martes, 8 de enero de 2008

INVIERNO




¿Por qué pensamos que el invierno es triste? .... yo diría que es algo melancólico, de una melancolía blanca muy íntima. El invierno no es el frío y la nieve, es un olvidar la gallardía del verde, un volver a empezar siempre esperanzado. Es la paz, las ciudades y los pueblos arropados en el silencio, las casas y las estancias se vuelven acogedoras por el calor de ese silencio. Tan solo se escucha las notas de la melodía que silba el viento.

Y la gente mira por las ventanas como la nieve unifica el horizonte y lo vuelve todo sobrecogedoramente próximo y asequible. Y tú recuerdas como hacías dibujos aprovechando el vaho de los cristales , aquel rosal vestido de guijarros y un solitario banco de madera enmohecida.


El jardín en el invierno también puede ser hermoso. Todavía conserva los ocres del otoño y hay plantas y flores que se pueden cultivar. Recuerdo la escalera llena de macetas de un color rosa muy vivo. A pesar del clima los ciclámenes se conservaban bien.



Si hay una planta propia de los meses fríos del año, ésa es el ciclamen. Pese a su fama de difícil cultivo, el hecho de traer un ambiente colorido al gris invierno hacen de esta bulbosa una flor perfecta para cualquier jardín. Cierto es que necesita unos cuidados especiales y diferentes al resto de las flores pero, con sus múltiples variedades y tamaños, puedes crear una buena combinación de flores para devolver al jardín el brillo típico de la primavera.


Vuelvo a mirar por la ventana del pasado y en estos momentos estoy recogiendo las macetas que adornan el borde de los peldaños de la escalera de piedra. Hay que protegerlas de las próximas nieves y las heladas. Bajo el alféizar de la ventana que da al porche, una hermosa planta es la admiración de toda la gente que curiosa se asoma para mirar el jardín. La Alocasia, llamada también "oreja de elefante", unas grandes hojas de un verde intenso que llegan a alcanzar los dos metros de altura y que no es muy común al clima duro de estas tierras castellanas.




Una tarde mientras comíamos, la planta comenzó a moverse, se desplazaba y corría de un lado a otro. Salimos rápidamente y vimos con sorpresa que la planta estaba siendo arrastrada con una cuerda, era evidente que alguien pretendía llevársela. Un hombrecillo de pequeña altura nos dijo que quería regalársela a su mujer. Parece que la buena señora estaba enamorada de la planta y no había día que al pasar no se asomara a verla.
Aún recuerdo las palabras pacientes de mi padre:" Usted quiere hacer feliz a una mujer sin pensar que puede dar un disgusto a otra ..." Y tenía razón porque la Alocasia era la planta preferida de mi madre.







Invierno crudo, luces pasajeras.

Invierno repetido y monótono.

La hierba humedecida

y mis ojos cansados de mirar.

La juventud como un dios sonámbulo

o la vida, quizás la vida,

como un sol que se extingue.

Veo duendes jubilados

saltando entre la harina dulce de los días,

dormido en una habitación de hotel

con un cuerpo desnudo a mi lado.

Cerrar los ojos, hay que cerrar los ojos

si les sobra la luz,

hay que cerrar los ojos

y no mirar la anchura inabarcable

de este río de sangre cotidiano.

¡Qué pérfido y qué triste

el amanecer de lo prohibido.

A. Redondo Andújar


17 comentarios:

  1. Que cara mas dura la del tio ladrón aquel !!!
    Unas fotos que son preciosas, son las tomadas desde fuera de una casa, todo nevado, y dentro, a través de un generoso ventanal, ver el contraste con el verde de las plantas que se han protegido del rigor del invierno...
    A mi, el cultivo de las plantas de interior, no se me da bien, me las cargo con el agua y abono en demasia, lo mio es el jardín...
    Un beso y salud, Genín

    ResponderEliminar
  2. Air, como siempre que bonito, que delicadeza al buscar las palabras ajenas, adecuadas a las propias y a las imágenes.

    Gracias por tus palabras en mi último post del blog. La verdad es que ese tema apenas lo he compartido, más que con Calle y con Genin. Ha habido veces que me daba hasta verguenza contar más penalidades. Porque la verdad es que la vida se ha ensañado conmigo en los últimos años.

    Pero lo dicho... Año nuevo... Vida nueva... Además de verdad.

    UN BESO MUY GRANDE

    ResponderEliminar
  3. Siempre he pensado que el invierno es la estación que mejor y más agradable se me hace y todo lo alusivo que haces Tú respecto a esas plantas que bien cuidadas dan el contraste de tranquilidad al invierno que a muchos no les gusta.
    Esas ganas de tomarse un café mirando por la ventana mientras llueve o esté nevando o sentado en un sillón con un manto abrigado escuchando musica, leyendo un libro y como no tambíen estar con tu nuevo portátil creando nuevas narraciones de esas que te llegan al alma.
    Muy lindo todo Air y te acompaño en esa melancolía desde la distancia con un buen café con galletitas mmmmmmm que agradable.
    Te comento que hoy amaneció un poco nublado por estos lares, es como un descanso para las grandes calores que estamos soportando.
    Un beso Air

    ResponderEliminar
  4. Hola Air, a mí me pone un poco triste el invierno... Bueno, ya sabes que los cordobeses somos más de calor.

    Bonitas fotos... me has hecho recordar con los ciclamen a mi abuela materna, era su planta preferida.

    Un besote enorme, cielo

    ResponderEliminar
  5. Genio: No me puedo creer que no aciertes con las plantas de interior con lo mañoso que tú eres ..... Tú lo has dicho, las emborrachas y hay que darlas muy poca dosis, la suficiente para que la tierra se te pegue a los dedos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pizarr, gracias por tu comentario y ahora más que nunca gracias por estar aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Tork:

    Acepto ese café pero en el invierno de España. Así que saca tu abrigo del armario y ven a compartir esa humeante taza con las galletas, por estos lares hace bastante frío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jerusalem:

    El frío conserva y el calor destruye, así que déjate de melancolías y coge tu abrigo que nos vamos a tomar un rico café bien calentito cerca de la chimenea. Mira,mira,mira ..... y en la mesa hay un ciclamen de adorno...... :-)

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡vale, por tí pasaré frio...! ¡¡Marchando un cafelito con pastas !! Jejejeje

    Un besote corazón

    ResponderEliminar
  10. Cada estación tiene su encanto.
    Tengo también proyectado un post sobre el invierno pero por el momento estoy con las fotos tan solo...Tu y yo vamos a la par en las ideas...

    También a mi me encanta el ciclamen ¡Es una planta de flores bellas!
    Graciosa la anécdota del ladrón de plantas,¡que listillo!,jeje...

    Un abrazo Air, calido para compensar el frio del invierno.

    ResponderEliminar
  11. ¡ No tengo ni una sola planta dentro de casa!
    Tengo bastante con las de fuera...
    Ahora todo está dormido, las plantas, y el césped marrón...El descanso del jardinero...jajaja
    Un beso y salud, Genín

    ResponderEliminar
  12. Chela:
    Tu post será fantástico, como ya nos tienes acostumbrados. Es un honor para mi que visites mi casa en invierno. Un ciclamen tambien para tí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A mi cada vez me gusta mas el invierno,creo que es porque como por aquí casi siempre hace sol y la temperaura no baja de 16 grados,hecho de menos el frio,y además cuanto mas mayor me hago menos me gusta el verano...será por los sofocos...jajajaja.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  14. El invierno es más calido que el verano, estas más en familia y su calor es inimitable.
    Precioso blog, cuando tenga un momentito te añado en bitácoras amigas, un abrazo.
    Por cierto preciosa música, en voz de quien sabes irrepetible.

    ResponderEliminar
  15. Caballero zp:
    Muchas gracias por tu visita si lo hubiera sabido había preparado un cafetillo....de bienvenida.
    Tú, ya estás añadido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El invierno es recogimiento, es añoranza, es ternura y reposo, es acopio, es introspección, propósito, somnolencia y contemplación. Es serenidad y espera, es confianza, es frío azul y nieve cardando las cimas. El invierno es quietud y es música de piano. Es lectura y bordado, es mazapán horneado y tantas cosas más...
    Por eso, porque tiene mucho de feliz estación, me alegra que lo hayas rescatado de ese presente que lo hilvana, para hacerle un bello reconocimiento.

    Un beso de invierno, Airblue. Pero no frío.

    ResponderEliminar
  17. Dédalus: Creo que has hecho una definición del invierno perfecta,has superado mi escrito y has marcado todvía más el espíritu de recogimiento que yo he querido plasmar. Me ha encantado tu visita.

    Feliz invierno tambien para ti.

    ResponderEliminar