jueves, 12 de octubre de 2017

Leonid Afremov



Estoy dudando si de verdad estamos en otoño. No es normal un tiempo así en las fechas que estamos. No, si ya lo dijeron los pronósticos, que no suelen acertar la mayoría de las veces, a pesar de los modernos aparatos que hay en la actualidad, pero esta vez han dado en la diana: el otoño será más cálido y seco y esto claro, tiene sus pros y sus contras. La temperatura influye muchísimo en el estado de ánimo; los que gustan del sol y el calor, estarán encantados del buen tiempo y tendrán hasta más energías. La depresión otoñal se retrasa aunque los días sean más cortos y las noches más largas.
Expertos de la organización especialista en trastornos mentales, afirman que durante el otoño las personas comienzan a presentar tristeza y apatía diaria, debido a la reducción de horas de luz y la llegada del frío.
 La explicación es sencilla: Cuando oscurece el cerebro libera melatonina, hormona que participa en la generación del sueño y disminuye el nivel de serotonina, neurotransmisor fundamental para tener buen humor, por lo que al no haber suficiente iluminación natural durante los días otoñales, las personas pueden sentir somnolencia todo el día y pueden estar irritables.
Los contras? los cambios bruscos de temperatura que activan los virus y comienzan los largos catarros. Frescor mañanero y calor que a mediodía nos hace despojar de las prendas, que por salir temprano de casa nos vemos obligados a poner.
Y como hay gustos para todo, yo prefiero un  octubre con ropa de entretiempo y si hay que desempolvar el paraguas para recibir a la lluvia, bendita sea que va haciendo falta.

No nos vamos a librar de los típicos días otoñales, la naturaleza pronto pasará factura. Mientras tanto os dejo unas imágenes preciosas del artista que sabe pintar el otoño y la lluvia como nadie y lo hace sólo usando una espátula.
Conseguir el efecto lluvia no es fácil, brillo y reflejos son el ensamble perfecto para que el agua y la luz den sensación de alegría, de una luminosidad ocre casi real.

Leonid Afremov es un pintor nacido en la ciudad bielorrusa de Vitebsk, en el año 1955. Sus pinturas generalmente son paisajes y figuras coloreados vívidamente; usualmente pintados mediante espátula y pintura al óleo. Se graduó en la Escuela de Arte de Vitebsk, fundada por Marc Chagall en 1921 quien tuvo notables personalidades como Kazimir Malevich y Wassily Kandinsky. En 1990 cuando descubrió que sólo la propaganda comunista se vendería en la Unión Soviética, Afremov se mudó a Israel. Al cabo de dos semanas, encontró un trabajo en una agencia de publicidad pintando carteles, pero en las vísperas de una exhibición, su estudio fue destruido por vándalos. Después que su galería de arte fuera destruida por judíos ortodoxos, se mudó a los Estados Unidos.

Leonid comenta sobre su trabajo: "He intentado diferentes técnicas durante mi carrera, pero sobre todo me enamoré de la pintura al óleo con espátula. Cada obra de arte es el resultado de un largo proceso, cada lienzo nace de mi búsqueda creativa, cada cuadro está lleno de mi mundo interior. Cada uno de ellos posee impregnado diferentes estados de ánimo, colores y emociones...
Me gusta expresar la belleza, la armonía y el espíritu de este mundo en mis pinturas. Mi corazón está completamente abierto al arte, por lo tanto, me gusta la creación de bellas pinturas inspiradas desde el fondo de mi alma. Cada una de mis obras de arte refleja mis sentimientos, la pasión por la sensibilidad, y la música de mi alma. El verdadero arte está vivo e inspirado en la humanidad. Creo que el arte nos ayuda a ser libres de la agresión y la depresión... Actualmente soy conocido en todo el mundo."

Vendrá pronto el tiempo otoñal y con una buena dieta sin excesos ni privaciones y una actitud positiva el otoño dejará de ser, según algunos, la estación nostálgica del año.

A todo a quien el otoño le parece triste.

16 comentarios:

  1. Me gusta el otoño. Aunque el buen tiempo alegre a las gentes con estos días tan soleados, no es bueno el excesivo calor ya que los campos y hasta los pantanos se están secando.
    Veo en el telediario vecinos sedientos, en muchos sitios deben hacer restricciones de agua. Resurgen pueblos que estaban sumergidos en viejos pantanos. El clima está alterado.
    Que llueva, que llueva.... la Virgen de la cueva y que los pájaros canten.
    Voy a buscar un paraguas... por si acaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búscalo, profe, parece que vamos a tener lluvia en esta semana.
      No me gusta este "veroño" que tenemos.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho Afremov. El otoño está tan primaveral que mis dos arboles frutales están empezando a florecer, lo que no pudieron hacer en primavera invernal :( Voy por un paraguas, no sea que empiece a llover con tu invocación canto de lluvia, que eswo sí puede ser más probable, jeje.
    Un amplio y cariñoso abrazo de estrellas nuevas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, Sara, no tengo una voz prodigiosa pero te aseguro que canto y nunca llueve. Claro que a lo mejor está vez sí y ojalá tengas razón, estoy cansada del calor, aquí en octubre el sol sigue calentando demasiado.
      Besos con estrellas y anís.

      Eliminar
  3. Me gusta mucho el otoño.
    Las pinturas son preciosas, con un bello colorido.

    Espero que pronto ya se note la nueva estación. De momento, parece verano.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta todo el otoño, sus colores, sus frutos, su ambiente, todo, pero éste no.
      Gracias Amalia.

      Eliminar
  4. Bonitos cuadros. Yo también prefiero un otoño normal. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuadros con lluvia me gustan, no es nada fácil pintar la, mi padre hizo más de un cuadro del otoño y ahora están en mis paredes
      Un abrazo..

      Eliminar
  5. Ha sido un placer entrar hoy a leer tu entrada, compruebo que tú también lo llevas en el corazón y todo en ti son recuerdos.
    Hoy se sentiría orgulloso de que todavía perdure en tu alma con el mismo sentimiento que te inspiraban sus pinturas y su amor de padre.
    Hoy llueve en Valladolid, la tierra estaba pidiendo agua a gritos y el cielo la ha escuchado, ojalá que no deje de caer.
    Como verás, mi ordenador vuelve a funcionar y yo estoy aprovechando el momento para agradecerte las letras que habías dejado en mi espacio y, al mismo tiempo, enviarte un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. Qué alegría Kasioles, ya pensaba que no volvías a este mundillo de los blogs. Tengo demasiados recuerdos, supongo que como todos, la edad además nos aumenta la nostalgia.
    Mi padre pintaba muy bien hasta que la vista y su estado de ánimo por el fallecimiento de mi madre le obligaron a dejar los pinceles.
    Gracias y todo mi cariño a tu vuelta.

    ResponderEliminar
  7. Hola Airblue, parece mentira que, con solo una espátula se pueda pintar tanta belleza, es muy grande (Leonid Afremov). A mi me encanta el otoño y no suelo se persona que en los cambios de estación me entre depresión o melancolía.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, parece que es otra forma de pintar y nada fácil. Me alegra que hayas venido a mi otoño particular, solamente con el colorido que nos deja, alegra nuestra vista y levanta el ánimo.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  8. Hola Airblue, las pinturas son muy hermosas. Si quieres que llueva limpia los cristales de tu casa vera como casi siempre llueve, es broma. Es un otoño muy extraño, pero me temo, que ya nada va a ser igual.
    Te dejo un calido abrazo de luz. Namaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cristales o el coche... y de broma nada, suele pasar.
      Me alegro de leerte, tu verano ha sido muy largo y ya por fin ha venido el fresco.
      Namasté Cristina, Namasté. Esa luz la recojo con gusto, me hace falta.

      Eliminar
  9. Estoy en la calle he salido andar recomendado por mis medicos.
    Son casi las 9 de la noche y hace 30 grados un 22 de octubre...no es normal.
    Me gustaria saber de Manolo sabes algo de el?.
    Beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es normal últimamente nada. No me gusta el calor y en Madrid por lo menos ya el tiempo está más fresco.
      Tengo que llamar a Manolo, pero tiene que ser cuando esté con su hijo, él no puede coger ni sujetar bien el teléfono. Espero que siga bien.
      Cuando sepa algo lo publicaré con gusto.
      Un abrazo.

      Eliminar