibiar nuestro corazón incluso en los momentos de melancolía. Seguimos asomándonos a la ventana del otoño, estación generosa en cambios, donde todavía quedan algunos restos de flores que cada mañana recogen ávidas el pálido fulgor de la última estrella. Árboles desnudos y campos lacios, en los que siguen apareciendo hilachos de rastrojos que añoran los últimos rayos  de sol. Dicen que es un mes melancólico, que ya no hay magia en la naturaleza, la música de los ríos amaina, los pájaros pliegan sus plumas y en los valles solo queda la amarillez de los arbustos. Dicen que es un mes triste dedicado especialmente a los difuntos, que huele a crisantemos y aromas de cipreses. Dicen... dicen tanto, que se olvidan de los vivos. No nos entristezcamos por las hojas de los árboles que alcanzan el cúlmine de su dorada belleza, para luego morir, ya que solo nos muestran  la conclusión de un ciclo de vida. La Naturaleza se despoja de su ropaje estival para enfrentarse a los próximos fríos y comienza a asomarse la primera nieve tímida, mientras que en lo alto de las montañas ya se observan la cimas con un cándido manto. Las nubes amenazan sobre el horizonte henchidas de lluvia, hasta que por fin se descarga el agua bienhechora que lava y regenera la naturaleza. Es un mes lleno de fenómenos atmosféricos.

Algo especial tienen los días de Noviembre. El placer de respirar su ambiente húmedo y la sensación de paz caminando por los parques y las alamedas solitarias. La vista se recrea mirando las ramas caídas, amontonadas en el suelo, caducas, doradas, pardas, antes vivas y ahora... dormidas. Y sus noches llenas de magia van entrando en un profundo sueño, tiñendo las sombras de un leve vapor de ceniza.
Sólo espero que Noviembre sea más luminoso y nos traiga la sonrisa que hemos perdido.

Feliz Noviembre a todos.

"Clamé al cielo, y no me oyó,
Mas, si sus puertas me cierra,
de mis pasos en la Tierra
responde el cielo, no yo."

lunes, 8 de octubre de 2018

No les juzgues

Qué difícil es comprender la mente humana. Es uno de los grandes enigmas imposibles de descifrar, el gran éxito y el gran fracaso de la psiquiatría. En este gran valle mezcla de lucha, grandeza, miseria, sueños e ilusiones, quién entiende que haya mentes tan complejas que no quieran seguir adelante, que solo piensen en truncar su existencia, sin tener en cuenta que detrás dejan corazones destrozados y completamente deshechos. Nadie puede juzgar al suicida, siempre he pensado que en ese momento tan duro, hay dos vertientes: la valentía necesaria para dar el paso y la cobardía por no querer seguir luchando. Hasta se podría añadir el egoísmo por querer terminar con todo.
Pero quiénes somos para juzgarlos. De lo que no cabe duda es de que son mentes enfermas, débiles y atormentadas.

El otoño suele ser propicio. Hace dos días ha ocurrido en alguien allegado con sorpresa y con un dolor imposible describir.
Qué tremendamente difícil resulta aceptar que una vida termine así.




Vivo, detenida en la orilla de los sueños,
vivo en un instante,
el milagro del tiempo que se aleja y se aleja,
inexorable y eterno.
Desafiando su paso,
invento un mundo de soles y sombras.
Yo vivo en él,
en el furioso viento que silba en los abismos.
Y en ese otro, suave,
que murmura entre las ramas.
Vivo en el trueno que desata la tormenta
y en el destello fugaz de la estrella que cae.
Vivo en la mirada de todas las miradas,
en mi latido y en todos los latidos.
Vivo en la lluvia que derrama
la bóveda del infinito cielo.
En el andar cansado del anciano
y en el correr alegre de los niños.
Me uno a otras vidas
y vuelvo en otras vidas.
Vivo, pero desde ahora
cada día moriré un poco.



lunes, 1 de octubre de 2018

OCTUBRE


Se me mostraron hojas de otoño
cayendo de un árbol, y a continuación vi
un árbol desnudo y sin ninguna hoja.

Entonces oí estas palabras:

No te preocupes. La fuerza vital
está en el interior,
Y a partir de ahora borrará lo nuevo.
Has de saber que lo viejo tiene que morir
para que la vida se renueve.



Aquella noche de octubre salí al jardín entre calor y frío presintiendo el próximo color de la tierra. Encontrarme con ella dilataba mis pupilas, sabía que en la oscuridad se hace visible lo que la luz del día esconde. Tenía claro que los sueños se pasean por nuestro interior despejando todavía más la imaginación y entonces se hacen posibles cosas tan inverosímiles como respirar sin aire, dormir en una hoja o hacer malabares trepando por las veletas de las torres. Hasta es posible ponerse alas mágicas y de un soplo trasladarse a la nube más cercana, allá donde un albañil de ángel trabaja en su andamiaje para mostrarnos que hay otra vida.

Aquella noche dije adiós al verano y me agarré fuerte al árbol, que más que ramas tenía ya hilachos. Pronto estaría rodeado de niebla y no me importó porque me gusta la niebla, cuando es cercana siempre me parece que oculta algún dolor y si es alta, enturbia el ambiente con su bruma blanda y misteriosa regando la tierra con lluvia y no con llanto.
Aquella noche sentí el sabor amargo de no ver el mar, de no subir a la playa para mirar su oleaje verde, las gotas que antes mojaron mi cuerpo ahora salpicarán el manto de Dios.

Entró octubre a pasitos cortos. No te asomes a la ventana con tristeza, el otoño es una segunda primavera en la que cada hoja será una futura flor.
 Es curioso, no duerme nadie en el cielo, hay un panorama de ojos abiertos dándo la bienvenida al cambio de estación y aquí abajo se abren las mentes con deseos de escribir, mientras se saborea un café caliente.


Feliz Otoño
Feliz Octubre



domingo, 23 de septiembre de 2018

Burgos fue testigo.




De repente y sin poder controlarlo un sentimiento me hace llorar y lloro. ¿Por qué reprimir las lágrimas si el cuerpo te lo pide? Llorar libera el corazón más encogido, serena el alma más atormentada y despeja la mente más enfurecida. Las lágrimas son ríos de furia a veces y otras son aguas mansas que corren por nuestro rostro hasta desembocar en el alma. Me he dado cuenta de que los años y la experiencia te hacen fuerte, pero también te sensibilizan más en otros aspectos. Quizá sea porque eres consciente de que en la vida el destino no es el mismo para todos, hay quien nace con estrella y hay quien nace estrellado. A unos les cuesta un triunfo conseguir una cierta estabilidad, otros en cambio tienen el jamón colgando del techo desde que nacen. Es sabido que la suerte juega un papel importantísimo en este laberinto llamado vida.
Tuve suerte al conocerte aquel 15 de junio y hoy 23 de septiembre hace ya... no sé, tiempo, mucho tiempo que sigo a tu lado.  Por ello cuando el corazón me pida llorar, lloraré,  pero hoy será de alegría.

viernes, 21 de septiembre de 2018

DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER


Dame tu mano. Déjame que te enseñe las flores, los patos del estanque y empujando tu silla, te lleve a pasear lentamente entre los árboles.
No puedes hablar, lo sé,  pero no importa, yo hablaré por ti.
No puedes reír, no importa, tus ojos brillarán al mirarme.
No puedes andar, no importa, yo te llevaré hasta las estrellas.
No sé si me entiendes, si me conoces, si sabes mi nombre, pero no importa, yo sí sé quien eres tú, mi querida madre.



martes, 4 de septiembre de 2018

Mañanas de Septiembre



Todos los meses tienen su encanto. Septiembre huele a frescura, sabe a uva madura y tiene color de atardeceres rojizos, de espigas doradas. Reminiscencias de mar y arena, de montañas y campos, dan paso a aromas de hogar y vida familiar más recogida.
Un paseo por sus mañanas cuando todavía el sol calienta, aunque el viento tienda a girar y comience el aviso del próximo cambio de estación, nos permite disfrutar de lo poco que queda del verano. Un estudiante repasa los últimos temas acelerado, el anciano fiel a su banco, lee el periódico mientras  tiemblan las páginas a la vez que sus manos, una pelota rueda hasta chocar con el puesto de los helados y alguien a quien adoro, pasea con orgullo un precioso cachorro.
Mañanas de Septiembre, un acorde de nubes suspende en el cielo, todo el azul del viejo estío presenta su belleza ante el fuego otoñal que va a nacer. Y más tarde, cuando el sol va cayendo, este cielo se torna gris y el suelo se vuelve rojo, y todo se convierte en un hermoso lienzo  pintado entre las hojas enredadas y el reflejo de la luna.
Septiembre, amigos, renueva la vida de los poetas y aligera la soledad del amante que en la distancia revive su desierto escuchando el nombre de su amada, mientras sentado en la bahía el viento golpea las rocas.
Dicen que en este mes ya no huele a flores y no es verdad, aún mustias pueden dar aroma a los setos y nos recuerdan que una vez más el ciclo se ha cumplido, cuando al morir caen de sus ramas y la propia Naturaleza las recoge para luego resucitarlas.
Es  una forma poética de ver septiembre, mi propia forma. Cambiar de mes y a la vez de estación me sugiere que es tiempo de renacer, de reencontrarse con tu propio yo y dejar que los sentidos se agudicen para ver más allá y disfrutar de todo lo que la nueva etapa nos va a ofrecer.


Mañanas de septiembre, gotas de brisa que apagan lentamente el fuego del verano.


viernes, 20 de julio de 2018

Un saludo.




No dejes a la vida sola, es fácil que se pierda entre tantos caminos distintos y tantas direcciones diferentes, marca tú el rumbo y déjale claro que en esta batalla no siempre gana el más fuerte sino aquel que desea seguir luchando, enséñale que el amor puede morir pero el recuerdo jamás.
Dile también que solo sobrevive el que persevera y no se rinde nunca, que por ella camina gente maravillosa que es capaz de bailar contigo bajo la lluvia y caminar a tu lado bajo la tormenta, que el destino une y separa a las personas, pero no existe ninguna fuerza que haga olvidar a los que por algún motivo nos hicieron felices.
No dejes a la vida sola, quizá ella no conozca los sueños, cuéntale al oído que en ellos podemos abrazar una lágrima, o sonreír a una flor, volar y pisar las nubes con los pies descalzos, amar y llenar el mar de corazones.




Un saludo desde la tranquilidad de los Picos de Europa, donde amanece con el sonido de los pájaros y anochece con el frescor de la montaña y el cielo lleno de estrellas. Y no hace calor !!!!!!!

domingo, 8 de julio de 2018

Noches de verano





Precioso anochecer de un verano más en este trayecto sin rumbo fijo, que es la Vida.

Noches serenas de verano, mientras el mar va dejando perdidas sus olas y permite contemplar la grandeza de un cielo solo iluminado por clavos de plata, que son las estrellas.

¿A quién no le gustaría robar una... solo una ?

Decía Antoine De Saint Exupery:

"¿Y de qué te sirve poseer las estrellas? -me sirve para ser rico- ¿y de qué te sirve ser rico? - me sirve, para comprar más estrellas."

No está bien robar estrellas, pertenecen al Universo, pero se pueden alquilar y ponerlas un nombre, cada uno el que quiera. Las miro y las miro y ya tengo echado el ojo a tres.

Buenas noches de verano .




viernes, 29 de junio de 2018

Otros mundos



Gira el mundo, gira, en el espacio infinito... así comienza la canción de Jimmy Fontana que seguro conocéis.  El mundo, que no para ni un momento, la noche muere y nace el día. El mundo, donde el pasado nunca vuelve, el presente es una lotería y el futuro espera impaciente. El mundo que parece que está enloqueciendo y que entre todos lo estamos destruyendo, con lo hermoso que es...



Nuestro  planeta Tierra, esa esfera que todos alguna vez hemos rodeado con las manos y que no faltaba en la mesa de cualquier colegial para señalar los continentes, los mares y los océanos. Un mundo donde se encuentran también otros muy diferentes, vivimos en ellos por eso merece la pena mencionarlos.
 

El Mundo del Arte: la literatura, la poesía, la pintura, la música... 
La poesía, un puro juego ingenioso de palabras y conceptos que no trata de enseñar verdades, sino de vivir de una manera despreocupada el presente dando una forma espiritual a la vida. El poeta tranquiliza y deja la frescura que nuestro sentimiento necesita.


Vicente Huidobro, poeta chileno, dice:”¿Por qué cantáis a la rosa, poeta?. ¡ Hacedla florecer en el poema!”.



En cuanto a la pintura, es poesía plasmada en un lienzo. El arte de pintar tiene su propio lenguaje, la manera de ver una pintura, sus formas y colores, es el modo de entender el lenguaje del pintor, no importa el tiempo o la época en que estemos, la pintura del pasado la vemos siempre con ojos contemporáneos, no podemos entrar en el espíritu de cada artista y ver a través de sus ojos. Nosotros estamos en el mundo de hoy y vemos el pasado a nuestra manera.




Y lo mismo ocurre con la música, oímos y escuchamos y hasta entendemos los sonidos musicales en el presente.  La música está hecha de vida y la vida de música y es la combinación perfecta de sonidos con ritmos. Todo en este mundo está basado en el ritmo, se suceden rítmicamente las estaciones del año, los días y las noches y por supuesto los latidos del corazón.

El mundo de la música nos sumerge en un mundo fascinante, nos hace vibrar y despierta en nosotros sensaciones emocionantes, tanto para el que la escucha como para el que la interpreta y provoca en nosotros cambios en el estado de ánimo. Está comprobado científicamente.





El Mundo del Niño , el reino de lo infantil es el reino de la falta de lógica. El niño es inconsciente de sus actos, vive fuera de la realidad, es imaginativo, su mente funciona de un modo primitivo. Su inocencia construye el mundo más hermoso y puro que se conoce.




Hay otro mundo no regido por la lógica, sino por lo absurdo: el Mundo de los Sueñoa y el subconsciente- aquel que popularizó Freud- un mundo lleno de magia y rebeldía porque en él el hombre no es siquiera dueño de sí mismo, está sujeto a lo que hay en la mente: fuerzas inconscientes y subconscientes que son imposibles de dominar.




El Mundo Natural: ese maravilloso mundo rodeado de gente activa, de los que toman la vida como es, como un niño que acepta y disfruta de lo natural y todo lo que le ofrece. A los naturalistas les encanta estar al aire libre disfrutando de la naturaleza, recorriendo todo lo que aún está intacto, que es original y todavía no ha sido estropeado. Aman las montañas, los atardeceres, los ríos, las flores, los árboles, los animales y toda la flora y la fauna. No andan ocupados buscando bares, tabernas, fiestas convencionales y cosas por el estilo, aunque también son muy capaces de disfrutar de ese tipo de actividades. Un mundo capaz de hacer apreciar lo que ya no tiene interés para los demás. Jamás se cansan de un atardecer o de un paseo por el bosque. La visión de un pájaro volando es siempre un espectáculo admirable. Se sorprenden de lo que la vida les va brindando para realizarse plenamente en el momento presente.




El Mundo de la Imaginación : que nos lleva a mundos que nunca existieron, pero sin ella no vamos a ninguna parte.  La capacidad de crear mundos fantásticos íntimos y propios, y donde no existe ni límites ni restricciones de ninguna clase para el impulso de su libertad.  Fundamentalmente consiste en formar representaciones de objetos, cosas, situaciones o afectos, etc. en ausencia de esos objetos o cosas.

 El Mundo real :  El que nos va dictando los pasos diariamente con toda clase de vicisitudes. La familia, el hogar, el trabajo, los compañeros, en definitiva todo lo que al presente se refiere y el responsable de que busquemos siempre la anhelada felicidad, algo que para muchos es una utopía pero que nos sentimos obligados a tratar de conseguirla. El historiador Will Durant, describe cómo buscó la felicidad en el mundo real. La buscó en el conocimiento y sólo encontró desilusiones. Luego en los viajes y sólo encontró cansancio, luego en el dinero y encontró discordia y preocupación. Buscó la felicidad en sus escritos y sólo encontró fatiga. Una vez vio una mujer que esperaba en un coche muy pequeño con un niño en los brazos. Un hombre bajó de un tren y se acercó y besó suavemente a la mujer y luego al bebé todavía más suave para no despertarlo. La familia se alejó luego en el coche y dejó a Durant con el impacto que le hizo descubrir la verdadera naturaleza de la felicidad. Se dio cuenta entonces de que todas las funciones normales de la vida encierran algún deleite.

Jorge Guillén decía:” Ser. Nada más. Y basta, es la absoluta dicha".

Y por último el Mundo Virtual:   un tipo de comunidad en línea que simula un mundo o entorno artificial inspirado o no en la realidad, en el cual los usuarios pueden interactuar entre sí a través de personajes o avatares, y usar objetos o bienes virtuales y donde he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa y en el que me faltan todavía muchos amigos a los que me encantaría dar un abrazo.





He comenzado con la letra de una canción  y termino diciendo una de mis frases favoritas: Hay tantos mundos como personas, porque cada persona es un mundo.




jueves, 21 de junio de 2018

ROSAS


Damos la bienvenida al verano y despedimos a una primavera húmeda, casi otoñal, pero las inclemencias del tiempo no nos han impedido disfrutar de las flores, de su colorido y de su aroma. Por favor, no te las lleves todas... déjanos alguna como recuerdo, déjanos petunias, lilas, margaritas... y sobre todo rosas, rojas, blancas y amarillas. 
Este año no he podido ir a la Rosaleda del Parque del Oeste, muy apreciada en Madrid, que fue construida por el Jardinero Mayor de la Villa, Ramón Ortiz, en 1956 y desde entonces se celebra en mayo el concurso internacional de Rosas nuevas. Recuerdo los paseos con mi hija mayor siendo muy pequeña, la nostalgia de aquel tiempo y los rosales trepadores de la casa donde crecí, me provocan la sensación de bienestar que a veces necesito. 
Primavera... no te lleves las rosas. Las flores hablan, ya lo he mencionado alguna vez. Esta mañana he salido al parque y el Tulipán me confesó que le gustaría tener una vida más larga, la Rosa liberarse de las espinas, el Clavel quiere una suave caricia y el Azahar un amor infinito. Todo está concentrado en ese silencio verde donde mis amigas las flores tienen su sinfonía. Me he acercado a las rosas y me han contado que se han reunido porque están de fiesta. ¿De qué fiesta se trata?, del cumpleaños de una de ellas, una muy hermosa que vio la luz del sol un 23 de junio. ¿Y a qué especie pertenece, tiene nombre?. --- Es especial, tiene un corazón enorme y se llama como tiene que llamarse, ROSA.

Buenos días - dijo el Nenúfar - acércate a mí -dijo la Violeta - tengo sabor a miel - sugirió el naranjo- y bailemos todos juntos nuestro vals, antes de que la primavera muera. 

A mi hija en su cumpleaños. MUCHAS FELICIDADES.

martes, 12 de junio de 2018

Sentimientos unidos


En una reunión de compañeros, de esas que se hacen de vez en cuando para reencontrarse, donde se nota la huella del tiempo,  se recuerdan los malos tragos pasados, que al final merecieron la pena y donde te cuentan quién de la última orla ya no está con nosotros, se cambiaron impresiones y hubo anécdotas y risas. Después de una agradable comida, se sugirió sacar un tema para comentar, que no fuese de política. Salieron a debate las virtudes, o mejor dicho, los sentimientos del alma.
Curiosamente no sabíamos cómo empezar. Somos gente acostumbrada al dolor, pero los años de experiencia no nos han convertido en seres insensibles, puedo asegurarlo, aunque se crea lo contrario y en más de una ocasión se ha dicho, el contacto con el sufrimiento no nos ha endurecido, nos ha permitido valorar mucho la vida y solidarizarnos con todo el que padece alguna necesidad.

Se nombró el amor, la ternura... Y ahí se detuvo el listado. Dos palabras y silencio absoluto, cosa rara con tanto personal. Unos minutos después fueron saliendo algunas palabras, pocas, estaba claro que el tema no interesaba mucho. Incluso alguien protestó diciendo que era algo ya pasado de moda.
En vista del éxito, optamos por cambiar la lista por otra con los defectos de la mente, ¿Un poco rebuscado? pues enseguida sonaron palabras como avaricia, envidia, odio, agresividad, injusticia... Es verdad que resulta más fácil reconocer los defectos que las virtudes, pero desde mi asiento yo pensaba: tanto nos hemos preocupado por las necesidades físicas, que nos hemos olvidado de los  sentimientos, de las virtudes principales que el ser humano necesita para ser una persona más completa. ¿Dónde han quedado nuestros sentimientos que ni siquiera somos capaces de recordar sus nombres.?

Piensa amigo en tus virtudes, cuál tienes aparte del amor y la ternura... si tú tampoco te acuerdas, hay que empezar a preocuparse y leer el listado a continuación para recordar esas palabras que parece que están en extinción y  tratar de no olvidarlas:

Amor
Ternura
Compasión
Generosidad
Bondad
Confianza
Paciencia
Tolerancia
Humildad
Gratitud
Serenidad
Honestidad
Sinceridad
Voluntad
Humildad



Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo entiende que vayas al gimnasio para entrenar tus músculos. Pero si dices que estás trabajando “para transformarte en una persona más completa”, muchos te miran como si fueses “un rarito”. No lo comprendo. ¿Acaso hay algo más importante?. Añado entonces las que me hubiera gustado que salieran:



1.- Resiliencia: Seguir adelante cuando sólo vemos oscuridad en nuestro futuro. Aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier vida humana. No asustar a otras personas con nuestros miedos. 
2.- Empatía: La capacidad de conectar con las experiencias de otra persona. Y también el coraje de ponerse en el lugar del otro y mirarse a sí mismo con honestidad.
 3.- Paciencia: Con frecuencia perdemos los nervios porque creemos que las cosas tendrían que ser perfectas. Los humanos hemos avanzado mucho en algunos aspectos (por ejemplo en la tecnología) pero muy poco en otros: por ejemplo, en la capacidad para aceptar que las cosas no siempre son como queremos.
 4.- Sacrificio: De forma natural, todos buscamos nuestro propio beneficio. Pero también tenemos una capacidad milagrosa para, en algunas ocasiones, olvidar nuestros intereses personales y sacrificarnos por otra persona o por una causa. 
5.- Buenos modales: Los buenos modales tienen mala fama. Normalmente asumimos que “ser educado” es sinónimo de “ser falso”. Pero los modales son una regla necesaria para cualquier civilización y están íntimamente asociados a la tolerancia: la capacidad de vivir junto a personas con las que nunca estaremos de acuerdo. 
6.- Sentido del humor. 
7.- Consciencia de uno mismo: No hacer responsables a los demás de todos nuestros problemas o cambios de humor. 
8.- Perdón. 
9.- Esperanza: El pesimismo no es necesariamente un signo de “inteligencia y profundidad intelectual”, ni el optimismo un reflejo de necedad. 
10.- Confianza: A veces no alcanzamos nuestros sueños por el simple hecho de que no nos atrevemos a intentarlos. La confianza no es arrogancia, sino la consciencia de que nuestras vidas son cortas y de que, en realidad, tenemos muy poco que perder cuando nos arriesgamos a luchar por lo que queremos. 

Fue una reunión agradable en la que el pasado y el presente se unieron. Todos hemos cambiado, menos nuestro corazón que sigue llorando cuando la llama de la vida se apaga y riendo con gozo cuando renace.
Y como nota de humor, todavía se emociona ante una deliciosa copa de helado.

Airblue