jueves, 1 de junio de 2017

Un arte especial.

Sabemos que arte es toda forma de expresión de carácter creativo que puede tener el ser humano. En el arte se expresa lo que una persona siente a través de una infinidad de formas y técnicas. Arte es la capacidad que tiene el hombre para expresar sus sentimientos, emociones y percepciones.
Sabemos también que existen muchas clases de arte, pero me quiero centrar en uno en particular basándome en una entrada publicada hace unos días, el especial arte de confeccionar maquetas. Habilidoso, minucioso y metódico y en el que además se requiere mucha paciencia, sobre todo cuando se trabaja a escala y las piezas son muy pequeñas.

 








Merece la pena traer a este blog uno de las muchos hobbies que los aficionados a la Aviación realizan, aprovechando sus habilidades, como distracción y sobre todo como satisfacción y recreo de la vista.

Se trata de estas maquetas a escala de tamaño diminuto creadas por una compañía japonesa para conmemorar el centenario de la Aviación en el año 2003.
Están compradas en el Musée de l'Air et de l'Espace sito en el aeropuerto de Le Bourget (Paris) en agosto de 2003.
Las maquetas venían como una plancha de metal troquelado. En alguna, como el Spirit of St. Louis se incluía alguna pieza separada (en este caso el morro). Las piezas debían sacarse del troquelado, plegar los elementos según necesidades y finalmente pegar los puntos de unión con pegamento rápido de cianoacrilato. La precisión de los elementos troquelados era excepcional, basta pensar en las dimensiones de las cuatro mini maquetas. Los modelos de avión que a continuación se reseñan con su envergadura (distancia de punta a punta del ala), son todos antiguos, son aviones que hicieron historia.





Flyer I de los hermanos Wright (1903): envergadura 77 mm





Blériot XI (con el que Louis Blériot cruzó el Canal de la Mancha en julio de 1909): envergadura 57 mm




Fokker DR.1 triplano (el avión del Barón Rojo): envergadura 48 mm





Ryan Spirit of St. Louis (con el que Lindbergh cruzó el Atlántico en 1927)
envergadura 88 mm


El Blériot XI pilotado en solitario por el aviador Louis Bleriot cruzó por el aire por vez primera el Canal de La Mancha. Fue el primer aparato vendido a la Aviación militar francesa y el primero en ser utilizado en operaciones militares.





El famoso triplano Fokker Dr.1 fue el avión preferido del mítico Barón Rojo. Sus tres alas le proporcionaban una excelente sustentación y agilidad, pero su gran resistencia aerodinámica mermaba considerablemente su velocidad.





Charles Lindbergh, un piloto de veinticinco años, decidió que la mejor solución era un avión especial con un único piloto y sin radio. La Ryan Company de San Diego le construyó su aeronave que fue llamada NYP Spirit of St. Louis. El Spirit of St. Louis era un pequeño monoplano de ala alta con un enorme tanque de gasolina colocado entre el motor y la diminuta cabina de vuelo.
Después de meticulosas preparaciones, Lindbergh despegó del New York's Curtiss Field (Long Island) el 20 de Mayo de 1927 a las 7.52 de la mañana, después de pasar la noche sin pegar ojo. El vuelo fue relativamente sin contratiempos y aterrizó en Paris Le Bourget a las 10.22 de la noche del 21 de Mayo: 33.5 horas después de haber despegado del Roosevelt Field de NY. Su vuelo de 3500 millas le otorgó honores universales y un magnífico puesto en la historia de la aviación.








En mi casa tengo un cielo de cristal, un cielo ficticio donde vuelan las muchas maquetas que no han sido realizadas por mis manos, yo solo escribo sobre ellas y las muestro con orgullo. Su verdadero autor es un hombre dedicado por entero a la Aviación y a su divulgación en revistas y varios libros publicados.

Mi reconocimiento y cariño a su labor.

21 comentarios:

  1. Muy merecido tu homenaje. Un arte que exige demasiada precisión para lograr construir esas piezas perfectas a escala, y que vuelan sin cesar por todo Airblue, mezclándose y jugueteando con las estrellas.
    Muchos besitos de anís, preciosa... te llegarán volando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que hace más quien quiere que quien puede. En este caso son verdaderamente las dos cosas. Ahora sabes de donde viene Airblue, del aire y del color de mis ojos. Mis estrellas son también tuyas. Y ese hombre es mi marido.

      Eliminar
  2. Vaya lección hemos recibido, no solo sobre la construcción de maquetas sino tambien sobre los tipos de aviones, la paciencia por el detalle, el pulso y la minuciosidad son un arte no suficientemente valorado. Me uno a ese homenaje, haces bien en estar orgullosa y os mando un abrazo a cada uno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo daré de tu parte. No sé cómo no me han salido hélices en la nariz. Je,je.

      Eliminar
    2. Las hélices estan en tu sonrisa

      Eliminar
  3. Magnifico!
    No creo que pudiera hacerlo, se requiere una paciencia que no tengo y una gran dosis de habilidad, esa, quizá la tenga, las cosas manuales se me dan bien, pero si dura poco tiempo realizarlas...jajaja
    Pero claro, especializarse en un solo arte, seguramente requiere vocación, y en este caso, aunque me gusta, no la tengo.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres capaz de hacer todo si te lo propones, que lo sé muy bien. Eres un genio.

      Eliminar
  4. Hermoso tu homenaje. Dicen que la paciencia es un don y esta persona tenia una buena dosis, para construir todas esta piezas una por una.
    Un abrazo para los dos. Namaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Namasté Cristina. De altos vuelos y alta paciencia, es vocación.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  5. Entrada de altos vuelos para este nuevo mes.
    ¡Feliz Junio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es, desde arriba te aseguro que el mundo se ve diferente.
      Feliz mes también para ti.

      Eliminar
  6. Gran homenaje, gran entrada y muy didáctica.
    Me encantó tanto como me asombró.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran tus palabras. Son ya demasiadas maquetas, pero las que os traigo son de verdad una maravilla.
      Gracias a ti.

      Eliminar
  7. Me faltan dos cosas esenciales para poder hacer algo tan bonito como eso: paciencia y habilidad.

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  8. Ayer precisamente estuve viendo una maqueta de la catedral de Getafe ¡de azúcar! Y me gustó mucho. Está en Hipercor del Bercial.
    Creo que lo tienes cerca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un hermoso y merecido homenaje.

    Fantástico trabajo y muy de admirar la paciencia para realizarlo.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, la verdad es que son unas pequeñas joyas.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  10. El día que mi santa esposa me dé permiso termino "mi Bounty" y "mi San Felipe". No me gusta decir que son maquetas, más bien barcos a escala. Pero claro con más de sesenta cms. de eslora y otros tantos de altos cada uno mi distinguida parienta dice eso de: ¿donde los ponemos? ¿tu le vas a limpiar el polvo?
    Nada, que cuando mis churumbeles consigan abandonar el nido, me apropiaré de sus cuartos y veras las atarazanas tan chulas que pienso montar, con permiso de la jefa.
    Con los aviones tan pequeños no me atrevo, se lo dejo a los artistas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocupan sitio, pero dime, no merece la pena buscarlas un lugar?, tenemos en las casas cantidad de trastos acumulados, yo hago limpieza de vez en cuando y o guardo o tiro, pero hay cosas que merecen tenerlas y exponerlas.
      Seguro que tus barcos quedarían preciosos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Son geniales las maquetas Airblue y además con buena información. !!Felicidades para los dos!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te hayan gustado.
      Abrazos para ti.

      Eliminar