miércoles, 21 de noviembre de 2007

CICERONE





Me gustaría que me acompañáseis a visitar una ciudad muy apreciada por mí. Una ciudad que por el clima tiene fama de hacer mucho frío, que tiene el sabor de la vieja Castilla, del gótico puro, que conserva el encanto del Medievo con un castillo y una muralla donde estan grabados el sonido de los cascos de Babieca, el cabalgar de Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el brillo de su espada Tizona y el llanto de Doña Jimena cuando fue desterrado.
Venid conmigo por favor a mi querido BURGOS, la ciudad que me vio crecer, a la que sigo ligada y de la que guardo los mejores recuerdos.


El avión de Airblue está a punto de salir. Un A320. Burgos tiene ahora un pequeño aeropuerto, el de Villafría, en él no aterrizan aviones de tanta envergadura, pero en el mundo virtual todo es posible así que subamos al avión que tomará tierra en el centro de la ciudad sin problemas. ¿Embarcamos?...







Y bien, ya hemos llegado a Burgos. Vamos a comenzar si queréis con un recorrido corto por los lugares más frecuentados por los visitantes y los propios burgaleses. Calzado cómodo y una buena ropa de abrigo es lo que necesitamos, porque el viento del norte suele soplar con fuerza y por lo general siempre al atardecer. Un clima continental extremado, con inviernos largos y veranos demasiados cortos, sin primaveras y con otoños deliciosos.




Entramos primero en el Paseo del Espolón, la zona arbolada y ajardinada más céntrica y popular de todos los parques de Burgos. Entre los puentes de San Pablo y de Santa María. Se fue formando desde finales del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX con sucesivas intervenciones urbanísticas siempre con criterios de lugar de esparcimiento ciudadano y según el gusto histórico de la época. Es un lugar de especial encanto muy frecuentado por los burgaleses.

¡Qué recuerdos! ... parece que estoy viendo a esa niña con trenzas que paseaba de la mano de su padre los domingos por la mañana. El puesto de barquillos, el que todos conocemos como el barquillero redondo y rojo, siempre estaba en la misma esquina del paseo. Unos de forma alargada tostaditos y otros unas obleas grandes, tan grandes que casi te tapaban la cara y a mí se me iban los ojos ... y el kiosko de Avelino con el último número del TEBEO o el almanaque, que era todavía más grueso y más caro. La señora con la cesta llena de chucherías, las barritas de regaliz y los chupetes de fresa ... mmmmm ¡qué ricos!. Había unas manzanas bañadas con caramelo que no me gustaban mucho, pero tenían un color rojo brillante que alegraba la vista y daba gusto verlas allí pinchadas.





l


Sigamos con nuestra visita: Justo al final del Espolón se encuentra el Arco de Santa María, antesala del gótico.Es la puerta más señorial de las que existían en Burgos. Su aspecto actual data del siglo XVI y la remodelación fue llevada a cabo por Juan de Vallejo y Francisco de Colonia.Simula un castillo con dos robustos cubos y un arco de triunfo en honor a Carlos V todo ello presidido por Santa María la Mayor.
En las hornacinas se ubican las figuras de los jueces Nuño de Rasura, Laín Calvo y de los condes Diego Porcelos, Fernán González y el Cid. Destaca la Sala de Poridad, lugar de reunión del Concejo de Burgos hasta el siglo XVIII con motivos nos y artesonado mudéjar.
Actualmente es un Centro Cultural Histórico Artístico.
A continuación atravesaremos este Arco para ver a la estrella de la ciudad: Su majestad la Catedral, conocida también como el “bosque petrificado”. La grandiosidad y belleza de esta catedral gótica ha sido reconocida internacionalmente y desde 1984 es Patrimonio de la Humanidad. Es la única catedral de España poseedora de esta distinción por la UNESCO de forma independiente, sin necesidad de incluirse en el centro histórico de una ciudad o en compañía de otros edificios.
Para muchos, además de ser el templo gótico español por excelencia, es uno de los grandes monumentos del Camino de Santiago.
Ligada a la historia de nuestro país, en su interior descansan los restos de Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, y su esposa doña Jimena y aunque sea la armonía y majestuosidad de su arquitectura lo que más impresione, es ante todo un templo vivo, construido para el culto y la oración, dedicado a la Virgen María.



En el siglo XIII, la creciente prosperidad de la ciudad de Burgos, hito destacado en el Camino de Santiago demandaba una catedral más amplia que la existente (una catedral románica dedicada a Santa María impulsada por Alfonso VI). Tras su demolición se comenzaron las obras de la nueva catedral bajo el patrocinio de Fernando III el Santo.
Su construcción se prolongó desde 1221 hasta 1765 y, aunque predomina en ella el estilo gótico, también hallamos muestras de otras tendencias artísticas, reflejo de sus diferentes etapas constructivas. Las obras se prolongaron durante 5 siglos sufriendo los vaivenes de los factores económicos, sociales y del mecenazgo.
En resumen, la Catedral de Burgos reune una rica variedad de estilos pertenecientes a los siglos XIII, XIV, XV y XVI. Lo que más destaca, es la armonía final de este conjunto.






Ahora me gustaría llevaros a otro paseo que tengo la suerte de disfrutar enfrente de ni casa. El Paseo de La Quinta. No me preguntéis de dónde le viene el nombre porque lo desconozco. Pero yo le asocio a días muy felices. Días de fiestas en la ciudad el 28 de junio, San Pedro y San Pablo y donde se ubicaba la feria; ya sabéis... tiovivos, cochecitos y trenes que hacían las delicias de los niños de entonces. Cuando llegaban los feriantes, llegaba también el circo y de nuevo sin querer evitarlo vuelvo a recordar a mi padre sentado conmigo en la carpa y disfrutando del espectáculo.


Hoy es solo un lugar de paso y descanso.







El Paseo de la Quinta está situado en el margen izquierdo del río Arlanzón en el camino de la Cartuja de Miraflores. Se encuentra entre el área natural de Las Veguillas, los Viveros Municipales y el Parque de Fuentes Blancas, una de las zonas arboladas más importantes y próxima a los extensos pinares de la Cartuja de Miraflores. Es una superficie boscosa muy frecuentada por sus valores naturales.
Y siguiendo hacia el norte por este camino llegamos al Monasterio de San Pedro de Cardeña.
El Monasterio de San Pedro de Cardeña evoca la memoria del Cid y su esposa Doña Jimena que aquí quedó con sus hijas al amparo de los monjes al partir el Cid hacia el destierro. La abadía fue renovada en los siglos XVII-XVIII aunque conserva vestigios románicos como la torre y el claustro de los Mártires del siglo XII. La iglesia conventual es de tres naves, del siglo XVI, y aneja a ella se abre la capilla del Cid donde estuvo enterrado el héroe castellano y varios de sus familiares. En la sala Capitular encontramos una preciosa sillería y tablas de seguidores de Ribera y Juan de Juanes.

La orden de los monjes de este Monasterio es de clausura y ellos mismos cultivan sus tierras y elaboran los productos que luego venden al público. Legumbres, embutidos , vinos y el famoso licor de hierbas "Tizona", muy digestivo y dulce.

Podríamos seguir más tiempo por esta tierra castellana sin dejar de mencionar sus alrededores, arte, cultura y buena gastronomía, pero no quiero cansaros. Además estoy segura de que volveréis, siempre ocurre lo mismo, la gente se sorprende al ver esta ciudad tan limpia y cuidada y no tarda en volver a visitarla.
Muchas gracias por haberme acompañado. Espero que haya sido de vuestro agrado la excursión.





Hace frío .... ¿os apetece un buen asado de cordero regado con vino de la Ribera del Duero?





Mi homenaje a BURGOS por todo lo que ha significado y significa para mi.






Fotografías realizadas el 2 -11-2007 por J.A.M.C


29 comentarios:

  1. Hola, señora, empecé a leer, pero es tan tardísimo que se me cierran las persianas sin remisión, así que te dejo mi deseo de buenas noches con la promesa de venir mañana a leer con tranquilidad.
    Un beso y salud, Genín

    ResponderEliminar
  2. La verdad me encantó tu invitación por este viaje virtual a la ciudad de Burgos, es fascinante poder ver las diferentes vista de una localidad que tu conoces bien y además las nostalgias de antaño de lo medieval que me gusta mucho y tus recuerdos de niñez que de vez en cuando te acercan a los mejores tiempos con tu padre. Que lindo buen tour por tu ciudad preferida.

    Y un gran salud para ti AirBlue y yo acá achicharrandome con calor. Te cambio de lugar me gusta el invierno. jajajaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Air,me ha encantado el recorrido por Burgos.Me he imaginado a esa niña correteando por sus calles,y me ha enternecido mucho.Tienes una ciudad preciosa.
    El cordero junto con el vino de Ribera de Duero,son mi debilidad.Gracias me he puesto morá....jajajaja,me ha salido con rima y todo.
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  4. Tork: Gracias por acompañarme en esta visita virtual. Una lágrima se me escapa siempre cuando escribo sobre Burgos. Allí crecí, estudié los primeros años, me enamoré, me casé y nació mi primera hija. Allí tengo tres trozos de mi vida,mis padres y mi hermsno y allí siguen un montón de recuerdos que no quiero llevarme porque pertenecen a ese lugar. Hoy vivo en Madrid, pero como dice la canción, "Tengo el corazón partío" :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gata: Gracias por acompañarme en el recorrido por Burgos. Hace un frío que pela y el cordero a la brasa apetece un montón. También son buenas las morcillas, aunque suene ordinario, tienen fama y si son un poco picantes, mejor. Tú por si acaso lleva sal de frutas en el bolso, que aquí se come fuertecillo, Ja,jaja,.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Disfruté placidamente del viaje.
    Al llegar me puse calzado cómodo y un buen abrigo...claro, que viendo las temperaturas bajas que tienen...¡me congelo! pero bien!!!
    Maravilloso el paseo, lo caminé despacio...abrí grandes los ojos y dejé que se me fueran grabando las imágenes, casi diría... ¡hoy estuve en Burgos!
    Con mucho placer acepto de ese asado de cordero y el vino de la Ribera del Duero.

    Precioso paseo!!
    Gracias por mostrarlo de esta manera.

    Recibe un fuerte abrazo desde esta primavera soleada de Buenos Aires.

    BESOS!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Air
    Nunca he estado en Burgos, pero ahora...es como si la conociese un poquito.
    Una de mis mejores amigas de la adolescencia nació allá y su hermano mayor, nada más terminar los estudios, regresó para instalarse allí aunque toda la familia estaba en Granada. Algo de esta hermosa ciudad le resultó imposible de abandonar...
    Si alguna vez voy, me llevaré tu relato...

    Besos

    Kay

    ResponderEliminar
  8. Nada, que te has propuesto hacerle la competencia a Leo y quieres quitarle clientela...jajaja
    Yo estuve en Burgos en circunstancias muy especiales y atipicas, en pleno invierno, y aquello dejaba a Siberia como un pueblo en una playa Caribeña...jajaja
    Anda que no pasé frio ni nada !!!
    Estuve en el Hospital Militar para pasar Tribunal Médico. Estaba yo en Aviación. Me dieron de baja.
    Si recuerdo la Catedral, preciosa, majestuosa, y tambien un gran paseo flanquedado por desnudos árboles que tenian pegada la nieve helada por la ventisca. Nunca he vuelto, pero me gustaria hacerlo...
    Un beso y salud, Genín

    ResponderEliminar
  9. Genín, ¿estuvíste en el hospital Militar y en Aviación? ¡no me lo puedo creer!... ¿en Villafría?, tuvo que ser allí..... qué coincidencia, no sé en qué año sería pero es curioso, muy curioso..... por ese hospital he pasado un montón de veces. Ahora se ha convertido en un centro de investigación, el señor Trillo se lo cargó y lo habían renovado hace poco con unas salas estupendas. Médicos y demás personal sanitario fueron a la calle. Una pena....

    Salud.

    ResponderEliminar
  10. Air...al leerte recorría Burgos contigo. Es una ciudad y una provincia que conozco muy bien.

    Los orígenes de mis abuelos maternos están en la comarca de la Lora.

    Mi querido Valle, del que hablo tantas veces, pertenece a esa provincia. En él vive mi hermano el bohemio y allí sueño yo con poderme comprar una casona de piedra y vigas de roble.

    En Burgos ha tenido mi ex-suegro, durante muchísimos años sus cotos de caza y allí nos ibamos muchos fines de semana, no a cazar desde luego, porque yo soy anticaza, pero si a disfrutar de la naturaleza.

    Cuantísimos fines de semana he pasado en el Hotel Landa, cuanto cordero hemos comido en Aranda de Duero,cuanto he recorrido las calles de Lerma...

    Que coy a contarte Air... me ha gustado mucho recorrer de nuevo Burgos

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pizarr ya veo que lo conoces muy bien. El Landa es divino y se está de maravilla tomando un café en el jardín interior junto a la sala de los relojes. El templete que tiene perteneció a la ciudad antes del que hay ahora en el paseo del Espolón. No sé si lo sabes.
    Quizá nos hayamos cruzado alguna vez y no lo sabemos, quién sabe ... a lo mejor aquella chiquilla que estaba en la mesa de enfrente comiendo cordero con ensalada eras tú.
    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  12. Hola Air: Buenos dias.

    Me ha gustado mucho recorrer tu ciudad. Es realmente solemne esa catedral y esa puerta, y todos los sitios que nos has puesto.

    He disfrutado mucho viendolo y leyendo los datos. Alguans vivencias tuyas, como las chuches me han recordado, tambien, mis tiempos de niñez.

    No conocía Burgos, pero tengo que ir algún dia que pueda, pero claro está, en primavera o otoño.

    Muchos besitos, y gracias por este bonito paseo. Leo

    ResponderEliminar
  13. Querida Air:

    No podìa esperar algo mejor que una visita virtual a Burgos antes de que se me haga realidad el posar mis plantas en mi Patria

    "ese trozo de amor que tanto extraña,mi corazòn herido"

    como digo en uno de mis versos.

    Si vives en Madrid, ten por seguro que en cuanto llegue me pondrè en contacto contigo si puedes enviarme tu nùmero de telèfono via Mail.

    Gracias por el tour te envio un beso
    Ely

    ResponderEliminar
  14. Leo: De punta a punta casi estamos las dos, pero me he permitido el derecho de copiarte, como me ha dicho Genín, tú no conoces mi ciudad y yo noconozco la tuya, asi que a las dos nos ha venido bien el recorrido. El tuyo más largo y extenso y encima no tuve la precaución de llevarme mis playeras y no veas cómo terminé. je,je.
    Gracis por venir. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ely: Nada mejor que una compañia como la tuya en este pequeño recorrido virtual. Estoy en Madrid y me encantaría poder darte un abrazo. Díme a dónde puedo mandarte mi teléfono, no tengo tu correo.

    Gracias por venir. Otro beso.

    ResponderEliminar
  16. Air me puedes enviar el telefono a cualquiera de estos dos correos:

    elfospain@terra.com

    elisasahagun@hotmail.com

    Besos Ely

    ResponderEliminar
  17. ¡Nena, que ya tengo las maletas preparás!

    Que bonito viajes, Un besote muy grande

    ResponderEliminar
  18. air, yo estaba en aviación, pero no estuve en Villafria, estuve en el Hospital del ejército que está en el propio Burgos.
    Si alguna vez te detuviste a ver a un buen mozo con uniforme de aviación y te quedaste sin respiración al contemplarlo, no lo dudes, era yo...jajajaja
    Pues verás, tendria yo unos 19 años porque era voluntario, en Mayo hago 67...¡ Tu misma!...jajajaja
    Un beso, de verdad de cariño, salud, Genín

    ResponderEliminar
  19. Ja,ja,ja,ja, Genio, ví un buen mozo pero diez años después y en la milicia aérea universitaria. Cosas .........
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Paso a dejarte mis buenos deseos para tu fín de semana.
    Me voy unos días al campo a ver si el verde me carga energías.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  21. Anónimo9/12/07

    Burgos La ciudad Campeadora, preciosa.
    También hacía mucho frío cuando yo fui, pero hay que atrincherarse tras gorro, bufanda , guantes y un buen plumífero..Y calentita como un carbón al fuego.Estos chicos del sur!! xddd
    Air, caminar por las orillas del Arlanzon en otoño, de noche y con frío intenso, una delicia, cruzar el puente de San Pablo , creo que era .Y si a eso lo acompañamos de una paraguas de chocolate o de la manzana de caramelo mejor que mejor.

    La primera vez que estuve en Burgos fue en una excursión del insti, el hotel quedaba en el centro se llamaba creo que Reconquista, era antiguo, pero recuerdo que tenía una inmensa bañera de patas y un balcón a la calle.Te suena? No creo que exista ya.

    La segunda vez que fui hicimos la ruta del Cid y lo pasamos en grande.
    Tengo que volver.
    Me apunto al cordero por supuestísimo.

    Abrazos a tod@s .Liaohe.

    ResponderEliminar
  22. Tú lo has dicho, querida Lia, pasear en otoño a orillas del Arlanzón es una delicia. Sí es el puente de S. Pablo, no sabes las veces que lo he cruzado en vida de estudiante, al lado de correos estaba mi colegio, las Teresianas, y el hotel, no me suena el nombre, no tiene que hacer mucho tiempo de ésto y al menos me sonaría, si era antíguo quizá ya no exista. Si vuelves por allí, no olvides tomar un café en Casa Ojeda.
    Gracias por tu visita.

    :-)

    ResponderEliminar
  23. ¡Encantada he hecho el recorrido contigo, Air! ¡Me trae muchos buenos recuerdos!

    Durante los cuatro años que viví en Vitoria iba muchos fines de semana a Burgos o también algunos domingos a pasar el día y a comer...Frecuentaba un restaurante que se llamaba La Morena, creo, del lado del río camino del bellísimo Monasterio de Huelgas que visité varias veces. Otras veces iba a Casa Ojeda (no estoy muy segura de los nombres pues mi memoria me traiciona) que se comía muy bien. Me chiflan las morcillas de esa zona.
    La última vez que estuve en Burgos, hace dos años, las compré para traer en una charcutería que se llama "Felipe González" (¿recuerdo bien?)...

    Burgos es una ciudad preciosa y acogedora. He pasado días muy felices en ella. El trayecto entre Vitoria y Burgos constituyó mi estreno del carné de conducir y de mi SEAT 600 de color azul...

    ¡Que tiempos! ¡Que maravillosos recuerdos!...

    Gracias. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  24. Un abrazo tambien para tí, Chela y gracias por acompañarme. Los nombres que mencionas coinciden. El fantástico Monasterio de las Huelgas, donde las monjas de clausura hacen temblar cuando cantan en los oficios religiosos, el restaurante Casa Ojeda,que pertenece a una de las familias hosteleras de más solera en la ciudad, una de las hijas fué compañera de estudios, las morcillas de arroz, famosas y fuertecitas.... y tambien tengo un 600 en la memoria, verde, el de mi maestra de parvulario, je,je.

    Tienes razón, ¡qué recuerdos!
    Un beso Chela.

    ResponderEliminar
  25. Siempre es un placer visitar sitios como este. Felicitaciones. Te invito muy cordialmente a que visites el mío donde están consignados mis poemas: www.mandalaspoemas.blogspot.com

    Un abrazo desde Barranquilla, Colombia.


    Víctor González Solano

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tu visita Víctor, te la devolveré. Será tambien un placer ler tus poemas.

    Saludos desde Madrid, España.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo12/12/07

    Ya sé cual era el hotel,he ido a la "caja de recuerdos de viajes", donde guardo algunas cosas de sitios en que he estado y.. !eureka! he encontrado una caja de cerillas que pone :

    Hotel Almirante Bonifaz, Vitoria, 22 y 24-Burgos.
    Telefono 947 20 69 43.
    Lo siguiente claro, fue ir a google y buscar y veo que sigue existiendo y ha sido restaurado en el año 2.004.
    La dirección es la misma que la de la página de internet, pero el teléfono puede ser que cambiara,en la página no lo veo.

    Ya tengo hotel para cuando vuelva a Burgos ciudad.:)))

    Y yo pensando que era el Reconquista ...¿de dónde sacaría yo eso? Mis disculpas Air.

    Liaohe

    ResponderEliminar
  28. Corazón, ahora sí que me has hecho derramar una lagrimilla. "Hotel Almirante Bonifaz"..... precioso y maravillosos recuerdos. Allí fué mi boda y la de mi hermana. Se restauró sin apenas notarse porque no le hacía mucha falta, tan solo un lavado de cara.

    Si vuelves avísame por si estoy por allí. Y no te disculpes, no hay motivo.

    Un bico, Liaohe

    ResponderEliminar
  29. Anónimo13/12/07

    La vida está llena de complicidades, las dos en el mismo sitio y en distintos momentos de nuestra vida.
    Si voy claro que te lo haré saber.


    Liaohe.

    ResponderEliminar