domingo, 11 de marzo de 2007

INFANCIA







Minerva dice que ya no es igual, pero a mí me ha gustado la idea. Todos hemos sido unos maravillosos locos bajitos, a todos nos ha gustado el cumpleaños, el chocolate con forma de paraguas , correr con el triciclo y meter un dedo en el merengue.
Se llamaba "Quety", era mi perrita, una terrier de pelo blanco lista y pizpireta. Jugaba con ella en el jardín y no le gustaban nada las bicicletas. Cuando veía una, saltaba y se colaba por los círculos más grandes de la puerta de hierro que había en la entrada. Corría para morder los pedales y más de una vez hacía perder el equilibrio a todo el que pasaba. La víctima solía ser siempre la misma, el cartero de turno.
Un día "Quety" desapareció y nunca volvimos a verla. Se cansó de correr detrás de las bicicletas y se marchó lejos. Cuando veo esta fotografía pienso que tenía que haberla abrazado más fuerte y así quizá se hubiera quedado más tiempo con nosotros.

===========================================================

La luna correteaba entre las nubes. La lluvia jugaba al lazo en el camino. Mi silueta se columpiaba entre arbustos y matorrales. Tu sombra perseguía el sol de verano. El jadeo inflaba mis sienes al correr por el barro, el viento agrietaba tus párpados, nuestras rodillas se amoldaban en la arena.

¿Qué buscaban en esos recuerdos nuestros ojos? ¡Al niño que dejamos construyendo castillos entre el pestañeo del mar y nuestros ropajes perdidos!


Lionel Henriquez B.

8 comentarios:

  1. El tiempo que estuvo seguro que dio y recibió mucho cariño, eso es lo más importante.

    Un abrazo

    Runa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13/3/07

    Esto es lo unico malo de ver fotos antiguas, que hay veces que los recuerdos duelen...

    Yo tuve una perrita que se llamaba "Pelusa" pero era una asesina de gatos, literalmente.

    Un dia, le saltó encima del lomo un gato que ella habia dejado tuerto, le sacó los ojos a la perra y la mató...

    Nunca se me olvidará, me he acordado, al ver tu perrita, porque era foxterrier,
    pero la niña...Fuiii-Fuiuuuu ¡¡¡¡
    Bellezón...jajaja Besitos, Genín

    ResponderEliminar
  3. pandora13/3/07

    la foto es preciosa igual que la de Minerva, te digo lo mismo, es bonito guardar recuerdos como esos.

    un beso desde mi caja.
    pandora.

    ResponderEliminar
  4. Airblue13/3/07

    Muchas gracias a los tres. Además, el blanco y negro sigue teniendo su encanto, ¿no os parece?.

    :)

    ResponderEliminar
  5. Qué guay... hoy me estoy dando una vuelta por vuestros blogs y qué sorpresa veros a tantos por aquí de pequeños, que fotos tan bonitas, y que triste a veces algunas historias con vuestras mascotas, pero como dice Runa, el cariño recibido no se lo quita nadie, y hay muchos perros abandonados que jámás lo llegan a conocer.

    un besazo

    silvia

    ResponderEliminar
  6. Pues tendré que animarme y buscar fotos de cuando era pequeña, meterlas en el ordenador y ponerlas en el blog, ya que habeis empezado........además algo me dice que nadie nos va a reconocer .... JAJAJAJ.......algo hemos cambiado....

    Air.....me encanta el blanco y negro. Tuve una epoca, cuando estudié fotografía, que me pasaba el día en el laboratorio trasteando. Ya veis ahora, con el ordenador cuanto se ha simplifiado todo.

    BUENAS NOCHES A TODOS, que va siendo hora de acostarse ya.......

    ResponderEliminar
  7. Una fotografía preciosa y entrañable. Transmite cariño y confianza mutua.
    Tengo una foto muy parecida de cuando yo era niña, pero en lugar de un perrito, lo que yo abrazaba era una muñeca… todavía me acuerdo de los lloros, cuando después de un arranque de generosidad en el que se la regalé a mi prima porque estaba enferma… caí en la cuenta de que ya no la iba a volver a tener.
    Air, un besito…. Me encanta leerte

    ResponderEliminar
  8. Una fotografía preciosa y entrañable. Transmite cariño y confianza mutua.
    Tengo una foto muy parecida de cuando yo era niña, pero en lugar de un perrito, lo que yo abrazaba era una muñeca… todavía me acuerdo de los lloros, cuando después de un arranque de generosidad en el que se la regalé a mi prima porque estaba enferma… caí en la cuenta de que ya no la iba a volver a tener.
    Air, un besito…. Me encanta leerte

    ResponderEliminar