domingo, 13 de noviembre de 2016

Homenaje a Leonard Cohen y su canción más representativa.




Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011


"Y entonces ya tenía una voz, pero no tenía el instrumento para expresarla, no tenía una canción.
Voy a contarles muy brevemente la historia de cómo conseguí mi canción.
Porque era un guitarrista mediocre, aporreaba la guitarra, solo sabía unos cuantos acordes. Me sentaba con mis amigos, mis colegas, bebiendo y cantando canciones, pero en mil años nunca me vi a mí mismo como músico o como cantante.
Pero un día, a principios de los 60, estaba de visita en casa de mi madre en Montreal. Su casa está junto a un parque y en el parque hay una pista de tenis y allí va mucha gente a ver a los jóvenes tenistas disfrutar de su deporte. Fui a ese parque, que conocía de mi infancia, y había un joven tocando la guitarra. Tocaba una guitarra flamenca y estaba rodeado de dos o tres chicas y chicos que le escuchaban. Y me encantó cómo tocaba. Había algo en su manera de tocar que me cautivó. Yo quería tocar así y sabía que nunca sería capaz.
Así que me senté allí un rato con los que le escuchaban y cuando se hizo un silencio, un silencio apropiado, le pregunté si me daría clases de guitarra. Era un joven de España, y solo podíamos entendernos en un poquito de francés, él no hablaba inglés. Y accedió a darme clases de guitarra. Le señalé la casa de mi madre, que se veía desde las pistas de tenis, quedamos y establecimos el precio de las clases.
Vino a casa de mi madre al día siguiente y dijo: “Déjame oírte tocar algo”. Yo intenté tocar algo, y él dijo: “No tienes ni idea de cómo tocar, ¿verdad?”. Yo le dije: “No, la verdad es que no sé tocar”. “En primer lugar déjame que afine la guitarra, porque está desafinada”, dijo él. Cogió la guitarra y la afinó. Y dijo: “No es una mala guitarra”. No era la Conde, pero no era una guitarra mala. Me la devolvió y dijo: “Toca ahora”. No pude tocar mejor, la verdad.
Me dijo: “Deja que te enseñe algunos acordes”. Y cogió la guitarra y produjo un sonido con aquella guitarra que yo jamás había oído. Y tocó una secuencia de acordes en trémolo, y dijo: “Ahora hazlo tú”. Yo respondí: “No hay duda alguna de que no sé hacerlo”. Y él dijo: “Déjame que ponga tus dedos en los trastes”, y lo hizo “y ahora toca”, volvió a decir. Fue un desastre. “Volveré mañana”, me dijo.
Volvió al día siguiente, me puso las manos en la guitarra, la colocó en mi regazo, de manera adecuada, y empecé otra vez con esos seis acordes –una progresión de seis acordes en la que se basan muchas canciones flamencas–. Lo hice un poco mejor ese día. Al tercer día la cosa, de alguna, manera mejoró. Yo ya sabía los acordes. Y sabía que aunque no podía coordinar los dedos para producir el trémolo correcto, conocía los acordes, los sabía muy, muy bien.
Al día siguiente no vino, él no vino. Yo tenía el número de la pensión en la que se hospedaba en Montreal. Llamé por teléfono para ver por qué no había venido a la cita y me dijeron que se había quitado la vida, que se había suicidado.
Yo no sabía nada de aquel hombre. No sabía de qué parte de España procedía. Desconocía porqué había venido a Montreal, porqué se quedó allí. No sabía porqué estaba en aquella pista de tenis. No tenía ni idea de porqué se había quitado la vida. Estaba muy triste, evidentemente.
Pero ahora desvelo algo que nunca había contado en público. Esos seis acordes, esa pauta de sonido de la guitarra han sido la base de todas mis canciones y de toda mi música. Y ahora podrán comenzar a entender las dimensiones de mi gratitud a este país.
Todo lo que han encontrado de bueno en mi trabajo, en mi obra, viene de este lugar. Todo lo que ustedes han encontrado de bueno en mis canciones y en mi poesía está inspirado por esta tierra.
Y, por tanto, les agradezco enormemente esta cálida hospitalidad que han mostrado a mi obra, porque es realmente suya, y ustedes me han permitido añadir mi firma al final de la página".

24 comentarios:

  1. Qué interesante. No conocía la historia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Merece la pena saberlo.

      Eliminar
  2. Ayer estuve gran parte de la tarde releyendo este discurso y oyéndoselo Cohen en la entrega del premio. Lo comenté en las contestaciones de los comentarios de mi entrada y hoy me lo regalas tú de nuevo: Gracias.
    Es una maravilla de sensibilidad, humildad y humanidad que cobra aún más valor en estos días.
    ¡Qué hombre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que traerlo, me parece precioso y es un honor que nos hizo a los españoles.
      Un abrazo Tracy.

      Eliminar
  3. Bonito homenaje hacia un maestro de la música y de las letras.
    Además está muy bien que se haya conseguido cierta apertura en los premios literarios hacia los músicos que son también la poetas de nuestro tiempo, tan es así que a Bod Dylan le han premiado con el Nobel de literatura.
    Encantado de conocer tu estupendo blog, te mando un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita. Nos deja un grande, pero queda su música y poesía.
      La música no tiene límites, ni fronteras, ni banderas.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Un bello homeje el le haces.
    Se ha ido uno de los grandes. Leonard Cohen ha inspirado, a seducido con su musica, poesía… se ha ido con la discreción y serenidad de las grandes personas.

    Y aunque todo fuera mal,
Estaré ante el Señor de la Canción,
Y en mis labios no habrá otra cosa
más que Aleluya.”


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has escogido la frase mejor y más apropiada de la canción. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. La verdad es que no era santo de mi devoción como músico, si como poeta, pero a estas alturas, que en paz descanse...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nunca llueve a gusto de todos, tenía una voz muy peculiar pero su música era buena.
      Abrazos azules.

      Eliminar
  6. Tengo 4 sobrinos carnales nacidos y viviendo en Montreal.
    No sabía nada de esto, mi primo hermano Alfredo,no hemos tenido conversación sobre este Cantaautor.
    Gracias Airblue por aumentar mis conocimientos musicales.


    ya comentaré algo con él.

    manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hermano mayor de mi madre, mi tío Isaac, vivió más de treinta años en Montreal. Le gustaba Cohen.
      Gracias a ti por tu comentario.

      Eliminar
  7. Una interesante y triste historia.
    La desconocía por completo.
    Te agradezco que, en su recuerdo, la hayas compartido con todos nosotros.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las palabras que dijo cuando le dieron el premio Príncipe de Asturias en 2011.
      Me encanta que te haya gustado.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  8. ¡Que hombre!¡Que voz!¡Que artista! Me gusta como has enfocado el post, has ido a la raiz de sus primeras experiencias con la música y a lo que ha sido la base de su desarrollo como artista.
    ¡Me gusta como lo has contado!
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chela, si te ha gustado amiga, me has dado una buena inyección de optimismo.
      Espero que te encuentres bien, un abrazo fuerte.

      Eliminar
  9. No está la foto de la Luna, pero igualmente la cabecera que tienes es maravillosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! perdón, está puesta en el sidebar.
      :-))

      Eliminar
  10. Un precioso homenaje con esta gran historia.

    Su recuerdo quedará.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia real, digna de un poeta.
      Abrazos Amalia.

      Eliminar
  11. gracias por esta semblanza, algo que no se escucha todos los días, quien reconoce la valía de otras gentes o de otro país,,,,saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una preciosa historia que tenía que traer aquí.
      Gracias.

      Eliminar
  12. Muy merecido y bello homenaje a otro de los grandes, para que en el otoño caen como las hojas del árbol, pero por siempre serán recordados y su música acompañara nustros días.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, nos deja letras y música inolvidables.
      Un abrazo para otra poeta.

      Eliminar