Voz de mi hija. .NOELIA

Voz de mi hija

martes, 2 de enero de 2007

EL HUMO DEL TREN








Hace poco más de dos años, se me ocurió la idea de volver a resucitar algo que en su día y coincidiendo en un momento crucial de mi vida, me ayudó a salir un poco del entorno triste por el que estaba pasando.


Me refiero al TREN de la AMISTAD


Un tren ficticio que alguien creó y que luego lo dejó aparcado en la estación del olvido. Un tren que a mí me sirvió de compañía y donde subia la mayoría de las veces a refugiarme. Noches largas llenas de tristeza y lucha contra una incipiente depresión que me amenazaba.


Decidí volver a ponerlo en marcha y convertirlo en un lugar especial, donde todo fuera posible ..... todo aquello que se sueña y que nuestra imaginación puede llegar a crear.
Un rincón de sueños y destellos del alma, donde todos tengamos un espacio mágico para compartir emociones, para animarnos a mostrar lo que hacemos con el corazón y sentirnos cómplices de nuestros anhelos. Intenté crear un lugar donde la magia fuera posible, donde nos permitamos volar y creer que la fantasía se hace realidad, a través de palabras cargadas de emociones y sentimientos. Pero sobre todo, un lugar donde reine la amistad y el respeto mutuo, donde la solidaridad y el afecto sean las premisas más importantes. Mi intención era crear un camino para expresarse, rodeado de un ambiente de afecto que nos permitiera ser nosotros mismos. El apoyo y el trampolín que alienta a ir tras los sueños...



No sé si lo habré conseguido ...... Pero de momento lucharé porque que siga caminando por las vías de la VIDA.



A todos los que alguna vez habeis subido a él ....... Gracias.


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

2 comentarios:

  1. Ya ves Air....yo subí a ese tren pensando que era el mismo que anteriormente me había acogido tan bien. Resultó ser otro tren, pero igualmente fui muy bien acogida por ti.

    Ha pasado como dices mucho tiempo y aqui seguimos caminando unos y otros a veces por los mismos caminos, a veces por caminos distintos. Pero lo importante es que sigamos haciendolo con cariño, con respeto, con educación ante las diferentes opiniones, etc..

    Aunque yo no lo frecuente, creo que tu tren eso lo ha conseguido. Por ello te felicito.

    UN BESO

    ResponderEliminar
  2. Ese tren cobijó muchas veces muchos insomnios...

    Algunas noches... casi podía sentirse su suave traqueteo como si de una cuna virtual se tratara.

    Creo que esta noche me recostaré en el tren... en aquel sillón azul...

    Buenos sueños...

    Runa

    ResponderEliminar