martes, 22 de abril de 2014

VENTANAS DEL ALMA

 


Cuántas veces me acuerdo de ti ... subías las persianas hasta arriba y entrabas en aquel cuarto lleno de libros, donde leía siempre con música de fondo y con luz tenue hasta caer la tarde. Ni me enteraba de la oscuridad, apenas los últimos rayos de sol caían, con encender la pequeña lamparita era suficiente. "Cuida tus ojos, cuídalos como si fueran diamantes"-decías.

¡Qué verdad más grande!, entonces era una adolescente con una vista de lince, jamás se me ocurrió pensar que los años y la imprudencia llegarían a pasarme factura. Y más tarde vinieron tiempos peores. Estudiar con una linterna escondida entre las sábanas las protuberancias, sínfisis, oquedades y demás descripciones de la anatomía de los huesos humanos, estaba a la orden del día. Así noches y noches en aquella residencia de estudiantes, cuando la ocurrente directora apagaba las luces apretando el botoncito que dejaba toda la planta a oscuras. Y al día siguiente ¡examen!, qué error tan incomprensible como cruel. Prefiero no recordar lo que debieron sufrir mis ojos en aquellos años.

Cierto es que el tiempo no pasa en vano y que los problemas circulatorios de la vista y sobre todo la presbicia (vista cansada), son más comunes en las mujeres a partir de los 40 -45 años. Por genética, factores hereditarios y cambios hormonales el sexo femenino gana la carrera y suele ser el primero en entrar en el campo de la óptica y usar las primeras lentes. Por supuesto estoy hablando en términos generales sin tener en cuenta los múltiples problemas incluso congénitos, como la miopía por ejemplo, en los que ni cuenta el sexo ni la edad.


Dos ojos para toda la vida, una frase que desde hace tiempo se utiliza para concienciarnos de lo importante que es su cuidado, un tesoro que solo valoramos de verdad cuando lo perdemos o nos vemos mermados, aunque solo sea por un principio de presbicia que ya comienza a esclavizarnos y nos alerta de que nuestra vista está cansada y pronto dependeremos de unas lentes para el resto de nuestra vida. ¡Qué le vamos a hacer!, los años no perdonan y todo, absolutamente todo se gasta.

Los ojos, también llamados las ventanas del alma, además de albergar el sentido de la vista, son una de las principales vías de comunicación del ser humano. A través de la mirada expresamos emociones, pensamientos e intenciones de manera inconsciente que, a veces, incluso contradicen lo que decimos con palabras. Para expresar sus pensamientos, el ser humano utiliza los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. A la hora de procesar los pensamientos no utilizamos todos los sentidos al mismo tiempo. Si queremos saber qué sentido se está utilizando o cómo se siente nuestro interlocutor, esto queda reflejado en la dirección en la que apuntan sus ojos. Aprender cómo procesa una persona sus pensamientos a través del lenguaje de sus ojos mejora nuestras habilidades de comunicación y, por tanto, nuestras habilidades sociales.

Cuando preguntamos algo a alguien, la dirección donde la persona orienta su mirada al responder nos aporta, explicado de una manera muy simple, la siguiente información:

- Si sus ojos miran hacia arriba, está visualizando la respuesta en forma de imagen.

- Si mueve los ojos en línea recta, a derecha o izquierda, está conectando con sonidos, bien sea creándolos mentalmente o recordando sonidos que ya conoce.

-Y si los ojos miran hacia abajo, la persona estará pensando en cosas emotivas o estableciendo un dialogo interior consigo misma.


Alguien muy importante para mí, decía siempre que a las personas se las conoce mirándolas a los ojos cuando conversas con ellas. Cuando alguien no te mira de frente, cuando baja su vista o la desvía hacia otra parte, es señal de timidez, incluso de falta de seguridad, pero también puede ser señal de falsedad o poca sinceridad. Los músculos de los ojos son capaces de detectar hasta si una sonrisa es verdadera o fingida.

Afortunadamente en el campo de la Oftalmología se ha avanzado muchísimo. Lentes graduadas mono focales, lentes progresivas, que permiten la visión de cerca, lejos y distancia intermedia, lentes de contacto o lentillas, que se colocan sobre la córnea y que las hay blandas, desechables, como solución a problemas astigmáticos, cosméticas de diferentes colores, rígidas y permeables.


En cirugía, la utilización del láser ha sido y sigue siendo el tratamiento más importante y avanzado para la corrección de : La Miopía: Desde 0,5 a 10 dioptrías Hipermetropía: De 0,5 a 5 dioptrías Astigmatismo: De 0,5 a 5 dioptrías. Actualmente es el tratamiento más importante con el que contamos aunque de momento resulte bastante caro.

Pero seguro que muchas veces os habéis preguntado lo que significan términos tan generales como Dioptría, Retina, Cristalino, Córnea, Pupila y Nervio óptico. Y las lesiones más comunes de la vista como Miopía, Hipermetropía, Afaquia, Glaucoma, Astigmatismo, Presbicia y Catarata.

Pues vamos con ello:

Dioptría: Unidad de medida de la lente.

Retina: Película sensible de ojo donde se forman las imágenes de los objetos.

Cristalino: Elemento del ojo situado detrás de la pupila a través del cual convergen los rayos luminosos sobre la retina.

Córnea: Lente transparente y elástica. Su capacidad para hacer converger la luz es la mayor de todas las estructuras y medios ópticos oculares.

Pupila: Abertura o diafragma que regula la entrada de la luz en el ojo.

Nervio óptico: Por donde pasan los estímulos nerviosos hasta el cerebro y donde se fusionan las imágenes de cada ojo construyendo la realidad percibida.


Una persona con Miopía tiene dificultades para enfocar bien los objetos lejanos.




Un adulto con hipermetropía alta tendrá visión borrosa, especialmente para las cosas cercanas. Si la hipermetropía es baja podrá ver bien de lejos aunque con un esfuerzo constante (gracias a que el cristalino puede aumentar su poder convergente - fenómeno conocido como acomodación).

Afaquia: Carencia de cristalino, desde el nacimiento o por operación de catarata

Glaucoma: Afección por el aumento de la presión intraocular.

Astigmatismo: Defecto en el ojo que consiste en una deformación o imprecisión de las imágenes por el alargamiento producido en una dirección, debido a que no son igualmente refringentes en la dirección de todos sus diámetros.

Presbicia: O vista cansada. Es una hipermetropía debido al cansancio de los músculos ciliares del ojo.

Catarata: Opacidad total o parcial del cristalino, de su cápsula o de ambos. Puede ser debida a la edad, enfermedad, fuertes miopías, exposición a la luz ultravioleta o simplemente hereditaria.


 
Gracias por leerme, espero que os haya sido útil esta somera explicación.
Los ojos de mi hija encabezan la entrada.



19 comentarios:

  1. Una triste y real reflexión que siempre llega tarde, yo estoy pasando algo parecido.
    Muy útil toda la información que nos das, gracias!!!
    Cariños…

    ResponderEliminar
  2. Siempre me gusta mirar de frente, pero a veces me pasa como a mis nietas que me distraigo y miro algo que se mueve cerca, a ellas las regaño y a mi no.
    Llevo gafas progresivas desde hace unos años, empecé con vista cansada pero no me quitaba las gafas nunca y me estropee la vista, ahora las llevo progresivas (las odio) y tengo una colección de lentillas pero no me acostumbro.
    Los ojos son importantes y a todos nos lo han dicho y nosotros lo repetimos, pero no hacemos mucho caso hasta que tenemos que dar la razón. Es interesante lo que nos has contado.
    Los ojos de tu hija son preciosos. Un abrazo y cariños

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante lo que has escrito.
    Hay que ver, que miramos y no le damos importancia, a ese gran sentido que poseemos, Vista.

    He usado lentes para vista cansada. Lentes para lejos, para conducir.
    Hace ya algún tiempo, que no utilizo ningún tipo de gafas, tampoco lentillas. Muy reciente, me examinaron los ojos y leía perfectamente, al lejos y de cerca.
    Ahora bien, me detectaron que no tengo riego en el nervio óptico, me dijeron, p0odría ser bueno tomara un vasodilatador, que el Vino Tinto, lo es y con mesura, me puede ir bien. Así que no fui al médico de cabecera, para que me recetara ese fármaco.

    Pero eso no tiene cura, según me dijo.
    Actualmente veo perfectamente

    manolo

    ResponderEliminar
  4. Oriana
    Raro es el que se salva de algún problema en la vista. Mi abuela materna jamás usó gafas y murió con casi 98 años, está claro que no tengo su suerte.

    Cuídate los ojos y no dejes tu revisión anual.

    ResponderEliminar
  5. Ester:

    Así empecé yo, como tú con gafas de cerca, no es que se estropee la vista por llevarlas constantemente, ocurre que el ojo se acostumbra, se hace vago y luego cuesta enfocar.
    También uso progresivas, que me costó mucho adaptarme a ellas, me mareaba, pero ya y a la tercera, no. Durante el día no las llevo, me fastidia depender de ellas y en cuanto puedo me las quito.

    Hay que mirar a los ojos, en ellos se pueden saber muchas cosas.

    Lentes azules.

    ResponderEliminar
  6. Manolo:

    Ja,ja, Manolo, te recetaron un buen vasodilatador, pero cuidado, todo tiene un límite. Tu problema es normal según la edad y por lo general cuando uno ve de cerca bien después de haber llevado lentes, es que se está formando una catarata. Pero dices que ves bien de cerca y de LEJOS, luego no es tu problema.
    Suerte que tienes, como mi abuela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Los ojos de tu hija los conozco desde hace unos cuantos años :)
    Aunque tengo progresivas, lo que mejor me ha ido ha sido graduar unas gafas para cada cosa, con las progres apenas podía estar media hora en el ordenata, lo mismo con la tele, desde que he graduado unas para la tele y otras para el ordenata puedo estar todo el tiempo que quiera sin que me lloren los ojos como me pasaba antes, pero lo que ha sido decisivo y ha sido por casualidad que me he dado cuenta, es no llevar gafas cuando camino mi hora diaria y siempre que no veo tele ni ordenata, ha sido mano de santo, en realidad a veces estoy viendo la tele mientras preparo la comida y no me doy cuenta de que no llevo las gafas, esto es al principio, pronto las necesito.
    Otra cosa sorprendente es que llevaba muchos años tomando las gotas para el Glaucoma, un buen día haciendo una revisión rutinaria, ante la sorpresa del oftalmológico, el Glaucoma había desaparecido, me hicieron un seguimiento por un tiempo y hasta ahora, el Glaucoma ha desaparecido desde hace años, yo por si acaso, por mi cuenta me tomo la presión ocular de vez en cuando para estar tranquilo.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada querida.
    El lenguaje del cuerpo es muy rico y si eres observadora puedes descubrir verdades y mentiras sin que el otro se entere !jaja!hace años trabajé para una empresa norteamericana dando cursos de crecimiento personal y esa asignatura era imprescindible de dominar al dedillo.
    En cuanto a nuestros ojos, qué mal los hemos tratado en nuestra juventud, yo también estudiaba con una linterna y a los 30 años ya no veía los puntos de sutura de las fistulas Faví para sacar los puntos. Hoy use 5 pares de gafas y con ninguna me acomodo.
    Un beso muy grande
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Muy buena y completa información. Me arepiento muchisimo de no hacer revisiones con frecuencia y de detectar muy tarde mi degeneración macular.
    Este próximo lunes me toca revisión. Estoy siempre temiendo perder ´más visión pero también disfrutando a tope de poder seguir contemplando las maravillas que nos depara la naturaleza, de poder todavía leer, y de ver los rostros de familiares y amigos.
    Quiero disfrutar de lo que todavia tengo, no pensar en lo que ya he perdido.

    Un cariñoso y fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena y muy ilustrativa tu entrada. A todos nos dicen que debemos cuidar los ojos pero luego hacemos barbaridades. Y cuando nos damos cuenta somos incapaces de hacer cualquier cosa sin gafas, aunque éstas las hayamos comprado en los chinos desoyendo los más sabios consejos.

    ResponderEliminar
  11. Genin:

    A mi me ocurre lo contrario, con tantas gafas de diferentes distancias me volvía loca, las progresivas si están bien hechas son una buena solución, aunque tardé mucho en adaptarme, pero para el ordenador prefiero las ocupacionales, son más cómodas.
    Lo de tu glaucoma sí que es raro, procura hacerte revisiones y no lo dejes.

    Gracias como siempre.

    ResponderEliminar
  12. Sor Cecilia:
    Razón tienes, le hemos dado caña a la vista y los años no pasan en balde, vienen con la factura en las manos, además, ¿te has dado cuenta de lo delicados que son los ojos claros?, los días nublados por ejemplo, la nieve y demás fenómenos, a mi al menos me resultan incómodos, no veo muy bien.

    Un abrazo y éxito con tu libro.

    ResponderEliminar
  13. Chela:

    Suele pasar, uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde y los ojos son muy delicados. Ahora cuídalos y sigue disfrutando de todo lo que tienes a tu alcance, ese mar tan precioso, tus viajes, tus escritos, tus fotos, todo !!!!!, has demostrado muchas veces lo que vales y lo bien que sabes vivir.
    Un abrazo apreciada amiga.

    ResponderEliminar
  14. Amparo Puig:

    Tienes razón, una vez que pierdes vista y te pones gafas, ya dependes totalmente de ellas, el ojo se hace cómodo y no enfoca como antes. En cuanto a las gafas que venden los chinos, o las que hay en muchas tiendas con un precio bastante asequible, ¡cuidado!, no las aconsejo, para eso están las ópticas, unas buenas gafas de sol tienen que llevar la protección adecuada, no hay que jugar con esto, ni a los niños se les debería comprar gafitas de juguete.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Lo más bello de tu entrada: LA NIÑA DE OJOS PRECIOSOS.
    Lo más instructivo, la descripción acertadísima de las partes del ojo.
    La moraleja, para aquellos o aquellas que aún lleguen a tiempo, es que la vista es un tesoro y debemos cuidarla y valorarla como tal.
    Yo llevo gafas progresivas, no me las quito, me siento bien con ellas y más segura. Soy la que les leo la letra pequeña a mis amigas, prefieren ir sin ellas pese a necesitarlas.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  16. A estas alturas creo que llevo a mi haber una pérdida de seis lentes, aparte de muchas veces sentarme sobre ellos, etc. Como tu dices ya tengo cansada mi vista, lo único que me salva es que todavía puedo ver perfectamente los paisajes que he recorrido y espero seguir teniendo en buen estado mis ojos para lo cual siempre ando con lentes cero aumento para protegerlos de cualquier cuerpo extraño y de los rayos solares. Muy interesante la publicación mi querida amiga lejana. Un gran abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  17. Excelente entrada¡¡¡¡
    Que cierto es que la mirada lo transmite todo, una mirada pura y genuina puede cambiar cualquier situación.... y cualquier entorno.

    Nuestra mirada es sin duda nuestra tarjeta de presentación, y hemos de cuidarla para que siga transmitiendo lo mejor de nosotros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Pasaba por aquí y he querido saludarte con un hasta luego.

    Como le digo a Ester, mientras espero vengan a recogerme, con las tripas bien limpias.

    Me ha gustado mucho ese saludo tuyo.
    Te digo la verdad?
    LO ESPERABA, por eso he entrado.

    Abrazos, manolo

    ResponderEliminar
  19. Bonitos ojos los de tu hija.

    Hace tiempo que utilizo gafas para leer pero no me causa ningun problema.

    Muy interesante tu entrada.

    un abrazo

    ResponderEliminar