miércoles, 28 de septiembre de 2022

PROTESTA JUSTA.

Como bloguera me uno para protestar por el mal funcionamiento de Blogger y el caos que llevamos padeciendo desde hace ya un tiempo y que parece haber oídos sordos ante hechos y palabras  razonables.
Me dirijo a ti, GOOGLE, que llevo en Blogger desde el año 2007. Admito que puede haber un fallo esporádico pero a la vista de este desorden, la paciencia ya ha llegado al límite.
La última gracia es publicar los comentarios de compañeros en mi correo electrónico, llegan hasta él, una sorpresa que no me esperaba puesto que no tengo mi e-mail en el blog.
Me uno a todos los blogueros que llevan tiempo esforzándose para conseguir que este mundo virtual funcione, por favor, como tiene que ser.

Mi amiga Sara dice:

Google, ¿qué pasa con blogger?

Hartos, 
cansados,
hastiados,
mortificados,
mohínos, 
desencantados... Y más. 

Así nos tienen con los desperfectos de:


Bloguear en este tiempo es una verdadera odisea. 

¡¿Por qué razón no nos han atendido?! Si son una compañía tan grande, poderosa y que a través de blogueros voluntarios y gratuitos, tienen páginas y más páginas de todo tipo de artículos de interés general, lo que a ustedes les aporta un gran beneficio económico. 

Yo he querido dejar la plataforma, cerrar mi blog, dejar de publicar, pero no me parece justo, después de 12 años en ella.  Así estamos todos y deben aportarnos una solución. Pues deberían consentirnos. En esto hay grandes escritores y poetas, dignos de ser reconocidos y es una lástima que ustedes demeriten tanto trabajo, con los desajustes en su plataforma.  

*Amigos queridos blogueros, una vez más los invito a actuar juntos... si todos publicamos una entrada reclamo, tal vez puedan vernos de la compañía y nos atiendan. Ya casi es imposible entrar a ver blogs, publicar, comentar, por tanto desarreglo.
Recuerden que la unión hace la fuerza. Ojalá que se animen está vez. 

¡Abrazos!!!


Por tanto me uno a la protesta de Sara y reclamo una solución.
Gracias.

viernes, 23 de septiembre de 2022

Homenaje otoñal


Se me mostraron hojas de otoño
cayendo de una rama, y a continuación ví
un árbol desnudo y sin ninguna hoja.

Entonces oí estas palabras:

No te preocupes
la fuerza vital está en el interior
y a partir de ahora borrará lo nuevo
has de saber que lo viejo tiene que morir
para que la vida se renueve.



Aquella noche de octubre salí al jardín entre calor y frío presintiendo el próximo color de la tierra. Encontrarme con ella dilataba mis pupilas, sabía que en la oscuridad se hace visible lo que la luz del día esconde. Tenía claro que los sueños se pasean por nuestro interior despejando todavía más la imaginación y entonces se hacen posibles cosas tan inverosímiles como respirar sin aire, dormir en una hoja o hacer malabares trepando por las veletas de las torres. Hasta es posible ponerse alas mágicas y de un soplo trasladarse a la nube más cercana, allá donde un albañil de ángel trabaja en su andamiaje para mostrarnos que hay otra vida.

Aquella noche dije adiós al verano y me agarré fuerte al árbol, que más que ramas tenía ya hilachos. Pronto estaría rodeado de niebla y no me importó porque me gusta la niebla, cuando es cercana siempre me parece que oculta algún dolor y si es alta, enturbia el ambiente con su bruma blanda y misteriosa regando la tierra con lluvia y no con llanto.
Aquella noche sentí el sabor amargo de no ver el mar, de no subir a la playa para mirar su oleaje verde, las gotas que antes mojaron mi cuerpo ahora salpican el manto de Dios.

Entró octubre a pasitos cortos. No te asomes a la ventana con tristeza, el otoño es una segunda primavera en la que cada hoja será una futura flor.
 Es curioso, no duerme nadie en el cielo, hay un panorama de ojos abiertos dando la bienvenida al cambio de estación y aquí abajo se abren las mentes con deseos de escribir, mientras se saborea un café caliente.


Feliz Otoño
Feliz Octubre



jueves, 15 de septiembre de 2022

Poema terminado.


No me presiones
no voy a quedarme
aunque en mi corazón
se quede impreso
el suave aroma de tu beso
y la presión de tu cálido abrazo.

Hace tiempo olía a flores
pero ya no huele a nada
no digas que la muerte no huele
que en la ausencia de amor
la ausencia de aire
y en las mismas sombras
no existen los olores.

Todo lleva esencia de tu ser
con la misma dulzura
con un levísimo vapor de ceniza
seguiría tu estela segura
aún tengo en mis labios
el sello de una caricia.

No me pidas que me quede 
solo los besos brillan
en las bocas felices
y mueren en sonrisas rotas.

Entre azules desnudos además
recorriendo otro cuerpo
lleno de sangre hirviente
mil besos impresos tendrás.

No me presiones, no voy a quedarme.

Airblue.






lunes, 5 de septiembre de 2022

PRESIÓN. PARA SINDEL. SEMANA 36

He oído decir muchas veces a mi abuela: "barrunto que va a cambiar el tiempo". Siempre lo tomaba como una manía pero mi abuela decía la verdad y muchos de nuestros mayores siguen con la tradición porque "barrutan", lo  perciben a través de dolores en la muñeca, dolores de rodilla, musculares para generalizar e incluso lesiones viejas, cicatrices y fracturas . Lo había vivido en mi casa,  veía que después de decirlo mi abuela, el tiempo cambiaba, a veces se pasaba de un sol tremendo a un  gran chaparrón . Me sorprendía, "vaya con la meteoróloga, acierta siempre o con un porcentaje muy elevado ".
Más adelante pude comprobar que ocurre lo mismo con los animales, ellos perciben la carga negativa en la que hay más iones . Mi perro "barruntaba"las tormentas mucho antes de que las coliflores de nubes  negras crecieran, recuerdo que se escondía debajo del aparador del salón y no había forma de sacarle.

Parece ser que no es ningún cuento de abuelas aquello de “va a cambiar el tiempo porque me duelen las articulaciones”. La explicación se podría encontrar en que la variación de la PRESIÓN atmosférica afecta a la PRESIÓN cero que hay en el espacio que se encuentra en nuestras vértebras y que ésta agrava la inflamación que existe en la zona.
El componente "adivinatorio"se explica porque una bajada de PRESIÓN en la atmósfera se produce antes de que cambie el tiempo y por ello es posible detectar cualquier cambio.
Por tanto, no es el cambio de tiempo quien influye en nuestra salud, es la subida o bajada de la PRESIÓN. Y es que el cuerpo humano es un barómetro perfecto.

No me presiones
no voy a quedarme
aunque en mi corazón 
se quede impreso
el suave aroma de tu beso
y la PRESIÓN  de tu cálido abrazo.







domingo, 4 de septiembre de 2022

Oigo trinos lejos, demasiado lejos.

Mi verano habrá sido como el vuestro, sofocante y largo. Desde la primera ola de calor en junio las altas temperaturas no han bajado ni siquiera en el norte. Salí huyendo unos días, ansiosa de respirar algo de aire fresco y arriba, en la montaña, pude conseguirlo. Volver es lo más importante, aunque la rutina te apriete la garganta y el panorama sea el mismo que dejas, o por el contrario sea peor lo que te puedes encontrar.
No me esperaba para nada que después de un tiempo de asueto volviera la tristeza a mis ojos. Dicen que la muerte forma parte de la vida. Dicen que hay que aceptarla y que hemos nacido para morir, pero es lo único que no tiene solución. Alguien pensará en una tragedia o desgracia, alguien dirá que es incomprensible, alguien seguro que no lo entenderá, pero para mí convivir durante veinte años con un ser vivo que solo nos ha dado alegría, compañía y un sinfín de momentos llenos de cariño, no tiene precio y su muerte me ha dolido muchísimo.

Mi lorito, mi pequeño Pepito, ya no está en su rama, un infarto se lo ha llevado junto con sus palabras y sus juegos.
No, no lo entendéis, lo sé, pero es un duelo más. Cuando pierdes a tu mascota queda un vacío tremendo.
Desde hoy mi pena se va contigo, pequeño, y volarás alto hasta el cielo de los pajaritos.
Espero que perdonéis mi escrito pero necesitaba desahogarme.

Septiembre... triste ha empezado para nosotros. Todo lo contrario deseo que sea para ustedes. Que tengáis un feliz mes.

P.D. Para ti, mi niña.

martes, 30 de agosto de 2022

PROMESA. Nuevo aporte para Sindel. Semana 35

Te conocí en primavera, aún no sabía qué rumbo iba a tomar mi vida, qué camino tendría que seguir para espantar los fantasmas del miedo, para demostrarme a mí misma lo que sola y sin ayuda sería capaz de hacer.
Terminé de dejar el último currículum en un conocido hospital y me regalé un buen café en una terraza.
No parabas de quitar tus ojos de mi mesa y por fin te levantaste arrastrando los pies. -"Una aspirina, necesito una aspirina"- Abrí el bolso y te la ofrecí. -"Es que tengo una jaqueca horrible, ayer me pasé un poco con la bebida, acepte mis disculpas". Y acepté eso y más.

La bebida... ahí empezó todo, tu ruina y la mía.

Volvimos a vernos en aquel café en primavera y a él siempre le temblaban las manos. Yo sabía que el temblor del alcohol puede provocar una caída del azúcar en sangre y que a niveles muy bajos provoca hasta convulsiones.
"Hiciste una PROMESA muy importante para los dos y no la has cumplido".
Me marché y se quedó solo mientras sus dedos seguían tintineando en el vaso. "No volveré a beber, lo prometo".

El tiempo pone a cada uno en su sitio. Me llamaron de la sala de urgencias. Alguien había sufrido un grave accidente al derrapar su coche en una curva cerrada.
Bajé deprisa por si podía llegar a tiempo.
Sentí un ligero olor a café al acercarme, una mezcla que no me era desconocida. Era él, yacía con un hilo de vida, y clavando sus ojos en los míos, como pudo me habló:
"Lo siento, no he sabido cumplir mi PROMESA".


lunes, 22 de agosto de 2022

VOCES. SEMANA 34. Para SINDEL.

Dicen que no tengo bien la mente
que hablo sola y escucho VOCES
a veces son susurros y otras gritos
susurros del viento cuando aletea
gritos de infantes enloquecidos.

VOCES que llevo dentro conmigo
que aceleran en mi corazón los latidos
que me llevan a un mundo desconocido
donde hace falta soñar 
cuando la realidad pesa.

Hace falta reír cuando la soledad abruma
hace falta llorar cuando la tristeza ahoga
hace falta sentir el calor de las emociones
hace falta aplaudir cuando se saborea el triunfo
hace falta asumir el valor de la paciencia.

Dicen que padezco Esquizofrenia por eso oigo VOCES.
¿Será esto tener la mente enferma?.
Pues no me falta valor para luchar por la supervivencia.