lunes, 19 de marzo de 2018

Despierta.



Despierta ya árbol, deja de apoyar tus ramas cansadas en mi ventana, ya no es necesario protegerse del viento ni de la nieve, pronto te librarás del aliento de Eolo y dejarás el manto de hojarasca con el que te estás abrigando. Fíjate como las nubes corren a esconderse y hasta los tejados se quedan sin el fino encaje que llevan luciendo todo el invierno. Nada detiene al tiempo, en este abismo lleno de cosas nada se queda, ni se despide siquiera para decir adiós. Ahora hay que vestirse de primavera, ya está llamando a la puerta mientras el frío se va de puntillas.


Inevitables recuerdos se acercan como siempre y el corazón me pide que escriba. 
A punto de llegar la nueva estación, en una ciudad con fama de fría, donde puedes oír si  lo deseas el ruido de los cascos de Bavieca y donde la primavera es más bien un invierno suave, mi pensamiento vuelve a ver a la niña con trenzas caminando de la mano de su padre, los domingos por la mañana. Sí es la misma que corría al puesto de los barquillos, aquel que todos recordamos girando redondo y rojo y que podías encontrar en cualquier esquina del paseo o del parque. Unos con forma de tubo tostaditos y otros, unas obleas redondas y grandes que casi tapaban la cara y el concurrido quiosco de Avelino con el último número del TBO o del almanaque, más grueso y más caro. Tampoco falta la señora del pañuelo negro, con la cesta llena de chucherías, barritas de paloluz, pipas, bastones de fresa, paragüas de chocolate... mmm ¡qué ricos!. Vendían también unas manzanas bañadas en caramelo, que no eran mis preferidas, pero su color rojo brillante alegraba la vista y daba gusto verlas pinchadas en abanico.




El abrigo no se guardaba hasta junio, por si acaso, los escaparates lucían ya de primavera, una utopía, porque el buen tiempo solo se empezaba a notar cuando el sol se asomaba un poco más de la cuenta y por los primeros lirios morados que nacían en los setos y jardines. ¡Benditas flores, por fin aparecían!, mi pequeño mundo se llenaba de colores, margaritas, pensamientos, peonías y tréboles. Es ahora cuando me doy cuenta de todo lo que se pierde al hacerse adulto. Cuando aún no lo eres, estás deseando deshacer las coletas, pintarte como un cuadro y  ponerte tacones, curioso... después no sabes cómo peinarte, te pican los ojos por el rimmel y solo piensas en ponerte las zapatillas en cuanto entras en casa...

Despierta ya arbolillo, enjuto y seco por las inclemencias del tiempo, el tufo de los tubos de escape  y el ruido ensordecedor de plazas y calles. Despierta de tu letargo que en tus ramas ya brillan esmeraldas, pequeños brotes  llenos de vida. 

De nuevo todo renace, brota como ese cielo dormido, aquello que desde niños ya perdimos, nuestra inocencia, nuestro dolor, nuestras lágrimas, pero con mensajes salidos de un alma noble, sólo se puede vibrar, volver a nacer y como premio reír.




Airblue

25 comentarios:

  1. Creo que este año es mas deseada que otros, la primavera tiene buena fama es la estación con mas poesías, con mas amores y ahora tambien tiene tus palabras que son una melodía para leer. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vendrá como siempre y se llenarán los jardines de flores y la Puerta de Alcalá tendrá muchos más pensamientos.
      Como siempre gracias por venir.

      Eliminar
  2. Precioso canto a la primavera y al otoño de la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Parece que la Primavera también despierta tus recuerdos de niña, ya la tenemos aquí, aunque no lo parece por el tiempo frio y desapacible que tenemos, al menos por aquí que no cesa de llover y con un terrible viento que amenaza de llevarse el ranchito volando en cualquier momento, cosa que afortunadamente nunca ocurre finalmente, y el buen tiempo sucede al malo, esa es una fija :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo parece, desde luego, pero la naturaleza es sabia y sabrá comprensarnos.
      Aquí tenemos mucho aire, demasiado.
      Abrazos azules.

      Eliminar
  4. Cuántos recuerdos maravillosos que han quedado por siempre!!.
    Bella y dulce nostalgia en tus letras a las puertas de una primavera que se hace de rogar.
    Yo nunca olvidaré todo aquello..
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infancia feliz siempre nos acompañará. Hemos sido muy afortunadas.
      Un beso Amalia.

      Eliminar
  5. Viva la expresión naciente del año, en esta estación que ya llega y que amo. Me despertaron hoy los cantos de las avecitas en el árbol más cercano a mi ventana. Ainss... me llevaste a esos días tan felices al lado de nuestros papás, en que nos sentíamos estrellas de cine a su lado.
    Preciosas letras Airblue... preciosos días para ti.
    Mil estrellitas nacientes azul cielo con un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Te comparto, para cuando tengas unos minutos libres:

    https://saboranisestrella.blogspot.mx/2013/07/eres-una-estrella-de-cine.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que de verdad parecías una artista de cine, qué bonito gesto por parte de tu padre. Cosas así quedan grabadas en el corazón y nunca se borran
      Muchas gracias estrella de anis. Vales mucho.

      Eliminar
  7. Florecilla19/3/18

    Muy bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, a la flor más bonita que Dios me ha dado.

      Eliminar
  8. Hoy hay primavera en tu blog y en tu vida, es bueno renacer, recordar, añorar y vivir este presente por el que debemos dar gracias a Dios ya que nos ha permitido ver de nuevo la luz del sol.
    Y nunca mejor dicho pues, después de haber caído ayer por la noche una tremenda lluvia-granizada, hoy ha amanecido con sol y da la sensación que la primavera quiere instalarse y abrirse a la vida con todo su color.
    Y para color, me ha encantado la foto de tu entrada, esos almendros en flor es el anuncio de la primavera, ya sabes el dicho, te adelantas como el almendro, de siempre me han encantado sus delicadas flores.
    Y después de decirte que todo tu texto me ha encantado, te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  9. En tu línea con esta sublime entrada.
    Aprovecho para comentar en este día alocado con el cambio de hora.
    Te invito a pasar por mi blog soñador para saber tu opinión.
    http://diariodeentrenador.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues voy para ese blog. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias por la visita!
      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  10. Hola Airblue, tu entrada la has clavado a mis recuerdos de la infancia respecto a los puestos de golosinas y los colores de la hermosa primavera. Entrar en tu blog es como un soplo de aire fresco que te llena los sentidos.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muchos los que vivimos aquellos años que ahora se han convertido en una bonita nostalgia.
      Gracias Conchi.

      Eliminar
  11. Hola Airblue, la Primavera es un nuevo renaces hacia la vida, por eso esta llena de nostalgia y de recuerdos, y es un buen momento para recuperar la conexión con nuestros anhelos más profundos. Es vivir en la certeza de saber que un nuevo florecimiento es inevitable, y que pronto miles de flores nuevas cubrirán toda la vida de un nuevo color y aroma, para adornar una nueva primavera.
    Un abrazo de luz! Namaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente porque es un nuevo renacer, vuelven los recuerdos, vuelven las vivencias y todos los pedacitos de felicidad ya vividos.
      Namaste Cristina.

      Eliminar
  12. Me ha encantado tu forma de contar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu visita. Te conozco del blog de mi amiga Ester.
      Gracias.

      Eliminar
  13. Me has emocionado con tus recuerdos que son los míos.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  14. ¡No me lo puedo creer! He vuelto para agradecer tus letras en mi espacio y aproveché para releer tu entrada, he visto detenidamente la foto de flores blancas como anunciando la esperada primavera y me pregunto en qué estaría yo pensando cuando te escribí el comentario y me haya referido a ellas como a las de un almendro en flor, seguro que estaría media dormida y no me di cuenta de lo que escribía, mil perdones.
    Casualmente he ido al pueblo hace unos días y lo primero que hice fue hacer una foto a dos almendros que tengo, son los únicos árboles que tienen flores.
    En fin, mil perdones.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar