Voz de mi hija. .NOELIA

Voz de mi hija

miércoles, 12 de diciembre de 2012

BLANCA NAVIDAD

Ya estamos a mediados de Diciembre. Vuelan los meses, vuelan los días y la Navidad nos abre de nuevo la puerta. ¡Cuántas han pasado! ... demasiadas, y tú deseas seguir teniendo el mismo espíritu navideño de siempre, lleno de estrellas y luces de colores, de ángeles y renos, de flores y serpentinas. Lo intentas, te esfuerzas y te lo planteas una vez más, deseas que tu Navidad sea la mejor, que se llene tu vida de sueños, de ilusiones, deseas que tu mesa tenga los corazones unidos, los mismos rostros y sobre todo el mismo amor.
Me he asomado al espejo del tiempo y he visto el blanco en mis sienes. No importa, a veces el único espejo que dice la verdad es del alma. Los años pasan, los sentimientos no. Son fechas llenas de inolvidables momentos, huele a pan recien horneado, a lavanda en los armarios, se oyen cánticos lejanos y el sonido de una pandereta que repica en el cielo me hace sonreir de nuevo. Algunos ya no están y otros hoy ocupan sus puestos, pero qué digo, un puesto vacío jamás se suple, se compensa con otro. La compañía de las personas que nos rodean, los nuevos corazones que hemos creado, cuidado, mimado, engrandece nuestro espíritu y nos llena de satisfacción.





Desde tiempos que se pierden en la neblina del recuerdo, cada año arrastramos una tradición poco menos que ancestral, que hace teñir de blanco y de luces de colores nuestras ciudades y pueblos. Cada rincón que dejamos a un lado en nuestro transcurrir cotidiano, en esos días se convierte en la principal estancia de nuestro corazón. La blanca Navidad - como se la llama- vuelve a asomarse a la ventana de nuestra vida, nos avisa que es tiempo de hacer una pausa, de preparar esa gran mesa rodeada de cariño, de mirar con ternura al solitario, de ayudar al necesitado, de acompañar al enfermo y por encima de todo la blanca Navidad siempre nos hará recordar nuestra infancia, nuestra maravillosa inocencia, aquella que el fantasma del tiempo nos fue robando poco a poco.

Hace frío y aún estamos en otoño, la noche siempre me relaja, me va introduciendo en pensamientos positivos hasta que poco a poco el viejo Morfeo  me va cerrando los ojos.


Mi habitación se ha convertido en una cabaña de madera muy acogedora, la típica navideña que siempre se dibuja o fotografía cuando llegan estas fechas. La chimenea está salpicando el ambiente con miles de tonalidades rojas, los troncos se desmoronan bajo los abrazos que les da el fuego y yo mientras, leo el viejo diario que tengo en la memoria y poco a poco me voy sumergiendo en el recuerdo.

 
 
Me gusta sentarme en el sillón azul y respirar aires frescos de mi niñez; puedo quedarme horas ensimismada viendo los leños crepitar, mirar por la ventana los copos de nieve cubriendo los rosales y oler el aroma de las castañas que asaba mi madre. Tengo los pies helados y el alma encogida pensando en aquellas frías Navidades de Burgos. Frías por la temperatura pero llenas del calor de mi familia.
En el interior de la casa el Belén de figuras de barro que mi padre montaba con cartón, musgo y escoria, toda una obra de arte, tenía un buen tamaño, techo, montañas, cascada y el cielo pintado al óleo, digno de alguien que tenía una habilidad especial en las manos. El abeto natural que luego volvía a su lugar el resto del año, también se colocaba, y en el jardín la nieve, el resplandor de una nieve que casi te cegaba, hacía la delicia de nuestros pocos años.

La última Navidad que pasamos juntos nos regaló la blancura de una gran nevada, fue el 31 de diciembre de 1972.

Un año más sonará una pandereta en el cielo y mis ojos buscarán el brillo especial de tres estrellas.


Hace frío... y aún estamos en otoño.


Feliz Navidad a todos.
 
 
 

14 comentarios:

  1. Hermoso y muy entrañable. Has descrito perfectamente lo que era y nunca debe dejar de ser una Navidad. Leyéndote, casi podía escuchar también a unos niños de San Ildefonso que cantaban 150.000 pesetas. Te deseo lo mejor en estos días y que el próximo año, sea en lo bueno, al menos como éste.

    Un fuerte abrazo y ¡FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
  2. Preciosa forma de felicitarnos la Navidad.
    Feliz Navidad para tí también y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He notado que en estos ultimo tiempos rehuyo el tema de la Navidad porque he notado ante mi sorpresa que me pongo triste, no pienso ponerme a discernir el porqué, pero es un hecho.
    A ti por supuesto que te deseo que pases unas felicisimas fiestas navideñas de la forma que mas te guste y en la compañía que prefieras y desees!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. La Navidad se sigue iluminando y llenando de figuritas y colorines todos los años, y claro que hay huecos, y son muy importantes, cicatrices perpetuas. Mi padre me dijo un día que la alegría había que implantarla en las familias a pesar de las personas que ya se habían muerto, a pesar de que alguno estuviera pachucho. Es muy importante sembrar recuerdos agradables para el año que viene y así todos los años, los que no tenéis huecos, no tenéis que soportar el dolor de los que si los tenemos.
    En Navidad, y cualquier otro día yo siento mis huecos, la gente que me falta, y miro a mis nietas y me pongo una sonrisa.
    Abrazos llenos de cariños y saltos

    ResponderEliminar
  5. Mi niña, acabo de leer esa maravillosa felicitación que nos has dedicado y siento que mi corazón llora.
    Siempre me acuerdo de los míos, pero llegando estas fechas... ¡qué mal lo paso!
    En mi mente se acumulan recuerdos que me llenan de nostalgia y tengo que ser muy fuerte para poder afrontarlos sin que mis ojos se llenen de lágrimas.
    La vida no se para y nosotras tendremos que dejarnos llevar por esa corriente hasta llegar al remanso de paz, es inevitable.
    Aprovecho para desearte una feliz Navidad con recuerdos pasados y alegrías vivientes, pasado y presente siempre serán uno en nuestras vidas.
    De corazón: FELIZ NAVIDAD.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Un relato precioso!
    Me recordo las navidades que pasaba de niña con los abuelos.
    Feliz navidad y mis mejores deseos!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho tu posteo y muchos recuerdos atesorados, me haz hecho traer a mi mente y recorrer muchas navidades claro está que no con nieve como suele ocurrir por esos lares.
    Querida amiga lejana mientras lees ese viejo diario y te sumerges en el recuerdo, te mando mis buenas vibras para tu familia y que estas fiestas lo pases muy bien. Desde la distancia un gran abrazo, mis mejores deseos de felicidad y cariño.

    ResponderEliminar
  8. Te deseo de corazón que el recuerdo y la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro.
    Que la Navidad sea un profundo momento de sentir, mirar y actuar….
    Y que más allá de estas fiestas, a lo largo del año 2013, la paz y el bienestar te acompañen junto a familiares y amigos
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, muy bonitas las imágenes navideñas, ya llegan estas fechas tan señaladas, deseo que la paz y la ilusión llamen a las puertas de tu hogar, ¡felices fiestas!.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. PRECIOSO MENSAJE PARA ESTAS FECHAS.
    QUE TENGAS UNA FELIZ NAVIDAD EN COMPAÑIA DE TU FAMILIA, Y QUE EL ESPIRITU DE ESTA CELEBRACIÓN SE CONSERVE SIEMPRE EN NUESTRO CORAZÓN.
    TODO EL CARIÑO SIEMPRE.
    BESOS
    FELICIDADES!!!

    ResponderEliminar
  11. Todo es hermoso en esta entrada amiga.................un fuerte abrazo y que toda la familia disfrute de estos días.

    ¡ FELICES FIESTAS !

    ResponderEliminar

  12. Te deseo que la magia
    de la Navidad te ilumine
    y te ayude a conseguir
    todos tus sueños.

    Feliz Navidad y un
    próspero Año 2013

    ResponderEliminar

  13. Como siempre nos dejas un sin fin de reflexiones interesantes pero me quedo con lo que nos dices de que la Navidad es un "tiempo de hacer una pausa, de preparar esa gran mesa rodeada de cariño, de mirar con ternura al solitario, de ayudar al necesitado, de acompañar al enfermo"...

    Creo que esto equivale a mi propuesta de solidaridad, de cultivo de los mejores valores humanos y de compartir afecto a todos los que nos rodean. Esto es la Navidad, lo demás es superfluo.

    Te envío todo mi cariño, mi amistad y recuerdo, para acompañarte mentalmene en esta Navidad.

    Un abrazo para ti y para Jóse, y aunque no las conozco, también para tus hijas.

    ResponderEliminar
  14. ¡Que bonito está tu blog! Me imagino como debes tener tu casa.
    He leído que sigues con catarro y tos, espero que te mejores , si ya llevas una semana, ya te queda menos, dicen que los catarros duran siete días y si te tomas algún medicamento una semana.
    ¿Para la tos has probado lo de la cebolla?
    En fin que deseo que puedas comer los polvorones sin toser cuando tengas la boca llena.
    Muchos abrazos con sabor de eucalipto

    ResponderEliminar