Voz de mi hija. . Aline

Voz de mi hija

jueves, 15 de octubre de 2020

Aquí y ahora


Hoy estuve pensando en la mala costumbre que tenemos los seres humanos, de valorar las cosas solamente en su ausencia. Valoramos el dinero cuando nos falta, valoramos el tiempo cuando estamos al final de nuestra etapa, la familia cuando la perdemos, valoramos el frío cuando hace calor, y deseamos que haga calor cuando hace frío. Solamente cuando recibimos un golpe bajo somos conscientes de la importancia del ahora.


Vivimos tiempos difíciles. Nadie imaginaba la sorpresa que traía el 2020. Quizá nunca vuelva la vida a ser como antes pero mientras dure la pandemia no dejemos de disfrutar lo que podamos, soñar subidos en una nube nos está permitido. Mirar el mundo desde las alturas es posible aunque sea soñando y por supuesto contemplar las estrellas. Tiene que ser maravilloso verlas de cerca, no puedo imaginar un cielo sin estrellas. Desde arriba lucen sus galas y gozan del privilegio de tener libertad y hasta su propia música. La noche levanta la tapa del piano y comienza la sinfonía del otoño, al fin y al cabo cuentan con la compañía de grandes como Frédéric Chopin o Ludwig Van Beethoven.
Y en cuanto a colorido en otoño el cielo también se llena de una amplia paleta de amarillos, naranjas y rojos embriagadores.
VelázquezMurillo y otros genios de la pintura se encargan de ello, allí se reúnen  los mejores y más grandes artistas. Otros en cambio más humildes y casi desconocidos, como mi padre, también colaboran dando pinceladas a los astros en uno de los estudios más grandes, donde ondean lienzos dorados cubriendo todo el firmamento. Padre, no te olvides de pintar una azul.

Dicen que vienen meses melancólicos, que ya no hay magia en la naturaleza, la música de los ríos amaina, los pájaros pliegan sus plumas y en los valles solo queda el reflejo de un cielo de piedra. 
A pesar de todo siempre hay belleza, AQUÍ Y AHORA .


15 comentarios:

  1. No hay magia en el corazón de muchas personas... Pero en la naturaleza está la magia en todo su esplendor, más que nunca. Porque no tenernos en la libertad total, ha sido un respiro grande para ella, que ya estaba muy agobiada.
    Y... Hay que agradecer cada segundo de vida. Que el tiempo corre y hace estragos considerables demasiado pronto en nosotros.
    Un gran abrazo de miel y de anís.

    ResponderEliminar
  2. Desde el aire las vistas han de ser fenomenales. Y el tiempo se ha de sentir diferente. Un año este realmente extraño, pero nos deja volar la imaginación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosa reflexión.
    Me gusta lo que dices.
    Y creo que tienes mucha razón. Quizás lo que peor llevo de la pandemia es que no puedo disfrutar de la parte de la familia que no vive en la misma ciudad. Para mí, está siendo un placer incalculable desayunar con mi hija todas las mañanas, sin prisas, saboreando la conversación o el silencio...
    Y sí, la naturaleza nos brinda una maravilla en el otoño, y a veces sólo puedo verlo reflejado en los cristales del edificio de enfrente.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Paseo todos los dias mirando y suelo tirar fotos pero sigo mirando con ojos de pintor y me paro a pensar como llevaría esa vista al papel o el lienzo. Pero como colgué los pinceles como mucho retorceré la foto hasta limites a veces de como haria con mis manos. Si, reconozco que últimamente paseo con la impresión de que llevo una espada colgada encima del coco. Pero a veces se me olvida y has telillos a la mar.

    ¡Beso!!!... Vamos a disfrutar de los colores que se nos vienen encima y menos de los posibles patógenos flotantes en el éter.

    ResponderEliminar
  5. Los artistas de la naturaleza son los más grandes. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Así somos, le damos valor a lo perdido y no sabemos agradecerlo mientras lo tenemos, especialmente las cosas gratis, pero aun la naturaleza es generosa y el sol, los paisajes de cualquier época, el mar o la montaña o hasta las mismas calles están ahí, solo debemos mirar y escuchar. Una niña preguntó en clase de religión: ¿a de C significa antes del Covid? pongamos la esperanza en el después. Un abrazuco (y escribe mas)

    ResponderEliminar
  7. Todo será bello, si las luces que faltan, somos capaces de pintarlas nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón, pasamos la vida añorando lo que pasó o planeando lo que vendrá, sin vivir el aquí y el ahora quees lo único que verdaderamente tenemos. Yo también me planteo muchas veces esta reflexión.
    Muchas gracias por tus palabras de ánimo y esperanza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. El azul no faltará nunca, mira bien y lo verás ¿Cómo se iba a olvidar de pintártelo?

    ResponderEliminar
  10. Muy buena tu reflexión y muy certera.
    A pesar de todo, la belleza siempre permanecerá.
    Esa magia de la naturaleza nos acompañará siempre.
    Un gran abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
  11. Tu articulo me ha dejado reflexionando, muchas gracias por compartir, sigue asi!!

    ResponderEliminar
  12. Pues si
    hay que volver los ojos a donde realmente es relevante
    volver a asombrarse de lo que nos da la belleza de la naturaleza
    lo relevante se que tenemos tan cerca de nosotros y que olvidamos
    en esa pezadez de la vida que nos pesa a veces como lastre
    con más o menos motivo, pero que debemos reencontrar
    el camino para buscar en uno mismo ese ver que espera en el corazón y en el pensar que vale la pena seguir buscando el aliciente de lo que vive y realmente importa ´para sonreír a la vida aquí y ahora y con ello dar gracias por la existencia al gran Creador.

    Todo enfocado en el poder del amor.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena reflexión, la felicidad está en que podamos valorar el presente, soñar pero sin dejar de añorar lo que ya tenemos.
    Te dejo un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Estaría muy bien apreciar las bondades de la naturaleza y de esos colores otoñales, claro que dependemos de que este maldito bicho se vaya y nos dejen salir al campo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Para los que estamos en primavera es algo distinto, salir de la cuarentena en estos días es como tener dos veces primavera...

    ResponderEliminar