Voz de mi hija. .NOELIA

Voz de mi hija

lunes, 5 de agosto de 2013

EL CAMINO A LA PAZ







Si alguna vez tu mundo se derrumba,
si mirando el espejo de tu alma,
solo ves arrugas de tristeza,
cicatrices plasmadas por el tiempo,
las venas marcadas por el esfuerzo,
y nubarrones de dolor en tus ojos,
mira firmemente hacia adelante,
todavía te queda el corazón.

¿Oyes cómo late?,
eso es que estás viv@,
sientes, aunque sufras,
ríes, aunque solo pienses en llorar,
brillas, aunque tu estrella se apague,
luchas, aunque no tengas fuerzas,
y lo más importante, tienes siempre unas manos
cuando las necesites.


Se me ha ocurrido escribir estas frases porque después de unos días de relax, muchos de nosotros volvemos a meternos en el angustioso agujero de la rutina y sobre todo los que vivimos en las grandes urbes. El vaivén de la vida deprime, o agota, y como decía mi padre "si alguna vez me pierdo, me encontraréis en sitios tranquilos y si hay mar ya no tengo palabras".

  Óleo de mi padre


La vida rural es tan diferente ... La valoración por lo natural, el retorno a la tierra, revivir costumbres, placeres, colores, es como pintar un cuadro con un pincel que huele a campo, miel, centeno, trigo, árboles, hojas, cortezas que dan lugar a una amplia gama de verdes, naranja herrumbre, tostados y tierras. Colores con recuerdos, placeres y momentos únicos que te proporcionan el sosiego que muchas veces necesitamos.


Picos de Europa
 
 
Observando las cimas de aquel lugar tan poco frecuente para mi, sentí la caricia de la libertad, una libertad sin adjetivos que habría que escribir con mayúsculas, al igual que las gentes que la cobijan, allá, muy lejos, en la paz de la montaña.
Lo cierto es que para aquellos que valoran la calidad de vida, estar en contacto con la naturaleza y disfrutar de la tranquilidad propia de las zonas rurales de vez en cuando, es un regalo para el cuerpo y para el alma.

La vida es como un largo río que nace en las montañas: torrentoso y fuerte cuando comienza, nada lo detiene; rápido y caudaloso cuando desciende; tranquilo en la llanura de la seguridad, casi sin vida en las pendientes de las dificultades… pero cargado de esperanza en su interior hasta que se funde en el mar que lo vio nacer y morir.

"Allá donde las casas, y después los árboles y , a continuación, la hierba desaparecen, nace un reino estéril, salvaje y mineral; sin embargo, en su pobreza extrema, en su desnudez total, ofrece una riqueza que no tiene precio: la felicidad que se descubre en los ojos de los que lo frecuentan."

Gaston Rebuffat. Alpinista

20 comentarios:

  1. Te he leído, he cerrado los ojos, he disfrutado de tus paisajes; luego en mi mente me acerque al mar , a mi mar y cual absolución de mis pecados , me siento feliz y valoro el respirar.
    Tu entrada esta llena de realidades y belleza.
    ¡Gracias y besos!
    André

    ResponderEliminar
  2. Así y para empezar, yo podría perderme en el oleo de tu padre. Pero no quiero perderme, quiero estar con los míos y esos paisajes que describes como poco frecuentes, en ellos se puede reconocer otras pisadas, y seguirlas, y te acostumbras, y vuelas, o tu o tu imaginación y es que España tiene rincones para todos y tu has disfrutado de alguno de los mejores.
    Apreciamos esos parajes, sonidos y colores porque podemos volver al bullicio, y en la variedad esta el encanto. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que paz, que maravilla, es verdad que en lo rural se aprecia mas muchas cosas, pero es difil apreciar todo el valor si resides alli, lo digo porque yo ivia en un sitio precioso, y ahora que no vivo, veo cosas que antes no valoraba ¿porque? porque cuando tienes cuando tienes todo no lo aprecias. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. André:

    Que alguien como tú valore mi entrada, es un honor. Tú amigo, que eres capaz de escribir poesía en la ladera de una montaña.

    Gracias a ti.

    ResponderEliminar
  5. Ester:

    Y ahora leyendo tu comentario me da menos pereza volver, después del silencio y la calma el cuerpo pide algo distinto, al fin y al cabo es la vida que he elegido, es mi gente, mis plantas, mi mascota.
    Si, tienes razón, en la variedad está el gusto.

    Abrazos azules.

    ResponderEliminar
  6. mjesus:

    Cierto es que la costumbre no nos hace valorar las cosas, solo cuando se pierden nos damos cuenta de su belleza y su encanto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada querida amiga lejana, cierto que en muchas oportunidades no sabemos valorar lo que nos rodea, en fin lo ideal es cambiar la rutina que desde siempre hemos estado embuídos y buscar los momentos donde te puedas escapar a esos lugares y/o parajes donde sientas esos aires de libertad y estar muy cerca de la naturaleza y compartir los silencios y paz que tienen esos lugares, es vivir plenamente para si mismo. Yo lo he sentido y es un vicio que se me hace necesario en cada momento estar presente y que seguiré buscando por siempre.
    Un gran abrazo Airblue!~~

    ResponderEliminar
  8. Antonio:

    Tendría que haberte dedicado la entrada, a nadie mejor que a ti, mi querido amigo lejano aventurero. No me extraña que te sientas feliz en las alturas, a mi la montaña me impone, la tengo respeto, pero no por ello dejo de ir cuando puedo. La zona de los Picos de Europa es de verdad un paraje precioso, tienes el mar cerca, puedes hacer senderismo y hay alojamientos muy acogedores donde la comida es muy buena.

    Un abrazo para Amanda y para vos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Airblue, por esos Pensamientos que tanto nos acercas a la Naturaleza.
    Y como decía tu Padre, no hay mejores sitios para perderse.

    manolo

    ResponderEliminar
  10. Manolo:

    Siempre encuentro la frase adecuada venida de mi padre, a él Madrid le gustaba pero solo de visita, sin embargo como pescador y cazador(cosa que a mi me ponía de los nervios), el campo y la montaña le encantaban. Se movía entre los ramajes y saltaba como un conejo sin dificultad ninguna cuando tenía setenta y tantos años. Luego la falta de vista le obligó a retirarse, incluso de la pintura.

    Abrazos Manolo y todos de color azul.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito, solo leer tu entrada ya entro dentro de esa paz que describes con tanto amor, yo también disfrute de aquel paisaje y prometí volver, cuando veo las fotos mi mente se pasea por aquellas montañas especiales, esa naturaleza con sus pajaritos y otros animalitos felices y tranquilos, eso si que es paz para nuestra Alma un tanto agitada con la rutina de la ciudad.
    Air que disfrutes de esa paz que tanto necesitamos. un abrzo Cuispas

    ResponderEliminar
  12. Cuca.

    Siempre tan amable, gracias por visitarme. Tus buenos deseos te los repito para ti.

    Un abrazo ¿dónde estará metida la Gata?.

    ResponderEliminar
  13. que bonito (pero bonito) todo lo que has escrito...

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito lo que has escrito, me encantó leerte, gracias por proporcionarnos cachitos de paz y libertad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola! un gusto pasar por tu blog. Entradas como estas andaba necesitando... me transportaste!

    Si tienes algun tiempito, me agradaria que visites mi blog, y me des tu opinión :)

    Saludos, desde arbol-de-amor.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
  16. Mensajero:

    Gracias y tenga tiempo o no, me pasaré por tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Da gusto leerte, ese aire es muy bonito. Un beso.

    feliz semana. un abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  18. Bueno , desde Andalucía. :)

    ResponderEliminar
  19. Los Picos de Europa son muy hermosos estoy de acuerdo contigo.

    Me tengo que ir, feliz semana.

    Besos¡

    ResponderEliminar
  20. Amapola:

    Feliz semana desde Madrid hoy con el cielo lleno de estrellas.

    ResponderEliminar