Voz de mi hija. .NOELIA

Voz de mi hija

lunes, 25 de septiembre de 2017

No comprendo.



Qué está pasando en este mundo, en este planeta, en esta sociedad donde cada vez es más difícil llevar una vida tranquila. Dicen que el mirar atrás no sirve para nada, que hay que dejar el pasado anclado en el tiempo, la historia tiene su momento y al día siguiente ya se ha convertido en recuerdo. No digo que estas teorías no sean razonables, sí digo en cambio que ante un mundo tan distinto no es fácil eludir la añoranza.
Qué está pasando. Ayer daban la noticia de un bebé abandonado en un contenedor de basura, con el cordón umbilical todavía colgando. Lo encontró un indigente que rebuscando vio una mantita que se movía y gemía. Dios mío, cómo es posible, qué mente trastornada permite que una madre o padre sea capaz de hacer algo tan tremendo y marcharse sin que la angustia les estruje el corazón, aunque de momento su cerebro les haya dejado completamente ciegos.
Yo no lo llamo abandono, arrojar a la basura un ser indefenso y lleno de vida
 tiene otro nombre terrible, crimen, asesinato. Ante tan cruel acción se me nublan los ojos y me duele el alma cuando pienso cuántas parejas, cuántas mujeres, darían lo que fuera por ser madres, su propia vida incluso y sin embargo tienen que aceptar no conocer la más hermosa experiencia que por ser mujer nos regala la naturaleza.
Sé de lo que hablo, conozco lo que es enjugar esas perlas llamadas lágrimas, esa soledad impuesta por una maldita enfermedad que tarda en manifestarse. A ti, mujer, donde quiera que estés y sea cual sea el motivo, no tienes excusa y no te perdonaría jamás si te tuviera delante.

No hay nada que impacte más a las personas, que saber de un abandono infantil, sea cual fuere la forma en que este se ejecute. En el imaginario social la mano se levanta ineludiblemente para cuestionar a esa mujer que no pudo asumir su función de madre.
Una frase del doctor Atilio Álvarez, emitida en un seminario de especialización sobre adopciones, decía que “el abandono es un aborto a término”. De esta manera él aludía a formas de violencia, puesto que tanto en el abandono como en el aborto, este ser es arrancado o expulsado de la continencia materna.
Es necesario entonces que se sepan y se analicen los motivos de estos comportamientos, como también que demos a conocer todas las consecuencias que estos conllevan para los niños implicados.
Un niño puede ser abandonado físicamente o emocionalmente, cuidado con negligencia hasta ser golpeado, abusado, violado o víctima del incesto.

La gran cantidad de niños huérfanos, carentes de una familia,  tiene que ver en primer lugar con nuestras grandes catástrofes mundiales provocadas por el mismo hombre, como las diversas contiendas bélicas y las hambrunas. En segundo término las catástrofes naturales como las erupciones volcánicas, los terremotos, los huracanes, las inundaciones y las epidemias.
Otra fuente determinante de la orfandad es el abandono voluntario de niños por parte de sus padres, su madre o toda su familia. Estos abandonos se producen por situaciones desgraciadas vinculadas en mayor frecuencia con la madre gestante, la genitora, como puede ser su fallecimiento, una salud muy quebrantada, la imposibilidad socio afectiva de criarlo por factores de edad, el estado civil, la salud mental o la simple ausencia de madurez.
Un abandono puede producirse porque la genitora fue abusada, violada o también víctima de incesto por parte de su progenitor, su padrastro, su abuelo o su hermano. Duras palabras, muy duras y dentro de estas circunstancias, cobran relevancia la faltad de educación y las condiciones de hacinamiento y promiscuidad con que viven los sectores marginados de una población.
En menor proporción encontramos embarazos que no fueron deseados e hijos que no se esperan con amor, por lo que esas mujeres deciden entregarlos en adopción o decididamente abandonarlos, pero arrojarlos a la basura ¿ ?...


Y en cuanto a la adopción los grandes olvidados son los de adopción nacional. Nuestros niños y niñas que viven en orfanatos, familias de acogida o pisos tutelados.
El requisito para adoptar a un niño español es que los padres y sus familiares renuncien a la patria potestad.  Y como no es habitual que lo hagan, los niños suelen vivir en acogida hasta la mayoría de edad. Además aquí el proceso legal es muy lento, puede prolongarse hasta nueve años.

Tremendo tema, doloroso e incomprensible que urge solucionar.


25 comentarios:

  1. Has plasmado con tal crudeza la realidad que nos envuelve de tantas criaturas que causa un miedo infinito esas personas que tienen esos comportamientos tan nefastos como espantosos.
    Una entrada para reflexionar y una denuncia valiente y contundente. ¡Por Dios, que no lo tiren a la basura, que lo den en adopcción!
    Muy expresivo y tierno la última foto. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar claro y sin tapujos es lo mejor, al menos para que muchos corazones congelados se vayan enterando del sufrimiento de tantos niños y parejas deseosas de formar una familia.
      Gracias a ti por comentar.

      Eliminar
    2. Hablar claro y sin tapujos es lo mejor, al menos para que muchos corazones congelados se vayan enterando del sufrimiento de tantos niños y parejas deseosas de formar una familia.
      Gracias a ti por comentar.

      Eliminar
  2. Y mientras hay gente que encarga niños como si fueran caramelos. Qué mundo loco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es otro problema grave que está teniendo la sociedad. Los vientres de alquiler.
      Maldita sea la falta de responsabilidad que tienen algunos.

      Eliminar
  3. No entiendo el aborto y no acepto "tirar" a un bebe, siempre hay soluciones. Siempre. y son infinitas, es verdad que la legislación en España es muy restrictiva para los posibles padres y muy dura para lo niños, de eso sé yo. El padre desconocido, la madre drogadicta y en la cárcel y el niño en una casa de acogida pudiendo estar con una familia, el padre en la cárcel por haber abusado de su hijo y la madre viviendo con otro, u otros hombres y el niño en una casa de acogida. Hay mucho cariño desperdiciado y muchos niños sufriendo, haciéndose mayores y huraños, déspotas y desarraigados. Triste tema, no se si con dos abrazos vamos a tener bastante

    ResponderEliminar
  4. Triste, duro y penoso tema, Ester, tú sabes a quien he dedicado está entrada. Sólo tú y esperó que comprendas mi indignación. El concepto de familia está desapareciendo y ésto es también otra forma de violencia, la peor por tratarse de inocentes.
    Mil abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Y lo peor es que se está haciendo tan cotidiano que ni siquiera le presta uno atención ya que sucede un dia si y otro también... :(
    Estamos muy mal...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, qué pena...no sé si alguna vez has estado en un centro de acogida, en un orfanato, se te cae el alma a los pies.
    Un abrazo azul.

    ResponderEliminar
  7. A veces hay situaciones que te pone frío el corazón.

    Un hecho que no tiene nombre, si es que sea para el despreciado el significado de levantar en una parte de esta sociedad tan cruel una voz, un sentir hondo y dramático...es la consecuencia de este mundo social deshumanizado, una sociedad que ha tejido su maraña para dormir las conciencias humanas, porque allí esa culpa no es solo de la que comete del delito ( ya vaya que ella de por si es la primera responsable), pero dónde está el resto de la eventual comunidad ( familia) que ha rodeado a esa persona , que nunca se dio cuenta? y si eso fue, seguramente es por eso, por el desligue que existe de preocuparse de otro, el abandono desde temprana edad, que hace que al fin una persona se le hiele la sangre y con ello todo entendimiento...

    La violencia desatada, a Dios gracia alguien(otro tan abandonado en vida) le ha tendido la mano y lo ha entregado a esta sociedad que reclama y apunta sin parangón sobre la autora...qué estamos dispuestos hacer nosotros ahora por el abandonado?, nos la jugaremos de verdad o solo nos quedaremos a la vereda a observar lo que pasa?
    Mas de las veces me golpeo contra la pared de mis propios dolores, hay demasiada violencia.
    Y pido piedad y amor, por aquella que se fue sin importarle su entraña vacía y que vacía y torturada ha de vivir la vida que le resta y pido el amor por aquel que abrió sus ojos al mundo de manera cruel y que sea luz para quienes hoy libran la batalla por sus derechos de vida.

    La vida y en ello el amor sea lo que nos salve de tanta miseria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas palabras para hechos tan inconcebibles. No lo entenderé nunca, nadie es dueño de la vida y menos de seres indefensos.
      Gracias por tu fantástico comentario.

      Eliminar
  8. Es algo terrible . Vivimos en un mundo incomprensible y estamos ante una sociedad con comportamientos que asustan.

    Una gran tristeza.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay hechos que no tienen perdón y son tremendamente dolorosos. Pobres criaturas que no tienen culpa de nada y el abandono les marca para toda la vida.
      Gracias Amalia.

      Eliminar
  9. Es muy, muy, aaaaiych!! Demasiado doloroso. No lo soporto yo tampoco. Hace unos días leí que una mujer enviaba por paquetería de correo a su recién nacido, en un país lejano, no diré el nombre, por respeto a ese bebé que merece vida y amor. Y así... así está nuestro amado mundo. Yo tampoco lo puedo comprender. Mmm... Pero no soy quien para no perdonar, porque aunque yo daría mi vida por mi hija, incluso la he arriesgado por defender niños ajenos... ignoro la circunstancia social, emocional, psiquiátrica, que permitieron a esas mujeres a hacerlo.
    Te quiero mucho y no me gusta que sufras. Y sin pedirte que te conformes, nooo, eso nunca...debemos comprender que hay infinidad de cosas que no podemos evitar, así nos desgarremos el alma. Pero en lo que sí podamos intervenir, hacerlo, con toda la voluntad que seamos capaces de invertir en ello. Sin miedo, con toda entereza. Siempre Dios protege en esos asuntos. Hay que hacer mucho voluntariado por los niños del mundo. Pobrecitos, están siendo muy agredidos.
    Recibí tu canción en la notificación de mi correo... sí me alegra, es muy hermosa! Y te lo agradezco. Sé que estas conmigo y eso me alienta demasiado, pues habiendo tanta pena por acá, no me puedo permitir debilitarme ni un momento... los demás nos necesitan demasiado a los que no estuvimos en el desastre.
    Un abrazísimo!! Qué linda eres, caray!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que no debemos juzgar sin saber los motivos y las circunstancias, quizá me he pasado en mi testimonio o en mi escrito, pero en lo que se refiere al sufrimiento de unos inocentes como son los niños, no me parece justo ignorarlo, parece que nos estamos acostumbrando a estos desgraciados hechos, parece que nadie hace nada y no lo entiendo. Trabajé en un hospital infantil, con infecciosos crónicos y tengo mucha experiencia en cirugía pediátrica. No hay nada más doloroso que verlos sufrir, que decirles que se van a curar cuando sabes que no es cierto. Los que luchamos por sanar una vida, nos indigna saber como a esos pobres inocentes les dejan abandonados al borde de la muerte y de la desgracia.
      Yo también te aprecio, Sara, afortunadamente hay gente hermosa en el mundo, voluntarios que se dejan la piel en ayudar cuanto más mejor y personas con un corazón lleno de cariño dispuesto a dar lo que sea por una sonrisa en forma de estrella. Como tú.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Air.No tengo palabras, tu entrada me adejado impactada. ¿Porque pasaran estas atrocidades? cuando general mente decimos (que la vida es bella)y estas mujeres solo la tiñen de oscuridad y muerte.Pido por estos niños y como tu dices tantas mujeres que no han tenido la suerte de ser madres, que aquí me incluyo yo, como me gustaría la experiencia de haber sido madre.Saludos y abrazos. Chispas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto tiempo sin saber de ti, Cuca, me alegra leerte. Es muy duro lo que he publicado, lo sé, pero está ahí, cada día nuevos casos y parece que ya nos estamos acostumbrando.
      La vida no es igual para todos, unos los desean, otros comercian y otros en cambio se deshacen de ellos. Qué triste injusticia.
      Da recuerdos a Gata si puedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Entrada que te deja sin palabras.
    Emocionante, triste, lamentable, alucinante...
    No entiendo a esta sociedad inmutable que pasa de todo lo que sucede a su alrededor. Hoy un bebé en el basurero, otro día el famoso niño que se ahogó en la playa por huir de su país, lo de la hambruna con cifras impresionantes... y casi siempre miramos para otro lado.
    Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más triste, que nos acostumbremos al dolor, que nos pongamos la venda y no seamos conscientes de la gravedad de casos como éstos.
      Gracias por venir.

      Eliminar
  12. No se como te puedo responder, para que no se nota demasiada lo que pienso ante esta sin razon, estamos construyendo un mundo sin valores
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, yo creo que no hay palabras.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Estoy en total acuerdo contigo Airblue, soy incapaz de entender hasta donde llega la crueldad de una madre para abandonar a un hijo que, si lo hace en algún centro hay una posibilidad de que siga viviendo, pero si lo hace como en el caso que nos expones es aún mas cruel ya que si no hubiera sido por la persona que lo encontró en la basura el crimen se hubiera consumado totalmente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien es capaz de tener la frialdad de cometer un acto semejante y con un ser indefenso, lo siento pero no merece vivir. De la cárcel se sale, Conchi, del cementerio no.
      Ya sé que soy muy dura, espero que me comprendas.
      Un abrazo viajera.

      Eliminar