sábado, 5 de enero de 2008

CASA DE MUÑECAS










Es imposible cuando llegan estas fechas no recordar. A quién no le gustaría volver a ser niño, tener cinco años, abrir los ojos y encontrarse con un mundo de ilusiones y fantasías... Es imposible no recordar aquellos juguetes que nos hicieron felices en la infancia.
Entre todos mis regalos, si tengo que elegir uno sin duda me quedaría con mi casa de muñecas. Mi padre era un artista nato. Tenía una gran habilidad para hacer con las manos las cosas más increíbles que se pueda imaginar. Unos cuantos trozos de madera, clavos y pintura fue lo que necesitó para hacer mi preciosa casita de muñecas. Las ventanas vestidas con cortinas rojas, los techos con lamparillas hechas de cuerda y velas, la escalera, el jardín, los pequeños muebles de madera decorada hasta el más mínimo detalle .... Cuando aquella fría mañana del seis de enero me levanté después de una noche llena de nervios y de impaciencia, no podía creer lo que mi vista tenía delante.




Fue una sorpresa que no esperaba; yo era tan chiquita que no alcanzaba ni a tocarla. Un regalo artesano que me hizo mucha ilusión y que durante años estuvo conmigo hasta que el tiempo y mi inocencia fueron pasando.

La tecnología ha avanzado y aquellos juguetes que muchos de nosotros disfrutamos ya se han quedado obsoletos pero nosotros jamás podremos olvidarlos. Los bebés antes solo lloraban, ahora comen, ríen y hablan, las muñecas se limitaban a cerrar y abrir los ojos y la gran parte de ellos no tenían ningún movimiento, pero nos hacían ejercitar nuestra imaginación.. Hace unos meses visité uno de tantos museos del juguete antiguo y disfruté como una niña pequeña. Me fijé sobre todo en aquellas muñecas de cara de porcelana, que no me resultaban muy agradables y en las de cartón piedra como la famosa Mariquita Pérez que fue una muñeca española nacida en 194o que marcó una época.


Diseñada por Leonor Coello de Portugal y fabricada por el artesano Onil Bernabé tras la Guerra Civil Española, Mariquita constituyó un auténtico fenómeno social al tratarse de la primera muñeca que contaba con biografía, padres, hermano (Juanín) y un extenso fondo de armario. El primer modelo lanzado en 1940 era de cartón piedra, tenía los ojos fijos de cristal y cabello de pelo natural. A partir de 1941 se comercializan modelos de muñecas articuladas o andadoras. A partir de 1959, se empieza a fabricar en plástico duro. Su compra, sin embargo, solo podía ser costeada por las clases más pudientes debido a su elevado precio elevado.

Os confieso que nunca la tuve, entre otras razones porque nací mucho después y por entonces ya quedaban muy pocas y la mayoría se vendían para colección.


***************************************************************************


Voy a cerrar un momento los ojos ... cerremos por unos instantes todos nuestros ojillos y volemos con nuestra imaginación a nuestros años infantiles ...... ¡eeeeh, no me empujeis que me resbalo con los patines!, mirad qué chulos, tienen las ruedas de aluminio para que no pesen y las correas son rojas y azules ..... y mi cajita de música no para de sonar.



Un juguete, una ilusión.


"En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta."

Pablo Neruda.





10 comentarios:

  1. jajaja Que delicia de post, amiga, como he disfrutado recordando! Gracias.
    Uno de mis regalos favoritos fué un precioso Mecano, que tenia hasta motores para, o bien siguiendo las instrucciones del libro, o la inventiva de uno atornillando piezas, se hacian casas, coches, gruas, tanques, barcos, puentes, en fin de todo.
    Y unos preciosos patines reglamentarios para jugar a Hockey...
    Muchos mas claro, porque afortunadamente no tuve que pasar penurias como tantos otros niños nacidos en el 41, pero estos dos los recuerdo muy gratamente porque los tuve muchos años...
    Un beso salud, Genín

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bonito Air!, y cuantos recuerdos de dias de reyes y de chocolate caliente...

    Besos corazón

    ResponderEliminar
  3. Tu siempre acertiva con tus narraciones y me llevaste a recordar mi infancia, un juego de palitroques de madera eran unos soldados de chaqueta color rojo y pantalones negros con un gorro bien alto y después un camión de madera, pero lo que mas me gustaba era hacer con cajas de carton que llevaba mi padre a casa, un refugio y me metia dentro de ellas y me creía todo el cuento.
    Siempre das justo donde puede uno flaquear en sus memorias de niñez y me fascina porque es rememorar un tiempo donde no tenías problemas y preocupaciones y sólo te dedicabas a pasarlo bien, osea a ser niño(a) y también trato de enseñar a otros chicos a jugar juegos ya pasados y que queden en su memoria por ejemplo al trompo - las bolitas (canicas)- volantín -damas - ludo - Gran ciudad - ajedrez - etc.
    Como vez no pierdo ese entusiasmo y siempre aflora desde mi interior ese corazón de niño que ha muchos les falta.
    Vaya para ti un beso Air, niña por siempre.

    ResponderEliminar
  4. Genio : ¡El mecano!, la de piezas que tenía.... me mareaba cuando mi hermano lo sacaba, pero hay que reconocer que era un juguete de lo más recreativo. Muchos ingenieros comenzaron su andadura con él, sí..... es cierto, aprendías a apretar y aflojar tornillos, tuercas, pasadores... Oye, a lo mejor fué pionero en tí mucho antes de fabricar tu "niña" y hacer la competencia a Eolo. Ja,ja,ja,ja.

    Besotes, Genio.

    ResponderEliminar
  5. Jerusalem:
    Mi niña, es verdad, ahora que ya no tengo que comprar juguetes para mis hijas, echo mucho más en falta aquellos años. Y el chocolate, ¡qué rico!, en mi tierra se acompañaba de roscón y bizcochos, ahora no sabe tan bien, era mejor cuando nos lo hacía nuestra madre ¿a que sí?.

    Un beso mi niña.

    ResponderEliminar
  6. Tork:

    El trompo,(la peonza), el diábolo, las canicas, el Monopoly, o el mismísimo Trivial, todo vale para que tus chicos aprendan. Deduzco que te dedicas a la enseñanza, si es así enhorabuena, respònsable profesión pero maravillosa a la vez.
    Los años pasan y los recuerdos jamás. Yo tuve una infancia feliz, tengo que reconocerlo, a pesar de que España en aquellos tiempos no estaba muy brillante, pero a mis hermanos y a mí no nos faltó de nada.

    Un abrazo Tork y sigue escribiendo.

    ResponderEliminar
  7. Que bonita!!
    En momentos muy dificiles en mi vida, necesité conectarme con mi niñita interior para retroalimentarme y continuar.
    Me había olvidado de jugar y todo era más difícil entonces.
    Mis hijos son grandes, pero los Reyes siguen viniendo a casa...ya viste, solo los zapatos son muy grandes, ellos siguen siendo mis "chicos"...
    Preciosa tu casa de muñecas!!
    Yo estuve enviando a mis amigas y a Nanny Lidia(mi hermana) Muñecas de porcelana...y no tengo tu correo, por eso no la recibiste.

    Un beso de chocolate para tu niña interior, que ella no permita que pierdas tu capacidad de asombro, tus deseos de jugar y ser feliz...
    Te abrazo fuerte pequeña...
    ¡Felicidades!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. No es mi profesión pero es innato, me gusta enseñar a los demás cosas que he aprendido en la vida, tu sabes cuando uno ha pasado por los scout te queda de por vida ese método.
    De mi infancia también al igual que tú no nos falto nada. Buenos tiempos aquellos.

    Un beso Air y estoy en eso preparando algo.

    ResponderEliminar
  9. Tengo entre mis citas preferidas una sobre el infinito mundo de los niños que escribió el gran Mark Twain. Decía:
    "De pequeño podía recordarlo todo, hubiera sucedido o no."

    Un beso, Airblue.

    ResponderEliminar
  10. Si, Air. El chocolate que tomabamos cuando esos dias de reyes era diferente.

    Un besote corazón

    ResponderEliminar