jueves, 5 de junio de 2008

YO COLECCIONO ...

Mi colección de cucharillas de ciudades y lugares


¿Quién no ha pensado alguna vez en empezar una colección?, ¿Quién no ha acumulado ciertos objetos por gusto personal, interés estético, curiosidad científica, necesidad profesional o simplemente, por pasar el tiempo?. Para algunos serán libros o discos, para otros soldados de plomo, otros coleccionan sellos de correos. Está comprobado que el ambiente fomenta el coleccionismo en los niños entre los siete y los quince años. La estimulación por parte de padres y profesores ayuda a interesarse por ello porque en general se considera que son ocupaciones sanas que despiertan el espíritu y preparan para la vida adulta.
Todos hemos coleccionado algo a lo largo de nuestra vida. Recuerdo aquellas canicas de colores cuando era niña, los cromos de películas de la época, las chapas, alfileres y las cajas de cerillas. No se acabaría nunca de citar todas las ocasiones de reunir, de clasificar, que nuestra civilización nos ofrece: cuadros, llaveros, ceniceros, monedas, infinidad de objetos que proporcionan cierto grado de entretenimiento y satisfacción
.



Pero no todo coleccionismo es tan inocente como se cree, (ahora viene la parte negativa), basta con que un interés demasiado poderoso, o demasiado exclusivo por ciertos objetos se transforme en pasión, para que el coleccionista atraviese el umbral de lo anormal y se vuelva neurótico y hasta obsesivo.





Parte de la colección de sellos.


Pero ¿dónde comienza lo anormal?.

Tendiendo a generalizarse la afición al coleccionismo, algunos se sorprenderán, quizá, de que dé pie a un análisis del comportamiento humano. El “catálogo” de colecciones es muy amplio y no todas son tan inocentes como se cree. La filatelia, en términos de psicoanálisis no alcanza niveles patológicos, salvo en casos excepcionales. En cambio la cleptomanía, que puede desembocar en coleccionar objetos robados, la piromanía o el donjuanismo, consistente en “coleccionar” conquistas, manifiestan sin duda ciertos trastornos psíquicos.



Filatelia: Catedrales U.K.





Kings U.K.







Hay entonces una patología de la colección corrientemente desconocida entre el público. En su mayoría los coleccionistas son personas con gusto, mentes esclarecidas y por tanto su conducta no puede ser más natural. Más inquietantes son los vanidosos que coleccionan solo por suscitar la admiración o la envidia de los demás. Los avaros, por el ansia de poseer, los tiranos domésticos quieren, al tiempo que un imperio para gobernar, un “tesoro” para guardar celosamente. Los meticulosos, los insociables que se consuelan de su incapacidad de comunicarse normalmente con los otros multiplicando sus colecciones.
A toda esta lista de “atormentados”, cuya tendencia a agrupar los objetos no es más que un síntoma, una válvula de escape, hay que añadir los verdaderos enfermos: los megalómanos, los cleptómanos, los maniacos y los fetichistas.

Recordando las clases de Psiquiatría impartidas por uno de los mejores profesores, que curiosamente contaba con una buena colección de pipas que solía mostrar a diario, el fetichista es un individuo cuyo interés erótico le ha llevado a fijarse en una parte del cuerpo de sus semejantes (cuello, tobillos, pantorrilla, por ejemplo) o en una prenda de sus vestidos. Algunos, pueden reunir grandes cantidades de guantes, medias, ropa interior, etc, etc, intentando así lograr una satisfacción de orden sexual. Se cuentan, con los obsesos, entre los coleccionistas anormales más numerosos.






Algunos tipos de coleccionismo:




Filatelia o coleccionismo de sellos
Numismática o coleccionismo de monedas
Colección de Calendarios de Bolsillo
Colección de placas (o chapas) de cava
Colección de bolígrafos y lápices publicitarios
Cartas coleccionables
Colección de autógrafos
Colección de cómics
Colección de cromos
Colección de miniaturas
Colección de miniaturas de licor
Colección de papeletas electorales
Colección de placas y carteles de compañías de seguros
Colección de soldados de plomo
Xiloteca = Colección de maderas
Colección de Parches Scouts
Coleccionismo deportivo
Coleccionismo de muñecos (por ejemplo, los Madelman)
Colección de posavasos
Colección de sobres de azúcar, glucosbalaitonfilia
Colección de libros



Todo es válido mientras aporte distracción y entretenimiento.


Pienso que "un gran experto no es otra cosa que un coleccionista de conocimientos".




Algunas monedas de la colección.

Monedas de Hungría 2006



Moneda de U.K. de 5 libras. Conmemorativa del Milenio. Año 2000






Im Alive - Celine Dion




35 comentarios:

  1. Te veo un poco mas animada.
    Mucho ánimo corazón, saldrás adelante, seguro.
    Quedan casi dos meses para el 1 de Agosto, verás como estás fresca como una rosa mucho antes del gran día.
    Yo, he coleccionado cantidad de cosas, como todos, monedas,cromos,pipas, sellos y un largo etc, creo que nunca terminé nada, o llegó a ser importante, hasta me olvidaba de mis colecciones...jajaja
    Pero ya hace tiempo que no colecciono nada, no me apetece.
    Espero no tener nunca el síndrome de Diogenes y me ponga a coleccionar basura...
    Un beso grande y salud

    ResponderEliminar
  2. Me dirás que esos anaqueles con las cucharitas es una colección tuya? si lo es, fabuloso.
    Para ser franco muchas veces intente hacer algo parecido, pero no tuve la paciencia, pero si, me gustan las cosas antiguas lo que sea de antaño, pero en su justa medida, porque no puedo juntar mucho tengo un depa pequeño.

    Buen post y también me alegro que estés un poquitín mejor, sabes para esa fecha tan importante te acompañaré en los sentimientos y verás que estarás reluciente y fresca como una flor en la cordillera.

    Un besito mi Airblue.

    ResponderEliminar
  3. Yo pertenezco al grupo de los coleccionistas de Calendarios de bolsillo, llevo muchos años y a día de hoy me siguen encantando.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. De pequeño coleccionaba sellos.

    De mayor me aficioné a la fotografía y a las Minolta reflex de enfoque manual (nunca me pasé al autofocus, aunque algún día caeré en la fotografía digital, que sólo uso en el trabajo). Hay mucho material de segunda mano (¿quien tira hoy en día con enfoque manual?) y la calidad de las ópticas Minolta de aquella época era increíble (si luego se hicieron más famosas las Nikon o Cannon fue por mejor marketing).

    Ahora ya no soy coleccionista, sólo conservo 2 cámaras de estas, pero conservo una gran colección de objetivos variados. Si no me cambio a algo más moderno es porque tener una colección de objetivos equivalente sería prohibitivo para mi bolsillo.

    La que colecciona cosas es mi mujer. Anda que no hemos "asaltado" mercerías en liquidación para su colección de botones antiguos. Hubo un tiempo en que, ropa que compraba, ropa a la que cambiaba los botones por unos de su colección. La ropa ganaba muchísimo. No sé cuantas cajas debe tener ya en el trastero, todas clasificadas.

    ResponderEliminar
  5. Genin: o mejor Genio, para mi lo eres... Gracias por tus buenos deseos, ojalá se cumplan. Tengo momentos en los que me encuentro bastante mejor, pero estamos teniendo una primavera muy inestable y al menor cambio de tiempo vuelve el bajón. Lo peor es cuando me cuesta respirar. Pero tus vibraciones tienen que llegar hasta mi.
    Lo del síndrome de Diógenes no lo digas ni en broma.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Tork:
    Sí, las vitrinas de cucharitas son mias. Voy comprando allá por donde paso y visito. Las tengo de muchos lugares ah! pero me falta la de Santiago de Chile, je,je. ¡Quién sabe! a lo mejor un día llego a tenerla y a colgarla.

    Un beso Martin.

    ResponderEliminar
  7. Valquiria:
    Hace tiempo también coleccionaba postales y calendarios de bolsillo. Con el cambio de domicilio se perdieron muchas cosas y ya ni recuerdo pero tenía un montón.

    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  8. bowman:
    La fotografía digital es un paso gigante, un avance más de la tecnología, pero tienes razón, aquellas cámaras de enfoque manual eran una gozada. Mi marido es aficionado a la fotografía, demasiado diría yo, tenemos dos cámaras antíguas de principios de los treinta, una de ellas venida de Cuba, que son casi de museo.
    Lo que es curioso es la colección de botones de tu mujer, nunca se me había ocurrido, tiene que ser bonita.

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  9. Creoq que todo en exceso es malo.
    Besitos azules

    ResponderEliminar
  10. Tu colección es preciosa!!, te faltarían las dos que me trajo mi hermana de Australia, cuando pases con la avioneta te alcanzo una.
    Yo coleccioné desde niña sellos postales, y monedas.
    De adolescente aprendí a tratarlas, clasificarlas y están en sus carpetas. No he vuelto a tocarlas en años, pero me quedó eso de seguir guardando las que encuentro...para después ¿?.

    Contaba Pablo Neruda que un coleccionista puede volverse obsesivo, que él era capaz de atravezar el planeta por conseguir un caracol.

    Pablo Neruda decía:

    “… lo mejor que coleccioné en mi vida fueron mis caracoles. Estos me dieron el placer de su prodigiosa estructura: la pureza lunar de una porcelana misteriosa, agregada a la multiplicidad deformas, táctiles, góticas, funcionales”.
    "...desde que don Carlos de la Torre, ilustre malacólogo de Cuba, me regaló los mejores ejemplares de su colección. Desde entonces y al azar de mis viajes, recorrí los siete mares, acechándolos y buscándolos"
    “En México me fui por las playas, me sumergí en las aguas transparentes y cálidas, y recogí maravillosas conchas marinas. Luego en Cuba y en otros sitios, así como por intercambio y compra, regalo y robo (no hay coleccionista honrado), mi tesoro marino se fue acrecentando hasta llenar habitaciones y habitaciones en mi casa. Tuve las especies más raras de los mares de China y Filipinas, del Japón y del Báltico, caracoles antárticos y polymitas cubanas, o caracoles pintores vestidos de rojo y azafrán, azul y morado, como bailarinas del Caribe. A decir verdad, las pocas especies que me faltaron fue un caracol del Matto Grosso brasileño, que vi una vez y no pude comprar, ni viajar a la selva para recogerlo. Era totalmente verde, con una belleza de esmeralda joven. Exageré mi caracolismo hasta visitar mares remotos. Mis amigos también comenzaron a buscar conchas marinas, a encaracolarse. En cuanto a los que me pertenecían, cuando ya pasaron de quince mil, empezaron a ocupar todas las estanterías y a caerse de las mesas y de las sillas. Los libros de caracología o malacología, como se les llame, llenaron mi biblioteca. Un día lo agarre todo y en inmensos cajones los lleve a la Universidad de Chile, haciendo así la primera donación al alma mater.”

    Perdón...es largo, pero me pareció muy interesante, sabía de esto y te lo busqué en sus propias palabras.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Pues yo no colecciono nada, y son preciosas las colecciones de todos los que teneis esa paciencia para hacerlo.

    besitos

    ResponderEliminar
  12. Pues mi querida Air, yo también he coleccionado de todo. Ahora me limito a contemplarlo, porque ya no me apetece llenar más mi espacio... quiero empezar a vaciar.

    Mi ama coleccionaba desde niña también diversas cosas, que ahora han pasado a engordar mis colecciones.

    Lo de la colección de botones que te ha sorprendido, es una de las colecciones más curiosas de las que hemos hecho. Empecé al ver los ejemplares que tenía mi ama. Ella también cambiaba los botones a las prendas y les ponía botones antiguos preciosos que conservaba desde su niñez en Bélgica.

    Sería bonito fotografiarlos y mostrároslos algún día.

    ¿que ocurre el 1 de agosto? ¿la boda de una de tus hijas?

    Seguro que para esa fecha estas en plena forma. Eso te deseo.

    Un beso grande y cuídate mucho ¿ vale ?

    ResponderEliminar
  13. Safiro:
    Interesante lo que me cuentas de Neruda, no lo conocía y ¿ves?, se volvió obsesivo y ambicioso. Siempre he dicho que cuando una afición o un hobby se dispara y se convierte en obsesión, es peligroso. ¿pero cómo sabemos dónde está el límite?...
    No tengo cucharillas de Australia, ni de Buenos Aires, y ya me gustaría... porque sería señal de que voy a visitaros.
    Un beso fuerte y sonoro Irma.

    ResponderEliminar
  14. Jerusalem:

    ¿Que no coleccionas nada?.... no es cierto mi niña, coleccionas cariño y amor por tu preciosa Córdoba.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Pizarr:
    Sé que debes tener casi un museo en tu casa, recuerdo que una vez me dijíste que coleccionabas bolas de cristal y esas preciosas muñecas que nos has puesto en tu blog, lo dicen todo.
    El 1 de agosto se casa mi hija mayor, si conoces Madrid, en Sta Bárbara, más conocida por las Salesas. Por la iglesia,por todo lo alto, ya ves.... todo lo contrario que siempre dijo y después de pensárselo durante dos años. Ojalá salga todo bien.

    Un beso Pizzi, que te vaya fenomenal en el trabajo.

    ResponderEliminar
  16. Hola buenas tardes, de paseo por otros blogs he estado leyendo un rato lo que escribes y me ha gustado. Yo hace tiempo empec� con lo de las cucharillas y me las tra�a de cada viaje que hac�a pero hace tiempo que lo abandon� viendo ahora tu colecci�n siento hasta un poquillo de envidia jejeje.
    Preciosa colecci�n y bonito blog. Un abrazo y espero volver si no te importa.

    ResponderEliminar
  17. Hola...al ver tus cucharillas...mi padre también colecciona cucharillas y las tiene como tu..pero sin puerta y al verlas...me acordé de él.
    Yo colecciono postales y siempre que me entero que alguien viaje alli estoy yo dándoles la tabarra.
    Buen post.
    Un saludo.LEZ

    ResponderEliminar
  18. Hola Airblue, yo empiezo y luego no se que hacer con ellas...y de repente las termino, menos mi colección de estampitas y rosarios...de esas no me puedo deshacer, claro! Pero ya no quiero más.
    Muy bonita la colección de Cucharillas.

    ResponderEliminar
  19. Me alegro de esa sonrisa, me alegro mucho.
    Sabes?, jamas he sido capaz de acabar una colección, bueno una de un periodico de mi pueblo que con cada ejemplar regalaba una figura de un ajedrez con simbologia local; del resto ni la colección de cromos de futbol de cuando era pequeñito. Ni nunca las valoré en los demás.
    Muchos besos y muchas más rosas.

    ResponderEliminar
  20. Luna azul:
    Bienvenida, qué cosas, tú luna y yo, pero azul, siempre azul.
    Es verdad que hay que ser constante cuando empiezas algo, llegas a cansarte y lo vas dejando, pero siempre estás a tiempo de reiniciar, para mi es casi un relax. Casi todas mis cucharillas son de españolas y también europeas, cuando tuve la oportunidad de traerme alguna de EE.UU. no había empezado la colección. Y me falta una que no quiero dejar de tener algún día, la de la tierra donde nací, Larache,(Marruecos)era muy pequeña cuando mis padres volvieron a España.
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  21. Lez: Gracias por tu comentario, te he leído alguna vez pero voy enseguida a tu casa a devolverte la visita.

    ResponderEliminar
  22. Pere amiga ¿cómo te va?, yo creía que hacías colección de loritos, je, je..... es broma. Lo de los rosarios también es espectacular.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Meigo: Las colecciones de los periódicos y todas las que en octubre empiezan las editoriales, jamás se llegan a terminar. Comienzan sacando algunos fascículos con su correspondiente objeto coleccionable, pero yo ya no empiezo ninguna porque las cortan y te dejan huérfana a los pocos dias. Léase por ejemplo aquella de muñecas de porcelana, cajitas, figuritas de cristal, relojes antíguos, teteras... etc. etc.

    Un saludo, te debo una visita.

    ResponderEliminar
  24. Buenas noches preciosa, esta noche me he calzado las botas de caminar y sin duda una parada tenía que ser en tu casa.

    La única colección que yo hice una vez en mis tiempos de niñez fue la de unos tebeos que tenían el nombre de "Pumby", lo malo es que dejé mi colección a uno de mis primos y por circunstancias de la vida nunca pude recuperar esos tebeos.

    Un abrazo muy fuerte. Cuidate y ánimo.

    ResponderEliminar
  25. Air, linda, Me ha hecho gracia... yo he coleccionado casi de todo. Las cucharillas de mi amiga Lez... recuerdo de niña que las vi en su casa. Es verdad que su padre tenía muchas....
    Yo ahora tengo unas cuantas pero no como las tuyas con escudos, sino cucharas de distintas formas, para el té, torcidas para la miel, con agujeros para coger las aceitunas... que sé yo...
    Mi padre colecciona cámaras antiguas, de esas de fuelle, tiene muchas...
    Ha sido un post muy entretenido. Gracias por compartir...
    Espero que esa boda sea un éxito y que la mami de la novia esté, al menos, tan guapa como la hija.
    Un besito, preciosa.
    Hoy otra vez llueve en Madrid... mala cosa ¿verdad? pues venga ¡pronto saldrá el sol! animo, bonita.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  26. Pienso que todos llevamos un coleccionista dentro, sea lo que sea siempre estamos guardando los objetos más dispares.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Natacha: Poco a poco va saliendo en sol en Madrid y poco a poco también espero que "mi" sol aparezca. Gracias a vosotros y a vuestros comentarios, a vuestros escritos y a vuestras buenas vibraciones que tanto me estan ayudando a relajar y a sonreir.

    Por casa también queda alguna de esas cámaras fotográficas, son una herencia de mi abuela, hay una que es casi una pieza de museo, traída de cuba.
    Un beso cara guapa y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  28. caballero zp:

    Escueto y conciso. Cierto, todos somos coleccionistas de algo, para muchos es una buena válvula de escape.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. AIRBLUE
    Interesantisima entrada.
    Yo tenia tres cajas de zapatos llenitas de calendarios de bolsillo,donde estan? eso nunca lo sabré se perdieron haciendo obras en casa, jamás los volvi a encontrar.
    Ahora quiero comenzar a comprar cajitas de musica en miniatura, pero esperare que pase la crisis.

    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
  30. Pasaba a saludarte y me quedé leyendo con entusiasmo los comentarios.
    Hay algo que he repetido de cada viaje y pido a los amigos que viajan...no las traté como colección, pero tengo ¡Muchas
    Piedras!
    Una piedra de cada sitio, y se de donde y quién me la trajo. Tengo algunas muy hermosas, como amatistas de la prov. de Misiones, o de árbol petrificado de la Patagonia.
    El resto, decidí el año pasado pegarlas en la pared donde está el hogar a leños, quedaron preciosas y a la vista de todos.

    Air, me gustó el paseo por Florencia!

    BESOTES!

    ResponderEliminar
  31. Yo también colecciono piedras... fósiles.

    El verano pasado en el norte de León (valles de Llaciana, Babia, Luna, Bernesga) recogí muuuchos kilos en un mes (el coche iba cargadísimo). Tengo la casa llena.

    Son menos espectaculares que los que pueden comprarse, pero son reales, han costado paciencia y esfuerzo de búsqueda (+ patear la montaña) y... son "hazlo tú mismo (lo que te deja un confotable regustillo). Y además se convierten en recuerdos de vacaciones.

    ResponderEliminar
  32. Muy interesante tu blog, realmente dejame felicitarte por este maravilloso post, tanto por las imagenes como por lo versado del mismo.

    Ha sido un placer visitarte, volvere...

    Un abrazo a la distancia y te invito a mi casa, donde serás bienvenida siempre.

    Posdata: A los 13 años comenze a coleccionar pequeñas piedrecillas que encontraba en el camino y decidi a aquella edad regarlas en el piso de mi habitacion y como eran tantas cubrir el mismo de ellas.

    Duro mi locuras unos días, hasta que un día al llegar de la escuela mi madre habia recogido y arrojado todo mi trabajo a un saco y lo entrego al reciclador. Fue triste y muy amargo ese dia para mi, pero bueno hoy solo me causa risa.

    ResponderEliminar
  33. Gracias por la flor, la acabo de poner al pié de la nueva entrada, con enlace a tu página.

    Mon amie Airblue. Une rose pour toi, une chanson et un grand baiser.

    Une santé! par l'amitié

    ResponderEliminar
  34. Hola buenas tardes, pasaba para ver si tenías algo nuevo pero te dejo mis mejores deseos para el fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Solo queria saludar y saber si estás bien..
    Airblue, jajajaja.. casi aciertas! ayer habia un pàjaro en mi jardin precioso, parecia un lorito..pero no, no supe cual era tenia un colorido espectacular, hoy esperé a ver si volvia y hacer una foto ..me quedé con las ganas.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar