Voz de mi hija. .NOELIA

Voz de mi hija

domingo, 26 de julio de 2020

Olas de blonda.

Tengo por peineta
La cresta de una ola
Por mantilla
Encaje de caracola.

Tengo los ojos pintados
De brisa y sol salinos
Los labios de sal mojados
Las pestañas de azul nacarado. 

En mis manos 
Se pegan conchas
En mis pies arena y barro
En el corazón blancas escarchas.

Puedo saborear tu soledad
Oir el ruido del oleaje
Ver tus lágrimas en la lluvia
La playa desnuda de verdad.


El mar es una canción, una sensación de un millón de colores. El mar es una historia de la que salen miles de historias.
 
Volver a verte es volver a la realidad.
 
Hasta pronto
 
 





12 comentarios:

  1. A pesar de ser domingo me he dado una vuelta por el blog y veo que has publicado, la fotografía es espectacular y los versos geniales. Disfruta del mar, la brisa y la familia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta escucharlo y sobre todo verlo de noche.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de poema y de foto.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. Me parece estar allì. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema, un abrazo :*

    ResponderEliminar
  6. Pero qué bonita imagen, y texto, mantilla de espuma para nuestros pies.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Una imagen muy pero
    muy bella, acompañan tus
    lindas letras, un placer visitarte.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  8. AIRBLUE

    Un gusto acompañarte amiga, me encanta recrear mis ojos en la belleza que tus letras dejan danzando, con la escenografía salitrosa de tu mar de fondo.

    Te dejo un cariño, cuídate.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
  9. Belissimo!
    O mar será sempre um doce fascínio! Uma imensidão azul inspiradora e incomparável!

    Um beijo!
    A.S.

    ResponderEliminar
  10. Que bello poema, es como melódico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy hermosas palabras estimada
    el amor siempre nos trae esa voz mágica de la voz de tanta voces de lo creado, sentirla, verla y hacerla suya es lo que nos motiva a agradecer ese regalo divino que nos entrega cada día, para decirnos sin dudas mira: aquí estoy! ...es como lo que me sucede a mi encerrada por este tiempo y vienen cada mañana a cantar los pajarillos...
    besos.

    ResponderEliminar
  12. Me había perdido de esta belleza de poema, querida. Emociona leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar