viernes, 21 de octubre de 2011

¿ERES SENSIBLE?



La sensibilidad es la capacidad que tenemos los seres humanos para percibir y comprender el estado de ánimo, el modo de ser y de actuar de las personas, así como la naturaleza de las circunstancias y los ambientes, para actuar correctamente en beneficio de los demás. Y ante todo debemos distinguir sensibilidad de sensiblería, esta última siempre es sinónimo de superficialidad, cursilería o debilidad.

Ser sensible implica permanecer en estado de alerta de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, va más allá de un estado de ánimo como reír o llorar, sintiendo pena o alegría por todo.

Ser sensible no es signo de debilidad, no obstante, las personas prefieren aparentar ser duras o insensibles, para no comprometerse e involucrarse en problemas que suponen ajenos a su responsabilidad y competencia. De esta manera, las aflicciones ajenas resultan incómodas y los padecimientos de los demás molestos, pensando que cada quien tiene ya suficiente con sus propios problemas como para preocuparse de los ajenos. Pero n
o hay duda de que la indiferencia es el peor enemigo de la sensibilidad.

La sensibilidad nos hace despertar hacia la realidad, descubriendo todo aquello que afecta en mayor o menor grado al desarrollo personal, familiar y social.
La sensibilidad viene de los sentidos y radica solo en los individuos que confían en sus sentidos, porque los conocen, los entienden y dominan a voluntad, todos o alguno de ellos.
Se dice tanbién que la sensibilidad reside principalmente en el arte: poetas, pintores y cualquiera que lleve consigo esta maravillosa cualidad innata. Yo creo que hay mucha sensibilidad en ellos y en la vida misma, porque solo los humanos se sienten vivos y sienten la vida, y el arte es producto de estos humanos.


Y ahora toca hablar de mí. Dicen que soy demasiado sensible, que magnifico y dramatizo demasiado las cosas y los problemas, por ello sufro las consecuencias, pero cada uno tenemos una forma de ser, un carácter que se va formando según se desarrolla nuestra vida y por supuesto la genética tiene un papel muy importante. Mi madre tenía una sensibilidad a flor de piel, se emocionaba ante una melodía, un recuerdo, o cualquier momento que le hacía feliz. Mi padre demostraba su sensibilidad en el arte de la pintura. El artista no es solamente el que sueña, como cualquier individuo, sino el que construye sueños. Él imaginaba y transformaba lo imaginario en realidad, desde niño sabía plasmar sus emociones en un lienzo.





Soy sensible, sí, porque exprimo todos los sentidos en cada momento, amo la belleza del espíritu, la fragilidad del sentimiento, la mirada transparente y la bondad del pensamiento.

Mi alimento es la debilidad y la fuerza, la soledad y la ternura, la comprensión y el esfuerzo.

Amo la vida, me lleno de paz mirando una flor, o recibiendo una sonrisa. Soy débil ante las penas, a veces demasiado, pero compadecerse del dolor y el sufrimiento es aprender a valorar y a sentir emoción por las cosas más livianas de la existencia.




De nuevo hago alusión a las lágrimas porque van ligadas a la sensibilidad. Dicen que son espejos del alma y que se puede navegar entre ellas hasta tocar el fondo del corazón más frío. Dicen también que si un día escucháramos la armonía de una melodía, la auténtica melodía del alma, la que llevamos guardada en el interior, encontraríamos fácilmente la senda del buen camino, el camino de la felicidad, de la auténtica y verdadera felicidad.
Siendo así, no me importa ser sensible.
Os dejo un poema de Manuel Altolaguirre:

El alma es igual que el aire.
Con la luz se hace invisible,
perdiendo su honda negrura.
Sólo en las profundas noches
son visibles alma y aire.
Sólo en las noches profundas

Oscurece tu alma pura.
 
Déjame que sea tu noche,
que enturbie tu transparencia.
¡Déjame ver tu hermosura!




20 comentarios:

  1. A estas alturas ¿Que te voy a decir que no sepas ya? jajaja
    Si, soy sensible, mucho, lo sabes, pero esta es una de las cosas que da igual lo que digan los demás o uno mismo, porque es que hagas lo que hagas, vas a seguir siendo igual, todo tiene su lado positivo y negativo,siendo sensibles lo disfrutamos mucho, pero claro, somos muy vulnerables por los sufrimientos de los demás.
    Hoy viendo el telediario sufrí viendo como maltrataban hasta la muerte a Gadafi, fíjate tu, una persona a quien aborrezco, pero no puedo ver que hagan sufrir a los demás de esa manera.
    Así que amiga mía, sigamos con nuestras sensibilidades, que le vamos a hacer.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Hola Air tu hablas de la sensibilidad como algo positivo, pero no lo veo así. Lo he pasado muy mal hasta que podido controlar un poco esta sensibilidad. Pero mucho. Para mi más que unida a las lágrimas que también va unida a la intuición y ambos hacen un cóctel nada positivo para la felicidad y si encima tienes buen memoría ni te cuento.
    Entre ser sensible y no serlo por supuesto me quedo con la primera opción ahora que he aprendido a convivir con ella.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Aunque la vida me ha creado un caparazón, para una mayoría de las cosas,
    SI SOY SENSIBLE, a lo que le acontece a mis semejantes.

    Sabes que has hecho con algunos de tus escritos, que mis ojos se me humedecieran y brotaran lagrimas.

    Comulgo plenamente con tus pensamientos.

    Esperaba ansioso tu nueva entrada para poder leerte.

    Saludos afectuosos
    manolo

    ResponderEliminar
  4. Sería un verdadero placer, el saludarte en mi tierra, en mi Serva la Bari.
    Cuantos nombres ha tenido Sevilla.
    Aunque te gusta volar, el AVE, es más práctico, para venir.
    ¿Pero como me entero de que vienes?
    Si vinieras, vivo muy cerca de la Estación y me acercaría a saludarte y así poder contar a mis nietos que he saludado en persona a AIRBLUE.

    mi correo es:

    conde.manolo@yahoo.es

    Si alguien más envia algún correo, bienvenido.

    ResponderEliminar
  5. Tener sensibilidad es un don, una cualidad, supone tener los sentidos dispuestos, saber percibir la realidad con exactitud, lo que hay en nuestro entorno, sean personas o cosas. Ello nos permite también, actuar en consecuencia, con más posibilidades de acertar en nuestro comportamiento, en traducir la belleza que hemos captado...

    La parte negativa es que a veces el entorno es hostil, cruel, desagradecido, carente de belleza, y entonces la persona sensible sufre, sobre todo si no puede cambiar ese entorno, a esas personas, cosas, o situaciones.

    Yo también me considero una persona sensible, afortunadamente, aunque haya sufrido mucho por ese motivo.

    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Soy una persona sensible, y que fácilmente me emociono.

    Me encanta tu blog, me quedo viéndolo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola, te felicito por tu post, yo también soy una persona, sensible, vulnerable, por esto estoy en la red para ayudar a cuantos no encuentran ayuda y se sienten en viva soledad
    Es cierto que la sensibilidad también hay que educarla, no reprimirla, digo, bien educarla para que no nos haga sufrir y perder los papeles ante situaciones desesperantes de nuestros hermanos sufrientes.
    Te dejo mi ternura con un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Genín:

    Pues sí, amigo, te tengo incluido en la lista de sensibles, No hay forma de cambiar, quien nace asi, asi sigue toda la vida y eso que los años te van endureciendo...
    Besos azules.

    ResponderEliminar
  9. KATY:

    Es verdad que se sufre y que se pasa muy mal, pero es preferible a ser impasible. Como tú, me quedo con un corazón blando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Manolo:

    Me hace ilusión verte por aqui,has cumplido lo que me dijíste.

    Nada me gustaría más que darte un abrazo, este verano se lo dí a Chela, todo es proponérselo y sacar ese billete para Sevilla.
    Tomo nota de tu correo.

    Manolo,te despedíste y en el adiós ya estaba la bienvenida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Chela:

    Parece que sensibilidad equivale a sufrimiento, al menos coincidimos todos, pero sin ella la vida sería insulsa, no se puede vivir con una venda en los ojos sin pensar en lo que nos rodea.

    La sensibilidad es una riqueza cuyo dueño siempre desea compartir.

    Te quiero amiga.

    ResponderEliminar
  12. María:

    Bienvenida a este blog y al mundo de los sensibles.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Sor Cecilia:

    Su paso por la red significa lo que siente: la necesidad de ser útil a los demás. Le aseguro hermana que hasta ahora lo está consiguiendo.

    No cambie.

    Un abrazo azul.

    ResponderEliminar
  14. Gracias,entre todos lo hacemos posible
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  15. Una preciosa entrada, aunque todo tu blog derrocha sensibilidad. Es un placer haberte encontrado.

    ResponderEliminar
  16. Querida amiga: 1000 gracias por interesarte por mí.Si te parece bien me puedes enviar un correo, a la dirección que se encuentra arriba a la derecha de mi blog.......tú si derrochas sensibilidad, cualidad que yó valoro mucho.

    Un fuerte abrazo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  17. Air vale la pena, la sensibilidad nos permite percibir momentos muy especiales, somos capaces de leer una mirada, de interpretar un gesto, de responder con ternura.
    Sufrimos, por situaciones que pudieran pasar desapercibidas, pero repito, vale la pena.
    Tambien nos permite disfrutar, cuando la Naturaleza nos muestra su grandeza,son instantes que nunca llegamos a olvidar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Mar:

    Totalmente de acuerdo, muchos dicen que se sufre, en cambio yo creo que somos capaces de afinar los sentidos hasta llegar a valorar los detalles más nimios de la vida, que para los demás pasan desapercibidos.

    ¿Cómo estáis?. Tenemos nuevo libro recien publicado: C-212 un español universal.

    Saludos, amiga.

    ResponderEliminar
  19. ¿Quieres clicar en mi perfil?

    Saludos manolo

    ResponderEliminar
  20. Hola Airblue, la sensibilidad es una cualidad y es elemental para la vida en sociedad, que haríamos en este mundo si no hubiese personas sensibles??
    Se nota que tu eres muy sensible, creo que nuestros blogs hablan de como somos y justamente el tuyo indica tu gran sensibilidad.
    Me encantan las pinturas que has publicado de tu padre.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar