Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

domingo, 26 de julio de 2015

UN SALUDO

 
 
 
No dejes a la vida sola, es fácil que se pierda entre tantos caminos distintos y tantas direcciones diferentes, marca tú el rumbo y déjale claro que en esta batalla no siempre gana el más fuerte sino aquel que desea seguir luchando, enséñale que el amor puede morir pero el recuerdo jamás.
Dile también que solo sobrevive el que persevera y no se rinde nunca, que por ella camina gente maravillosa que es capaz de bailar contigo bajo la lluvia y caminar a tu lado bajo la tormenta, que el destino une y separa a las personas, pero no existe ninguna fuerza que haga olvidar a los que por algún motivo nos hicieron felices.
No dejes a la vida sola, quizá ella no conozca los sueños, cuéntale al oído que en ellos podemos abrazar una lágrima, o sonreír a una flor, volar y pisar las nubes con los pies descalzos, amar y llenar el mar de corazones.



 
Un saludo desde la tranquilidad de los Picos de Europa, donde amanece con el sonido de los pájaros y anochece con el frescor de la montaña y el cielo lleno de estrellas. Y no hace calor !!!!!!!

lunes, 13 de julio de 2015

EL ALMA SE SERENA



Es un placer asomarse a las noches de verano. Noches serenas bañadas por el recuerdo, por la ausencia de tensiones, donde el pensamiento puede respirar tranquilidad aunque el aire caliente casi queme y sobre todo puede meditar. Dejemos que la mente medite y se relaje, porque es la herramienta idónea para equilibrar el cuerpo,está ahí para ser usada en las tareas más importantes, y solo cuando logra completar su misión, podemos decir que estamos en paz. Yo diría que el 80 y 90 por ciento del pensamiento es inútil y repetitivo y teniendo en cuenta su naturaleza disfuncional y a menudo negativa, buena parte de él no se aprovecha y también llega a ser dañino.
Observa tu mente y te darás cuenta de que es verdad. El parloteo mental produce un serio desgaste de nuestra energía vital. El pensamiento compulsivo es casi una adicción, sientes que no puedes dejar de pensar porque al fin y al cabo estamos identificados con él. Creemos que si no pensamos no vivimos: "Cogito ergo sum"-Pienso, luego existo- Se dice que para liberarse hay que vivir el momento presente, olvidar el pasado y no dar importancia al futuro, ésta es la clave de la verdadera liberación, pero no podemos encontrar el momento presente mientras estemos tensos. 



En esta noche de verano no quisiera perder mi capacidad de análisis y discriminación. No me importaría aprender a pensar con más claridad, más enfocada, y por nada del mundo quisiera ser negativa. El don del pensamiento es lo más precioso que tenemos, sin él sólo seríamos otra especie animal, por ello hay que saber usarlo escogiendo solo lo positivo.

Asomarme al cielo del verano para mi es suficiente, buscar caras, pintar luceros o simplemente elevar hasta arriba el más imposible de los deseos. Soñar con aquellos días de mi infancia que fui feliz y que ahora les pongo nombre para serlo siempre, para hacer de cada noche de verano un sueño interminable, más allá del alba, hasta que me abrase los pies bajo las estrellas.

sábado, 4 de julio de 2015

T O C



La rosas azules existen. La primera rosa azul se creó en el año 2004 mediante ingeniería genética. Después de catorce años de investigación, cientí­ficos de la empresa japonesa Suntory lograron variedades de rosas azules, insertando el gen del pigmento azul que hay en las flores conocidas como pensamientos.
Las rosas azules simbolizan tradicionalmente el misterio o la consecución de lo imposible. Se creía que eran capaces de otorgar a quien las poseyera la juventud, o que concedían deseos. Me encantaría comprar una, pero auténtica, no teñida como las he visto.

Mi obsesión por el azul no es un trastorno, es una preferencia. En cambio me pueden llegar a obsesionar otras cosas, el orden por ejemplo y cuando alguien pretende censurar esta, digamos manía, mi respuesta siempre es la misma: nunca hay que confundir una obsesión con las preocupaciones normales y cotidianas. Cuando tenemos un problema o estamos ante una mala situación, lo normal es que genere en nosotros un estado de alerta que nos produce inquietud y un agobio que luego resulta ser pasajero. Pero de la preocupación a la obsesión solo hay un paso, únicamente una fina línea los separa y conocer la diferencia es muy importante.
En la persona obsesiva hay un comportamiento excesivo o irracional, que generalmente es reconocido por quien lo padece. Obsesión no es lo mismo que fobia, y pregunto: ¿quién no  ha tenido o tiene miedos reprimidos que acaban convirtiéndose en oscuros fantasmas de la mente?. Lo que no entiendo es la falta de tacto de algunas personas que no aceptan e incluso se burlan de este trastorno, considerando a quien lo padece un maniático enajenado, o mejor  dicho un loco, para hacer más dura la palabra. 
Tener esta perturbación anímica implica vivir atormentado, no disfrutar del presente por inseguridad y ser víctima de una tremenda hipocondría. Bailar en la cuerda floja de las obsesiones, nos hace sentir atrapados por pensamientos tormentosos que generan ansiedad de forma muy recurrente.
En medicina se conoce por un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y es tan frecuente que muchas personas que lo padecen ni lo saben, ni llegan a tener un diagnóstico que puede mejorar su calidad de vida, simplemente pasa desapercibido, solo cuando ya ocasiona un gran sufrimiento acuden a seguir un tratamiento. 

Ciertamente los obsesivos son seres perfeccionistas, dogmáticos, rumiadores, moralistas, inflexibles, indecisos, emocional y cognitivamente bloqueados.
Son excesivamente disciplinados, con una vida muy regulada y estrictamente organizada.
Se preguntan continuamente si hacen bien las cosas o si están errando, lo cual conduce a la indecisión. Posponen decisiones y tareas y temen cometer errores.
Con un estilo de pensamiento rígido, tienden a resolver bien las tareas técnicas y detalladas pero no disciernen las cualidades sutiles como el tono global de una reunión. No perciben los matices emocionales de las situaciones.
Se preocupan demasiado de los detalles, son exigentes, carecen de empatía y desaprueban la expresión espontánea de afecto.
La vida de los compulsivos se centra en el pasado (para pensar en lo que deberían haber hecho), o en el futuro (para pensar en lo que deben hacer), y pocas veces en el presente que es donde pueden encontrarse las mayores satisfacciones de la vida.
Se consideran demasiado entregados al trabajo, dignos de confianza, meticulosos, prudentes,  eficaces y leales.
Todo ello muy cierto, son personas que pueden convertir sus defectos en virtudes y que jamás me atrevería a dudar de su cordura. Padecen un trastorno de la personalidad por el que desgraciadamente sufren, necesitando ayuda, paciencia ycomprensión, pero reitero, no son psicópatas.



Las preocupaciones son normales en la vida y además necesarias porque nos dan el impulso para poder afrontar los pequeños conflictos que surgen y así buscar las soluciones pertinentes. En cambio las obsesiones sólo nos limitan, nos bloquean y nos sirven para estar mal emocionalmente. Si eres obsesivo no te preocupes, basta con que lo reconozcas y trates de evitar que esos pensamientos recurrentes te controlen. Procura ser tú quien domine tus preocupaciones.
Difícil, pero no imposible.