Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

domingo, 26 de julio de 2020

Olas de blonda.

Tengo por peineta
La cresta de una ola
Por mantilla
Encaje de caracola.

Tengo los ojos pintados
De brisa y sol salinos
Los labios de sal mojados
Las pestañas de azul nacarado. 

En mis manos 
Se pegan conchas
En mis pies arena y barro
En el corazón blancas escarchas.

Puedo saborear tu soledad
Oir el ruido del oleaje
Ver tus lágrimas en la lluvia
La playa desnuda de verdad.


El mar es una canción, una sensación de un millón de colores. El mar es una historia de la que salen miles de historias.
 
Volver a verte es volver a la realidad.
 
Hasta pronto
 
 





domingo, 19 de julio de 2020

Estío diferente




No sé qué resulta más placentero, ver un amanecer en el mar o quedarse embelesado mirando como se esconde el sol tras un rojizo cielo. No sé... creo que las dos cosas son sublimes, sobre todo para los que no vivimos en la costa. Ya lo dice la canción- "Cuando calienta el sol aquí en la playa siento tu cuerpo vibrar cerca de mi ..."
El mar... cuántos recuerdos desde que aquella niña con coletas de la mano de su padre recorría la playa de Laredo, cuántos castillos en la arena y cuántos veranos han pasado ya. No lo sé, no quiero contarlos, no me apetece saberlo, casi es mejor guardarlos entre conchas y caracolas.

Ahora el mar tiene otros sabores distintos. Son sabores de experiencia, de madurez, de algo que se llama aferrarse a la vida para que puedas salvar los mayores maremotos que vayan llegando.

Este es mi mar. Qué importa no jugar con las olas como cuando era niña, lo importante es que siga calentando el sol todos los días y seguir teniendo un mínimo de ilusión por todo lo que tengo y me falte por tener. 

En un verano diferente, rodeado de indecisiones, dudas,  preguntas y envuelto en una densa bruma que cubre hasta el Alma. Un verano que hasta parece que no calienta el sol teniendo 38 grados.

Azul de mar, olor a algas, aire fresco y espuma que escapa entre mis dedos.
Azul de brisa, azul de mis sueños.
Azul que volveremos a disfrutar.




domingo, 12 de julio de 2020

Solo quiero eso.




Ángeles Caso, Gijón 1959, licenciada en Historia del Arte y sobre todo escritora. 
Un texto exquisito y que impulsa a la reflexión. Muchas veces asumimos lo que la escritora expresa cuando hemos llegado a una altura de la vida en que la madurez nos alcanza. No permitamos que cuando nos demos cuenta cuáles son las pequeñas cosas que hacen la felicidad,... ya sea tarde.

martes, 7 de julio de 2020

Grande Ennio Morricone.



Mi homenaje al gran compositor de bandas sonoras  de grandes películas que todos conocemos. ENNIO MORRICONE  acaba de dejarnos. Difícil será que haya otro que le supere, ni siquiera que le iguale.
La misión, La muerte tenía un precio, El bueno,el feo y el malo, Cinema Paraiso, Érase una vez América,
Los intocables... y ésta que es una de mis preferidas.
Descanse en paz este maestro y genio musical.

***********************************************************************************

Per sempre.


jueves, 2 de julio de 2020

Mi recuerdo es para ti. FRÍAS.



Burgos es una ciudad donde la temperatura es bastante fresca, los inviernos son duros, los veranos no son excesívamente calurosos, el viento del norte sopla con frecuencia lo que no impide hacer excursiones cualquier día, si te apetece dar una vuelta por el medievo, visitando lugares con calles estrechas y empinadas y por encima de todo llenas de historia.
FRÍAS es la ciudad más bonita y pequeña de España y por tanto con la menor población. Antigua capital del Valle de Tobalina, cuánta historia oculta, más que Troya, cruce de caminos incluso del Camino de Santiago, de aspecto medieval, con castillo y puente romano.
FRÍAS marco de cuento, de ensoñación, que tiene mucho de milagro en piedra, con su fisonomía de buque varado en mitad de un valle, de pecio encallado entre trigales a orillitas del Ebro.


Nadie escapa al embrujo de una de las localidades más hermosas de España. Con el pincel, la paleta y un buen objetivo, decenas de artistas de diferentes puntos del país, seducidos por el atractivo de la villa, acuden cada año puntuales al reclamo de Frías. Tanto pintores como aficionados a la fotografía se han dejado atrapar por su imán, y aunque parezca mentira, han proyectado una imagen diferente, descubierto un rincón, un punto de vista, una nueva mirada que revela su inmensa riqueza. Merece la pena pasear por sus calles, entre casas colgadas y de paso degustar sus productos típicos. 

Una mañana del mes de Julio, llegamos a este lugar que hacía tiempo que no visitábamos.  Recorrimos el pueblo entre calles empedradas y llegando frente al castillo, te quisiste hacer el valiente como tenías por costumbre y escalar hasta lo más alto de la torre. Dije que era una locura pero tu destreza y tu juventud nos callaron todas las palabras y aceptamos el reto.
Llegáste solo tú hasta la torre saludando a gritos  desde aquella peliaguda punta.

Poco tiempo después tu rumbo cambió por completo y subíste todavía más alto, peldaño a peldaño trepáste por encima de las nubes hasta llegar a las estrellas.

Nuestro padre pintó este óleo de Frías en tu memoria. Ya lo sabrás.
Fíjate en un detalle importante, en las sombras de las tejas en la balconada. Son una maravilla ¿verdad?.
Descansa allí, querido hermano.