Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

viernes, 31 de octubre de 2014

SUSPIROS

 
 
Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras cascabel de risas con el corazón en calma.
En tus ojos brillaban las llamas del crepúsculo
y las hojas caían en el agua de tu alma.
 
Tus brazos trepaban como una enredadera,
 las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de llamas en que mi sed ardía.
Dulce recuerdo azul apegado a mi alma.
 
Siento no ver tus ojos en el distante otoño;
nube gris, voz de pájaro y corazón de plata
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.
 
Cielo de un mar bravío.
 Campo de cerros dorados.
Tu mirada es de luz, de humo,
de estanque en calma.
 
En tus ojos ardían los crepúsculos.
 Tus labios color granada.
Palabras que ya funde el hielo. 
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.
 
 
(Inspirado en un poema de Pablo Neruda)         

miércoles, 15 de octubre de 2014

El Hoy es el Ayer de mañana

 
 
 
Cada vez acortamos más el tiempo y lo malo es que ni nos damos cuenta. Me pregunto si es solo una sensación mía o a vosotros también os ocurre. ¿Culpables?, todos, porque la necesidad de gastar sin motivo aparente, de una manera compulsiva, se está convirtiendo en una obsesión de los mayores que se empieza a contagiar a los más pequeños. Los periodos de rebajas o descuentos en grandes almacenes y tiendas suelen ser los peores.  Está todo perfectamente calculado para irnos preparando con mucha antelación en cada evento anual. Cada cual es libre de utilizar su dinero como y cuando quiera, pero siempre dentro de un orden y que haya un consumismo moderado. Quizá no lo damos importancia y lo tomamos ya como una costumbre, pero a pesar de la reiterada y consabida crisis se sigue padeciendo el conocido "Síndrome de la moda", un comportamiento patológico que se caracteriza por la dependencia creciente del deseo de adquirir ropa y complementos del vestir que no son necesarios, hasta el punto de que los afectados regalan poco tiempo después prendas cuya compra representó un serio quebranto para su economía.
En cualquier caso, no se debe confundir con permitirse de vez en cuando un capricho para levantar el ánimo en un día desmoralizador y siempre que trato este tema recuerdo la frase de mi padre: "No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita".


 
Estamos en la estación más apropiada para empezar a provocar el consumo y cada año empezamos antes.  ¡¡ Pues no puedo con ello !!, me agobia la venta de lotería de Navidad en julio, los productos y adornos navideños en octubre, las torrijas en febrero y el "reserve los libros para el próximo curso" cuando aún los estudiantes no han finalizado los exámenes. ¡Cuánta prisa, por Dios!. Déjenme que pueda saborear el otoño que tiene color y aroma a café recién tostado. Que pueda disfrutar de la inevitable decadencia de los árboles convertidos en esqueletos de madera, sosteniendo sus ramas como pieles descamadas. Que gracias al viento tenga la oportunidad de respirar más aire puro, libre de sustancias nocivas, sin polvo y sin polen. Déjenme que sea feliz viviendo el presente, observando mientras paseo al estudiante que carga en su mochila un montón de libros, al niño que abraza a su perro, la madre que empuja orgullosa el cochecito del bebé, ese hombre solitario que lee las últimas noticias, la abuelilla que arrastra el carro de la compra con dificultad o el último de la fila para entregar la quiniela. Que no nos inciten a consumir antes de tiempo, todo llega y todo pasa, pero cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. Y luego dicen que cada vez hay más estrés ...


No hay mejor momento para ser feliz que AHORA, si no es así ¿cuándo?... La vida siempre estará llena de retos y de riesgos, entonces a que estamos esperando para lograrlo. Adelantarse al tiempo no me parece acertado. Es precioso valorar y atesorar lo que tenemos esta mañana, este día en el que hemos amanecido y si además podemos compartirlo con alguien especial, esposo, hijos, hermanos, amigos, entonces aún resultará más placentero.
Lo que de verdad importa es el AHORA, vivir el presente plenamente.
El HOY es el ayer de mañana. Vivamos el presente sin agobios ni adelantos. Alguien me dijo una vez que nunca sería más jóven que hoy, fue un día que cumplía años y me hizo pensar, tenía toda la razón.
La felicidad, amigos, está en el próximo minuto.

Y voy a tomarme una taza de café antes de que se convierta en turrón.


 

miércoles, 8 de octubre de 2014

9 DE OCTUBRE NTRA: SEÑORA DE LOS REMEDIOS.

Eres tan bonita como ella. Dulce mirada, rostro de porcelana, labios de púrpura, manos de perla.

Eres tan hermosa como ella. Mi felicitación llegará seguro hasta las estrellas.


miércoles, 1 de octubre de 2014

GRRR, BLA,BLA,BLA, BOING...


En octubre comenzaba hace décadas el curso escolar. Los libros forrados de azul con pequeñas etiquetas donde era obligado poner tu nombre y  apellidos, con las esquinas bien dobladas, casi perfectas, con cuidado para que no se despegaran y duraran al menos hasta el primer trimestre. Aquellos libros de la editorial Anaya, Santillana, S.M... ya casi ni me acuerdo. Cuadernos y blocks  de cuadrícula con margen rojo y un sinfín de material que se renovaba todos los años. Pero a mi memoria llegan escenas de fin de semana mucho más agradables, de domingo en concreto, cuando salía corriendo a comprar el último número de mi tebeo favorito, allí, en el kiosko del Espolón, la señora del pañuelo lo tenía reservado siempre. Eran las veinticinco pesetas mejor empleadas que me daba mi padre, porque en aquellos tebeos como muchos de vosotros comencé a leer, aprendí ortografía, gramática y además de ser una didáctica divertida empezó también mi afición a la escritura y al dibujo.

El tebeo, hoy llamado cómic, era un medio de entretenimiento, pero también un retrato de la época, una expresión de la ideología oficial y en ocasiones un reflejo crítico de la sociedad. El hambriento Carpanta, de Escobar, un vagabundo que vivía bajo un puente y siempre tenía un hambre canina, fue un buen ejemplo de ello. La verdad es que era una radiografía social de la España de aquellos años. Otro ejemplo lo encontramos en 13 rúe del Percebe del inefable Ibáñez. En la colección de personas no faltaba el caco, ni la patrona de pensión que mataba de hambre a sus inquilinos, ni la solterona y sus mascotas, ni el sastre sin escrúpulos, ni el comerciante que hacía trampas con el peso, ni el moroso, ni la portera cotilla.















¿Alguien conserva algún ejemplar?





Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, el botones Sacarino, las hermanas Gilda, Rompetechos... y así hasta muchos otros personajes de los tebeos que nos han entretenido y no han hecho reír. El mundo de esas revistas de humor lleno de imaginación y colorido ha perdido muchos lectores con respecto a otras épocas siendo, como son, unos estupendos instrumentos para crear hábitos de lectura y pasar un buen rato. La televisión, los ordenadores y las nuevas tecnologías nos ofrecen información y entretenimiento, pero ninguno de ellos nos presentan aquellas historietas con las que muchos hemos crecido.


^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Este es mi homenaje, un merecido homenaje a ese peculiar mundo de las viñetas, a ese trocito de nuestro pasado donde la lectura del comic era nuestra diversión favorita. Para algunos la única que en aquellos tiempos nos podíamos permitir.

Cuando llegaba una nueva estación los más afortunados disfrutábamos del Almanaque. Otros en cambio se conformaban con ir a la pequeña librería donde colgaban el cartel de "compra y venta de tebeos usados" y por un precio módico podías adquirir tu ejemplar.

Aquellas fueron para muchos las primeras lecturas. Aprendímos expresiones como ¡Oh, ah, glup, bang, boom, o tierra trágame!. Aprendimos algo todavía mejor, la manera de empezar la semana con una sonrisa.
 
Dónde ha quedado aparcada aquella bendita lectura...
 
 
___________UN TEBEO, UNA NOSTALGIA, UNA ILUSIÓN.___________



^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^