sábado, 10 de noviembre de 2007

POESÍA O EL ARTE DE ESCRIBIR




Tu pupila es azul, y cuando ríes,
su claridad suave me recuerda
el trémulo fulgor de la mañana,
que en el mar se refleja.

Tu pupila es azul y cuando lloras
las transparentes lágrimas en ella,
se me figuran gotas de rocío.
Sobre una violeta.

Tu pupila es azul y si en el fondo
como un punto de luz
radia una idea,
me parece en el cielo de la tarde,
Una perdida estrella.

¿Qué es poesía?,
dices mientras clavas,
En mi pupila tu pupila azul.
¡Qué es poesía?
¿Y tú me lo preguntas?

Poesía.... eres tú.

G. A. Bécquer.



Cada vez me gusta más la poesía. Antes este género literario no me llamaba mucho la atención. Cuando era estudiante y en literatura trataban el tema de la métrica siempre terminaba aburrida, me parecía jocoso el tono y la musiquilla que usábamos para medir los versos. La profesora era una teresiana de Ávila tan delgada como seca en el trato; siempre pensé que en alguna parte había dejado olvidada la sonrisa y ni siquiera cuando terminamos el curso fue a buscarla. La verdad es que en aquellos años estudiantiles era habitual una seriedad exagerada que poco tenía de agradable. Sin embargo debo de reconocer que era buena, bastante buena en su terreno y además sabía mantener vivo el interés de la clase. Aún recuerdo su sardónica mueca cuando canturreábamos la métrica del Mester de Juglaría. ¡Qué tiempos aquellos! .... Ahora me viene a la memoria una fechoría que hice en uno de los exámenes rutinarios, esos que se hacían a traición y sin avisar para cogernos "in albis" y así dejar nuestra puntuación bajo mínimos. Mi mesa estaba en la primera fila, y la buena señora tenía la costumbre de jugar con mi bolígrafo mientras vigilaba. Era algo que no soportaba, esa manía me ponía tan nerviosa que aquella mañana opté por tomar un buen trozo de tiza y hacerlo polvo; ocurrió lo esperado, mientras ella trataba de buscarlo sin perder de vista la panorámica de la clase, sus dedos se iban hundiendo en la tiza y cuando terminó el examen la pobre era lo más parecido a una molinera, acabó con la cara, el pelo y la ropa tan blancos como la harina.

Pues sí ..... ya sé que no estuvo bien la acción, lo reconozco, pero ¡no volvió a manosear más mis lápices !

Sin embargo las cosas y los gustos cambian. Ahora me relaja leer un buen libro de poemas y admiro a la gente que es capaz de hacer vibrar los sentimientos con su poética forma de escribir, es más, pienso que hacer poesía es verdaderamente un don, un arte, una forma de escribir llena de ritmo y dulzura.



Si la Naturaleza perdiera los pájaros, los poetas inventarían nuevas aves, harían volar almas con forma de paloma, sacarían perlas de los pozos más profundos, harían sangrar a la música y resucitarían cánticos ya desaparecidos.

Si el hombre perdiera las flores de la tierra, los poetas las devolverían envueltas en nubes de atardecer, regadas con unas brillantes gotas de rocío y pintadas una a una con el color que deben tener los sueños.




Si el hombre perdiera a los poetas, seguiría siendo el dueño del mundo, claro ..... pero jamás escucharía el canto de los pájaros, ni percibiría el aroma de las rosas, las melodías serían sordas y las noches .... ¡ah! las noches .... serían tan oscuras que no habría sueños que atravesaran su espesa negrura.



Y te llaman poeta porque reciclas palabras.
Y te llaman poeta porque renuevas sentimientos.
Y la llamas musa, y la llamas diosa, y es tu ninfa, es tu virgen, es tu santa, y te proclamas rey sobre las letras.
Y la formas, y la destruyes, y la destrozas con tus comas.
Y la prepones, y la adverbias, y le creas su historia, y le mientes con sus falsas fantasías, y elaboras el trasfondo de su vida, y ya tienes arreglado su futuro, y la salvas, y la renuevas, y la derrotas, y la amas, es tuya, es tu musa, es tu diosa, es tu ninfa, y es tu virgen y es tu santa, y tú ..... eres el rey sobre su esencia.


*Dark Fairy*



Ven, toma mi mano
¿no ves que es tuya?
préndela sin miedo
firme como el hielo
nana que la noche
arrulla.
Ven, toma mi alma
¿no ves que es tuya?
serena, tranquila,
de claros deseos,
fiebre de amores
madura.
Ven, toma mi aliento
fuerte resoplo de viento
suave aleteo de brisa.
Ven, vayamos juntos
a lugares de cantos,
locuras y risas.
Ven, aparta tus duelos,
llantos y quiebros olvida,
contempla hermano,
como brilla tu alma,
como reluce la mía.
Ven, toma mi mano
es ... la Vida.
M.R.F. (Airblue)
Sin métrica


14 comentarios:

  1. ¡Ya estoy aqui!! admirando como siempre tu blog tus escritos tu música y todo y por supuesto te admiro a Ti.
    Es que me relajo de una manera en tu blog,que entro unas cuantas veces al dia.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Sabes Airblue es una realidad que estoy hace poco tiempo en esto y como dijo algún día Pizarr ando con pie de plomo, bueno creo que algo por ahí, pero en este asunto que de pronto se me enreda, logro de alguna forma acertar y me deja en un estado de tranquilidad el poder abrir tu blog y leer lo que dices, es muy bonito y me ayudas de cierta manera a desarrollar algunas ideas y acordarme de otras. Sabes he ingresado a otros Blogs pero no son lo mismo es como si hablaran de la boca hacia afuera y en cambio vosotras sois mas de sentimientos y ese es el enganche que se produce y uno queda como cautivo.
    Bueno es mucho lo extensivo que soy pero es lo que siento.
    Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En una ocación me preguntastes:
    ¿Qué es la poesía?

    ¿Te acuerdas?
    No sé a qué propósito había yo hablado
    algunos momentos antes de mi pasión por ella.

    -¿Qué es la poesía? -me dijiste.

    Yo, que no soy muy fuerte en esto de las
    definicioneste respondí titubeando:

    -La poesía es..., es...

    Sin concluir la frase, buscaba inútilmente
    en mi memoria un término de
    comparación, que no acertaba a encontrar.

    Tú habías adelantado un poco la cabeza
    para escuchar mejor mis palabras;
    los negros rizos de tus cabellos,
    esos cabellos que tan bien sabes dejar
    a su antojo sombrear tu frente, con un
    abandono tan artístico, pendían
    de tu sien y bajaban rozando tu mejilla
    hasta descansar en tu seno; en
    tus pupilas húmedas y azules como
    el cielo de la noche brillaba un punto
    de luz, y tus labios se entreabrían
    ligeramente al impulso de una
    respiración perfumada y suave.

    Mis ojos, que, a efecto sin duda de
    la turbación que experimentaba,
    habían errado un instante sin fijarse
    en ningún sitio, se volvieron
    entonces instintivamente hacia los tuyos,
    y exclamé, al fin:

    -¡La poesía..., la poesía eres tú!

    ¿Te acuerdas? Yo aún tengo presente
    el gracioso ceño de curiosidad
    burlada, el acento mezclado de pasión
    y amargura con que me dijiste:

    -¿Crees que mi pregunta sólo es hija
    de una vana curiosidad de mujer?
    Te equivocas.
    Yo deseo saber lo que es la poesía,
    porque deseo pensar lo que tú piensas,
    hablar de lo que tú hablas, sentir con lo que tú
    sientes; penetrar, por último, en ese misterioso
    santuario en donde a veces se refugia tu alma
    y cuyo umbral no puede traspasar la mía.

    Cuando llegaba a este punto se
    interrumpió nuestro diálogo.
    Ya sabes por qué.
    Algunos días han transcurrido.
    Ni tú ni yo lo hemos vuelto a renovar, y, sin
    embargo, por mi parte no he dejado de pensar en él.
    Tú creíste, sin duda, que la frase con
    que contesté a tu extraña
    interrogación equivalía a una evasiva galante.

    ¿Por qué no hablar con franqueza?
    En aquel momento di aquella definición porque
    la sentí, sin saber siquiera si decía un disparate.
    Después lo he pensado mejor,
    y no dudo al repetirlo; la poesía eres tú.
    ¿Te sonríes?
    Tanto peor para los dos.
    Tu incredulidad nos va a costar:
    a ti, el trabajo de leer un libro,
    y a mí, el de componerlo.

    ¡Un libro! -exclamas,palideciendo y
    dejando escapar de tus manos esta carta-.
    No te asustes.
    Tú lo sabes bien: un libro mío no puede ser muy largo.
    Erudito, sospecho que tampoco.
    Insulso, tal vez; mas para ti, escribiéndolo yo,
    presumo que no lo será, y para ti lo escribo.

    Sobre la poesía no ha dicha nada casi ningún poeta;
    pero, en cambio, hay bastante papel emborronado
    por muchos que no lo son.

    El que la siente se apodera de una idea, la envuelve
    en una forma, la arroja en el estudio del saber, y pasa.
    Los críticos se lanzan entonces sobre esa forma,
    la examinan, la disecan y creen haberla entendido
    cuando han hecho su análisis.

    La disección podrá revelar el mecanismo del
    cuerpo humano; pero los fenómenos del alma,
    el secreto de la vida,
    ¿cómo se estudian en un cadáver?

    No obstante, sobre la poesía se han dado reglas,
    se han atestado infinidad de volúmenes, se enseña
    en las universidades, se discute en
    los círculos literarios y se explica en los ateneos.

    No te extrañes. Un sabio alemán ha tenido la
    humorada de reducir a notas y encerrar en las
    cinco líneas de una pauta el misterioso lenguaje
    de los ruiseñores. Yo, si he de decir la verdad,
    todavía ignoro qué es lo que voy a hacer;
    así es que no puedo anunciártelo anticipadamente.

    Sólo te diré, para tranquilizarte, que no te inundaré
    en ese diluvio de términos que pudiéramos llamar
    facultativos, ni te citaré autores que no conozco,
    ni sentencias en idiomas que ninguno
    de los dos entendemos.

    Antes de ahora te lo he dicho.
    Yo nada sé, nada he estudiado;
    he leído un poco, he sentido bastante
    y he pensado mucho, aunque no acertaré
    a decir si bien o mal. Como sólo de lo que he
    sentido y he pensado he de hablarte, te bastará
    sentir y pensar para comprenderme.

    Herejías históricas, filosóficas y literarias,
    presiento que voy a decirte muchas. No importa.
    Yo no pretendo enseñar a nadie, ni erigirme en
    autoridad, ni hacer que mi libro se me declare de texto.

    Quiero hablarte un poco de literatura, siquiera
    no sea más que por satisfacer un capricho tuyo,
    quiero decirte lo que sé de una manera
    intuitiva, comunicarte mi opinión y tener al menos
    el gusto de saber que, si nos equivocamos,
    nos equivocamos los dos; lo cual, dicho sea
    de paso, para nosotros equivale a acertar.

    La poesía eres tú, te he dicho,
    porque la poesía es el sentimiento,
    y el sentimiento es la mujer.

    La poesía eres tú,
    porque esa vaga aspiración a lo bello
    que la caracteriza, y que es una facultad de la
    inteligencia en el hombre, en
    ti pudiera decirse que es un instinto.

    La poesía eres tú,
    porque el sentimiento, que en
    nosotros es un fenómeno accidental
    y pasa como una ráfaga de aire,
    se halla tan íntimamente unido
    a tu organización especial que
    constituye una parte de ti misma.

    Ultimamente la poesía eres tú,
    porque tú eres el foco de
    donde parten sus rayos.

    El genio verdadero tiene
    algunos atributos extraordinarios, que Balzac
    llama femeninos, y que, efectivamente, lo son.
    En la escala de la inteligencia del poeta
    hay notas que pertenecen a la de la mujer, y
    éstas son las que expresan la ternura, la pasión
    y el sentimiento. Yo no sé por qué los poetas
    y las mujeres no se entienden mejor entre sí. Su
    manera de sentir tiene tantos puntos de contacto...
    Quizá por eso...
    Pero dejemos digresiones y volvamos al asunto.

    Decíamos ¡Ah, sí, hablábamos de la poesía!

    La poesía es en el hombre una cualidad puramente
    del espíritu; reside en su alma,
    vive con la vida incorpórea de la idea,
    y para revelarla necesita darle una forma.
    Por eso la escribe. En la mujer, sin embargo,
    la poesía está como encarnada en su ser;
    su aspiración, sus presentimientos, sus pasiones
    y Destino son poesía: vive, respira, se mueve
    en una indefinible atmósfera de idealismo
    que se desprende de ella, como un fluido
    luminoso y magnético; es, en una palabra,
    el verbo poético hecho carne.

    Sin embargo, a la mujer se la acusa vulgarmente de
    prosaísmo. No es extraño; en la mujer es poesía
    casi todo lo que piensa, pero muy poco de lo que habla.
    La razón, yo la adivino, y tú la sabes. Quizá cuanto
    te he dicho lo habrás encontrado confuso y vago.
    Tampoco debe maravillarte.
    La poesía es al saber de la Humanidad
    lo que el amor a las otras pasiones.
    El amor es un misterio.
    Todo en él son fenómenos a cual más inexplicable;
    todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo.

    La ambición, la envidia, la avaricia, todas las demás
    pasiones, tienen su explicación y aun su objeto,
    menos la que fecundiza el sentimiento y lo alimenta.

    Yo, sin embargo, la comprendo; la comprendo por
    medio de una revelación intensa, confusa e inexplicable.

    Deja esta carta, cierra tus ojos al mundo exterior que te
    rodea, vuélvelos a tu alma, presta atención a los
    confusos rumores que se elevan de ella, y acaso la
    comprenderás como yo.


    (Cartas desde mi celda a una mujer) Becquer

    Besos corazón

    ResponderEliminar
  4. Querida Airblue:A mi la poesia me ha gustado mucho en los primeros años de juventud, después la olvidé...y ahora la he retomado de la mano de tantos amigos de la blogosfera que escriben poemas preciosos, y que traen al recuerdo también en sus posts temas de los grandes poetas universales.

    Me hace gracia que este mes he visto dos poemas en que la palabra "Ven" toma protagonismo. Yo si alguna vez escribí algo que se pudiera parecer a una poesía la titulé VEN y hace poco "regresó" a mis manos después de unos cuarenta años porque una amiga la conservaba. Puede que algún día la incluya en un post, cuando encuentre una foto adecuada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo15/11/07

    "La pintura es poesía muda, la poesía pintura ciega".
    Leonardo da Vinci-Tratado de la pintura.

    En mi entender Leo dió en el quid de la cuestión.Los poetas son pintores que expresan con sentimientos y palabras lo que otros hacen con pinceles: difuminan las palabras, les dan color, matices, las mezclan, etc.

    Y ya puestos, algo de mi cosecha:

    La poesía no cotiza en bolsa.No coge la gripe.No viaja en ave.
    No se fuma ni bebe.No duerme.
    Sólo engancha y coloca.

    :)

    Saludos a tod@s.Precioso poema Air.
    Liaohe

    ResponderEliminar
  6. Sobre poesía…para nada, pero me gusta leer sobre este tema, creo que todos sabemos poesía, lo único que no le damos importancia para pensar y tratar de desarrollar versos que a lo mejor como tu dices no era tu fuerte pero ahora te gusta. Jajajaja… me dió mucha risa la broma que le hiciste a la profesora, genial…. y santo remedio. Creo que para mi las reflexiones me gustan porque son cosas de la vida que vas aprendiendo, aplicando y enseñando a otros.
    Me gusta esa poesía que hiciste (Ven toma mi mano…), no se creo que esta relacionada con una parte de una página de tu blog no se que fecha, no me acuerdo, pero ¿es sobre tu hermano? Si es así, es muy bella poesía.
    Lo otro que te quería dar las gracias por incluir mi blog a tus links, así como dices me conocerán un poco mas y por tus consejos también.

    Un abrazo Airblue desde Chile.

    ResponderEliminar
  7. Vayamos por partes:

    Gata: Y yo admiro tu buen humor.

    ***
    Jerusalem: Largo y bello texto, Becquer tiene chispa, su poesía es corta y se lee muuy bien. Al menos eso creo.
    ***

    Chela: Parece que entre tú y yo hay muchas coincidencias. Espero que te animes a publicar tu poema, no dudo que será precioso.

    ***

    Liahoe:
    Siempre bienvenida a esta casa. Es cierto que la poesía engancha. Es curioso porque a veces cuesta comenzar un poema y cuando lo empiezas necesitas llegar al final y ese final la mayoría de las veces se queda corto.

    ***

    Tork: El poema está dedicado a mi hermano, como bien has dicho. Es una forma de encontrar un consuelo de algo que fué tremendamente duro, una pérdida de la que no me recuperaré jamás.

    ***

    Muchas gracias a todos por estr aquí.

    AIR.

    ResponderEliminar
  8. Caramba Airblue, cada día que entro en tu blog siento eso que define Tork, quizás tenga razon al decir que nosotras hablamos con sentimientos, creo que es de alguna manera lo que nos hizo encontrarnos a este grupo que compartimos vivencias, alegrías, penas... a través de nuestros respectivos blogs.

    Sinceramente creo que cuando se habla con el corazón, se nota y eso es lo que te ocurre a tí.

    Respecto a la poesía Jerusalem me ha chafado lo que te quería decir.

    Me ha encantado como te lo ha dicho,.

    Simplemente yo te iba a contestar:


    ¿Qué es poesía?,

    ¿Qué es poesía?

    ¿Y tú me lo preguntas?

    Poesía.... eres tú.


    No he conocido a nadie con tantísima sensibilidad, delicadeza, finura y gusto, para expresar o exponer lo que siente.

    UN BESO INMENSO AIR

    ResponderEliminar
  9. Pero bueno...¿Que ha pasado con el post que te dejé aqui el otro dia?
    En el te acusaba a ti y otras amigas de que por vosotras, increiblemente, ya en la decrepitud franca y abierta, sin remedio, me esté entrando el gusto por la poesia !!!
    Y mi post no está, se lo han llevado anoche cuado dormia...¿Donde estará mi post? ¿Donde estará mi post? Que cantaria Manolo Escobar...jejejeje
    En serio, ha desaparecido mi post ¡Jo! O no se publicó nunca ? Porque yo no lo comprobé, este si, por si me lo roban tambien...Un besito y...
    Salud, Genín

    ResponderEliminar
  10. Poesìa es el rincòn del jardìn, donde reververa el amarillo sol de invierno que transmite calor al raido esqueleto de nuestras tristezas.

    POETA

    Sentir el infinito entre los dedos,

    con la suave tersura de la seda.

    Beethoven al piano, Dalí en la tela…

    Machado en la cadencia

    de sus pasos cansados, por la senda

    que abrió con sangre de un dolor lejano

    del hogar, que ahora, aún le espera.

    Arpegios de la lira, siempre nuevos

    que se nutren de sangre del poeta,

    de aquel, que entre los dedos

    recorre el infinito en oleadas

    de suave y tersa seda.

    E.S.P.


    Besos Ely

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué es poesía?... quisiera saberlo, necesito saberlo.
    Tanto tiene una mujer para decir y a veces no encuentra un lugar más propicio que una hoja de papél para expresarlo.
    Tengo el alma llena de palabras, de sentimientos a los que deseo ver libres y quisiera saber como se hace una poesía.
    Te felicito por la tuya, supiste poner alas a los sentimientos.

    Cariños
    Anahí

    ResponderEliminar
  12. Poesía es todo, Anahí. Cantar, bailar, pintar y hasta soñar. Poesía somos todos los que tenemos la sensibilidad a flor de piel. Y hay momentos en los que la misma vida te inspira, tu musa es el alma y no hace falta aprender a plasmar en un papel lo que sientes, sale sin esfuerzo, solo la voluntad manda.

    Gracias por tu visita. Te la devolveré.

    AIR.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Air, siempre tus palabras, son para mi como un aire de paz, y alegría.

    Y para todos los que estáis os digo que me encanta la poesía. Que siempre me ha ayudado a expresar sentimientos, que costaban decir.

    Y que en mis años de adolescencia, me ayudaron a soñar y volar, cuando no podía ni siquiera salir, mas allá de mi ciudad.

    Besitos, Leo.

    ResponderEliminar
  14. Está demás decirte cunato amo la poesía, de ella me nutrí desde jovencita y ya ves...mi blog sigue siendo para las poesías.
    Es el lenguaje del alma.
    Escribía también, pero en un arrebato...las quemé todas!
    Pocas veces me atrevo ahora.

    Te felicito por la tuya, es hermosa!

    BESOS!

    ResponderEliminar