miércoles, 24 de octubre de 2007

ES NOVIEMBRE ..... ¿Y A TÍ ? .......






Algo especial tienen las mañanas de Noviembre. El placer de respirar su ambiente húmedo y la sensación de paz que se siente al pasear por los parques y las alamedas solitarias . La vista se recrea mirando las hojas caídas que se amontonan en el suelo. caducas, amarillas, pardas, antes vivas y ahora ... dormidas. Los árboles desnudos en su propio esqueleto y en una quietud perfecta están llamando a voces a esa compañera del momento, la melancolía. Me gusta este tiempo en el que empiezan a asomarse las primeras nieblas, no importa que los días sean cortos, a estas alturas ya no me afecta el recuerdo del pasado verano, al contrario, este mes bautizado por muchos como "mes de los muertos", me hace sentir viva y me encanta recibir esa brisa húmeda que fortalece los sentimientos y me gusta respirarla aún con más fuerza aprovechando la nueva oportunidad de vivir y comprender lo que significa esta estación: la transición del calor al frío y metafóricamente comparando, el paso de la juventud a la madurez, el paso tambien a la última etapa.




El otoño de la vida se va acercando de puntillas y sin hacer ruido. No sé si pensamos lo suficiente en la vejez, creo que hasta que no se convierte en un problema preferimos vivir al día y hasta cierto punto tiene su lógica. Pero lo que está claro es que la sociedad envejece, un 22% de la población tiene más de 60 años y nuestra esperanza de vida es de las más altas de Europa. Parece que viviremos más de 80 años y lo que es una buena noticia se transforma también en incertidumbre.


Y aquí está la temida pregunta:

¿Quién va a cuidar de nosotros, los ancianos del mañana?, ¿quién va a cuidar de ti, de usted ..... no, no volvamos el rostro para mirar a otro lado ...... la realidad es que ya hasta nos estamos quedando sin cuidadores y sólo los que pueden pagar a alguien para que saque a su anciano padre a pasear al parque respiran tranquilos. Es curioso porque en las salas de terapia han incorporado una nueva modalidad de síndrome, el de cuidador. Increíble pero cierto. Lo padecen personas que viven pendientes de alguien que les necesita día y noche, presos de una circunstancia que, por mucho cariño que haya de por medio, llegan a odiar.





Hasta hace poco, el cuidado de niños, enfermos y ancianos formaba parte de la vida, de las tareas, de las mujeres de la casa. La incorporación de la mujer al mundo del trabajo remunerado ha trastocado esa realidad cotidiana; hay comunidades que la tasa de actividad femenina llega al 50% y no me parece una cifra demasiado alta, pero lo cierto es que les queda poco tiempo libre y menos energía. Se intenta, pero cuesta mucho y el resultado es que las mujeres de entre 35 y 55 años padecen tres veces más enfermedades por culpa del estrés que los ejecutivos. Además muchos hombres no están preparados para cuidar a nadie y les suele costar asumir su parte. Desde luego que hay excepciones, pero asear a los ancianos, darles de comer, vigilar que tomen las medicinas, cambiarles las sábanas, escuchar, hablar de gente que no está, cogerles la mano y prepararles la merienda, cosas que antes hacían las hijas o las abuelas jóvenes, no resulta fácil cuando estás sometido a otras obligacione





Observamos con miedo a nuestros mayores y aturdidos por una responsabilidad que nos sobrepesa, reclamamos ayuda al Estado, que no es capaz de responder con más ayuda social y que sigue confiando en la familia tradicional, la de siempre, la que sacaba las castañas del fuego y se hacía cargo.

España dedica alrededor del 20% del PBI a gasto social, cuando la media en Europa alcanza el 27% y en lugares como Suecia y Finlandia pasa del 3o%. Los europeos, sobre todo los del norte, ya se han hecho a la idea de que serán sus impuestos y no sus familias, los que les asegurarán una vejez digna. La familia media necesita del Estado. Cuidan del abuelo, pero sueñan con avanzar en la lista de espera y conseguir una plaza en una residencia pública y para muchos además esta ayuda es urgente y prioritaria. Los hogares no están preparados para atender las necesidades de pacientes con Alzheimer o cualquier otro tipo de demencia senil.

Tambien es verdad que a lo que la gente aspira es a envejecer en casa, al margen de enfermedades y deterioros extremos, porque se teme que en las residencias, por bien que estén, los ancianos mueren antes, al menos es lo que se oye y que desde luego no está para nada demostrado. Aunque la mayoría prefieren vivir solos, no quieren ser un lastre y se aferran a sus viejos pisos en su barrio de toda la vida, también muchos, los menos, optan por buscar una cama limpia, en un lugar luminoso donde tengan todas las necesidades cubiertas. Sin embargo la mayoría reclaman más ayuda domiciliaria a cargo del Estado y, algo de compañía.
A base de insistir conseguiremos esta ayuda a domicilio, pero ¿dónde encontraremos la compañía?. Me temo que el Estado no nos arreglará este asunto de envejecer bien y que tendremos que buscar una fórmula que nos permita a hombres y mujeres cuidar de los nuestros. Nos quedará menos tiempo para el trabajo y para el ocio, incluso habrá que renunciar a muchas cosas, pero todo sea por una vejez digna y así encontrar una respuesta a esta enorme duda:



Y a ti ...... ¿quién te cuidará?








Palabras de un padre



"Cuando algún día te diga que ya no quiero vivir, no te enfades. Algún día entenderás que ésto no tiene que ver contigo, ni con tu amor, ni con el mío. Intenta entender que a mi edad ya no se vive, sino que se sobrevive. Algún día descubrirás que, pese a mis errores, siempre quise lo mejor para ti y que intenté preparar el camino que tú debías hacer. No debes sentirte triste, enfadado o impotente por verme de esta manera. debes estar a mi lado y ayúdame a acabar mi camino, con amor y paciencia. Yo te pagaré con una sonrisa y con el inmenso amor que siempre te he tenido"


.



Entre los arbustos, los duendes traviesos de la lluvia lanzan con sus deditos helados hojas secas como sueños abandonados. Lejos, muy lejos, tan lejos que podría ser un recuerdo, alguien canta.








19 comentarios:

  1. tenga cada día su afán

    te parecerá radical y loco, pero es lo que pienso, y lo pienso con mucha fe: los amados de los dioses morimos jóvenes, y a todo esto, yo no creo en la muerte

    un abrazo

    amor

    :-)

    ResponderEliminar
  2. No crees en la muerte física?, entonces debo entender que la materia evoluciona y se transforma. En cuanto a lo espiritual, si somos energía, la energía ni se transforma ni se destuye. Quzá sea ésta la única forma de vida. Pero entonces ¿por qué envejecemos? .

    Un saludo Amor. :-)

    ResponderEliminar
  3. airb, creo más en la realidad del pensamiento que en la de la materia, creo que la materia la creamos pensándola, y creo que el pensamiento es inmortal, y más allá de la apriencia de muerte ante terceros lo creo perfectamente capaz de crear otra vida material, física, como esta o mejor, después de eso que llaman muerte

    la muerete de uno sucede ante los ojos de los demás: a los propio ojos uno sigue vivo, el sueño que es la vida continúa, no me preguntes cómo

    :-)

    un beso

    santi

    ResponderEliminar
  4. Buena reflexión, un poco difícil de seguir, pero sobre todo inteligente. y esperanzadora tambien. Me quedo con lo de "pensar es crear".

    Un abrazo, Santi

    ResponderEliminar
  5. a tu disposición: santitena@gmail.com

    un beso

    :-)

    ResponderEliminar
  6. Todo el mundo quiere llegar a viejo,pero nadie quiere serlo.
    Pero la vejez no es tan mala cuando se considera la alternativa.
    Lo que realmente nos preocupa,no son los años sino los achaques que conlleva vivirlos,si nos aseguraran que nos podríamos valer siempre por nosotros mismos...no seria tan malo envejecer...o sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Buena esa reflexion,amor. No te voy a preguntar nada. Pero la verdad es que algo si comparto contigo. Que morimos para los demás, pero que seguimos en el camino. No materialmente, pero si intelectualmente.

    Es mi humilde opinión, lo que yo creo y pienso.

    Sobre la vejez, yo comparto, que el anciano, o la persona mayor, si la sacas de su mundo. De ese mundo que él a formado durante su vida, le quitas media vida. Porque si la memoria falla, siempre queda algo que te hace vivir en ese mundo que ha sido el tuyo durante toda tu vida,tu barrio, vecinos, amigos, etc.

    Yo soy partidaria de ayudar a los ancianos en sus casas. Ayuda para que no las dejen, y una buena solución, a muchos problemas se solucionarian, si adoptasemos a abuelos. Esos jovenes que necesitan pisos para vivir y estudiar. Es una formula que en algunas ciudades se está haciendo.

    Y es bonito, y hermoso. Adoptar a un abuelo, para ayudarse mutuamente los dos. Uno da su experiencia, y otro da su vitalidad.

    Besitos, Leo

    ResponderEliminar
  8. Querida Airblue, acabas de dejarme un comentario en mi blog (el correo me avisa de las entradas en el margen derecho del ordenador mientras escribo) e interrumpo lo que estaba haciendo para leerlo. Aprovecho para contestarte porque iba a hacerlo mañana y mejor ahora. Mi sorpresa es ver que tu última página versa en parte sobre el otoño, el de la naturaleza, el de la vida de las personas, que pones unas bellas fotos y que la música es la de "las hojas muertas". ¡Purita telepatía! Lo que estaba haciendo ahora es seleccionando las fotos que hice el sábado y domingo pasado buscando colores de otoño para mi próxima página y pensé en ilustrarla con la misma música, la verdad es que es la más acertada, ahora pondré otra para no repetirte. Lo que yo no voy a toca es lo del tema de los mayores porque lo dejo para otra ocasión. Me quedaré solo con lo poético del otoño, estación que a mi personalmente me encanta.

    En cuanto al cuidado de los padres hay muchos factores. Lo principal es quererles muchísimo, besarlos, acariciarlos, ¡achucharlos! decirles cosas hermosas...yo podría contarte mucho sobre eso pues cuide tres años a mi padre con su demencia y llevo 16 cuidando la de mi madre (un Alzheimer), yo sola, pues mis dos hermanos, más jóvenes murieron en el transcurso de la enfermedad de mis padres. Yo ahora a mi madre la tengo en una residencia y este último año está casi encamada (la levanta solo para comer y poco más, con ayuda de una grúa) No quería hablar de esto por no dar el rollo.

    Yo no tengo hijos y no espero que nadie me cuide, pero no me disgustan las residencias si estas enferma, lo importante es tener buenos cuidados, y si tienes familia, recibir cariño, visitas, mimos...

    Bueno, alegrémonos del bello colorido del otoño, de la paz y el sosiego que se respira, y del entorno familiar que es propicio en esa época del año.

    Un beso y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Hola Air, todo se basa en amor por los nuestros.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Aaaayyyy !!!
    La vejez. Ya sabes lo que pienso de esa tipa desagradable y cruel...jaaja
    ¿Quien me va a cuidar a mi?:
    Monsieur Orfidal, tres cajitas que ya tengo reservadas...
    Pero no sufras, solo en caso necesario...En plan auto-eutanasia...jajaja
    Pero como soy indestructible, mientras "sucede", cuidaré yo de mi...O me invento una comuna con viejitas de buen ver...jajaja
    Mira que bien lo tiene solucionado "amor" que lástima para mi no creer en pajaritas preñadas...
    Un besazo, amiga y...salud, Genín
    PD
    Me encantaba escuchar a Edit Piaf cantando las hojas muertas con su inimitabre GGGGRRRRRRR.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre Air, me gusta el ambiente que creas en tu blog y si encima hablas del otoño que es mi estación favorita, yo encantada.

    Ya hemos hablado a veces del tema de los cuidados de nuestros mayores. Yo opino que como bien dices, la vida actual de las familias no es la más adecuada para cuidados especiales de ningún tipo.

    Por ello creo que la solución pasa por residencias o lugares adecuados para cada momento y cada enfermedad.

    Y desde luego mejor ni pensar en quien nos cuidará a nosotros...sobre la marcha lo resolveremos ¿ no te parece?

    UN BESO CALIDO, como los colores del otoño.

    ResponderEliminar
  12. Querida Air.

    Tìmidamente, casi de puntillas estoy dando mi primer recorrido por vuestros Blogs, ya entrè en algunos y estoy descubriendo que me gusta este mundo en el cual me he topado con muchos puntos de reflexiòn.

    Otoño...la estaciòn ideal, siempre me ha fascinado su gama de colores, porque son càlidos, y amigables.

    El otoño es un buen banco en el parque donde uno se sienta placidamente a recordar la primavera... el verano... A prepararse para enfrentar el invierno y la vejez, palabra que inquieta porque yo creo que para todos se nos presenta como una gran incògnita.

    Yo no sè como vendrà la mìa...Espero que los frìos me encuentren con un buen abrigo, que haya una mano cariñosa en la que pueda apoyar la mìa y mientras tanto disfruto de de las suaves tonalidades de mi otoño.

    Besos Ely

    ResponderEliminar
  13. Yo, como estoy algo "mustio" esta tarde, venia a cargar pilas a tu casa.
    Aunque ya lo he leido, como tienes unas amistades tan majas y de reputada "calidad", leer sus comentarios me encanta...jejeje ¿Ves? Ya estoy menos mustio.
    Salud, Genín

    ResponderEliminar
  14. Vamos a ver Air, que te tengo que llamar la atención: ¡¡¡ Ultimamente escribes muy poco !!! y que sepas que quiero leerte más.
    Despues te mando un beso enorme y esperando tu llamada estoy (Menos mal que tengo sillas) jaajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Air, te he dejado un regalito en mi blog...

    Un besote grande

    ResponderEliminar
  16. Chela:
    La verdad es que la telepatía existe hasta en el mundo virtual. Te entiendo muy bien, amiga, pasé por lo mismo durante tres años y esa grua de la que hablas me ha emocionado porque con mi madre tambien fué así. Es muy duro, pero todavía puedes abrazarla, en un mundo de silencio en el que solo te tiene a ti y a tu cariño. Gracias por tu comentario.

    Pizzi:
    Sí es cierto, hay que vivir el momento, pero es un tema que siempre me ha preocupado. No tengo padres y sí una persona de 84 años que en estos momentos se está convirtiendo en un problema.
    Gracias por tus palabras.

    Genio:
    No quería ponerte mustio, precísamente tú eres un ejemplo para muchos.
    Vives solo y sabes cómo emplear tu tiempo, tienes muchos amigos y por encima de todo un humor envidiable. No cambies ¿vale?

    Ely: Me faltaba tu visita. La llevo esperando tiempo y por fín has entrado en esta casa, tu casa, vuestra casa. Me ha gustado lo que dices, escribes demasiado bien y he leido que tu hijo ha presentado un libro. "De casta le viene al galgo". Tienes que estar orgullosa.

    Un abrazo Karmichel.

    Y a mi Jerusalem ¡qué la voy a decir!, que me ha encantado tu regalo y que tienes un voz preciosa.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  17. No se por donde empezar...
    Lo hago por la hermosa música y tan apropiada.
    Nosotros estamos en primavera y los colores de las flores y los verdes nuevos nos acompañan ahora, pero el otoño es una estación que me gusta...creo que tanto como mi otoñal existencia, encuentro mucha paz en esta etapa.

    Quien me cuidará?...no lo sé, no me pregunto eso...quizá no llegue a pasados los 80 como todos mis tios, mis abuelos y mis padres...
    pero de ser así, quisiera que fuera como ellos...lúcidos é independientes y con poco sufrimiento...¡morir de viejo!
    Mi padre murió de 84 años, hacen 3 años, estuvo poco en cama y un día me pidió permiso para "irse" se sentía muy cansado me dijo. Hablamos tomados de la mano...falleció a los 3 días.
    Mi madre tiene 84 años, vive sola y está muy bien y no piensa dejar su casa..."se lo prometió a mi padre" nos dice, pero está cuidada y "vigilada".
    En cuanto a los "cuidadores", es realmente una ardua tarea, lo ha sido para mi en la larga enfermedad de mi hijo...pero lejos de ser una carga para mi, era todo mi objetivo. Esa enfermedad nos unió mucho y nos hizo más amigos y "compinches", hoy ya está bien, y disfrutamos la vida con más alegría...tiene otro valor y significado.
    Luego casi seguido fué la enfermedad de mi padre y dediqué mucho tiempo para él y esa pérdida, supongo que sumada a lo anterior me ocasionó algunos problemas.
    Pero bueno...yo igual me preparo para disfrutar los 20 y más que me quedan...después, y como diría el tango..."que importa del después..."

    BESOS!!

    ResponderEliminar
  18. Se que existe una preocupación por este tema Airblue, debido a que como dices hay una población mayor que avanza inexorable a la tan temida vejez, pensarás que soy una persona fría y calculadora, pero acá en Chile se ve mucho que la persona cuando requieren los cuidados necesarios para sobrellevar el peso de los años, sencillamente los dejan al cuidado de las Casa de Reposo (como ironía a éstos recintos les ponen nombres como Los Años Dorados, Aquí estoy Bien, etc.) y después si te he visto no me acuerdo. Existe muchos viejos de ambos géneros que están solos y mal cuidados porque la realidad es que los botan en esas parte y se olvidan de ellos y es muy triste verlos porque todos necesitan algo como tu dices escucharles, hablarles, que te cuenten sus aventuras o le lleves dulces o les cantes algo, me ha tocado vivir experiencias de vida sobre esto (te contaré con más detalles en mi blog). En todo caso con el debido respeto que se merece tu planteamiento uno nunca sabe lo que viene (enfermedad, accidente, etc.). En mi caso estoy viviendo solo en mi depa y mis hijas una casada y la otra con su madre en otra ciudad, ¿quien asegura mis cuidados a futuro cuando ya no pueda hacer los quehaceres domésticos?. Al final no os preocupéis de pensar en el futuro mas cercano de la vejez, si en definitiva a nadie le falta a Dios y habrá alguien que os cuide, mientras tanto tratar de vivir lo mas hermoso cada vez que hablan del otoño o primavera que son para reflexionar y poder llegar a cumplir objetivos impuestos en vuestras vidas y así seremos más felices, porque el hecho de que entregues amor, cariño y besos, como dice Chela y Safiro hay que disfrutar lo que queda y “que importa el después”…, muy sabio.

    Un abrazo desde Chile

    ResponderEliminar
  19. Noviembre, sí, es mágico, dulce y envolvente, como tú y tu blog.

    Felicidades.

    Te regalo algo que te gustará como a mí me gustó.

    Entra en
    http://gloria-comopecesenelagua.blogspot.com/

    y continúa sembrando dulzura.

    Un saludo,

    Gloria

    ResponderEliminar