Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

viernes, 28 de septiembre de 2012

GRACIAS

Premio otorgado por Autodidacta:
http://presentaciones-ester.blogspot.com.es/

Ella se define como no aficionada y eso le permite escribir sin límites, sin horarios y sin prejuicios. Sabe utilizar su inteligencia. Os recomiendo su Blog.

El otro premio se lo debo a mi amiga Katy: http://katy-pasitoscortos.blogspot.com.es/
 
"La vida es corta para levantarnos por la mañana con tristezas, nadie dice que será fácil, sólo te puedo asegurar que valdrá la pena"
 
 

















Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren este camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, pero a otras apenas vemos entre un paso y otro.

A todos los llamamos amigos.

Porque en la Amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las expectativas, nacen sin palabras, y son compartidas con callado gozo.

Gracias Autodidacta y Katy por este regalo; me gusta llamarlo así, mucho más que premio.

domingo, 23 de septiembre de 2012

BELLEZA OTOÑAL

 
 
 
Cuesta cambiar de estación, a mi por lo menos me da pereza reorganizar el armario, guardar las sandalias y el bañador y volver a la ropa de abrigo. Después, a sufrir el cambio de hora, que  en octubre toca retrasarla, por tanto habrá disminución de horas de luz, que son las que favorecen la secreción de melatonina, una hormona relacionada con la conciliación del sueño y que su ausencia provoca tristeza o lo que se conoce como astenia otoñal.

El verano nos dice adiós y a pasitos lentos va llegando un nuevo otoño. Cuando era niña me entraba una melancolía inevitable al finalizar septiembre, el jardín donde pasaba gran parte del día durante los meses de calor, comenzaba a cambiar de aspecto. Solía mirar el famoso árbol de las anillas, creo que ya os he hablado en alguna ocasión de él, donde mi hermano hacía estiramientos para fortalecer sus músculos quinceañeros, era tan delgado y alto que le obsesionaba ensanchar su espalda. Pues bien, aquel árbol era un frondoso melocotonero que nunca daba fruta pero su aroma perfumaba gran parte del jardín. Cuando el verano daba sus últimos coletazos, sus ramas se desnudaban poco a poco hasta llegar a parecer un auténtico esqueleto. Entonces me fijaba en aquellas anillas, pensaba que eran pendientes plateados que colgando adornaban las orejas del árbol, era perfecto, tintineaban con el sonido del viento y resultaba una estampa muy original. Quizá mi imaginación era demasiado rebuscada, pero al menos aquel arbolito conservaba algo de belleza hasta la próxima primavera.

La nueva estación tiene otro tipo de encantos. Ya conocemos los colores del otoño y los cambios tan bonitos que se producen en la Naturaleza, sin embargo para muchas personas la transición del calor al frío no suele ser agradable, los días son más cortos y por tanto hay menos horas de luz, cosa que en psiquiatría se considera una tendencia a la depresión, como antes dije. Para evitar cualquier contratiempo relacionado con melancolía o tristeza nada mejor que utilizar nuestra vista, observar y admirar la belleza del momento.



 
Cualquier paseo lleno de hojas secas, cualquier banco solitario e incluso un estanque vacío, puede ser hermoso.
 Hay miradas que son capaces de extraer la belleza de todo lo que ven. Pueden distinguir con facilidad la bondad de un corazón, la sensualidad de una piel, la delicadeza de una flor o la sabiduría de un alma, es como si estuvieran dotadas de una especie de escanner que se filtra como un rayo de luz, atento al devenir de una vida. Tener la capacidad de extraer lo hermoso por poco que sea, es una virtud que siempre beneficia.

La belleza es un lujo, pero quien le otorga el valor, es la mirada que la interpreta. ¿De qué manera definirías la belleza? ¿Es un estado, una forma o una mirada?. La belleza cuando existe tiene forma y si  contamos con la mirada para contemplarla, ¿qué más podemos necesitar?. Si me tengo que quedar con una de las tres cosas, estado, forma y mirada, elijo la última. Y no olvidemos que también contamos con los ojos del corazón,  cuando  la vista nos falta.


" La belleza es superior al genio. No necesita explicación. "Oscar Wilde" .

Otoño, belleza y sensibilidad, tres cosas que me permito ligar.


Como la lluvia que cae lentamente, que va dejando brillante el suelo, que moja las ramas y las hojas de los árboles, que empapa los cabellos y refresca el rostro, así es la sensibilidad. Va poco a poco dejando reluciente nuestro espíritu, calando nuestro corazón, e inundando el alma de paz hasta llegar a desbordarla. Lluvia, agua, corazón y alma. Cuatro palabras afines a las lágrimas y afines también a la maravilla de estar vivo, porque tanto si lloramos como si reímos es señal de que somos sensibles y como colofón, si somos sensibles, disfrutaremos de la verdadera belleza, por muy escondida que esté.

Bello el otoño ¿verdad?.

martes, 4 de septiembre de 2012

EL TIEMPO y LA SALUD


 
Yo había oído decir muchas veces a mi abuela: "Barrunto que va a cambiar el tiempo". Siempre lo tomaba como una manía pero mi abuela decía la verdad y nuestros mayores lo siguen diciendo porque "barrutan", lo  perciben a través de dolores en la muñeca, dolores de rodilla, musculares para generalizar e incluso lesiones viejas, cicatrices y fracturas . Lo había vivido en mi casa,  veía que después de decirlo mi abuela, el tiempo cambiaba, a veces se pasaba de un sol tremendo en Burgos a un  gran chaparrón . Me sorprendía, "vaya con la meteoróloga, acierta siempre o con un porcentaje muy elevado ".
Más adelante pude comprobar que ocurre lo mismo con los animales, ellos perciben la carga negativa en la que hay más iones . Mi perro "barruntaba"las tormentas mucho antes de que las coliflores de nubes  negras crecieran, recuerdo que se escondía debajo del aparador del salón y no había forma de sacarle.

Mi agapornis Peter era aún más sensible, el pobre padecía problemas neurológicos, le daban ataques epilépticos casi tres días antes de que la presión cambiara, no hacía falta mirar las previsiones meteorológicas, siempre acertaba mi pequeño lorito.

Parece ser que no es ningún cuento de abuelas aquello de “va a cambiar el tiempo porque me duelen las articulaciones”. La explicación se podría encontrar en que la variación de la presión atmosférica afecta a la presión cero que hay en el espacio que se encuentra en nuestras vértebras y que ésta agrave la inflamación que existe en la zona.

El componente “adivinatorio” se explica porque la bajada de la presión de la atmósfera se produce antes de que cambie el tiempo y por ello es posible detectar con antelación un cambio de tiempo.

Por tanto, no es el cambio de tiempo quien influye directamente en nuestro estado de salud, es la subida o bajada de presión.


La presión atmosférica es una constante que cuando varía influye en nuestro cuerpo de manera significativa. Principalmente incide sobre el aparato cardiovascular y sistema nervioso central. Por eso, cuando subimos a una determinada altitud puede aparecer el mal de altura con trastornos respiratorios, taquicardia, sensación de falta de aire, dolor de cabeza, pesadez, disminución de la agudeza auditiva y fatiga muscular.

Las personas que padecen migrañas también acusan especialmente los cambios de tiempo. En el cerebro de los enfermos de migraña hay una alteración de los mecanismos que se encargan de mantener los niveles bioquímicos del mismo ante cambios en el ambiente, como pueden ser los cambios en el tiempo, hormonales o de alimentación.

¿Su ánimo se altera antes de las tormentas? ¿Le duele la cabeza cuando hace mucho frío? No se trata de supersticiones ni de simples coincidencias. Está demostrado que el clima influye en nuestra salud.

Los cambios climáticos nos afectan más de lo que creemos. No sólo influyen en nuestro ánimo, sino que se ha comprobado que inciden en la salud y en el bienestar. Si nos duelen las articulaciones en determinado momento y nos permite pensar que está a punto de llover, no es que tenga dotes adivinatorias. La humedad afecta al metabolismo.

Del mismo modo, no es mera casualidad que nos sintamos llenos de energía cuando soplan vientos frescos o cuando comienza la primavera. El clima incide en nuestra salud, en el humor, en la disposición a salir o a quedarnos en casa. 

Antiguamente, los médicos eran conscientes de la estrecha relación entre el clima, la influencia de la Luna y la salud del hombre. El médico griego Galeno ideó un procedimiento para diagnosticar, según el cual, ciertos días de cada fase lunar surtían sus propios y singulares efectos en las enfermedades o tratamientos médicos.

En el siglo pasado, comenzó a estudiarse con profundidad la relación entre los fenómenos climáticos y ciertas enfermedades como el glaucoma, los trastornos cardíacos y circulatorios, cólicos nefríticos y hepáticos y las alteraciones anímicas, como melancolía, desánimo y angustia. La investigación científica actual ha permitido confirmar que los cambios climáticos coinciden con el aumento de las enfermedades denominadas meterotrópicas y con el aumento de suicidios, crímenes violentos y otras manifestaciones relacionadas con la conducta y las actividades humanas.



 

Cascadas, bosques y tormentas

Los entornos naturales ricos en iones negativos se encuentran junto al mar, en los bosques de pinos o cerca de las cascadas. Cuando se produce una tormenta con relámpagos, es bueno ponerse junto a una cascada por ejemplo para notar la influencia que los iones negativos ejercen sobre nuestro estado de ánimo. Un entorno rico en iones negativos por regla general hará que te sientas relajado pero a la vez eufórico.


 
  "Vientos de Brujas"
Algunas veces la propia naturaleza genera estados ricos en iones positivos y ello ejerce un impacto extenuante sobre las personas. Los vientos ricos en iones positivos reciben distintos nombres en las diferentes regiones del planeta, pero todos ellos presagian problemas. En California reciben el nombre de vientos de Santa Ana; en Cánada, se  llaman vientos de Chinook; en Alemania, Fohn; en Francia, Mistral y en Israel, Sharav. Estos vientos, ricos en iones positivos, ejercen una influencia negativa sobre la mayor parte de las personas, que se traduce en dolores de cabeza, cansancio, hinchazón de las extremidades, náuseas e incluso en reacciones violentas. Un viento rico en iones positivos perjudica nuestro sistema bioquímico: incrementa los niveles de serotonina, lo cual provoca irritabilidad y tensión. Se conocen como "vientos de las brujas", son muy calientes y secos, producen un aumento de la temperatura ambiente y disminuyen la presión atmosférica, creando una alteración del estado eléctrico de la atmósfera.  
Estos vientos cálidos producen importantes trastornos fisiológicos, especialmente en las personas que tienen un sistema nervioso muy sensible. Los síntomas más característicos son agitación, inapetencia, insomnio, fiebre, resfriado común, trastornos respiratorios y digestivos, crisis convulsivas, dolores de cabeza, mareos, irritabilidad y depresión.

A comtinuación una corta lista de enfermedades que acusan los cambios de presión y los fenómenos atmosféricos:

Alergias:  Provocadas por el polen y los cambios bruscos de la presión atmosférica.
Angina des pecho:  Días de tormenta, paso de frente frío..
Asma bronquial:  Paso de frente frente frío con turbulencia, subida bruca de la presión, días de tormenta.
Ataques epilépticos: Descenso de la presión, viento del Sur, días de tormenta, paso de frente frío.
Catarros: Viento caluroso y seco, paso de frente frío.
Dispepsias: Al final de una larga sequía.
Glaucoma: Tormentas de calor, frentes fríos en verano.
Gripe: Paso de frente frío, perturbaciones positivas del campo eléctrico.
Infarto de miocardio: Paso de frente frío.
Migraña: Viento caluroso y seco.
Neumonía: Cambios de presión atmosférica.
Poliomielitis : Frentes fríos consecutivos.
Reúma: Paso de frentes fríos y cálidos, caída de presión, oscilaciones del campo eléctrico.
Suicidios: Paso de frentes fríos y cálidos, viento del Sur, descargas electromagnéticas fuertes.
Trombosis:  Paso de frente frío y días de tormenta.





 


Solo me queda avisar de algo muy importante: Las personas somos lo que pensamos, la mente es tan poderosa que puede influir en nuestro estado físico hasta el punto de somatizar cualquier parte de nuestro organismo. No nos obsesionemos entonces cuando llegue un cambio de estación o veamos el mapa de la previsión meteorológica. Podemos ser como nuestras abuelas, pero sin dramatizar.