Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

martes, 9 de junio de 2009

SILENCIO, HABLAR, ESCUCHAR



Pensar, pensar..... siempre pensar: "cogito ergo sum", pienso por tanto existo.



La mejor compañía para pensar es el silencio; en cualquier lugar tranquilo de la Naturaleza, en tu sofá favorito, o en la soledad de la noche. Cada sonido nace del silencio, vuelve a morir al silencio, y durante su permanencia está rodeado de silencio. Quizá deberíamos siempre prestar más atención al silencio que a los sonidos, prestar atención al silencio externo genera silencio interno y entonces la mente se aquieta... Silencio por fuera, quietud por dentro.

Sin embargo si este silencio perdura demasiado, te obliga a estar tan centrado en ti mismo que descuidas los beneficios de la comunicación. tan necesarios en nuestro habitual ritmo de vida. Estamos entonces ante dos situaciones tan opuestas como favorables: el silencio y la conversación .




Hablar, conversar ... el intercambio de palabras y de opiniones es fundamental para una buena convivencia y ayuda además a mejorar la propia autoestima. Pero hay algo todavía más importante en la comunicación que pocas veces valoramos y es saber escuchar y sentirse escuchado.

Los que padecemos y conocemos el síndrome de ansiedad y depresión desde hace tiempo, sabemos que es tan traicionero que llama a la puerta de la consciencia y entra sin permiso para instalarse sin prisa y sin pausa. La primavera es una estación preciosa, pero por sus variables cambios de temperatura es propicia a reiterar y recordar viejos síntomas o dolencias tanto corporales como mentales. Así son las cosas y yo concretamente admiro a esa gente que lucha con fuerza cada momento amargo de su vida, que no se atemoriza ni flaquea cuando se ve envuelta en esta maraña tan desagradable. Pero ni todos somos iguales ni reaccionamos de la misma manera. Quizá necesitemos hablar más, es bueno conversar con alguien y sobre todo que ese alguien sea capaz de entenderte aunque solo sea un poquito, porque os aseguro que se necesita mucha paciencia para comprendernos.

Buscar apoyo en nuestros seres queridos, en nuestros amigos, incluso en los virtuales a los que solo conoces por su forma de escribir o de comentar, para mí al menos es más que suficiente. Es curioso contemplar con verdadera sorpresa, cómo unas palabras dichas en el momento preciso de la manera más desinteresada y desde el otro lado del continente, me han ayudado. No tengo otra forma de agradecimiento que reconocer el bien que me han hecho y lo hago desde aquí, desde mis "sueños de aire azul". A todos vosotros, a los que alguna vez he abierto mi corazón y me confortásteis con vuestras palabras, muchas gracias.





Cuando escuches a otra persona , no te limites a hacerlo con tu mente, escúchala con todo tu cuerpo. Y mientras escuchas, siente la energía de tu cuerpo interno. Esto aleja la atención del pensamiento y crea un espacio tranquilo que te permite escuchar sin interferencias mentales. Estás así dando espacio a la otra persona, espacio para ser, para existir. Es el regalo más precioso que le puedes dar.
La mayoría de la gente no sabe escuchar porque toda su atención está ocupada por el pensamiento. Solemos prestar más atención a nuestro propio pensamiento que a lo que la otra persona nos está diciendo, y ninguna a lo que es verdaderamente importante: el Ser de la otra persona por encima de todo.

La buena armonía en las relaciones humanas consiste principalmente en la interacción de unas mentes con otras, más que en seres humanos que se comunican, que están en comunión. Éste debería de ser el principio fundamental de las relaciones humanas, creo que serían menos conflictivas. Cuando la mente dirige tu vida, el conflicto, la lucha y los problemas son inevitables. Siempre me suelen decir que lo importante es estar en contacto con el interior y dejar un espacio abierto para que fluyan los pensamientos y en el que puedan florecer las relaciones. Pero a veces, cuando la mente ha estado muy activa, tiene tanta energía que resulta imposible retirar la atención de ella y sentir el cuerpo interno. Suele ocurrir cuando entras en un estado de preocupación o de ansiedad.

Cuando he consultado lo difícil que resulta contactar con el interior, siempre me sugieren que lo más fácil es empezar por centrarme en la respiración. Seguir la respiración con toda mi atención, el aire que entra y sale de mi cuerpo.

Inspira entonces y siente el abdomen expandirse y contraerse ligeramente, cierra los ojos y obsérvate rodeado de luz o inmerso en una sustancia luminosa. A continuación inspira esa luz, siente que esa sustancia luminosa llena todo tu cuerpo y lo hace luminoso. Entonces es el momento de liberarte de tu mente y centrarte en ti y en la persona o personas que tenemos delante. Es el momento de escuchar, de saber escuchar
Es muy difícil mantener unas buenas relaciones personales, cuando nuestro propio ego nos coloca una barrera que nos impide ver y oír con claridad, y hasta razonar mediante el diálogo

Conversar implica escuchar, el camino directo para equilibrar la balanza de la vida, la que todos intentamos nivelar por mucho que nos cueste.





Hay palabras como zafiros, que iluminan el alma .





17 comentarios:

  1. Querida Air,
    Te leo, y agrego un leño al fuego,en esta noche de un junio frío, y ya casi empezando el nuevo día. Danza con lobos es la música apropiada y se entrelaza con el aroma del chocolate caliente de la taza. En éste momento placentero, íntimo mio, en que me encuentro con tus letras, puedo percibir hasta tus silencios, amiga.

    Silencio creativo, un silencio luminoso, que puede comunicar y transmitir sentimientos.

    Te estoy escuchando decir que la primavera es preciosa, pero...
    desde mi noche fría cambio tus peros por rosas y le borro la memoria de otros tiempos para que sólo sea hermosa.
    Decís que admirás a esa gente que lucha con fuerza cada momento amargo de su vida...
    Justamente, amiga, esa es la parte que me gusta de vos. La parte que valoro tanto.
    Sé que a veces...y la primavera es la culpable, y las rosas, las nubes azules y...tu tremenda sensibilidad, que te aislan un poquito...sólo un poquito y entonces, recoges fuerzas y haces un ramo, como si fuesen rosas nuevas y vuelves, como ahora, espléndida, comunicativa, dulce y encantadora.

    Eso hace, Air, que nosotros valoremos en vos esa fuerza tuya para renacer y que cada vez vuelvas más entera y más plena, reflexiva y haciéndonos reflexionar en cosas importantes del buen vivir y el buen sentir.

    Todos necesitamos del otro, que nuestras palabras y pensamientos encuentren eco y que no se pierdan en el vacío. Necesitamos dar y recibir, que nos hablen y que nos escuchen y escuchar al otro. Es un beneficio y un placer mutuo.

    Por mi parte, te agradezco, que aceptaras con ternura, algunas cositas que guardaba en mi corazón y quería compartir y que encontraron en ese corazón tuyo, abierto, un sitio amoroso y cálido.

    Voy a poner en práctica y con mucha atención "el arte de saber escuchar", diste una clase maravillosa.

    Air...éstas páginas tuyas merecen estar en un libro. Te diría que vayas guardando copias.

    Gracias, amiga, por todo lo que das y que tanto bien hace...iluminan el alma.

    Un fuerte abrazo y beso.

    ResponderEliminar
  2. Dios mio, Irma, me has hecho llorar, pero no te preocupes yo soy así y tú lo sabes. Las lágrimas sirven para serenar el alma y de paso desahogan el cuerpo. Hay palabras que llegan muy dentro, que aunque sea mil veces necesitamos oirlas.¡Cómo cuesta entender al ser humano....! somos sensibles y volátiles como el aire y en ocasiones orgullosos y fuertes. Creo que se necesitan las dos formas de ser para conseguir el equilibrio perfecto y sin embargo siempre la balanza pesa más de un lado que del otro.

    Mi primavera tiene rosas con alguna espina un poco afilada, pero las tiene. Tu otoño casi agonizando también tiene su encanto: ese chocolate caliente tiene que estar bueníiiiiisimo. Hasta aquí llega su olor.

    Besos y flores.

    ResponderEliminar
  3. Mar1910/6/09

    Buenas tardes Air.

    ....Dices: La mayoría de la gente no sabe escuchar porque toda su atención está ocupada por el pensamiento. ¡¡Cuanto de verdad hay en estas palabras!!.
    Air algunas veces hablando con algunas personas, al mirarlas a los ojos me ha parecido detectar que de repente se desconectaban, algo asi como "apagar" el interruptor de una radio.
    Saber escuchar es un Don, yo diría que de cada vez mas escaso.
    Cuando alguien cuenta algo, y observamos el deseo de comunicarse deberíamos pensar que escuchar con el corazón es una caricia para el alma.
    Air, es un placer entrar tu blog,una lectura siempre interesante y unos Temas que ayudan a conocernos mejor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Escucho tu musica, y me invita al silencio, aqui, sola en mi salon despues de leer tu maraviyoso posts, me siento que es bueno pensar, meditar, solo que es un poco difici la concentración,
    Air yo e hecho un viaje en el que me quedaba asombrada de tanta belleza,un día de los que nos hizo el tiempo bueno el barco empezo a navegar me quede en una zona que no avia nadie solo yo sola, pasaron tantas cosas por mi cabeza que me sentia, como tu dices, inspirada; respirada ondo, era filiz y me acordaba de todos los mios de mis compañeras,y al ver aquellas montañas que parecia que nos ivamos a estrellar contra ellas cundo llegavamos al final aparecian otras mas grandes y, como yo suy crellente mi pesamiento me invitaba adecir (DIOS QUE GRANDE ERES)
    Como dice Zafiro yo tambien boy a poner en practica el arte de escuchar, porque a beces no ponemos atencion y no esta bien; nos as dado una cran lección Gracias Air, se feliz y fuera las depresiones,escribes cosas muy bonitas y nos haces felices; besos Chispas.....


    Tengo una entrada rreferente al viaje con fostos de lo que e visto y admirado,

    ResponderEliminar
  5. "Hay palabras como zafiros, que iluminan el alma" Así siento tus palabras Airblue. Bellísima reflexión. Y es que escuchar es un arte, que no todo el mundo está dispuesto a aprender.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  6. Mar!!!!! cuánto tiempo sin venir, te echaba de menos.
    Hay un refran que dice:"A palabras necias, oidos sordos", pues incluso en esos momentos se debe de estar atento. Es cierto que muchas veces cuando hablamos se nota que no interesa nada nuestra conversación y a mi jamás se me pasa desapercibido, me doy cuenta y opto por callar. Es como un desprecio, una falta de delicadeza o llámalo como quieras, pero es muy desagradable.
    Espero que todos estéis bien, seguro que disfrutando ahora mucho más en Mallorca.

    No te olvido amiga.

    ResponderEliminar
  7. Cuca: Muchas gracias por tu visita y me alegro de ese viaje. Te dejé un comentario en tu blog.

    Las palabras con el sonido de la música ayudan a meditar. Una palabra dicha a tiempo y en el momento preciso. puede llegar hasta salvar una vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Luna Azul:

    Precioso tu comentario. Espero que todo vaya bien y haya mejorado tu situación.

    También las palabras escritas pueden llegar muy dentro. Además las escuchas con la mente, otra forma excelente de escuchar.

    Un beso Lunita.

    ResponderEliminar
  9. Querida Air Blue

    Tus palabras me han producido un sentimiento profundo, me he emocionado porque siento que hace falta escuchar, pero escuchar de verdad desde dentro.
    Pasamos mucho tiempo dedicados a escuchar nuestras propias quejas, y eso impide escuchar a los demás.

    Me ha encantado tu post, eres una joya Air.

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  10. Hola guapisima, me tomé el atrevimiento de tocar a la puerta y entrar.....
    El silencio a mi me encanta, pero cierto es que no es bueno si aparte no tienes comunicación y como bien dices...dos palabras opuestas pero necesarias en nuestra vida.
    La ansiedad, depresión....dichosas y malignas palabras para los que la padecen, es un pozo tan profundo y tan díficil de subir....
    Besitos cariñosos.
    LEZ.

    PD: Me encantó compartir contigo esos momentos entrañables el sabado.

    ResponderEliminar
  11. Querida Airblue: Son muy acertadas tus reflexiones y consideraciones para un equilibrio perfecto entre el mundo interior y el exterior. Es bueno buscar espacios de silencio (a los que no estorban los sonidos más puros de la naturaleza),para encontrarse con uno mismo (me gustaba, hace años, aprovechar los largos recorridos de tren que tenia que hacer para pensar...). Pero todo el fruto de ese pensar, de la reflexión tiene luego que frutificar en el contacto con los demás, repartiendo con los otros la riqueza que se forma en nuestro interior cuando meditamos...

    ¡Que te voy a decir que no sepas!

    Un abrazo muy fuerte, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Hoy el día amaneció nublado y a la hora que me asomé por la ventana, sentí el silencio ese silencio que de pronto te transporta a los más internos pensamientos y la verdad es que como no he estado muy bien, no he tenido ganas de escribir y por lo tanto he despreocupado mis blogs, obviamente que algunos amigos me han echado de menos, pero he tenido ese bajón, es muy fuerte, me ha dejado sin ganas de hacer nada, me cuesta mucho poder concentrarme, pero gracias a la compañía de mi hija he tenido esa comunicación, pero tampoco digamos que es siempre sino que esporádicamente ya que ella como trabaja, tiene una edad donde tiene sus rollos, cuentos y otras yerbas tengo harto tiempo y espacio para estar en soledad y poder pensar.
    No pierdo la oportunidad de escuchar a personas que por abece motivos entablan conversación y en muchas ocasiones he dado solución a cosas que para esa persona era una encrucijada y me he sentido satisfecho, así como hay momentos y no lo puedo negar que deseo estar en plena soledad y no abstraerme y hacerme partícipe de problemas de otros, pero me es imposible ya que siento y tengo esa necesidad de escuchar.
    Todo lo que has escrito es una realidad y me gusta mucho el poder tener ese contacto, ya que cuando se entabla una conversación casi al momento te das cuenta si una persona te habla desde su corazón y es tan rico y agradable el seguir que se hace imposible poder terminar la platica.
    Bueno, me disculpas amiga por extender mi comentario, pero era lo que quería decir a esta entrada que para mi es muy importante y como mi espíritu aventurero lo primero que capté fue lo que escribiste en el segundo párrafo: ""Quizá deberíamos siempre prestar más atención al silencio que a los sonidos, prestar atención al silencio externo genera silencio interno y entonces la mente se aquieta... Silencio por fuera, quietud por dentro."", pero entro en el dilema de : ""Sin embargo si este silencio perdura demasiado, te obliga a estar tan centrado en ti mismo que descuidas los beneficios de la comunicación."" y eso me está pasando, pero, tengo fuerza para no caer en este descontrapeso y es por eso que estoy aquí presente para no perder ese beneficio.
    Tu eres la que mejor entiende lo que trato de explicar, ojala esté bien.
    Un abrazo Airblue.

    PD: Excelente tema para acompañar el silencio...

    ResponderEliminar
  13. Aguabella: Tienes razón.... nos preocupa tanto el mundo exterior que ni nos paramos a escuchar nuestros propios pensamientos. Silencio y conversación, dos cosas opuestas pero vitales.

    A veces me gustaría parar el tiempo, que todo quedara quieto y conseguir esa tranquilidad que a veces se echa tanto de menos. En cambio otras, siento necesidad de que mis palabras lleguen hasta lo más profundo del corazón que me escucha. Es una forma de autoayuda.

    Un beso madre-bella.

    ResponderEliminar
  14. Leznari:

    Pasa.... pasa..... la puerta está abierta. Ya es hora de que entres en sueños de aire azul. Aqui hay silencio y conversación, un poco de todo y lo mejor Lez, es haberte conocido y que formes parte de este gran círculo de amigos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Chela:
    Amiga... tu comentario siempre es interesante. "Repartir con los otros la riqueza que se forma en nuestro interior cuando meditamos..." acertada conclusión que capta perfectamente lo que he tratado de dar a entender en mi entrada.

    Siempre tan correcta.

    Un abrazo Chela.

    ResponderEliminar
  16. Antonio:

    Ese bajón.... ¡qué me vas a contar, amigo!, tú y yo lo conocemos muy bien, por eso necesitamos momentos de soledad que nos hacen liberar el pensamiento y a la vez necesitamos todo lo contrario, tener contacto con personas que necesitan de nosotros, escucharlas y en definitiva ayudarlas. Tú lo has hecho más de una vez. He tenido m omentos difíciles que para los de mi entorno son casi inconcebibles, en cambio Antonio, a pesar de la distancia, hay amigos que te escuchan mucho más que los cercanos, hay palabras que te llegan muy profundo, consejos y en definitiva alientos que levantan la autoestima.

    Si alguna vez logro lo que tú has logrado, estaré muy satisfecha.

    Un abrazo y recupérate. Lo que perdemos y dejamos atrás, nunca vuelve. Vive la vida como yo trato de vivirla.

    ResponderEliminar
  17. Te extrañaba!
    no se que me pasa con la tecnología y ahora con los servicios que se me han puesto en contra.

    Me tuvieron incomunicada varios días, han decidido cambiar el cableado de la red telefónica en la zona y...un no terminan, asi que...aprovecho a saludar ahora, mientras dure.

    Espero y deseo, mi querida amiga que te encuentres muy bien, y que si llego a ausentarme unos días ya conocés el motivo involuntario que me aleja del círculo.

    Te dejo un abrazo enorme!! GIGANTE!!

    y...Besotes

    ResponderEliminar