martes, 3 de febrero de 2009

ONE DAY



Un día, sentada a la orilla del mar, en una hermosa tarde de verano, contemplando cómo el sol se hunde lentamente más allá de las montañas y una dulce brisa acariciar la superficie de las aguas, me sentía verdaderamente bien, en paz conmigo misma. Siempre me han gustado los atardeceres y cuando se presenta la ocasión procuro aprovechar el poco tiempo que duran.





De pronto, alguien arranca ruidosamente su motora. El escándalo de la máquina rompe al momento todo el encanto. Y me siento molesta, irritada contra el inoportuno personaje, incapaz de apreciar como yo, la tranquilidad de la caída del día. Al cabo de unos momentos se alejó el ruido y todo vuelve a la calma.

Es en ese momento cuando me viene al pensamiento que mis vacaciones se acaban y que pronto tendré que reemprender el camino de mi ciudad y volver a la rutina de siempre. Me veo otra vez levantándome pronto, bebiendo un café a toda velocidad y subiendo a un autobús abarrotado. Es entonces cuando comienza la tristeza, los pesares y el nerviosismo.

¡Ya está!, se ha desbaratado la tarde; empiezo a sentirme inquieta, incluso angustiada. La serenidad del momento ya no me seduce nada; me noto agitada, con ganas de moverme de un lado para otro sin rumbo , sin saber a dónde dirigirme y termino por volver a mi habitación con el ánimo por los suelos.

Infinidad de secuencias como ésta se producen contínuamente. Conocemos en el curso de unos minutos una serie de estados interiores que han ido de la sensación de paz a la ansiedad, pasando por la irritación y la tristeza; tales estados interiores son las emociones.

Intentemos saber en qué consisten estas emociones, que casi siempre están presentes en nosotros y que tejen la trama de la felicidad y de la infelicidad en nuestras vidas.

Empezaremos por reconocer una distinción elemental de ellas: emociones agradables y emociones desagradables. Tan importante es para un ser humano sentir paz, alegría, serenidad y jovialidad como el poder evitar la ansiedad, la tristeza y la irritación. Conseguir un estado desprovisto de toda emoción, sería no solo imposible, sino desastroso. Pero buscar las maneras de que disminuyan o desaparezcan las emociones desagradables sería el objetivo realmente beneficioso para todos nosotros, seres pensantes y por tanto inteligentes.
Los tres estados emocionales de euforia, irritación y tristeza se producen de forma casi simultánea.
Si queremos controlar las emociones desagradables
podríamos hacerlo de muchas maneras:

En primer lugar puede uno valerse de medios químicos (por ejemplo, y aunque muchos seamos reacios, los fármacos). Para controlar el organismo no faltan drogas de todo tipo destinadas unas a tranquilizar (ansiolíticos como las benzodiacepinas) y otras a producir efectos antidepresivos regulando los niveles de serotonina, o cócteles a base de plantas medicinales bastante tonificadores y sin efectos secundarios.

En segundo lugar, podemos conseguir un cierto control de las emociones actuando sobre el sistema sensorio-motor: hacer ejercicios de relajación, distender los músculos, hacer expresión corporal, rítmica, yoga, danza, etc,etc.
Y en tercer lugar y más importante, esforzarnos en modificar los pensamientos, comprobar si éstos corresponden a la realidad y cambiarlos cuando no están de acuerdo con ella.
El tercer método es el más difícil y en el que hay que insistir más, sobre todo porque los otros dos restantes no producen sino efectos transitorios. Cuando cesa el efecto del medicamento o se interrumpen los ejercicios físicos, la ansiedad y/o la depresión tiende a volver. En la mayoría de los casos, para cambiar los estados emotivos desagradables - como la depresión - la persona habrá de modificar su pensamiento, su filosofía de vida, echando de su mente los pensamientos no realistas y reemplazarlos por otros más estrechamente ligados a la realidad.

¿Quiere ésto decir que, mediante el pensamiento, podríamos llegar a liberarnos de todas las emociones desagradables?. Pues no. Vivimos en un mundo demasiado imperfecto, y un buen número de emociones desagradables que vamos a sentir durante toda la vida, se deberán a la dura realidad del universo en que estamos insertos. Vivimos en un mundo en el que hay bebés que nacen deformes, hombres que se matan unos a otros, en el que hay calamidades naturales: incendios, inundaciones y demás.
Vivimos en un mundo poblado de personas cuya inteligencia y juicio son muy limitados. Es muy fácil imaginarse un mundo mejor, pero hay que reconocer que los aspectos más desagradables de él escapan a nuestro control, pero si yo me sirvo de mi razón de una forma apropiada, puedo disminuir notablemente el número e intensidad de mis sentimientos negativos inapropiados. No se trata de hacerse impasibles, de llegar a una atonía emotiva en la que no se sintiera nada.
¿Qué sentido tendría entonces la vida? ¿Qué valdría una vida en la que no pudiéramos llorar de alegría, en la que no pudiéramos amar, o contribuir a la felicidad de los que nos rodean ?.


Creo que las personas sí podemos evitar experimentar la ansiedad profunda, la angustia, la depresión acentuada, la culpabilidad, la desesperación, los sentimientos de inferioridad, sentimientos todos desagradables y la mayoría de las veces inapropiados. De esta forma, aunque no podamos esperar ser completamente felices, podemos al menos aspirar a serlo lo más posible o, tal vez a ser lo menos desgraciados posible.
El objetivo, en resumen, no puede ser más claro: maximizar las emociones positivas apropiadas y minimizar las emociones negativas inapropiadas





Este mes de febrero hace un año que empezaron mis crisis de ansiedad ligadas a una fuerte depresión. Lentamente he tratado de ir saliendo de este infierno que ahora comprendo mucho mejor que antes. La ayuda de mi familia y amigos ha hecho posible que siga creyendo en la maravilla de la vida


Dedicado a todos los que en este momento necesitan una psicoterapia mediante la razón.



AYÚDATE A TÍ MISMO



20 comentarios:

  1. Mar196/2/09

    Hola Air.

    Entrar en tu blog es como asomarse a un bello paisaje,en donde la mirada refleja el verdadero sentido de la realidad.

    El mundo de los sentimientos tan complejo como real.¡¡Cuanto daño podemos hacernos nosotros mismos!! si no somos capaces primero de analizarnos y luego como tu bien dices de controlarlos.
    A veces deberiamos preguntarnos si es proporcial "la tristeza que sentimos, con el motivo que la desencadenó" veríamos que no. Hay algo en nuestro interior que nos juega malas pasadas, inclina la balanza hacía lo negativo, comprometiendo momentos de paz y tranquilidad tan necesaríos en la vida. "Todos llevamos una mochila de acontecimientos en la espalda" deberíamos revisarla de vez en cuando y mirar si todo lo que hay dentro no es util,quitar lo que solo nos lastima y dejar todo lo que pueda ayudarnos.
    Los acontecimientos que nos rodean influyen en nuestro estado de ánimo,las familias crecen, las situaciones cambian, no podemos controlarlo todo y esto nos produce una extraña mezcla de miedo e inseguridad que cada uno procesamos de modo diferente.
    ¡¡Cuanto sentido comun y realidad hay en estas pg de tu blog Air!! Yo lo veo como un manual que cada uno puede adaptarse a su medida, donde podemos vernos reflejados en algun momento.

    Un abrazo. Mar

    ResponderEliminar
  2. Querida Air, dejas un importante mensaje en estas líneas...
    A veces, el color del cristal con que se mira, es tan importante, que es el que realmente da dimensión a lo que nos está pasando...
    Conozco bien la depresión. Creo que todos hemos sufrido o tenido cerca a alguien con esta terrible enfermedad, tan difícil de superar...

    Yo intento que mi cristal siempre esté limpio, de colores alegres... pero cuando me invade la tristeza, pues buceo y saco de ese estado las cosas buenas que encuentro, que también las hay...
    Suelo ser positiva y no creo que me atrape de esa forma la tristeza...
    Te mando un millón de besos, preciosa.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  3. Ayer ya estuve aquí, pero me interesó tanto lo que escribes, por razones obvias, que me prometí volver hoy, releer con mas calma y de paso esperar a que Internet estuviera mejor, cosa que no ha sido así. Afortunadamente yo ya estoy bastante mejor, he tenido la suerte de recibir una ayuda que ha sido decisiva para averiguar las causas ocultas hasta ahora, o encubiertas de mi depresión, una vez averiguado, por medio de técnicas de visualización, he tenido una mejoría que se podría calificar, si no de milagrosa, al menos, sorprendente.
    Haces mucho bien escribiendo estos post, su divulgación puede dar información a mucha gente.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Mar197/2/09

    Estoy de acuerdo con Genin, este post Air puede aclarar muchas dudas.
    Asi como enferma el cuerpo puede enfermar el "alma" cuando esto ocurre se necesita ayuda, pero si antes hemos tenido la suerte de leer alguna información sobre el complejo mundo de los sentimientos habremos dado el 1º paso para reconocer lo que nos acurre.
    Cuanto antes se haga el diagnostico, antes llegará la curación.
    Cuidaros y un Abrazo
    Mar

    ResponderEliminar
  5. Buen tema y muy interesante, como bien te dicen Genin y Mar esto puede ayudar a mucha gente.

    No la conozco,mi opinión no serviria para nada pero debe de ser terrible! Ahora, a lo que dices....."De esta forma, aunque no podamos esperar ser completamente felices"" Eso querida amiga ni con depresión ni sin ella!! eso es una quimera.
    Nadie es complementamente feliz!

    Un besazoooo y arriba el ánimo que podemos con Febrero!

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa.
    Cuado estamos sumergido en la sombra de la depresión,no encontramos el camino de vuelta, por eso creo que es muy importante que familia, amigos y especialista nos dirigan hacia la luz.
    Yo de momento no he tenido grandes depresiones,momentos triste que duran mas o menos tiempo, si, por eso me imagino lo mal que se debe pasar cuando se está sumergido en ese lado tan oscuro.
    Me ha gustado mucho lo que has escrito porque tu has pasado por ello y sabes mejor que nadie lo que se siente y como se puede salir. Gracias.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes Airblue, nadie mejor como quien ha pasado por ello para explicarlo.
    Y como la ayuda de la familia y de los amigos es una parte importantísima para salir de ese pozo.
    Un abrazo muy fuerte y feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen post amiga realmente es de gran ayuda lo que has publicado, porque de alguna forma al leerlo te vas autoanalizando de lo que en realidad te afecta y es como una cataplasma que te dá alivio.
    Lo mantendré presente, para volver a leerlo.

    Un besito Airblue.

    ResponderEliminar
  9. Quisiera aclarar tantas dudas como lagunas tiene la mente.

    Genín: me alegra que estés mejor.

    Es una suerte no haber conocido lo que significa un tormento para muchos y es un alivio saber que somos capaces de superar aunque sea a largo plazo, situaciones emocionales negativas.

    Pere: claro que no existe la felicidad completa, pero se trata de ser lo menos infelices que se pueda. En los estados depresivos todo se ve de color negro, y la oscuridad se va haciendo cada vez más profunda, si somos capaces de ver un pequeño rayito de luz , ya es un paso gigante que damos hacia la claridad más absoluta, el camino directo a la curación.

    Mar, Gata, Martín, Natacha y Luna Azul: Gracias por venir.

    El café está preparado.

    ResponderEliminar
  10. Querida Air, si en ese pequeño rayo de luz ves un atisbo de felicidad, no lo dudes, aferrate a el!
    A eso me refiero que es para mi la felicidad...a pequeños retazos de alegria, bien estar...
    Que mala debe de ser!!
    Adelante que Febrero es corto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Air, disculpame pero entre preparar valijas de los hijos que viajan y recibir ropa con arena del que vuelve de la playa, no me dí cuenta de la entrada nueva.

    Yo no sé si el haber tenido un hijo al borde de la muerte, o el haber tenido que hacerle frente a la vida, sola y con tres hijos, me fue cambiando las prioridades y los conceptos.
    Mira o mirá(a mi modo)
    El sábado fuimos a despedir a nuestras hijas al aeropuerto, viajaban a otro país. Son 7 amigas, estaban 6 matrimonios(los padres de las chicas) y yo...cuando las chicas se despedían para subir al avión, todos lloraban y yo me reía feliz abrazando a mi hija.
    Cuando el avión despegó...
    ¡¡lloraban como locos!!
    Me planté delante y les dije que no los entendía, que en vez de llorar, debieran estar felices y dar gracias a la vida por este momento.
    Nuestras hijas están juntas desde que tienen 10 años de edad, hicieron juntas la escuela primaria y secundaria, trabajan y estudian, tienen 24 años y siguen cultivando su amistad; todos los veranos se toman una semana para ellas y esta vez decidieron viajar fuera del país, con su trabajo se pagaron el viaje y se iban...¡de vacaciones!
    Les pregunté ¿cuál era el motivo del llanto? porque yo no lo entendía. Me dijeron que yo tenía razón.
    Air, a veces veo que las personas se adelantan y piensan en "lo que podría llegar a pasar, si ocurriera tal o cual cosa"...y sufren por adelantado por lo que tal vez no ocurra jamás, y van convirtiendo su vida en un pesar por tanta conjetura.
    Pues, si llegan las dificultades, veremos el modo de resolverlas. Pero si nunca llegan esas...hemos perdido buenos momentos para disfrutar en espera de...¿de qué?, de lo que no iba a ocurrir.
    La vida es hoy, este momento que vivo es valioso y de mi depende en mucho hacerlo agradable, por eso te decía de usar bien esa paleta de colores...no para pintar el mañana (eso será una consecuencia de mi hoy, posiblemente)...hoy y ahora disfruto y agradezco este café con leche y el pan con manteca, que saboreo con placer . Mañana recordaré con alegría lo que ya será mi ayer.

    Air, yo viví ese infierno, increíblemente, en un momento de mi vida en que no había un sólo motivo para preocuparme...todo lo imaginaba y lo tejía yo misma. Todo era negro. La mente es así.
    Y curiosamente, cuando las cosas me fueron muy difíciles de veras, me mantuve entera y no caí nunca más.
    La vida es hermosa, Air, y es un regalo que merece ser aceptado con alegría, mira a tu alrededor con tu mirada de niña y vas a descubrir cuantas cosas bellas hay para ver y alegrarse.

    Te dejo un abrazo gigante y te digo que -sigo siendo Wiki-,
    ese dato estaba en la "ventanita" en la reseña biográfica...no me extendí mucho por que el señor es todo un Wiki de verdad!

    BESOSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Air, me alegra leer entre líneas que al fin y al cabo puedes afrontar con mucha valentía lo que te está ocurriendo (no me gusta llamarlo por su nombre). Sabes, yo misma apliqué el tercer método a rajatabla y te puedo asegurar que funciona:-) Tuve una muy mala racha, incluso con pensamientos inapropiados y me dije "hasta aquí has llegado Ana", fue entonces cuando abri bien los ojos y miré a mi alrededor. Hoy en día, aunque a veces tengo algún bajón como todo el mundo (lo típico como trabajo, casa, niños, etc.), puedo decir que realmente estoy bien y me siento feliz.

    Un beso enorme Air y ánimos, tú puedes:-)

    ResponderEliminar
  13. Vamos Air... aqui está la perezzzosa ( soy una vaga de tomo y lomo) esperando ese café pendiente contigo y con las que se quieran apuntar.. Ana te animas?

    Safiro que razón tienes!!

    Un besazoooo

    ResponderEliminar
  14. Cuando queráis chicas nos tomamos ese cafetito, con pastitas y bombones para endulzarnos algo más la vida, a la porra la dieta y todo lo demás, jajaja

    Un besito Air y Pere

    ResponderEliminar
  15. Has dicho todo correctamente en relación a las emociones y a su control, al menos yo también lo veo de la misma manera.
    La quimica (medicamentos) ayuda,la relajación,ejercio,etc. también, pero para mi lo más importante radica en nuestra capacidad de razonar y de auto-lavarnos el coco en sentido positivo, contrarrestando todos los fantasmas que pretenden abrumarnos, aunque sabemos también que esos fantasmas provienen de la realidad (algo pasa o ha pasado en nuestras vidas que nos influye...)
    pero es nuestra distorsión, nuestros propios miedos los que los crean.La mejor forma de solucionar los problemas es abordándolos, haciéndoles frente, lo que se dice "coger el toro por los cuernos"...Pero bueno, una cosa es decirlo y otra practicarlo.
    Yo he pasado bastante mal todo el 2008 pero he ido haciéndole frente, y ahora tengo que seguir en la "brecha" para no decaer.

    Un abrazo, querida amiga y ¡ánimo!.

    ResponderEliminar
  16. Estás un poco perezzzzzzosa..como yooo
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Muy sabio tu profe.. mi madre tambien me lo decia porque yo era muy dormilona (me levanto muy tarde).
    Nosotras vivimos mucho!!
    A mi el cafe tiene que ser con leche y muy bueno...
    De que hormonas hablas...??? jajajjaaj
    No tienes Facebook.

    ResponderEliminar
  18. ¡Vaya!, esas son las sensaciones que tengo al final de las vacaciones, o sin ir más lejos los domingos por la tarde.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Tienes un problema adicional, Airblue: eres una persona inteligente, culta, con inquietudes... Y eso es caldo de cultivo para la depresión. Los tontos se deprimen menos y sufren menos ansiedad. (Prefiero tener mil depresiones, que ser estúpido, hago constar).

    Ya sabes que conozco el tema de cerca, aunque no en mis propias carnes. Me ha tocado siempre hacer de punto de apoyo, ser el fuerte, el sostén de los deprimidos. Intentar agobiar los ataques de ansiedad, ser paciente ante la ira... No te voy a mentir, no se pasa bien. Nada bien.

    En un alarde de sinceridad (y de falta de corrección política) te diré me he sentido impedido aunque los otros fueran los cojos, ciego aunque yo llevara los ojos, mudo aunque mi interlocutor/a sordo/a fuera el problema, lento aunque tuviera qe esperar a todo el mundo. En otras palabras, me he sentido limitado por las limitaciones de mis seres queridos.

    Y al final me dí cuenta tambien de que, en el fondo, soy un ligero deprimido crónico. Lo sentía como algo genético, de nacimiento. Los mismos problemas me afectan pero quizás haya tenido la inmensa suerte de no poder permitírmelo, porque alguien más sufría de los mismo y de peor forma.

    Será un cuarto método: Conviértete en apoyo de otros. Eres madre, así que lo sabes. A veces, las necesidades de tus hijos te impiden concentrarte en tus propios problemas. Estemos como estemos, sienpre hay alguien peor. Lejos de convertir esto en consuelo de tontos, ayudarles tambien os autoayuda por empatía.

    Y un quinto método, que nunca busqué pero hallé (todo un regalo). Gente aparece de repente que te hace ver las cosas de otra manera. Gente que te valora de tal manera que te creces hasta que te lo crees de verdad. Amor recibido que te hace pensar que debes merecértelo (pues no puede ser de otra manera). Amigos que te hacen ver que hay cosas que creías virtuales pero que existen, pues te las dan...

    Me resulta difícil explicarme (tú lo haces mejor). Pero sí te reto a que te comuniques (de hecho, ya lo haces, este blog y lo que en él escribes es una prueba).
    Creo que la idea de Fair Lady de ese aquelarre... perdón, quise decir reunión de chicas, ja, ja, para tomar café es una buena idea.
    Porque resulta fácil al deprimido y al ansioso recluirse pensando en posibles rechazos, cuando sólo se está rechazando a sí mismo (Esa es la parte que peor llevo cuando trato de tirar del carro de mis seres queridos con problemas. Cuando me falla la paciencia, me acuerdo de los que han tirado de mí en algún momento... y la paciencia se multiplica).

    Me estoy enrollando, uf. Cuánto lo siento.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. No te estás enrollando, querido Bowman, al contrario, tus palabras me ayudan. Dices bien, los tontos no piensan y no hay peor enemigo que el cerebro, pero prefiero ser como soy a pesar de que muchas veces la razón me falle.

    Te aseguro que he llegado a pensar que en mi es algo ya innato, me he acostumbrado a vivir así y mientras no se somatice voy tirando, lo malo es cuando ocurre y encima mi entorno no lo entiende. Nos llaman egoístas porque necsitamos atención o llámalo cobijo si quieres y te aseguro que estoy muy lejos de serlo. Preferiría tragarme las crisis sin molestar a nadie, precísamente por temor al rechazo, pero a veces no puedo y tengo que refugiarme en temas que me distraigan, escribir, por ejemplo es mi terapia. Luego hay otro punto que no me favorece nada y es conocer demasiado bien los sintomas debido a mi profesión, lo cual deriva en una clara hipocondría.

    No, no te estás enrollando, amigo.

    Mil gracias.

    ResponderEliminar