lunes, 1 de septiembre de 2014

REFLEXIONES DE SEPTIEMBRE

 

Estrenamos mes y para mi septiembre es especial. Aunque todavía el calor aprieta ya va siendo más soportable y los amaneceres más frescos, el verano va preparando el equipaje de salida y el otoño vendrá como siempre saludando con su tradicional colorido y además en este mes ¡me casé!, sí, a finales, hace ya doscientos años me casé.
Y después de un descanso largo o breve, es tiempo de reflexión. Mirar a lo lejos el rojizo color que tiene el cielo cuando cae la tarde, un panorama que nunca te cansa, aunque ya no sea a la orilla del mar, ni en la ladera de la montaña, sino en el mismo café de siempre sentada en la mesa también de siempre, me produce la sensación de bienestar necesaria para poder encontrar la verdadera paz mental y emocional que ando buscando y liberarme de esas adicciones, compulsiones, depresiones, celos, miedos etc…, que todos podemos padecer.

Soy observadora, a veces demasiado y me he dado cuenta de que a medida que aumenta la cantidad de pensamientos aumenta la experiencia negativa sin importar la polaridad de los pensamientos, es decir aunque los pensamientos sean positivos, si es muy rápido el flujo, producen estrés, desesperación, angustia, etc., y que a medida que disminuye el flujo de ellos por minuto, la experiencia es mucho más placentera y relajada, y la sensación de paz y tranquilidad es más fuerte, más sublime.
Quizá no sea fácil de entender, pero parece que para llegar a esa sensación de paz mental y emocional que tanto buscamos, es necesario aprender a disminuir la cantidad de pensamientos por minuto que pasan por la conciencia, que según la psicología son un promedio de 60 mil pensamientos por día en un adulto común. Pero resulta inevitable, el ser humano piensa y no cuenta la cantidad de veces que lo hace.

 
Paz mental y emocional en una vida que pasa demasiado deprisa, vuela más bien y de vez en cuando merece la pena meditar sobre ello y ser conscientes de que corremos sin freno ni medida, que no saboreamos momentos que jamás van a volver, que son irrecuperables, hasta podría decirse que olvidamos que estamos vivos, que seguimos respirando. ¿Será cuestión de falta de tiempo, o es costumbre?. Se dice que hay que hablar pausadamente, comer masticando bien y con calma, buscar un espacio para estar solos, leer o pensar tranquilamente y en una palabra saborear la vida.

La vida, la hermosa vida, la única que tenemos, aunque a veces sea como un dolor agudo y punzante, una espina clavada en el escaparate de nuestros corazones. Me pregunto por qué hay días que el amanecer suele ser más frío que de costumbre, días que sientes ese pinchazo en el alma más fuerte, que sientes un desgarro por un armario vacío, un amigo que se va en silencio o una huella que el tiempo borra. Aún así, la vida es una caja de sorpresas o como dice Tom Hanks en su papel de Forrest Gump "La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar", 
por ello buscar pequeños oasis donde poder recuperar fuerzas forma parte de la existencia.

Debemos estar preparados para cuando nos lleguen esos nubarrones que ocasionan grandes tormentas; la naturaleza de la vida nos enseñará golpeándonos donde más duele. Somos niños asustadizos que ante cualquier pesadumbre no sabemos la mayoría de las veces sobrellevar esta pesadilla, que se adueña de nosotros como un fantasma disfrazado de debilidad humana. Difícil situación cuando se presenta, pero debemos levantarnos heroicamente. Es nuestro preludio de satisfacción, porque no hay caminos con pétalos de rosa para llegar a la cima. A veces pienso que el gran éxito de la vida que todos nosotros anhelamos, solo existe y se alberga en nuestro corazón soñador y él es el que nos da el poder de cambiar tormentas por rayos de sol y heridas por pétalos .

Son reflexiones de septiembre, siempre tratando de encontrar el lado más positivo.
 



La vida es hermosa si haces el esfuerzo por hallar hermosura en ella.



18 comentarios:

  1. Si que es hermosa y está llena de momentos satisfactorios. Una reflexión la que haces y que nos sirve a todos para empezar con la rutina. Que sigas disfrutando puestas de sol desde esa mesa de ese café. Saltibrincos

    ResponderEliminar
  2. Con tu post has activado mi mollera, en realidad me doy cuenta que todas nuestras posesiones son mas o menos temporales, hasta la vida misma, nuestra mas preciada posesión en la que no pensamos demasiado, ni tampoco la disfrutamos como debieramos por nuestra condición humana, yo hace ya años que he tratado de corregir esto y muchas otras cosas, curiosamente cuando menos vida me queda, pero fíjate todos los que voy dejando atrás mas jóvenes que yo, en fin, tratemos de ser razonablemente felices ya camino del Otoño y sus tristezas... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno, me gusta paladearlo. De lo malo, busco un aprendizaje. O al menos, lo intento en ambos. Pero qué difícil es...

    Feliz comienzo de septiembre.

    ResponderEliminar
  4. Ester:

    Una reflexión que se repite todos los veranos y que no suelo compartir, pero la nostalgia se avecina y me conozco, así que mejor pensar en voz alta.

    Cuando quieras te invito a una taza.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Genin:

    Y qué verdad es, la lucha por tener y cuanto más mejor puede durar un telediario, tenemos una fecha de caducidad marcada,Genio, y hay que degustar la vida cuanto antes, lo malo es que no nos damos cuenta, solo cuando la tormenta ya está encima.

    Septiembre azul, que ya cansa tanto ocre.

    ResponderEliminar
  6. Luismi:

    Difícil no, muy pero muy difícil, porque lo bueno no se aprecia hasta que se pierde. Y lo malo es preferible olvidarlo aunque queden cicatrices.

    Me alegro de verte.

    ResponderEliminar
  7. Razón tienes, el hacer que la vida sea hermosa, el valorar más lo positivo que nos aporta que todo lo negativo que también nos trae, es sólo labor nuestra, de esa fuerza interior que todos llevamos dentro y nos impulsa a afrontar las adversidades con que nos tropezamos en nuestro caminar.
    Para ti Septiembre puede ser un mes precioso, para mí está lleno de recuerdos no tan bellos, mejor no mencionar, estoy deseando que se termine y aún lo acabamos de estrenar.
    Mis moras son cogidas de mi moral, es ese árbol tan grande que pongo en mi blog, los pájaros andan siempre entre sus ramas y se dan las grandes panzadas de moras.
    Las de zarza, son riquísimas, son más redondas que las del moral, hace tiempo que no veo zarzas.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Septiembre, el mes de la segunda oportunidad.
    También para Reflexionar con esos Pensamientos tan tuyos y positivos.
    Y son esos Pensamientos, los que después de leerte, los que nos animan a comenzar a despedir este Verano (que aun queda) con mas optimismo y energía.
    Y si. La Vida es hermosa y no hay que rebuscar mucho. con amistades que te ayudan a encontrarla.

    Gracias Amiga.

    manolo

    ResponderEliminar
  9. Kasioles:

    Siento que este mes no sea bueno para ti, pero hay que encontrar la forma de huir de esos fantasmas que nos hacen recordar momentos tan dolorosos. Para mi julio es y será siempre el peor mes del año, cuando una vida se va en plena juventud es imposible olvidar y además no quiero.

    Si, ese árbol de moras también estaba en mi jardín y eran más dulces, me gustan más las de zarza.

    Besos amiga y tus entradas no se actualizan, ya te habrás dado cuenta.

    ResponderEliminar
  10. Manolo:

    ¿Sabes? siempre que me encuentro en baja forma, escribo algo positivo, algo que al compartirlo me sirva de ayuda a mi y a los demás. El final del verano me produce nostalgia, a pesar del calor. Cuando era mucho más joven no lo padecía tanto, además en Burgos era bienvenido como un dulce.

    Abrazos para ti con limonada fresquita.

    ResponderEliminar
  11. Tienes mucha razón en tus reflexiones.
    Yo he empezado (tarde, por supuesto) a darme cuenta que pienso demasiado y al estar y vivir sola me deja más tiempo libre para pensar...¡Me agoto analizándolo todo!
    Creo que tenemos que vivir más despacio y hacer trabajar más el corazón y menos la cabeza. Estos últimos días de playa he sido feliz simplemente viendo disfrutar a los niños y contagiándome de esa alegría suya tan inocente y tierna.
    ¡Ni siquierea he querido meditar o repasar los recuerdos de mi propia infancia! Simplemente observar y sentir.
    Me gusta mucho este post tuyo tan lleno de reflexiones que comparto.

    Un cariñoso y fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Chela.

    Gracias Chela, es verdad que tener mucho tiempo para pensar puede causarnos dilemas y hasta preocupaciones, que no tendríamos que tener porque la libertad si algo proporciona es sosiego. Lo que ocurre es que nos damos cuenta como dices tarde, pero tú precisamente eres persona activa y sabes disfrutar de todo lo que tienes a tu alcance. La edad te proporciona hándicaps, impedimentos, pero mientras nuestra mente funcione hay que conseguir el equilibrio, por difícil que sea.

    Un gran abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  13. La vida sigue su curso, con sus vaivenes, altibajos claros y sombras independientemente de nuestros deseos y sueños. Hay que dejarse llevar por el río de la vida porque nadar contracorriente no produce más que desazón. Esto lo aprendí también. es lo que tiene el vivir.
    Una bella reflexión aunque lo de pensar demasiado no va conmigo. No tengo tiempo:-) Tempus fugit y muy de prisa.
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Qué blog tan bonito, lo acabo de conocer a través del blog de AMBAR y me ha gustado mucho, así que con permiso me he registrado como seguidor. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Katy:

    Es verdad que la vida es como un río, bonita comparación, pero aunque el tiempo vuela, haz un descanso de vez en cuando para reflexionar justo lo mínimo que puedas.

    Un abrazo vecina.

    ResponderEliminar
  16. PEPE LASALA

    Pues creía que venías del blog de Manolo, te acabo de ver pasear por la bodega, je,je.
    A mi me encanta Ambar también y me encanta recibirte como nuevo seguidor.
    Muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Airblue, tus reflexiones son buenísimas y las comparto, aunque creo que no seré capaz de disminuir los pensamientos.
    Para mi septiembre también es un mes especial, entra el otoño que es una estación que me encanta y ademas es el mes en que nací.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Priego:

    Gracias, es muy difícil dejar de pensar, es imposible, lo que sí se puede es seleccionar lo positivo.

    Felicidades y a mi también me gusta el otoño, es mi estación preferida.

    ResponderEliminar