lunes, 27 de abril de 2015

LA MEJOR COSTURERA



Quién de nosotros no ha tenido un momento doloroso...
Quién no sintió debilidad y deseos de desistir...
Quién encontrándose solo, extremadamente solo, tuvo la sensación de haber perdido todo, incluida la esperanza...
Ni las personas más poderosas, famosas e importantes, esas que llaman VIPS, están libres de tener sus momentos de soledad y de una profunda amargura.
Y quién no ha buscado consuelo en un amigo o en alguien tan cercano y querido como es esa mujer que tantas veces nos ha tenido en su regazo. Ya lo creo que sí, todos hemos sentido la protección de las manos de una madre, su mirada de ternura, de alivio, de comprensión.
Hay demasiadas fechas impuestas por el consumo, pero hay una, el día dedicado a las madres, que me alegra inmensamente poder celebrarlo recordándola, porque Madre es la palabra más bella pronunciada por el ser humano. El domingo 3 de mayo es el día de las madres en España, Hungría, Lituania, Portugal, Sudáfrica, Rumanía.
Yo recuerdo las manos de mi madre, unas manos blancas y delicadas que reforzaron costuras para que me sostuviera ante cualquier tirón de la vida.
Las manos de una madre enhebraron el hilo que une las partes de un molde, sin olvidar que cada una es distinta a la otra, y juntas forman el todo, como la familia.
Alargaron dobladillos, para que pudiéramos crecer, para que los ideales no nos quedaran cortos.
Zurcieron desgarros, para volver a usar el corazón sin hilachos ni resentimientos.
Unieron retazos, para tener una manta que nos protegiera de la fría maldad.
Aseguraron presillas y botones, para unir la familia y mantener la concordia.
Aplicaron elásticos, para asumir con amplitud los cambios que nos piden los años.

Bordaron maravillas, para sorprendernos con las continuas entregas de belleza que tiene la vida.
Cosieron bolsillos, para guardar en ellos las monedas valiosas de los mejores recuerdos.
Las manos de una madre cuando estamos dormidos, adornan los sueños con un diseño de polvo de estrellas.



Las manos de una madre nos sostienen con hilos de magia, cuando asomamos a la vida para empezar a vestirla.



Las manos de mi madre nunca abandonaron su trabajo, y sé muy bien que hoy, donde estén, enhebran oraciones para mi.


FELIZ DÍA DE LA MADRE.

8 comentarios:

  1. Recuerdo a mi Madre, acompañando a la costurera que venía a casa a coser.
    Nos solía hacer ropa interior y otras ropas.

    Te deseo querida Amiga, pases esos días cerca del Mar, para que oxigenes tus pulmones y vengas como nueva.

    manolo

    ResponderEliminar
  2. Hola Airblue, una preciosidad de relato dedicado a las madres. Me ha encantado.
    Igualmente para ti. Te deseo feliz día de la madre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un post precioso! ¡Que maravilloso simil sobre el papel de una madre!.
    Tu prosa es pura poesia, y el contenido de tus certeros análisis, rebosa hondo sentimientos de ternura y agradecimiento por el amor recibido de tu madre.
    Personalmente cada vez reconozco más en mi, igualmente, la herencia de valores que me dejó mi madre...¡Benditas sean! Tengo la seguridad de que siguen protegiéndonos.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué entrada más preciosa, qué verdad, qué maravilla y que bien... hilado.

    ResponderEliminar
  5. Linda entrada :), un bello homenaje a las manos magicas y bondadosas de tu madre, saludos desde El Blog de Boris Estebitan.

    ResponderEliminar
  6. Mar193/5/15

    Un relato lleno de ternura y cariño. He retrocedido a unos años maravillosos en la Isla.
    La Maquina de Coser, idéntica a la que había en casa, - la conservo en casa cerca del mar - La recuerdo cosiendo por la tarde siempre para las tres niñas.
    Cuantos desvelos, cariño y atención nos dedicaba.
    Hay que salir de casa, tener responsabilidades, dejar que el tiempo haga su trabajo, entonces vemos con claridad todo lo que tuvimos, y los sacrificios que hicieron
    Mas que recuerdos, son las Sensaciones que nos dejaron aquellos vivencias.
    Hay madres que desde que somos niños/as nos van dando unos mimbres que nos tienen que servir para "capear el Temporal" que nos depara en la Vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias por esta entrada que a todos nos conmueve, pues nuestra madre fue lo más importante que tuvimos en la vida.
    La mía trabajaba 16 horas en los telares con los pies reventados de dolor y siempre con una sonrisa.
    Siempre recuerdo a mi madre alegre y servicial con los demás. Sé que desde el cielo, nuestras madres nos cuidan.
    Te dejo un gran beso de la hija de la Sra, Cinta

    ResponderEliminar
  8. Gracias por colaborar en un día tan bonito.
    Dicen que lo más terrible es perder un hijo, mi madre perdió dos y a mí se me rompió un trocito de corazón cuando ella se fue..

    ResponderEliminar