Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

miércoles, 30 de marzo de 2011

HABLANDO CON FLORES



De nuevo primavera. ¿Cuántas han pasado ya, demasiadas?, cuando se habla de años se habla de primaveras, pero qué importa, lo mejor es seguir viviéndolas como si fuera la primera. Hay estaciones que gustan más que otras, ésta precisamente no es mi favorita, a pesar de que, como dicen los poetas, todo renace, hay colorido por todas las partes y las hormonas se disparan. Primavera es sinónimo de flores, de jardines cuidados, de campos alfombrados y de atardeceres más largos. También es sinónimo de alergias, de cambios bruscos de temperatura y de fuertes contrastes: lluvia y sol que luego dan paso a preciosos arcoiris.

Siempre que abril se acerca vuelvo a recordar el aroma de las lilas, mi flor preferida, desde niña era la primera que veía brotar en el jardín. Aquellos pequeños arbolillos se cuajaban de ellas y ahora en cambio no resulta fácil encontrarlas, no es una flor decorativa que se acostumbra a vender en las floristerías y si quiero buscarlas tiene que ser en algún quiosco callejero o en algún puesto ambulante.


He crecido entre plantas, setos y rosales. A lo largo de mi vida el cambio no ha sido nada favorable: asfalto, ruido, tráfico y gigantes de hormigón. Por eso cuando llega mayo me conformo con mirar las flores que rodean las fuentes, los jardines de los paseos y calzadas y esos arbolitos de color rosa que ahora han plantado cerca de donde vivo. Son almendros, no tengo ninguna duda.




Se dice que a las plantas hay que hablarlas para que mantengan su frescura y aroma. Y que ellas a su manera nos responden con un lenguaje rico en significados. No es ninguna falacia, las pocas macetas que tengo están preciosas; con mi violeta africana hablo bastante para que se cuaje de flores y ya lo creo que me escucha, tiene flor casi todo el año.






Las flores simbolizan la expresión anímica de la naturaleza humana y nos conducen a la sensibilización del alma. Una flor es un símbolo para compartir, que nos bendice con sus beneficios para la salud emocional. Las flores nos hablan, nos cuentan relatos de vidas que hay que saber escuchar e interpretar. El lenguaje de las flores hunde sus orígenes en Oriente y se ha transmitido de generación en generación pasando por las culturas del Antiguo Egipto, Edad Media, Renacimiento... Poseen un significado propio y expresan sentimientos diferentes. El mensaje cambia en función de si la flor está abierta, o en botón, en combinación con otras, su color..etc.



Los poetas de todo origen y condición han coincidido en afirmar a lo largo de los siglos que aquel que pierde la sensibilidad de asombrarse ante la belleza de una flor, deja morir un poco su alma. Un espíritu joven no deja de sosprenderse por causa de la belleza de una flor, que unas veces nos hablará de la amistad, de amor, otras de la muerte, el desamor, la soledad ... pero siempre de historias de grandes sentimientos.





Los lirios amarillos son sinónimo de CONSTANCIA y TENACIDAD.







Las rosas son las reinas en el lenguaje del AMOR.









LA ORQUÍDEA, la flor más bella del mundo.




Cuenta una leyenda, que una cálida mañana apareció en las costas de Java una diosa recubierta con un delicado y perfumado chal. Paseaba plácidamente por un bosque de sándalos, robles, castaños y magnolias, donde los rayos del sol se filtraban entre las ramas de los árboles disipando las sombras de la noche. Al desaparecer la diosa, quedó sobre una rama el delicado chal, en cuyos pliegues jugaban las sombras y la luz. El chal se transformó en una hermosa y misteriosa flor, la orquídea, una de las más bellas y delicadas de la naturaleza. La planta murió cuando los hombres, sin delicadeza alguna, la pisotearon dejándola en el suelo. Sólo la bondad de la diosa pudo hacer revivir los gérmenes que quedaron, a fin de que en el mundo, desde entonces florecieran para admiración de todos los seres que a él pertenecían. Hoy, son flores de salón, de lujo, pero ayer las juntaban los hombres y las mujeres del pueblo en grandes ramos para ofrenda a sus dioses. La orquídea es sinónimo de BELLEZA . . El tulipán amarillo en el lenguaje de las flores significa AMOR SIN ESPERANZA.
El tulipán rojo en el lenguaje de las flores significa DECLARACIÓN DE AMOR.


Son flores tan delicadas como efímeras. Los paseos, monumentos y fuentes de Madrid se cubren de ellas por estas fechas. Dicen que en una ocasión la reina de Holanda nos los regaló y desde entonces no faltan.





Una flor preciosa: el hibisco de pétalos grandes y cuyo significado está asociado a la BELLEZA DELICADA. Son típicas de climas cálidos o tropicales. Sus flores son largas, y tienen una simpática forma de trompeta con cinco pétalos, de tonos blancos a rosas, rojos, morados o amarillos, de 4 a 15 cm de tamaño.



La rosa roja es sinónimo de amor, la amarilla de amistad, la blanca de miedo, la rosada de indecisión; la camelia blanca de amistad incambiable. Otros ejemplos: la margarita blanca simboliza inocencia y pureza, por lo que está relacionada con la niñez; la gardenia significa alegría; la flor de azahar, castidad; el clavel significa distinción y nobleza, y el lirio, inocencia, pureza y alegría.




Hay una larga gama de aromas y colores para alegrar nuestra vista y levantar nuestro ánimo. La Naturaleza renueva su colorido todas las primaveras. Disfrutemos entonces de todo lo que la recién llegada estación nos ofrece.



Dime cual es tu flor favorita y veremos qué nos dice. Por cierto, las violetas son la flor de la CONFIANZA y las lilas de la HUMILDAD.



domingo, 20 de marzo de 2011

DEL AVIÓN DE TELA AL CAZA EUROFIGHTER









En alguna ocasión y más de uno de vosotros lo sabe, he comentado que mi vida está ligada a la Medicina y a la Aviación. Dos conceptos tan dispares como imprescindibles, que al menos personalmente han significado y siguen significando mucho para mi por motivos tanto privados como sentimentales. De nuevo voy a centrarme en ésta última porque debido al acontecimiento, merece un homenaje y una mención especial.

El pasado 18 de marzo se cumplieron cien años de la aviación militar española. Cien históricos años que comprende desde los primeros vuelos de tela, hasta la actual perfecta tecnología con la que ahora aquellos “viejos cacharros” surcan nuestros cielos. 1911- 2011.

Mediante previa invitación a este importante evento, tuve la ocasión de presenciar este acto conmemorativo que estuvo presidido por su Majestad el Rey, la Ministra de Defensa y el General jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire.
Después de una semana fría y lluviosa, el viernes 18 Madrid amaneció con un cielo despejado y un sol espléndido que contribuyó a que los actos preparados resultaran perfectos y muy agradables.



En la ceremonia, que ha tenido lugar junto a la antigua torre de Cuatro Vientos, símbolo de los cien años de aeronáutica militar y que ha visto pasar desde primitivos aviones de tela a modernos cazas, como el Eurofighter, han participado integrantes de la Patrulla Paracaidista del Ejército del Aire (PAPEA), que han saltado de un avión ataviados con trajes de vuelo de época mientras portaban la enseña nacional y la bandera conmemorativa del Centenario.




























Tras el homenaje a los que dieron su vida por España, se celebró un desfile aéreo con la intervención de la Patrulla Aspa y de la Patrulla Águila, herederos de la tradición aeronáutica iniciada en 1911 por pilotos como Kindelán, Ortiz de Echagüe o Barrón.




Patrulla ASPA





ASPA realizando un tio-vivo



Patrulla ÁGUILA


EUROFIGHTER C-16 Typhoon

La ceremonia concluyó cantando el Himno del Ejército del Aire y en el antíguo hangar se sirvió un vino español.






Esta entrada está dedicada a todos los hombres que durante cien años sobrevolaron nuestro cielo, que dejaron sus vidas en defensa de España y para todos los que colaboran tanto técnicamente como escribiendo para divulgar sus conocimientos en lo que es su verdadera pasión: la Aviación.


FELICIDADES




Cool text generator