jueves, 13 de febrero de 2020

Visita inesperada.




Mientras el viento y la lluvia amenizan una tarde de febrero, sentada en la mesa de un viejo café, de esos que ya van quedando pocos, con historiada barra de mármol, espejos recargados y grandes lámparas retro. Café con olor a madera, refugio de solitarios y sonidos de soul, blues y jazz., alguien no grato se acerca a saludarme.

- ¿Qué tal amiga?, de nuevo nos encontramos. ¿Puedo acompañarte?
- ¡Vaya!, de nuevo tu presencia, pues espero que sea por poco tiempo porque intuyo lo que pretendes, tu táctica es bien conocida por quien sufre tu visita de vez en cuando. Menos mal que eres impasible para muchos, por fortuna saben ignorarte y lidiar tus amenazas.
A veces me gustaría ser tan poderosa como tú, eres fuerte como un roble, tienes habilidad para mantener en alerta al ser más cabal y aprovechas la flaqueza del débil hasta convertirlo en un muñeco de trapo. No me gusta nada compartir tu compañía, eres demasiado persistente, aprovechas las situaciones conflictivas para intentar hundirnos en un profundo agujero del que resulta difícil salir. Pero te olvidas que existe una fuerza potente que nos permite luchar contra tus ataques.
Sabes bien a qué me refiero. ¡Exacto!, se  llama VOLUNTAD.

No quiero que te sientes, pero te invito a una taza de tila, el café no es compatible contigo.



Supongo que ya sabéis quién es esta intrusa que tiene la osadía de venir a mi mesa, para acomodarse primero en la silla y después en la mente sin previo aviso. Su apellido ANSIEDAD y su nombre NEUROSIS. Una emoción humana que es conocida desde hace aproximadamente unos 500 años. Creo que todos hemos experimentado alguna vez su acción perturbadora e inquietante en las difíciles situaciones que nos presenta la vida. Quien haya tenido la suerte de librarse de ella no sabe lo que tiene ganado. Muchos observadores la consideran ya una condición básica de la existencia moderna. Es normal que un individuo sienta ansiedad al enfrentar eventos estresantes cotidianos, si los afronta y los desafía, es probable que pertenezca a ese grupo de personas sin ningún trastorno que manejan y controlan la situación por complicada que sea. Tienen mucha suerte, ¿Cómo lo hacen?, pues usando estrategias tales como la relajación para reducir el estrés y el autocontrol. Sin embargo otros reaccionan al contrario, llegando a perder la atención con dificultad de razonamiento y terminan necesitando ayuda psicológica.

Un trastorno por ansiedad ocurre solo cuando altera el funcionamiento social u ocupacional o produce una angustia significativa.
No es lo mismo estrés que ansiedad. El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso.
La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La sintomatología es ya conocida y en cambio uno se pregunta las causas que lo producen. No se sabe exactamente su etiología, aunque se conoce que hay factores que afectan como: Factores genéticos y biológicos. Puede comenzar a cualquier edad y generalmente es más propicio en mujeres.

Escribir sobre la ansiedad con conocimiento de causa, no me resulta complicado. Muchos conocemos perfectamente estos episodios que afectan seriamente a nuestra personalidad y que con la ayuda de esa Voluntad, conseguimos con mucho esfuerzo superar.
Tratemos de escapar de este mal moderno, que es tan viejo como este antiguo café.



- No, "amiga", no me gusta nada tu visita, una cosa es tener voluntad y otra poder. No siempre conseguimos lo que queremos, no siempre nos libramos de tener presa la mente, por eso te ruego que te vayas, la vida es demasiado bonita para desaprovecharla.

Mantener un equilibrio entre cuerpo y mente es importantísimo - Mens sana in corpore sano - de ello depende nuestra calidad de vida.
Y hay algo que no debemos olvidar :


Solo se ha perdido cuando se deja de luchar y por favor, buscad ayuda.


17 comentarios:

  1. Lucho a diario con la ansiedad desde hace años. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy buen texto donde marcas la diferencia entre estos dos casos. Cuando la ansiedad se vuelve un problema hay que atajarla de manera profesional. Y no ignorar los síntomas ta eur no aparece de un día para otro.

    Mi respeto y mi abrazo de solidaridad.❤️

    ResponderEliminar
  3. Todos hemos tenido momentos en la vida en los que hemos sentido algo de ansiedad, aunque fuera puntualmente. En mi caso, afortunadamente, no puedo decir que lo sufra, pero como bien dices intento también relajarme y dominar los nervios en la medida que puedo. Pero si, la ansiedad es un problema para mucha gente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un buen consejo, sin duda.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lagarto, Lagarto.....

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tu conoces el tema, el fondo y el modo, si dices que hay que pedir ayuda debes tener razón, ¿pero quién ayuda al especialista? no entiendo y trato de comprender a los que sufren depresiones pero no es fácil si no sabes como. Quererse uno mismo, aceptar los valores propios, reconocer la entrega hacia los demás... esto debería ayudar. Un abrazo, o dos o un achuchón

    ResponderEliminar
  7. Se de lo que hablas, yo lo viví hace trece años, de la mano con una depresión, gracias a Dios ya sane y no ha regresado más, siempre hay esperanza, cuando buscamos la ayuda correcta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Complejo tema el que viven muchas personas en este hoy...pero al menos quien se da cuenta que debe ayudarse con un profesional si de por si solo no logra control, es un gran paso adelante y bueno la fe y esperanza ayudan por mucho también, por eso hay que ser fuerte y seguir adelante , una batalla que se debe ganar consigo mismo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ES una dolencia que además no va con signos físicos, no es como tener rota una pierna y llevar una escayola. Lo defines muy bien.

    Por la comprensión de quienes la sufren. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Al principio pensé que era el Coronavirus ese que está de moda, lamentablemente, pero la tia que mencionas, tambien se las trae, en fin, lagarto, lagarto, fuera con todo lo negativo para nuestras vidas!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Este tema me parece muy delicado y lo tratas bien desde tu experiencia.
    Yo conozco y sé cómo funciona,desafortunadamente.
    Nadie quiere esa compañía porque es un fantasma que no te deja caminar.Te asusta y te paraliza.
    La voluntad,el pensamiento positivo son "armas"para luchar contra ella,pero no siempre se consigue´
    Cada persona tiene una forma de reacción que no siempre es la mejor.
    Ayuda psicológica también es una buena recomendación.Se Puede salir de ella?A veces sí,aunque los acontecimientos de la vida,repetidos o difíciles,no paran.
    Y sabes?CUando tenemos una rotura de un hueso,o nos duele la cabeza,o etc,todo se torna normal,pero cuando son temas de la mente,nadie comprende o no puede comprender que la psiquis no lleva tiritas,pero cómo duele!!
    Besucos y gracias por tu entrada

    ResponderEliminar
  12. Mala compañía.
    Muy bueno tu texto.
    Hay momentos en la vida que te hacen sentir esa temida ansiedad. Y alejarla parece difícil por mucho empeño que se ponga.
    Tu lo has explicado maravillosamente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Air. Como estas?. Voy a ver si empiezo de nuevo a coger el blog de vez en cuando. Ahora mismo tengo unos dias malos pues la ansiedad y nerviosismo vienen de la mando a menudo a visitarme. Ahora es largo de explicar, hare mañana o pasado una entrada a ver si asi me sirve tambien de desahogo. No creas que a lo mejor todo es fruto de mi imaginación y resulta que estoy como una rosa, chuchurria, pero rosa. Me ha alegrado mucho saber de ti y que te acordaras de mi. Cuando te cuente comprenderás. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han pasado dos años desde tu última publicación. Por favor, no te encierres en tí misma, escribe, comenta, canta, baila, vuelve a ser la alegría andante que eras.
      Aquí sigo, me alegra que hayas venido a verme.
      Ánimo, no creas que me escapo de la ansiedad, de vez en cuando llama a mi puerta.
      Un beso

      Eliminar
  14. me gusta tu texto y la forma en que lo manejas
    te leo
    volveré sin lugar a dudas

    ResponderEliminar
  15. Pueden ser muy variables las causas, como bien lo dices, pero hay que ponerle freno desde los primeros síntomas con mucha voluntad y disciplina y de preferencia sin píldoras. Cambiar de estilo de vida. Salirse de las imposiciones del sistema. Gracias a Dios no la he padecido y no voy a padecerla. Porque lo que venga, será, queramos o no.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  16. Un tema muy delicado Airblue, puede que no sea fácil de solucionar pero las personas debemos de poner mucho de nuestra parte, cuando hace casi dos años me diagnosticaron cáncer de mama una de las cosas que primero me ofrecieron fue la ayuda psicológica "porque muchas personas caen en el miedo, la depresión y la desesperanza" de momento rechace porque me propuse que tenía que luchar y ser fuerte y así ha sido, de momento estoy bien. No todos los problemas son iguales.

    Besos.

    ResponderEliminar